Issuu on Google+

DOMINGO 13 DE DICIEMBRE DE 2009 / CIUDAD CCS

REDACCIÓN MARÍA VALENTINA ARROYO

Qué leeN >

Palabras para adivinar

Mariclen Stelling

El perro y la rana publicó Ábrete grano pequeño de Horacio Benavides que ofrece recreación a los chiquillos

Directora ejecutiva del Celarg

El país de la canela de William Ospina

Mario Sanoja

Antropólogo, docente e investigador

El desafío y la carga del tiempo histórico: El socialismo del siglo XXI de István Mészáros

Olga Dragnic

Periodista, miembro de la junta directiva de ABN

Ideología: un mapa de la cuestión de Slavoj Zizek y Amantes y enemigos de Rosa Montero

Carola Chávez Periodista

El país de la canela de William Ospina y Gabriela, clavo y canela de Jorge Amado

Liliane Blaser

Cineasta, directora de Cotrain

El evangelio según el hijo de Norman Mailer y Abril, golpe adentro de Ernesto Villegas

ños, pues el frenesí que desperSi la lectura de un texto amerita taba en los más pequeños esa instrucciones para su disfrute, invitación a descubrir lo esconel libro Ábrete grano pequeño de dido, lo convenció de “construir Horacio Benavides, debe conteadivinanzas en serio”. Así naciener como advertencia principal: ron estos pasatiempos que inte“He aquí una caja de acertijos, rrogan lo oculto. Próximos a la coloreada y amena. Destápela Ábrete grano celebración de la Navidad, dedicon entusiasmo y anímese a re- pequeño camos hoy esta página a algusolver los enigmas que encon- Horacio Benavides nos de los títulos de literatura trará al completar cada rima”. Editorial El perro infantil que, producidos por las Con seguridad, ningún lector, y la rana, 2009 principales editoriales del Estasin importar su edad, será de48 pág. 20 x 18 cm do venezolano, pueden adquifraudado en su aventura. rirse en Librerías del Sur. Al Publicado por la editorial El perro y la rana, este libro de adivinanzas mismo tiempo, abrimos en este espacio es resultado del trabajo que Benavides, un pedacito de ese grano pequeño que poeta y narrador colombiano, ha desa- Benavides imaginó para obsequiar a los rrollado durante largo tiempo con ni- niños algunas de sus adivinanzas. I Qué cola tan colita y qué trompa tan tamaña si se pusiera pantalones sería un niño y no montaña (El elefante)

IV Escucha tu sueño recibe tu queja Doncella o vieja pones tu cabeza en ella (La almohada)

II Vive en un palacio de cristal qué tal Tiende una trampa transparente qué mente ¿Quién se gasta tanta mañana? (La araña)

V Suerte la mía Si suerte puede ser has de saber que no como y existo para comer (La cuchara)

III Vida guardo, es cierto Vida de unos ojos espero Me abres y me despiertas Me cierras y me muero (El libro)

VI Hay un puente de colores por el que no pasa la gente Es bello cual las flores y se borra de repente (El arcoiris)

LETRAS CCS

novedades > Angelitos pintados

Píntame angelitos negros Andrés Eloy Blanco Editorial El perro y la rana, 2009 32 pág. 19 x 25 cm

VII A veces ligera y mete la pata A veces aguda hiere la gata A veces latosa y aburre la cosa ¿Quién es esta dama ya vieja ya moza? (La lengua) VIII Dime quién, sé certero Nos apunta con esmero Nos dispara y nos vuelve dos (El fotógrafo)

Cielos descalzos Wafi Salih Editorial El perro y la rana, 2009 72 pág. 14,5 x 15 cm

¡A jugar! este libro de Miguel Cardona: Algunos juegos de los niños de Venezuela. Publicado por primera vez en el año 1954, el texto ha sido reeditado en numerosas ocasiones y permanece vigente gracias a la valiosa recopilación que Cardona logró tras un minucioso trabajo de recolección, registro, descripción y organización de juegos infantiles. La investigación se extendió a lo largo de siete años y abarcó varios estados del país. Vale acotar que aparte de esta edición en la Biblioteca Popular para los Consejos Comunales, Monte Ávila Editores cuenta con otra que puede encontrarse en Librerías del Sur. Clasificados según sus distintos tipos, la recopilación incluye “Juegos para los niñitos”, entre los que están el Currumbaco y La tortica de manteca.

