Page 1

EADV

ยบ CONGRES0

European Academy of Dermatology and Venereology

Nuevas ideas en el manejo de la psoriasis en placas Praga

2012


¿Estamos estableciendo adecuados blancos terapéuticos? P. Arenberg Praga, República Checa.

La evaluación realizada en 1998 por el grupo de pacientes miembros de la National Psoriasis Foundation demostró que el 78% de los pacientes consideraba que su tratamiento no era lo suficientemente eficaz, el 58% creía que los profesionales podían ser de mayor ayuda y el 32% creía que el tratamiento que realizaban no era lo suficientemente agresivo. El estudio sobre la conducta de los profesionales demostró que el 45% de los mismos es proclive a realizar sólo terapia tópica y eventualmente indica fototerapia o una combinación de ambos. Muchos dermatólogos son resistentes a recurrir a la terapia sistémica (ver Cuadro 1). De acuerdo al Consenso de Expertos Europeos y las Guías Europeas, se recomienda emplear los resultados de PASI y DLQI para evaluar la eficacia del tratamiento instituido y considerar en base a éstos su continuidad o, en caso contrario, decidir su cambio. Muchas comorbilidades asociadas a la psoriasis requieren también tratamiento adicional. Si bien la psoriasis es una afección con base genética, sobre la que actúan factores gatilladores, existen afecciones como la obesidad y el síndrome metabólico y entre sus componentes 2


Cuadro 1

Muchos dermatólogos se muestran resistentes a emplear terapias sistémicas

Cuadro 1

2.9% 0.3% Tratamiento sistémico solo

11.5%

Tratamiento sistémico más fototerapia UV Tratamiento sistémico más terapia tópica 45%

Fototerapia UV más terapia tópica

23.1%

Terapia tópica sola Otros

17.3%

s alemanes. , et al. Arch rmatol Res. 01(8):553-9.

Decisiones sobre el tratamiento realizadas por 49 dermatólogos durantes 1802 visitas de pacientes con psoriasis moderada a severa*

deben destacarse el compromiso cardiovascular y el efecto de la obesidad en la evolución de la psoriasis (ver Cuadro 2). Los potencialmente nuevos blancos terapéuticos dirigidos a la psoriasis se proponen lograr la remisión de los síntomas cutáneos, detener el compromiso articular y fundamentalmente lograr la adherencia de los pacientes, por lo que debemos establecer claramente los objetivos

Cuadro 2

de las nuevas terapias: 1) Lograr que el paciente se encuentre capacitado para realizar su actividad diaria 2) Lograr el bienestar de los pacientes 3) Evaluar y controlar los factores de riesgo cardiovascular, como el índice de masa corporal, la dislipidemia y la hiperglucemia 4) Evaluar los marcadores de inflamación sistémica como PCR y MMP-3*.

Estos objetivos fijan nuevos interrogantes claves para el futuro de la terapia en la psoriasis: 1) ¿Cuál será el nuevo blanco terapéutico que brindará mayores beneficios a los pacientes con psoriasis moderada a severa? 2) ¿Cuál es la evidencia que avala su uso? 3) ¿Qué cambios deben realizarse con el objeto de monitorear dicha respuesta?¿Debe trabajarse en forma conjunta con los especialistas en clínica médica?

Comorbilidades múltiples de la psoriasis pueden requerir objetivos de tratamiento adicionales La marcha de la psoriasis

* Datos alemanes. Nast A, et al. Arch dermatol Res. 2009;301(8):553-9.

Cuadro 2

Enfermedades cardiovasculares Síndrome metabólico

Diabetes

Obesidad EHNA Hipertensión Dislipidemia Fumar

Factores desencadenantes genéticos

Gisondi P, oni G. Actas rmosifiliogr. 100 Suppl 2; 14-21.

Psoriasis Artritis psoriásica * MMP-3: Metaloproteinasa 3

3

EHNA: enfermedad hepática no alcohólica

Gisondi P, Girolomoni G. Actas Dermosifiliogr. 2009;100 Suppl 2; 14-21.


Terapia correspondiente para los objetivos del tratamiento Carle Paul Toulouse, Francia.

