Page 1

Javier Fernรกndez de Molina

nada antes


Javier Fernรกndez de Molina

nihil prius


EXPOSICIÓN Comisario José Luis Jiménez Sequeiros Montaje José Luis Jiménez Sequeiros CATÁLOGO Textos Ángela Villanueva Romero José Luis Jiménez Sequeiros Víctor M. Díez José-Miguel Ullán Fotografías Ceferino López Diseño y edición electrónica Ceferino López Edición MD8 - FAU 1923 Impresión Indugrafic, Artes Gráficas S.L.


nihil prius Mayo-Junio, 2012

MD8 FAU 1923 Sevilla


A Amalia, MarĂ­a, Ana y Ceferino


Ángela Villanueva Romero José Luis Jiménez Sequeiro Víctor M. Díez


En el poeta, la poesía es tan natural y lójica como la flor en la foresta. J.R.J.

Los gurús de la contemporaneidad se deleitan proclamando el fin de la Pintura como vía de expresión plástica; el Arte, según aseguran, explora complejas vías de transmisión que trascienden los límites espacio temporales, y apoyado en la casi infinita gama de posibilidades que la tecnología nos ofrece, se expande sin freno explorando infinitos matices sensoriales que hasta ahora se encontraban constreñidos en las fronteras del lienzo.

es un veterano, depurado tras siglos de evolución, y no se deja confundir por razones inducidas, por insistente y decorado que nos llegue el intencionado mensaje.

La teoría, junto a la crítica especializada, se empeña con afán en complejizar la sencillez de nuestra mirada; pero la realidad siempre se hace evidente y termina por imponerse. Las formas de expresión pueden ser complejas, pero los sentimientos son primarios, y se encuentran profundamente enlazados a nuestro código genético desde nuestras sucesivas mutaciones. Basta una mirada, o un roce de la piel, para despertar súbitamente nuestro sentimiento; una voz afinada eleva nuestro espíritu; y resulta suficiente una combinación proporcionada de formas y color, para que resurja en nosotros la evocación ese estado de las cosas que conocemos como Belleza.

Lo único que conocemos de las civilizaciones más antiguas es su expresión a través del trazo, el color y la mancha; la historia del Arte es la historia del Ser Humano, y la comprendemos a través de sus lienzos; es su autenticidad la que nos hace comprender el paso de las sucesivas generaciones como seres que formamos parte de ellas, y no como meros observadores casuales.

Existe una verdad que no es evidente, pero que sí es objetiva, y que todos reconocemos si se nos muestra de la forma adecuada; en todo acto de relación humana, la ausencia de artificios interpuestos hace más próximas las Emociones. Una interpretación sobre una escena supera a la proyectada en pantalla; el movimiento en la El fondo de esta aseveración nos encamina sutilmente danza de un cuerpo supera en armonía a cualquier mea aceptar que toda forma de expresión es Arte, que toda canismo; una voz humana triunfa poderosamente sobre persona que se expresa es Artista, y que todo elemento el instrumento; y la pintura…, continúa siendo la forma creado es una “pieza” valorable y catalogable con la más humana de transmitir la percepción personal de la categoría de objeto artístico. imagen evocada.

La transmisión directa del Pensamiento, y su sentimiento implícito, a través de las manos y sobre la superficie limpia, no permite engaños. La Pintura es directa, transparente e inevitable; es el resultado de un instante, y no puede ser más reproducido. Su comprensión es única e individual, y de ella sólo permanece el recuerdo Estos estímulos son sencillos, pero sólo logran su efecto de la primera contemplación, o la transformación, en su si esconden tras de sí una verdad pura. Nuestro espíritu caso, de la persona que la experimentó.


