Page 3

3 Proyecto de Jóvenes “Acción ciudadana para la valorización ambiental del espacio público” El proyecto de jóvenes ”Acción ciudadana para la valorización ambiental del espacio público” inició sus actividades en octubre de 2009 . Tiene como finalidad fortalecer el ejercicio de la ciudadanía ambiental de jóvenes. Para cumplir esta labor se ejecutarán las siguientes actividades: i) realización participativa de iniciativas ambientales, ii) ejercicio de control social y vigilancia de las acciones con impacto ambiental en las áreas de intervención y iii) apropiación y manejo de tecnologías de información y comunicación para la difusión de las actividades del proyecto. En noviembre del año pasado se comenzó con un proceso de capacitación dirigido a jóvenes de distintos sectores sociales de las ciudades de Cochabamba y Quillacollo, con el objetivo de reflexionar y sensibilizarlos sobre las temáticas de ciudadanía ambiental, gestión y planificación ambiental, y para que aprendan a manejar instrumentos de gestión ambiental y de control social y vigilancia.

parte de un anterior proyecto de jóvenes que implementó CIUDADANÍA y que buscaba generar espacios de intercambio y promover una ciudadanía intercultural entre jóvenes de distintos sectores de la ciudad de Cochabamba. Durante los primeros meses los jóvenes de ambas ciudades participaron en la forestación de áreas verdes y de mejoramiento de espacios públicos de dos barrios del Distrito 2 de la ciudad: el barrio Hiroshima y la OTB de Temporal Central. Con estas actividades se pretende promover la recuperación, el mayor uso y la apropiación de los espacios públicos por parte de los niños, jóvenes y adultos de la urbanización y otras cercanas. Hiroshima y el Liceo América fueron elegidos para el desarrollo de las actividades centrales del proyecto; en el primer caso, gracias a las gestio-

nes realizadas por sus principales dirigentes y la participación entusiasta de los vecinos; en el segundo caso, por la participación masiva y comprometida de los estudiantes. Desde inicios del año también se realizaron talleres de capacitación en TICs (Tecnologías de Información y Comunicación) para el diseño y manejo de medios alternativos de comunicación como el boletín, el blog y un taller de diagramación que permitieron conocer nociones básicas de su función, estructura, componentes, diseño y redacción periodística. En el área de iniciativas se realizaron los autodiagnósticos comunitarios (uno en cada ciudad) a partir de los cuales se formularon los proyectos que orientarán el desarrollo de las próximas iniciativas del proyecto de jóvenes.

En la actualidad, están participando alrededor de cincuenta jóvenes de diferentes organizaciones juveniles de los grupos AYNI, grupo juvenil de Hiro-shima, Plataforma de Jóvenes, FES de Colcapirhua, Plataforma Juvenil, y los grupos Musuj Muju y Kiswara (pertenecientes a la Red de Organizaciones Juveniles Autónomas, ROJA), y de instituciones educativas de nuestro medio (Instituto Americano, Marista, María Josefa Mujía, La Salle Nocturno), así como del colegio Cristina Prado y la presencia masiva del Liceo América, ambos de Quillacollo. Algunos de ellos fueron

Los recursos forestales en la Constitución y en la Ley del Medio Ambiente Israel Maceda Tanto la nueva Constitución Política del Estado (NCPE), de 2009, como la Ley del Medio Ambiente (Ley 1333, de 1990) amparan la explotación de recursos forestales siempre y cuando sean debidamente restablecidos. Sin embargo, el vacío de ambos textos es notable cuando se hace una pausa en la lectura y se realiza un análisis crítico desde un punto de vista ambientalista o conservacionista. Por este motivo es conveniente observar el artículo 388 de la NCPE que señala que “Las comunidades indígena originario campesinas situadas dentro de áreas forestales serán titulares del derecho exclusivo de su aprovechamiento y de su gestión, de acuerdo con la ley”. Esto da a entender que ellas tienen una cierta libertad para realizar la deforestación de estos árboles dentro su comunidad; sin embargo, el Estado también está a cargo de velar por la sustentabilidad y reforestación de estos espacios tal como se expresa en el artículo 386: “Los bosques naturales y los suelos forestales son de carácter estratégico para el desarrollo del pueblo bo-

liviano. El Estado reconocerá derechos de aprovechamiento forestal a favor de comunidades y operadores particulares. Asimismo promoverá las actividades de conservación y aprovechamiento sustentable, la generación de valor agregado a sus productos, la rehabilitación y reforestación de áreas degradadas” (Art. 386). La Ley del Medio Ambiente estipula con claridad y concisión, en sus artículos 46 al 51, que, si bien los recursos madereros son inevitablemente explotados, son protegidos legalmente, dejando en claro que la reforestación del área de trabajo, en el caso de empresas privadas, o de tala de árboles, debe tener un equilibrio de 10 a 1 (esto quiere decir que por la tala de 1 árbol se debe reintegrar a la vida natural a 10 de ellos para su autoconservación). Estas aclaraciones y estipulaciones no se encuentran rigurosamente descritas en la NCPE. Más aún, lo que se logra encontrar en reiteradas ocasiones de diversas formas en todo el texto son palabras y frases como “carácter estratégico” “desarrollo del

pueblo boliviano” y la posibilidad de que haya explotación de recursos de distinta índole, entre ellos los forestales. Sin embargo, esto trata de ser equilibrado con otras frases o palabras de significados muy abstractos como “sustentable” o “conservación”. Puntualizando las bases sólidas de la presente crítica y fundamentando mi punto de vista con respecto a la NCPE y la Ley de Medio Ambiente debidamente estudiada, se puede decir que la constitución puntualiza ciertos tratados y toma puntos importantes de la sustentabilidad de estos y otros recursos. Al mismo tiempo, la Ley del Medio Ambiente tiene puntos favorables. Si bien no ha sido actualizada y debe ajustarse a los problemas contemporáneos, tiene un alto grado de importancia y debe que tener vigencia plena. Sin embargo, debo señalar nuevamente que ambos textos tienen un vacío sobre términos poco precisos o explícitos que pueden ser sobreinterpretados o malinterpretados por personas jurídicas y privadas.

Jóvenes en movimiento

A tiempo 1  

Boletín parte del proyecto “Acción ciudadana para la valorización ambiental del espacio público". Producción: Ciudadanía. Edición: Marlene...