Los estudios epidemiológicos muestran diferencias sobre la percepción de la gravedad de la psoriasis entre el paciente y el médico, observándose un retraso en la introducción de una terapia sistémica o biológica. Dicha demora varía entre dos a tres años, desde la falta de control de la enfermedad hasta la introducción de un tratamiento. Estas fallas pueden vincularse a factores propios del paciente (alexitimia, fallas en el acceso al sistema de salud) o correspondientes a los profesionales (desconocimiento de las opciones terapéuticas, fallas de comunicación con los pacientes). Respuestas al tratamiento con los biológicos en uso: El análisis de los estudios realizados sobre los resultados terapéuticos de los biológicos muestran en el corto plazo (10 a 16 semanas) que, dependiendo del biológico evaluado, entre un 50% a un 80% de los pacientes puede alcanzar un PASI 75 y entre un 20% a un 50% puede alcanzar un PASI 90 en el corto plazo. 4

En el largo plazo los estudios sobre continuidad de la terapia biológica en la práctica diaria muestran bajos promedios de retención con pases desde el adalimumab o el etanercept al infliximab. La razón más frecuente para justificar la rotación entre biológicos se basa en la pérdida de la efectividad en los pacientes tratados con adalimumab o etanercept. ¿Por qué se produce la pérdida de eficacia? Probablemente el desarrollo de anticuerpos anti-TNF sea el factor responsable. Esta generación de anticuerpos variará en las distintas afecciones (artritis reumatoidea, psoriasis y psoriasis artropática) y de acuerdo al antiTNF utilizado. En reumatología las concentraciones sanguíneas de infliximab son menores en pacientes con anticuerpos positivos, lo cual puede predecir una pérdida de eficacia. La administración concomitante de metotrexate reduce el riesgo de desarrollar anticuerpos anti-infliximab (ver Cuadro 1).


La generación de anticuerpos es máxima durante el primer año de tratamiento y se observa en el 20% al 40% de los pacientes. Las estrategias a desarrollar no están bien definidas y podrían incluir: Cuadro 1

1) Acortar los intervalos entre las dosis 2) Ajustar la dosis, incrementándola 3) Combinar la administración de infliximab con metotrexate o terapia tópica.

El ustekinumab ha mostrado una eficacia sostenida a lo largo de cinco años de estudio clínico, con un 78% de pacientes que alcanzan un PASI 75 y un 50% de pacientes que logran un PASI 90 (ver Cuadro 2).

Menor riesgo de desarrollar anticuerpos contra infliximab en pacientes bajo terapia concomitante con metotrexate

Cuadro 1

• Desarrollo de anticuerpos contra infliximab (ATI) por el tratamiento con metotrexato en pacientes con artritis reumatoide y espondiloartritis Artritis reumatoide (n=17) Tratamiento con metotrexate

eau E. et al. s Res Thes. 11;13:R105.

gley R, et al. 2012. P976.

ATIneg

MTX +

3

6

MTX-

4

4

p

0.8

ATIpos

ATIneg

0

25

14

52

p

0.03 Ducoureau E. et al. Arthritis Res Thes. 2011;13:R105.

ATI: anticuerpos contra infliximab; ATIpos: ATI detectados por lo menos una vez durante el seguimiento; ATIneg: ATI no detectados; MTX: metotrexate. Los datos representan la cantidad de pacientes en cada categoría.

Cuadro 2

Ustekinumab en psoriasis en placa: respuesta clínica a lo largo de 5 años (PHOENIX 2) PASI 75 UST 45 mg

PASI 90 UST 45 mg

PASI 75 UST 90 mg

PASI 90 UST 90 mg

100 80

Porcentaje de pacientes

Cuadro 2

ATIpos

Espondiloartritis (n=91)

78.6%

78.9%

60

76.5%

71.4% 55.1%

50

55.5%

40

50.0%

45.9%

30 20

n=606*

10 0

0

2

4

8 12 16 20 24† 28 40 52 64 76 88 100 112 128 140 152 164 176 188 200 212 224 236 244

Semanas 45 mg nº 90 mg nº

409 411

409 411

589 591 584 580 568 555 553 550 548 538 538 533 527 524 517 512 508 504 499 494 587 594 585 577 566 558 552 551 542 538 534 531 524 522 515 507 507 503 499 485