He oído a veces decir que el que toca un instrumento es porque no sabe cantar…

con él… Dice de Sevilla que era la ciudad más moderna de España, porque se asomaba al exterior desde la base americana de Rota… en sus años setenta, cuando él la Con el respeto que merecen todas las formas de expre- habitó; disfruta de la cerveza sencilla y tranquila… y sión, existe un grado de pureza superior en aquellas mira con cariño sincero a las personas que acaba de cuya transmisión es directa desde el ser humano del conocer. que emana, sin mecanismos, fruto de la necesidad de expresión inmediata; y que a veces alcanza la catego- Sólo he alcanzado a atisbar brevemente parte de su ría de Arte. Resulta mucho más sencillo, y eso se nos Universo, que tan generosamente comparte con todos hace evidente a través de nuestra sensibilidad, utilizar a través de su pintura, y desde ese momento he elegiherramientas para conseguir un fin; y mientras más so- do permanecer atrapado a su órbita. Su pintura expresa fisticadas son éstas, más lejana queda nuestra emoción con sencilla naturalidad sus emociones, que son las de sobre el elemento creado. todos, y que se nos transmiten de forma esencial y cargadas de profundidad; lo consigue con independencia Las piedras de un muro en el campo delatan, en toda su del soporte y del material; su voz nos llega igual de superficie, individualmente a la mano que las colocó; y nítida a través de sus enormes lienzos al óleo, que por la reconocemos cercana… por eso un muro de piedra medio de unas pequeñas acuarelas sobre papel. es un paradigma de la Construcción. De la voz que escuchamos entendemos que nunca se repetirá; nunca el Emociones tan básicas y primarias como el Amor o la mismo sonido, nunca la misma intensidad… por eso la sensación de Belleza… que llevamos implícitas desde voz humana es el primer sonido de la Música. nuestra condición de seres humanos, somos capaces de complicarlas hasta hacer de ellas objetivos inaprehenCada partícula de color de un lienzo está compuesta sibles; cuando en realidad, y como dice Javier, … está y trazada de forma diferente, es el fruto de un tiempo tirado. esencial, del milagro del momento y del deseo de comunicar; forma parte de la necesidad que cada uno te- Repito y concluyo; Javier es Pintor, y por tanto es ponemos de los demás, y cualquiera de ellas nos contiene sible que no exista (si seguimos el dictamen los gurús), a todos como origen y fuente de inspiración. pero su obra la asumiremos enseguida como parte de nosotros, puesto que toda ella contiene la verdad en la “Pintar está tirado”, dice Javier… Normal y “lójico”; que todos nos podemos reconocer. Javier es Pintor. José Luis Jiménez Sequeiros Apenas lo conozco; me han contado que se fue a París con Camarón, y parece que una parte de sí continúa allí


Boceto Este, que deja puertas abiertas. Aire. Que deja caer papeles ante los ojos. Suelo. Observa, tiende unas cuerdas, pinta, deja de ser. Este amigo en brasas, llorando al escucharte. Pez en la bañera madeja escucha telefono el fuego fuma al oído… Echa el ancla, nariz, aldaba.

Víctor M. Díez


Balada de Sarteneja Las termitas se comieron un sombrero. El campo es blanco y quedó un rastro. Y esa membrana es la que ahora cubre nuestras cabezas. Al hombre que hacía blanco el campo le entraron las termitas en el cuerpo. Estuvo agujereando como las paredes de un secadero de tabaco. Un motor, la música de un motor que no cesa, lo acompaña. El lugar es un destiempo de caballo y jornalero en fila ante una puerta. Cuajarones de sangre sobre la piel blanca del campo. Parecen tomates arrugados, esas gotas de sangre entre negro marfil y blanco titanio.

Pero la luna nos azulea en el patio como una zambra. Quizás seamos naturaleza herida, moribunda. Como esas dos palmeras en medio del sembrado. Y un rumor de avionetas que fumigan las ausencias. Pero lo que bulle en medio de la tela es un bicho caliente que se acurruca en el cadmio -rojo o amarillo-. Cachorro que renace al baile.

Los reptiles de la memoria se deslizan por alcobas y galerías, siguiendo el ritmo desdentado de las puertas golpeándose. La mudez de los aperos es un agua invisible sobre el empedrado. Un hombre blanqueando la madrugada es japonés a su manera. Quizás somos huerfanos de un viaje antiguo y las calesas varadas en las caballerizas son nuestra mortaja.

