Page 1

MIÉRCOLES

3 DE FEBRERO 2010 AÑO 1 Nº 178 CARACAS, VENEZUELA

Guaraira Repano para los abuelos y abuelas > La Alcaldía de Caracas programó los martes para que nuestros abuelos disfruten al aire libre ÁNGEL MÉNDEZ CIUDAD CCS

Vigorosos, alegres, así llegaron, con grandes peinetas atajando el cabello, haciendo gala de coloridas pashminas, que además de atavío funcionan para evitar resfriados. Hay edades en las que uno debe cuidarse de todo porque todo conspira contra uno. Pasa que se ha cruzado la esquina de los 50 y las defensas se quedan dormidas o se pierden en el organismo, dando paso a repentinas gripes que pueden convertirse en otra cosa… “¡No, qué va mijito! Uno tiene que andar con tiento. Hay que cuidarse... ¡Rosaaaa… no me dejes atrás. Mira que uno camina a pasito tun tun! Je, je...” Se arremolinan en la entrada del Teleférico de Caracas. “Nos sale paseo”, dicen contentos, obligando al tiempo a que vaya adelante. Pertenecen a esa hermosa edad, donde el cariño es necesario y el mimo imprescindible. ¡Claro que sentimos empatía!, porque calzamos las mismas sandalias.

Son como 40 y exhiben la etiqueta de “Club de los Abuelos”. Unos son del Núcleo Endógeno “Fabricio Ojeda”, otros de Catedral; todos habitantes de esta Caracas que aseguran adorar. “Véngase pa’ la cola, que ya vamos pa’rriba”. La alegría es colectiva y aceptamos la invitación. El trayecto en funiculares nuevecitos, porque alguna vez montamos los otros, arrumados por allí, en los rincones, exhibiéndolos como recuerdo de ese pasado que jamás se olvidará, porque va ahíto de niñez; imágenes imperecederas de los noticieros de cine. Marcos Pérez Jiménez presidiendo los bailes de carnaval en el hotel Humboldt… “Yo vine a esas fiestas, me la pasaba aquí”, comenta Josefa Suárez, que se mueve rápido a pesar de sus 82 años. Es un grupo selecto, donde la idea compartida es disfrutar todo lo que se pueda. No se escuchan quejas de ningún tipo. Es posible que haya dolencias, pero por ahora se esconden. “No todos los días lo llevan a uno a pasear al “Gua-

La alegría se desbordó en el paseo de los martes para los miembros del Club de Abuelos. FOTOS FERNANDO CAMPOS raira Repano”, el majestuoso Ávila, con todo ese verde aroma que revienta el verde de los árboles. Oxigeno gratuito. Migdalia, coordinadora de la Oficina Municipal de Atención para las Personas con Discapacidad (Omapedan), acompaña al grupo y comenta que “el paseo ha sido programado para todos los martes; anteriormente era un recorrido programado, pero ahora es una recreación. Ya veremos que hacemos allá arriba”. Arriba fue la felicidad. Cada quien disfrutó de lo lindo y se tomaron fotos en distintas poses. Aprovecharon para acercarse a Caracas a través de los telescopios colocados estratégicamente. El mar de un lado, la montaña del otro. “La próxima vez hay que traer comida. Eso, arepitas dulces y empanadas, chocolate, porque aquí la cosa es cara…”

Una legión de la tercera edad visita el Guaraira Repano.

“ Siempre venía”

“Trabajé aquí”

Rosa Purroy

Natalia Villamizar

“Siempre venía al Ávila, sobre todo cuando estaba enguerrillada. Las discusiones con mi marido las dirimíamos aquí”.

“Tenía tiempo que no venía. Trabajé aquí hasta que la guaya se rompió. Abandonaron el parque, lo cerraron y nos botaron”.

“Demasiado fino”

“Debí haber venido antes”

Josefa Suárez

Leonor Urbano

“No, mira, esto está demasiado fino. Lo pusieron bien bonito. Tenía como un año que no venía y uno aprecia lo que hacen”.

“No había venido y esto me parece maravilloso. Aún no entiendo porqué no había venido antes. Ni siquiera mi novio me trajo, que ese ya se murió”.

030210p24  

ciudadccs, caracas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you