Indica un ajuste de dosis Q8W (cada 8 semanas) para los pacientes que respondieron al tratamiento (PASI 50-74) en la semana 28 (12.5%; 152/1212) y los pacientes que no respondieron con PASI 75 en la semana 40 (5.8%; 71/1212) en todos los grupos de tratamiento. Indica el comienzo del LTE (evolución a largo plazo), durante el cual se permitió el ajuste de la dosis a criterio del investigador hasta la semana 244. * Incluye todos los sujetos tratados con UST aleatorizados en la semana 0. Los pacientes que discontinuaron el tratamiento por motivos de eficacia o que comenzaron a tomar medicamentos prohibidos según el protocolo fueron incluidos en todos los análisis como no respondedores. Los pacientes que no aportaron los datos de la semana 12 fueron considerados como no respondedores en esa semana. No se imputaron otros datos faltantes (discontinuaciones por motivos no relacionados con la eficacia). †

Pacientes aleatorizados a UST 45 mg o 90 mg en la semana 0 se incluyeron en el inicio de la semana 0. Los pacientes aleatorizados al placebo en la semana 0 y bajo tratamiento con cruzamiento con UST en la semana 12 se incluyeron en el inicio de la semana 24.

5

Langley R, et al. EADV 2012. P976.


78.6% 76.5% 55.5%

En resumen, hay datos limitados que permiten optimizar el tratamiento en pacientes con respuesta parcial o que desarrollan pérdida de respuesta y hay pocos estudios naturalísticos evaluando este problema.

50.0%

n=606

176 188 200 212 224 236 244

524 517 512 508 504 499 494 522 515 507 507 503 499 485

El estudio TRANSIT compara la eficacia y la seguridad de dos métodos de transición entre metotrexate a ustekinumab, en pacientes con psoriasis moderada a severa que presentaron una respuesta inadecuada al metotrexate (ver Cuadro 3). Se realizó un estudio abierto de 52 semanas, Fase IV, randomizado en dos ramas y estratificado por peso. Se evaluaron 489 pacientes con psoriasis moderada a severa. En el brazo 1 se iniciaba el ustekinumab luego de la interrupción inmediata del metotrexate, mientras que en

Cuadro 3

el brazo 2 se iniciaba el ustekinumab en forma superpuesta al metotrexate, suspendiendo gradualmente el metotrexate en un período de cuatro semanas. Se consideró una respuesta inadecuada al metotrexate cuando presentaba un PASI igual o menor a 10, luego de ocho o más semanas consecutivas de tratamiento a dosis semanales de 10 a 25 mg. Se dividieron los pacientes de acuerdo al peso. Aquellos con peso inferior a 100 kg recibieron 45 mg de ustekinumab, mientras que los que presentaban un peso superior a 100 kg recibieron 90 mg de ustekinumab. En el primer brazo, en aquellos pacientes que no lograron un PASI 75 en la semana 28 se incrementó la dosis a 90 mg cada 12 semanas.

Cuadro 3

Estudio naturalista sobre el ustekinumab TRANSIT: descripción general del diseño

UST 45 mg ≤100 kg

TRANSIT pacientes que reciben MTX ≤100 kg

Aleatorización

Reducción gradual de la dosis de MTX

CVP*

Sin MTX

CVP*

No: ajustar a UST de 90 mg Q12W** ¿PASI 75?

Sí: continuar con UST de 45 mg Q12W Sí: continuar con UST de 45 mg Q12W

¿PASI 75?

Los pacientes en el brazo 2 continúan superponiendo la dosis de MTX durante 4 semanas después del inicio de UST

Aleatorización

UST 90 mg

Semanas

0

Reducción gradual de la dosis de MTX

CVP*

Sin MTX

CVP* 4

12

28

No: ajustar a UST de 90 mg Q12W

40

52

Inicio de UST (dosificación en base al peso ) †

Paul C, et al. Poster presented at EADV. Oct 20-24 2011, Lisboa, Portugal PO1121. Reich K, et al. Poster presented at EADV, Oct 20-24 2011, Lisboa, Portugal PO1123.

