Issuu on Google+

AÑO 2. M a r z o 2 0 1 4

10 Estimad@s colegas, Del anterior número a este ha habido grandes novedades en la revista, ya que hemos inaugurado web www.revistacitos.com , y aunque todavía es muy pronto, parece que está teniendo un gran éxito. Esperamos que se convierta en vuestra casa, y que cada vez seamos más en la familia. En este número vais a disponer de cuatro resúmenes sobre oncología, desde marcadores pronóstico de tumores de mama, a la observación de la médula ósea para calcular el pronóstico del paciente en mastocitomas y linfomas… Están libres en la web, esperemos que sigan así hoy, día de la publicación. Un cordial saludo.

Edición / Dirección : Pablo Ciguenza del Ojo Responsable del Área de Citología Dermatológica: Beatriz Cuenca Espinosa Diseño & Maquetación: Pablo Ballesteros Comité Cientifico: Pablo Ciguenza del Ojo Beatriz Cuenca Espinosa Publicidad: citos-marketing@cidvet.com Dudas & Sugerencias: citos-buzondudas@cidvet.com Envios Casos Clínicos, Artículos: revistacitos@cidvet.com

NOTICIARIO MENSUAL DE

CITOS 1


VALOR PRONÓSTICO DE LA PRESENCIA DE MACRÓFAGOS ASOCIADOS A TUMOR EN NEOPLASIAS MAMARIAS CANINAS

La introducción de este artículo es muy buena. Habla de que los macrófagos forman parte del sistema mononuclear fagocítico, y que están involucrados tanto en el proceso de la cicatrización, como en la inflamación y tumoración. En algunos casos puede llegar a ser el responsable de hasta el 50 % de la masa tumoral. Su presencia en el microambiente del tumor promueve la angiogénesis, la invasión de células tumorales en el tejido y a los vasos sanguíneos, remodelación local, inflamación y diseminación del tumor. Como siempre la base de estudio es pequeña, 59 casos, y se basan en la idea de que en Medicina Humana la presencia de estos macrófagos es un factor pronóstico muy malo. Los resultados fueron que el nivel de estas células es mucho mayor en los tumores malignos que en los benignos. Hacen la reflexión de que estas células pueden ser un objetivo interesante de cara al diseño de futuros tratamientos para estos tumores. Os dejamos el link: Prognostic value of tumour‐associated macrophages in canine mammary tumours Veterinary and Comparative Oncology T. Raposo H. Gregório I. Pires J. Prada F. L. Queiroga DOI: 10.1111/j.1476-5829.2012.00326.x http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.14765829.2012.00326.x/abstract VÍA INTRAPERITONEAL DE QUIMIOTERÁPICOS: EXPERIENCIA CON EL USO DE CICLOFOSFAMIDA, VINCRISTINA Y PREDNIISONA EN GATOS CON LINFOMA MALIGNO

Es una artículo de revisión sobre el uso del protocolo COP vía intraperitoneal (IP-COP) como alternativa para aquellos gatos que poner una vía endovenosa es complicado o imposible. La base de estudio es muy baja, tan sólo de 26 pacientes. Los resultados son buenos, la media de duración de la primera remisión es de unos 421 días. El 67 % estuvo libre de enfermedad el primer año, y casi el 47 % estuvo sin enfermedad dos años. Los gatos jóvenes tienen mejor pronóstico, y el conseguir una respuesta completa era fundamental para aumentar los tiempos de supervivencia. 2


No se registraron efectos adversos graves, por lo que su conclusión es que es una vía segura y eficaz. Os dejamos el link: Intraperitoneal antineoplastic drug delivery: experience with a cyclophosphamide, vincristine and prednisolone protocol in cats with malignant lymphoma Veterinary and Comparative Oncology E. Teske A. J. van Lankveld G. R. Rutteman DOI: 10.1111/j.1476-5829.2012.00329.x http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.14765829.2012.00329.x/abstract

EVALUACIÓN DE ASPIRADOS DE MÉDULA ÓSEA DE MÚLTIPLES ZONAS PARA EL ESTADIAJE DEL LINFOMA Y MASTOCITOMA CANINO

El título me pareció bastante interesante. Este estudio se inició tras otro que se hizo sobre la revisión de aspirados de médula en pacientes con algún tipo de cáncer, observando que hasta el 18 % tenía afectación de la médula ósea. En veterinaria esta técnica se utiliza sobre todo para el diagnóstico y progreso de neoplasias hematopoyéticas (leucemias linfocíticas, leucemias a leucémicas….). Además se asume que cualquier neoplasia que tenga afectación medular tendrá un peor pronóstico. Se decidió estudiar estos principios con el linfoma y el mastocitoma, y como criterios para entrar en las estadísticas se requería que estuviesen afectadas las dos zonas (ya que algunos tumores se distribuyen heterogéneamente en la médula) elegidas de aspirado de médula (Húmero e Ilión). La base de estudio era de 40 pacientes, 24 con linfoma y 16 con mastocitoma grado II o III según Patnaik. De este grupo tras someterlo al filtro del estudio (que tengan análisis de sangre hecho, que hayan sido diagnosticados por citología, que no hayan recibido ni quimio ni radioterapia…) quedaron 19 perros con linfoma y 6 con mastocitoma. De los 19 perros con linfoma, todos tenían afectada la médula ósea, sin embargo de los 6 con mastocitoma 2 tenían afectada la médula ósea en ambas zonas. La conclusión fue que no era preciso esta técnica para los linfomas, pero que los mastocitomas se requerían más estudios.

3


Os dejamos el link: Evaluation of bone marrow aspirates from multiple sites for staging of canine lymphoma and mast cell tumours Veterinary and Comparative Oncology O. A. Aubry E. A. Spangler S. E. Schleis A. N. Smith DOI: 10.1111/j.1476-5829.2012.00331.x http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.14765829.2012.00331.x/abstract

VEGF y MMP-9: BIOMARCADORES DEL LINFOMA CANINO

Tanto en medicina humana como en veterinaria, uno de los campos que más relevancia tiene actualmente, es la identificación de biomarcadores tumorales, tanto para el diagnóstico como para su clasificación y pronóstico. En Medicina Humana han identificado dos para los linfomas, el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF) y la metaloproteinasa 2 y 9 (MMP-2 y MMP-9). Durante la carcinogénesis, el factor de crecimiento beta (TGF-β) estimula la producción de estos biomarcadores. La idea es que ocurra lo mismo en veterinaria. Para este estudio se utilizó una base de 37 perros con linfoma y 10 sanos (para el control negativo). Los resultados demostraron claramente que los que presentaban el cáncer tenían niveles altos de VEGF y MMP-9 y bajos de TGF-β. Además observaron que los linfomas de tipo T presentaban niveles más altos que en el resto de los casos, y pasaba lo mismo con los de estadio V. Además, cuando se sometían a quimioterapia, los niveles de estos marcadores decrecían, por lo que también tiene un valor predictivo. Os dejamos el link: VEGF and MMP‐9: biomarkers for canine lymphoma Veterinary and Comparative Oncology L. Aresu A. Aricò S. Comazzi M. E. Gelain F. Riondato M. Mortarino E. Morello D. Stefanello M. Castagnaro DOI: 10.1111/j.1476-5829.2012.00328.x http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.14765829.2012.00328.x/abstract

4


El observatorio nº 10