También, “Rondas, corros y ruedas”, donde aparecen A la rueda rueda y Arroz con leche. Asimismo, se encuentran los “Juegos de correr” como El gato y el ratón, Cuarenta matas o escondido y La candelita. También “Juegos tranquilos”, tal es el caso de A la víbora de la mar, Palito mantequillero y perinolas. Los juegos de metra y trompo, así como la construcción de papagayos, tienen del mismo modo un espacio reservado dentro del texto. Señala María Elena Maggi en el prólogo que la reedición de este libro contribuirá “no sólo a divulgar el conocimiento de nuestros juegos tradicionales, sino también a valorar el juego como esa actividad libre, creadora, desinteresada y placentera, que ha sido y es acto fundamental en la formación del hombre y de su cultura”.

¡Ah mundo!, La Negra Juana, / ¡la mano que la pasó/ Se le murió su negrito, sí señor./ -Ay, compadrito del alma,/ ¡tan sano que estaba el negro!/ Yo no le acataba el pliegue,/ yo no le acataba el hueso; / como yo me enflaquecía, lo medía con mi cuerpo…/se me iba poniendo flaco/ como yo me iba poniendo. Se me murió mi negrito; / Dios lo tendrá dispuesto;/ ya lo tendrá colocao/ como angelito del Cielo./ -Desengáñese comadre, que no hay angelitos negros./ Pintor de santos de alcoba, / pintor sin tierra en el pecho, / que cuando pintas tus santos/ no te acuerdas de tu pueblo…/ que cuando pintas tus vírgenes/ pintas angelitos bellos/ pero nunca te acordaste/ de pintar un ángel negro. / Pintor nacido en mi tierra, / con el pincel extranjero, / pintor que sigues el rumbo/ de tantos pintores viejos, / aunque la Virgen sea blanca, / píntame angelitos negros”. El poema del cumanés Andrés Eloy Blanco se ofrece en una edición con magníficas ilustraciones de Nathaly “Lemur” Bonilla”. El libro forma parte de la colección Gallo Pelón.

Cielo poético

plan revolucionario de lectura> Atrévase a nombrar con las manos al dedo “Chiquito y bonito (meñique), al “Rey de los anillos” (anular), al “Tonto y loco” (medio), al “Lambe cazuelas” (índice), y al “Mata piojitos” (pulgar). Vuelva a tararear sin pena: “Vamos a la huerta/ del toronjil/ a ver a Damiana/ cortando el perejil”. Dance un rato como la señorita Victoria “que va a entrar al baile/ que la Algunos juegos baile/ que la baile/ y si no la baila/ le da un de los niños cuartillo malo/ que la de Venezuela saque/ que la saque”. Miguel Cardona Volver a la infancia o Editorial El perro recrearse en ella, todo y la rana, 2007 menos el aburrimien94 pág. 14 x 21 cm to es permitido al abrir

19

“El haikú es una definición de la síntesis en el poema. Supone intrínseca la presencia del ritmo. Así el sentido de lo imaginario. Wafi Salih, la escritora de este libro, ha escogido esta forma para dirigirse a los niños. He aquí que el poema define su esplendor en lo sencillo, la cercanía al pequeño lector o lectora nace de ese enlace entre lo doméstico, lo inmediato, lo conocido y el acertado salto a la imaginación, rompiendo toda frontera”, refiere Laura Antillano en la presentación de este libro bellamente ilustrado por Marco Chamorro. “Titilan para mí/ como árbol de navidad/ los mangos”, se lee en uno de los haikú.

Pétalos de vida

Una vez nació una flor Gustavo Michelena Editorial El perro y la rana, 2009 48 pág. 18 x 18 cm

Inevitable es recordar a El Principito del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry cuando una flor se convierte en alguien amado dentro de una historia. La del pequeño príncipe tenía cuatro espinas y era una de las pocas que habitaba su planeta. La de Gustavo Michelena, el autor de este cuento, también sociólogo y pintor, se convierte en motivo para evocar la vida y la belleza. Los onquis, seres mágicos porque van de un mundo a otro, son responsables por decisión propia de sembrar una flor.


131209p17