* Criterio de valoración principal: seguridad a la semana 12 para la reducción de dosis gradual de MTX vs. sin MTX † UST de 45 mg Q12W (cada 12 semanas) si el paciente pesa ≤ 100 kg, UST de 90 mg si el paciente pesa > 100 kg. ** La dosis autorizada de la UE de STELARA es una dosis inicial de 45 mg administrada en forma subcutánea, seguida de una dosis de 45 mg cuatro semanas después y luego cada 12 semanas de ahí en adelante. Para los pacientes con un peso corporal > 100 kg la dosis inicial es de 90mg administrados por vía subcutánea, seguida de una dosis de 90 mg cuatro semanas después y luego cada 12 semanas de ahí en adelante. ALEAT = Aleatorización; MTX = metotrexate; CVP = Criterio de valoración principal; PASI = Área de la psoriasis e índice de gravedad; UST = ustekinumab; Q12W = cada 12 semanas

6

Paul C, et al. Poster prese at EADV. Oct 2011, Lisboa Portugal PO1 Reich K, et a Poster prese at EADV, Oct 2011, Lisboa Portugal PO1


En la semana 52 se observó que el 72% de los pacientes presentaba un PGA 0 o 1 y el PASI pasaba de 16 a 1.6. El 70% de los pacientes presentaba un PASI igual o menor a 3 en la semana 52 y un 80% logró un PASI menor o igual a 5. En los pacientes con respuesta parcial, a los que se les ajustó la dosis en la semana 28 y semana 40, el 42% y el 48% obtuvo un PASI 75 y un 13% logró un PASI 90 luego del incremento de la dosis. Como conclusión, debe destacar la necesidad de optimizar la calidad de la atención médica con recomendaciones que ayuden a optimizar el manejo de los pacientes, entrenando y capacitando a los profesionales no especializados e indicando tratamientos exitosos.

nerse tendiendo a evitar el pase entre biológicos, reduciendo la generación de anticuerpos y controlando el aumento de peso y las comorbilidades. Es necesario contar con la adherencia de los pacientes y desarrollar nuevos protocolos naturalistas. Los resultados del estudio TRANSIT muestran la eficacia a largo plazo del ustekinumab en pacientes no respondedores al metotrexate y que el ajuste de la dosis a 90 mg cada 12 semanas aumenta la respuesta PASI 75.

La eficacia a largo plazo de los agentes biológicos debe obte-

Puntaje medio PASI UST/MTX detenido

PGA 0 or 1

UST/MTX retirado gradualmente

18

Basal

Semana 52

80

15.4 16 15.15 14

12.0 11.5

12 10

8.5

8

8.0

6 4

2.75

2

2.9 2.45

0 0

4

72.4

68.9

12

1.8

1.8

1.75

1.6

1.7

1.6

16

28

40

Pacientes con PGA 0 o 1 (%)

Paul C, et al. er presented DV. Oct 20-24 2011, Lisboa, ugal PO1121. Reich K, et al. er presented DV, Oct 20-24 2011, Lisboa, ugal PO1123.

Cuadro 4

Eficacia a largo plazo – Semana 52

Puntaje medio PASI

Cuadro 4

60

40

20

0.4 0

52

Semanas

7

UST/MTX detenido

0.4 UST/MTX retirado gradualmente

Paul C, et al. Poster presented at EADV. Oct 20-24 2011, Lisboa, Portugal PO1121. Reich K, et al. Poster presented at EADV, Oct 20-24 2011, Lisboa, Portugal PO1123.


Seguridad a largo plazo de la terapia biológica en la psoriasis en placas Jörg Prinz Munich, Alemania. Uno de los puntos relevantes que se tuvieron en cuenta cuando los tratamientos biológicos comenzaron a utilizarse fue el de la seguridad, entendiéndose que seguridad en un tratamiento implica que el riesgo de un tratamiento no puede ser superior al riesgo que tiene la enfermedad en sí misma. En este sentido, la psoriasis es una enfermedad que lleva asociada una reducción en la expectativa de vida vinculada a las comorbilidades asociadas a ella. En base a esto, existen una serie de desafíos. Particularmente, si nos fijamos en la patogénesis de la psoriasis es necesario hablar del sistema inmune. El sistema inmune básicamente actúa protegiendo al organismo de agentes patógenos y ejerce una vigilancia contra tumores a través de dos líneas fundamentales, una específica con producción de moléculas contra antígenos exógenos patógenos, compuesta por los linfocitos T, que reconocen antígenos celulares y son efectivos en la defensa contra virus y la destrucción de células patógenas, y la segunda línea representada por los linfocitos B y la generación de anticuerpos. La respuesta patológica del sistema inmune incluye una respuesta auto-agresora con una activación inmunológica aberrante, dando como resultado el desarrollo de enfermedades autoinmunes o

