Issuu on Google+

VIERNES 15 DE ENERO DE 2010 / CIUDAD CCS

El blues de Los Caobos

> Un saxofonista de esquina conocido como “Mandarria” inunda de tristeza los rincones del parque

foto Yessireé Blanco

Ángel Méndez

Salta con facilidad de una a otra melodía y los tonos graves del saxo permiten la quietud del lugar, aun cuando, a escasos metros, algunos asiduos al parque practican la defensa a punta de vera y cuchillo, y la algarabía de los waraos irrumpe con estridencia. A ratos me pregunto si en verdad me hallo en el centro de Caracas, recuerdo entonces una frase de Víctor Cuica, quien me dijera en alguna oportunidad: “el Bronx está en cualquier parte, en cualquier ciudad”. Luis Alberto Rivas es conocido en el mundo de la música como “Mandarria”… “Aclara bien que es en el mundo de la música, porque en los bajos fondos sólo son conocidos los ladrones, y esa no va conmigo”… y que aprendió a tocar el saxo tenor cuando prestó servicio militar en Ciudad Bolívar. “Había un sargento que no se cansaba de la-

dillarme en la física y pedí que me incluyeran en la banda musical. Allí comencé a estudiar música y aprendí a tocar la trompeta. Yo era el trompeta del cuartel. Tocaba la “Diana” todas las mañanas.” “Mandarria” habla apurado, como si las notas le obligaran a hacerlo. Regadas, al pie de un árbol a la entrada del parque Los Caobos, observamos muchas partituras, algunas modificadas. Nos cuenta que ha tenido que hacerle algunos arreglos para adaptar la música a su estilo”. Toma el saxo esmaltado en azul y, una vez más, los tonos hacen vibrar la vegetación. El sonido es triste y el entorno lo hace más triste aún. Yesterday de los Beatles, convertido en blues al estilo B. B. King. Se me olvidó preguntarle a Luis Alberto si le había bautizado con algún nombre a su instrumento. B. B. King llama Lucille a su guitarra. “Yesterday, all my troubles semed so far away / now it look as though they´re here to stay / oh, I believe in yesterday …” Canto en murmullo la mítica pieza de Los Beatles, queriendo acompañar en silencio los acordes que salen del saxo. No podría equiparar a “Mandarria” con Lester Young o con el mismo Víctor Cuicas, pero tiene la virtud –es posible que no lo sepa– de convertir las canciones; interpreta una musicalidad distinta. Igual puede ser swing, bop o cool, todo jazz en una sola, pero la melancolía lo enclava en el blues. “Dime qué quieres que te toque. Aquí tengo varias canciones adaptadas por mí”. Toma una de las partituras y las hace descansar sobre un pipote de basura que, definitivamente, contrasta con el sonido de su saxo tenor. Una vieja melodía nos lanza hacia atrás y permite que el aire se entumezca. “Florecita”, especial para el instrumento, que nos lleva a una de esas noches imaginarias, bajo la per-

CULTURA 13 El género El blues (literalmente en español azules y cuyo significado es tristeza) es un género musical vocal e instrumental, basado en la utilización de notas de blues y de un patrón repetitivo, que suele seguir una estructura de doce compases. Originario de las comunidades afroamericanas de Estados Unidos, se desarrolló a través de los espirituales, canciones de oración, canciones de trabajo, rimas inglesas, baladas escocesas e irlandesas narradas y gritos de campo. La utilización de las notas del blues y la importancia de los patrones de llamada y respuesta, tanto en la música como en las letras, son indicativos de la herencia africana-occidental de este género. Un rasgo característico del blues es el uso extensivo de las técnicas “expresivas” de la guitarra (bend, vibrato, slide), que, posteriormente, influirían en solos de estilos como el rock. El blues influyó en la música popular estadounidense y occidental en general, llegando a formar parte de géneros musicales como el ragtime, jazz, bluegrass, rhythm and blues, rock and roll, heavy metal, hip-hop, música country y canciones pop. El saxo se convirtió en uno de los principales instrumentos de este género.

tinaz lluvia, paseando por ese puente de piedras que no conocimos, envueltos en un sobretodo que jamás usamos y del brazo de aquella rubia platinada que nunca fue nuestra, por más que lo quisimos. Cada nota permite dar un paso y podemos divisar la imagen en nuestra mente. Formamos parte de muchos cuadros de una película en blanco y negro, donde Luis Alberto Rivas, conocido en el mundo de la música como “Mandarria”, es el verdadero protagonista, el músico estrella del blues en Los Caobos.


150110p13