Issuu on Google+

I SIMPOSIO INTERNACIONAL DE INMUNOLOGÍA Panamá, Septiembre 2012

Adipoquinas: un centro de complejidad entre inflamación, metabolismo e inmunidad Dr. Juan Gómez-Reino


Adipoquinas: un centro de

complejidad entre inflamación, metabolismo e inmunidad

Dr. Juan Gómez-Reino Reumatólogo del Hospital Clínico Universitario, Universidad de Santiago de Compostela Santiago de Compostela, España.

En la inmunopatología de múltiples enfermedades inflamatorias, alérgicas, metabólicas e inmunológicas, participan mecanismos comunes: la interacción de factores genéticos y ambientales, el desbalance entre la polarización de los linfocitos T y la respuesta anómala de los linfocitos B, inflamación local, y finalmente, daño tisular. Dependiendo de la variedad de estos factores, será el tipo de daño y tejido afectado. La participación de los procesos inflamatorios es común en estas enfermedades, y por esto fármacos como el infliximab pueden ser efectivos en estas distintas patologías. La actividad proinflamatoria de la grasa: La obesidad se asocia con múltiples complicaciones y el mecanismo de esta asociación se está dilucidando actualmente: se ha 2

descripto a la obesidad como estado proinflamatorio. Se ha evidenciado la elevación de los reactantes de fase aguda, como la PCR, cuyo aumento se correlaciona con el aumento de la masa corporal. También se sabe que el tejido adiposo es un órgano endócrino activo, cuyas células (macrófagos, adipocitos, células conectivas) producen múltiples moléculas, conocidas inicialmente como adipoquinas, que incluyen citoquinas proinflamatorias, quimiotácticas, factores de la coagulación y otros reactantes de fase aguda. Entre las adipoquinas se destacan, la adiponectina, la leptina y la resistina. El tejido adiposo se acumula ante un exceso de energía. Los dos tipos de tejido adiposo que se forman son el subcutáneo y el

visceral. Estos tejidos se diferencian entre sí porque tienen distinta función endócrina, liberando distintos mediadores químicos. La acumulación en uno o ambos tejidos, dependerá del genotipo y de los factores de respuesta al estrés. En condiciones de metabolismo normal, el tejido graso libera adiponectina que aumenta la sensibilidad a la glucosa por parte del hígado y los tejidos periféricos. En cambio, al aumentar de peso, los adipocitos se agrandan y liberan citoquinas que atraen células, especialmente, los macrófagos. Tanto los adipocitos como los macrófagos producen gran cantidad de mediadores con un perfil distinto: se reduce la adiponectina, y aumentan las citoquinas proinflamatorias, la leptina (que aumenta el apetito) y la resistina (que favorece la resistencia a la insulina).


La artrosis y la obesidad: una asociación interesante La obesidad se asocia con el desarrollo de artrosis de manos, cadera, columna y rodilla, en una relación directa con el aumento del IMC. Ahora bien, la artrosis de la mano no se explica por causas mecánicas, por lo que habría que buscar otros mecanismos, la incidencia de artrosis aumenta de forma constante a partir de un IMC ≥ 25. En un estudio realizado in vitro, se colocó un cultivo de condrocitos humanos en un medio con bajas concentraciones de interferón. Sólo con el agregado de leptina, los condrocitos comenzaron a producir óxido nítrico, un cambio propio de la artrosis. Con esto se muestra que la leptina actuaría como un procitoquina que colabora en el efecto del interferón. La leptina no sólo actúa en los procesos de la ingesta a nivel del sistema nervioso central, sino que actúa también en múltiples células del sistema inmune con efectos proinflamatorios similares a otras citoquinas. A nivel articular, la leptina actúa en todas las células de la articulación ejerciendo acciones diferentes en cada una de ellas. Por otro lado, la adiponectina, que a nivel sistémico tiene funciones antiinflamatorias, a nivel articular aumenta el proceso inflamatorio en las enfermedades crónicas como la artritis reumatoidea. También otras adipoquinas, incluyendo la resistina, producidas por los macrófagos y adipocitos que se encuentran en la articula-

ción, actúan aumentando el proceso inflamatorio y favoreciendo la progresión y daño tisular. Por lo tanto, no sólo participan las citoquinas sistémicas sino también las producidas localmente en la articulación. El papel de la grasa viceral: La producción de adipoquinas ha sido observada a nivel de la grasa articular, con un patrón similar al producido por la grasa viceral. De la misma manera se han encontrado adipoquinas en el tejido mesentérico en la enfermedad de Crohn.

Conclusión: • Las adipoquinas se producen por los adipocitos y otras células mesenquimales. • Los adipocitos secretan factores adicionales proinflamatorios que incluyen TNF, IL-6 y moléculas de adhesión. • La mayoría de las adipoquinas modulan células relevantes en las enfermedades inflamatorias y metabólicas a nivel local y sistémico.

Manifestaciones sistémicas en las enfermedades inflamatorias: enfermedad coronaria y síndrome metabólico. Se ha encontrado que muchas de las adipoquinas actúan sobre las células endoteliales y los cardiomiocitos. Esto explicaría, en parte, el aumento de la incidencia de enfermedad coronaria en los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas. Se ha descripto una quinasa intracelular denominada SGK1 que regula el transporte de Na y glucosa, y la secreción y función de la insulina. Esta quinasa es sensible al Na y a los glucocorticoides. Se ha encontrado que distintos polimorfimos de la SGK1 alteran su función y favorecen la aparición de hipertensión, diabetes y obesidad (o sea síndrome metabólico). También se observó polimorfismo de la SGK1 en enfermedades inflamatorias crónicas. La SGK1 también participaría en la polarización de los linfocitos TH17 ante un exceso de sodio. 3


PRESS

Bu e n os Air e s Ar ge n tin a

www.circlepress.info 0054 011 4784 5129

Los datos y resultados presentados en este material se obtuvieron de una conferencia médica y la información resumida puede ser preliminar y estar sujeta a cambios. Estos datos se incluyen sólo para la capacitación del médico y la información tiene fines exclusivamente educativos. Las opiniones de este artículo pertenecen a los autores y conferencistas y no reflejan recomendaciones o sugerencias del laboratorio patrocinante. Resumen elaborado por el Staff de Circle Press a partir de su presencia en el Simposio. Imagen de tapa: Shutterstock.com

Janssen Cilag C.A. Ethnor del Istmo S.A. Este material promocional ha sido revisado y aprobado por el Departamento Regulatorio y Dirección Médica de Janssen. Venezuela: Janssen Cilag C.A. Rif. J-30042532-0 Dirección: Av. Romúlo Gallegos, Edificio Johnson & Johnson, piso 12, Sector Los Dos Caminos, Caracas; Distrito Capital 58-212-2325122. Centroamérica y caribe: Ethnor del Istmo, SA RUC 4307-162-58368-67 - Dirección. Business Park, Torre Sur, piso 1, costa del Este, Panamá 507-3008705.


Adipoquinas: Un centro de complejidad entre inflamación, metabolismo e inmunidad.