síndromes autoinflamatorios, con inflamación crónica y daño tisular (ver Cuadro 1). El inconveniente para el tratamiento de esta alteración en la respuesta inmune radica en que los mismos elementos que desarrollan un papel protector están implicados en la respuesta patológica y son los LTh-1, LTh-2 y LTh-17. Los linfocitos Th-1 producen fundamentalmente TNF-α e IFN-γ y actúan en la inmunidad celular, ejerciendo su función contra bacterias intracelulares y virus fundamentalmente. Los LTh-2 producen IL-2 e IL-5, actúan en la inmunidad humoral en respuesta a agentes extracelulares. Los LTh-17 producen IL17ª, IL-17F e IL-22 y su función inmunológica se dirige contra los patógenos extracelulares y los hongos. Estas células activadas patogénicamente pueden favorecer el desarrollo de enfermedades inflamatorias inmunomediadas como: • Lupus eritematoso sistémico • Diabetes tipo I • Esclerosis múltiple • Artritis reumatoidea • Enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa) • Psoriasis vulgar y artritis psoriásica, entre otras. 8

Al analizar la patogénesis de la psoriasis, vemos que en base a su predisposición genética se gatilla una respuesta inmune con activación de la célula dendrítica que recluta linfocitos T en la piel, los cuales reconocen antígenos presentados por estas células dendríticas y promueven la activación de la cascada inmunológica con producción de citocinas inflamatorias como IL-17 e IL-22, entre otras, que finalmente facilitan el desarrollo de la inflamación observada en la psoriasis. En base a esto, el mayor desafío en el tratamiento de la psoriasis radica en la supresión de la respuesta inmune patológica. Las drogas más efectivas para interferir con este proceso inmune se encuentran: • En la terapia convencional: Representadas por el metotrexate y la ciclosporina, que tienen un efecto inmunosupresor, regulador del sistema inmune. • En las terapias dirigidas contra blancos específicos: Representados por las drogas dirigidas contra citocinas claves en el desarrollo de la psoriasis como el TNF y los anticuerpos contra la fracción p40 que regulan la producción de IL-12 e IL-23. Un desafío terapéutico en las enfermedades crónicas inmunomediadas consiste en subregular


Cuadro 1

Cuadro 1

El sistema inmunitario en la salud y en la enfermedad. Los mismos elementos son responsables de una inmunidad protectora y patogénica Tipo de respuesta inmunitaria Respuesta inmunitaria protectora • Defensa contra los patógenos • Inmunovigilancia

Humoral

Transmitidas por la célula

Microbio Antígeno microbiano Antígeno del huésped Molécula MHC

APC

Células B “naive”

Célula T “naive”

• Respuesta inmune en contra de sí misma • Activación inmune aberrante

Defensa contra la enfermedad

* Enfermedades autoinmunes Célula T activada

APC Defensa contra la enfermedad

Respuesta inmunitaria patogénica

Célula B activada

- Inflamación crónica

Autoinmunidad

- Daño tisular

Salud Tejido del huésped

DC, Goldman Lambert PH. ccination and mune disease: or dermatólogos he49 evidence? et. 2003; Nov sis moderada a severa* 396):1659-65.

Autoinmunidad

Wraith DC, Goldman M, Lambert PH. Vaccination and autoimmune disease: what is the evidence? Lancet. 2003; Nov 15;362(9396):1659-65.

Célula T activada

Tejido del huésped

El riesgo potencial inmunosupresor que presentan las nuevas drogas puede conocerse en base a un seguimiento prolongado en el tiempo, observando el vínculo existente entre el desarrollo de infecciones y malignidades y la terapéutica y comparándolo con

nchieri G. Nat mmunol 2003; 3:133-46. tle FO et al. J vest Dermatol 4; 123:xiv-xxv.

