Page 29

54 • CITY CLUB / PREGÚNTALE A CÉSAR

Bienestar canino

Como dueño de un perro, eres responsable de su bienestar tanto emocional como físico. Mantenerlo saludable es más que sólo darle de comer, también implica conocer a tu perro para detectar cualquier anomalía y establecer rutinas de limpieza y paseo.

P

ara saber si tu perro está enfermo, sólo necesitas analizar su comportamiento y buscar cambios evidentes. Por ejemplo, si está entrenado para ir al baño en la calle y de repente comienza a hacer dentro de la casa, podría tener problemas en los riñones o una infección en el tracto urinario. Siempre que acudas al veterinario, asegúrate de mencionarle todos los problemas de comportamiento que tenga tu compañero, pues podrían detectar alguno que tenga su origen en el estado de salud. Inclusive, podrías integrar un expediente en el que incluyas tanto la información proporcionada por el veterinario, como las observaciones que te haya hecho el entrenador; así, todos tendrán un panorama más amplio de su salud. Otro factor que puede alterar su bienestar y evidenciarse en problemas de comportamiento es que lo humanices y obligues a hacer cosas que no le gustan, por ejemplo, disfrazarse. Sí, la ropa para perros es divertida y tierna, pero sólo para ti, porque ellos lo ven como un estorbo que no les permite moverse con libertad y los pone de mal humor. No obstante, hay prendas que tienen una razón de ser y que sí pueden ayudarlos a sentirse cómodos, por ejemplo, si quieres proteger sus patas del asfalto caliente o de la nieve helada, los zapatos son aceptables. Lo mismo sucede con los suéteres, abrigos e impermeables, en especial si tu perro es viejo, muy delgado o de pelo corto, o si no le gusta mojarse.

tip Un chaleco reflejante puede evitar accidentes, en especial si salen a pasear por las noches.

Tania Martínez, socia de City Club Chihuahua

César Millán

Me gusta tu enfoque de no humanizar a los perros y tratarlos como lo que son; sin embargo, ¿no te parecen antinaturales los cuidados como el cepillado de dientes, el baño, el corte de uñas y pelo? La naturaleza tampoco les pone perfume ni suéter. ¿Cuál sería una limpieza correcta? CM: En el momento que traemos a casa un perro, deja de ser “natural“ su forma de vivir, pues en muchas ocasiones nosotros mismos les privamos de sus formas de aseo instintivas; por ejemplo, ellos comen pasto para limpiar sus intestinos (saben de cuál comer y cuál no) y nosotros no los dejamos. Por otra parte, hay perros que heredan una mala dentadura y, debido a eso, nos toca a nosotros ayudarles a vivir bien con dos cepillados a la semana, ya que de no hacerlo, las infecciones dentales derivan en caries, sarro, mal olor e infecciones intestinales. En cuanto a las uñas, recordemos que las usan para escarbar y que cuando viven con nosotros en las ciudades, no hay espacio para hacerlo, por lo que no se presenta el desgaste natural y debemos cortarlas. El baño depende del largo de su pelo y piel, el cepillado es diario (para mantener el brillo) y en cuanto a la ropa, es de mucha utilidad cuando la raza es de pelo corto y vive en lugares fríos.

Mónica Salazar, socia de City Club Santa Mónica

Hola César, siempre he seguido tu trabajo y pude verte en el Auditorio Nacional durante tu visita a México. Tengo una pitbull cachorra llamada Rosi y últimamente he tenido dudas sobre mi elección de veterinario, pues no estoy segura de que esté bien calificado. ¿Existe alguna forma de saberlo? ¿Cómo elegiste al veterinario de tus perros? CM: ¡Hola Mónica! Sólo por aclarar, los perros no saben que van al veterinario, ellos detectan olores. Como has de sospechar, conozco mucho a mis perros y sé cuándo su comportamiento se debe a temor o nerviosismo. En nuestro caso, el doctor Ricardo García me inspiró mucha confianza pues me recibió con la mente abierta y aplicó el sistema “nariz, ojos, oídos” en mis perros al permitirles olfatearlo cuando llegamos al consultorio; esto dio la pauta para que ellos entraran con confianza al lugar. La mayoría de los veterinarios sabe qué hacer con los padecimientos físicos, pero pocos saben detectar en qué estado se encuentra la mente del perro y, por lo tanto, no se ganan su confianza. Los

humanos también asociamos el olor del consultorio del dentista y nos hace pensar dos veces antes de hacer una cita, pero si el doctor nos inspira confianza, de todos modos vamos. Es igual con los perros, pues si el veterinario los recibe de forma adecuada, su confianza será la recompensa.

Lluvia López, socia de City Club Lincoln

Tengo un perro adoptado cruza de beagle. Su energía es altísima y se jala todo el tiempo a la hora del paseo. Algunos me han dicho que debo usar collar de castigo con él, pero yo creo que es una especie de tortura. ¿Debería usarlo? CM: Lluvia López, con frecuencia creemos que castigamos cuando corregimos. La tortura más grande que un perro puede recibir es que no se cubran sus necesidades, en especial la de sacar de su sistema la energía acumulada por exceso de alimento o de mimos. Para tu perro es indispensable correr y usar su sentido del olfato, ya que no es suficiente sólo caminar… qué te parece montarte en una bicicleta o colocarte unos patines y salir a pasear con él. Después de un tiempo de haberlo puesto en práctica, te sugiero que le sumes el rastreo de objetos. Recuerda controlar.

José Luis Millán, socio de City Club Playa del Carmen

Quisiera saber cómo se puede convertir a un perro en un ejemplar de apoyo emocional o de asistencia. Tengo una golden retriever que está por tener cachorros y me gustaría donar a algunos para que los entrenen y tengan un futuro acompañando y ayudando a alguien que lo necesite. ¿Sabes qué condiciones deben cumplir?

NUTRICIÓN PARA ELLOS

ah o r ro p a r a t i

• FÁCIL DIGESTIÓN • PELO BRILLANTE • HUESOS FUERTES • DIENTES SANOS

27%

A TETÍN O L A PRIO MÉN E AL AMENT SAN

CM: Eres una persona de gran corazón, porque pensar en los demás es una virtud que se está perdiendo. Las personas que se dedican a educar a un perro para socorrer a otros lo hacen porque conocen la genética de sus ejemplares; esto se debe a que su entrenamiento comienza prácticamente desde que nacen y les llevará hasta un año estar listos. Además de sus genes, se tiene que evaluar su lugar en la camada: los que comen primero, crecen más que el resto y se convierten en líderes, son ideales para prepararse como perros policías o de rastreo; los que comen a la mitad, son los que siempre se ven contentos, y los que comen al último, son los más sensibles e ideales para recibir entrenamiento de auxilio a quienes lo necesiten. ¿Tienes dudas sobre cómo educar a tu perro? ¡CONTÁCTANOS! /cityclubmx

@CityClubmx

VENTA EXCLUSIVA EN CITY CLUB

CITY LIFE MARZO  
Advertisement