Víctor M. Díez


Este rĂ­o que mana 75x55 cm


Estancia breve 75x55 cm


Tour tnl’air 75x55 cm


Duele esta pasi贸n por el ardor 75x55 cm


El sol aĂşn fresco 200x170 cm


Las manos y los frutos 200x170 cm


El sol ardĂ­a sobre la piedra 200x170 cm


Hojas verdes de paso 200x170 cm


Brillan como hojas mojadas 200x150 cm


Sentado sobre la piedra escucho el silencio 91x150 cm


Cae en el lago un hilillo de agua | 200x170 cm


Tan cerca del agua | 200x170 cm


Envejeciendo en el rumor del ca単o 116x114 cm


Por el ca単o tan solo corre el silencio 200x170 cm


El ardor del verano cay贸 al r铆o 116x114 cm


Toses de humana ausencia 116x114 cm


Encarnado en lo cรกlido 250x200 cm


Era mรกs sudor que agua 75x55 cm


Luz despierta en la pupila 250x200 cm


Daci贸n de fe 100x81 cm


Las palabras que caen del silencio 75x50 cm


Territorio plausible 75x55 cm


El agua es la frontera 75x55 cm


AquĂ­, entre la espuma 75x55 cm

Frente al paisaje mudo 114x96 cm


Y sin aliento casi, se hace agua 96x60 cm


Otra luz que pisar 75x55 cm


En el cielo del sur 50x35 cm

Como la estrella de la ma単ana 75X60 cm


La luz del relรกpago 200x250 cm


Habitar el cuerpo 75x60 cm


Naturaleza muerta 75x55 cm


Este rĂ­o que mana 200x300


Estos son nuestros contornos 200x180 cm


Fugaz deslumbramiento 149x91 cm


Donde la luz no finge 149x100 cm


U

P U E N T E N

JOSÉ-MIGUEL ULLÁN


“

sin nada mĂĄs en el


Himalaya se diera el clavel

‌


y aquí nos sorprendiera entreverlo entre hielo convertido en el nudo del enredo de las películas de allá tan lentas y tan blancas para las que no estamos acostumbradas esto poco entonces tendría al fin que ver (se sube) con nuestra idea seminal de patria florida (el paradero no desconocido del dado)


—murmura quieta (sólo unos tic-tic)  amarronada con lunares de yema de huevo encima de unas tupidas hierbas al sol de mayo

la mariposa


luego se va para volver


y no sabemos ya si es la misma o es otra mariposa


igual que nosotras flores de tres colores al despertar de un sueño sin importancia

ante


la mirada perdida de una niña de ojos avellanados que no nos ve


ni ve


al pálido gorrión que ahí repicotea en el cristal de una ventana de una casa de Jávea (aún húmeda) ajeno él a esos jazmines y geranios y galanes de noche 


sopla un viento de sal

el gorrión vuela desde el cristal a la palmera y pía cuando nadie lo logra ver

ahora


más arriba


el Montgó el Himalaya el 1 de Mayo

alturas alas

pétalos sombras de otras pasiones y de otras flores idas


UN


PUENTE


entre la mariposa y el clavel entre los pensamientos

(para incluirnos con nocturnidad vegetal) y las niñas que miran a otra parte entre el monte por fin y la ladera


cera

que nos protege de caer                      tomada con el sabor candente de la primera flecha

algo


mรกs


que palabras


Soler铆a Ceferino L贸pez


Lo que verás, a partir de ahora, es el documento de una obra efímera, como el teatro, una obra que se habría perdido en el tsunami de una fregona anónima, de no haber sido por la presencia de algunos testigos y de mi cámara. Llegúe a reproducir —para este catálogo— los cuadros que habían quedado pendiente la noche anterior, y la casualidad de unos pigmentos derramados en el suelo, dieron pié a una bulería visual, a compás, entre la mano cruda del pintor y la mirada tecnológica de la cámara. Los pigmentos se mezclaron, según, con agua, cerveza, vino o whisky, pero no en las tripas, sino sobre la solería de mármol del estudio, sobre paisajes construidos con trazos que parecían caminos infinitos, laberintos por los que perder la mirada para encontrar montañas de color añil, mares negros, lluvias amarillas.


MD8 FAU 1923 SEVILLA

Nada antes  

catalogo de la exposición de Javier Fdez. de Molina

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you