Enfermedad

Célula B activada APC

la respuesta inmune patogénica manteniendo la capacidad inmune protectora, evitando el desarrollo de infecciones de curso severo e infecciones oportunistas, así como el incremento de procesos neoplásicos y linfo-proliferativos.

Cuadro 2

* Síndromes autoinflamatorios

el riesgo esperado en la población en general, mediante el metaanálisis de los estudios clínicos o mediante los registros.

biológicas y el análisis del perfil de citocinas y anticuerpos producidos en individuos expuestos y no expuestos a tratamiento biológico.

Este análisis tiene algunas limitaciones, como la falta de inclusión de pacientes en los mismos o la sobre expresión de casos severos en los registros. Esto puede mejorarse mediante la extensión de los ensayos clínicos en el tiempo, con una precisa documentación de los efectos adversos, combinada con estudios sobre vacunación en pacientes expuestos a drogas

El ustekinumab es un anticuerpo monoclonal dirigido contra la fracción p40 común a las IL-12 e IL-23 que neutraliza a las mismas. Al actuar de este modo, se interfiere con el proceso inmune evitando la producción de distintos tipos moleculares intervinientes en la psoriasis como TNF-α, IFN-γ, IL-17 e IL-22 (ver Cuadro 2).

Cuadro 2

Ustekinumab - Anticuerpo anti-p40 que neutraliza IL-12 e IL-23 • Las citoquinas IL-12 e IL-23 son heterodímeros 11.5% relacionados estructuralmente con una subunidad 40kD común (p40)1

p35

p19

• La subunidad p40 es un objetivo terapéutico para el tratamiento de la psoriasis2 45% 23.1% • Un anticuerpo monoclonal dirigido contra la cadena p40 puede neutralizar tanto la actividad de IL-12 como la de IL-23 17.3%

9

p40

p40

IL-12

IL-23

1. Trinchieri G. Nat Rev Immunol 2003; 3:133-46. 2. Nestle FO et al. J invest Dermatol 2004; 123:xiv-xxv.


Para evaluar el perfil de seguridad del ustekinumab (UST), se ha desarrollado un estudio a largo plazo (cinco años). Los ensayos PHOENIX 1 y PHOENIX 2 se extendieron por un período de 264 semanas (cinco años) y el ensayo ACCEPT durante 64 semanas. Cuadro 3

En estos estudios se comprobó que el perfil de seguridad del ustekinumab permanecía estable con el correr del tiempo, lo cual era consistente con estudios previos y sus datos eran comparables con lo reportado a partir de los estudios comparativos con otros bio-

lógicos en pacientes con psoriasis. Los eventos producidos fueron en general comparables entre UST 45 mg y UST 90 mg y tanto los eventos adversos que llevaron a discontinuar el tratamiento como los eventos severos y los eventos de interés permanecieron

Bases de datos de seguridad en psoriasis tratada con ustekinumab Duración de seguimiento y exposición del paciente evaluada en análisis de 2010 y 2012

Cuadro 3

Seguimiento de seguridad

11.5%tratada con ustekinumab Programa de desarrollo de la psoriasis Pacientes evaluados, total integrado Seguimiento en años por paciente, total integrado C0379T04 (Fase 2, n = 320, 20 semanas controladas por placebo) PHOENIX 1 (Fase 3, n = 766, 12 semanas controladas por placebo) PHOENIX 1 (Fase 3, n = 1230, 12 semanas controladas por placebo) ACCEPT (Fase 3, n = 903, 12 semanas controladas por etanercept)

Número de pacientes

2500 2000

17.3% 1852 1855

Análisis de 2010 (hasta 4 años)

Análisis de 2011 (hasta 5 años)

n=3117 6791 36 semanas 152 semanas 208 semanas 64 semanas

n=3117 8998 36 semanas 264 semanas 264 semanas 64 semanas

Análisis 2010

1650 1653

1569

1500

Análisis 2011

1482

1435

1129 1000 500 0

838

619 0 ≥ 1 año

≥ 2 año

≥ 3 año

≥ 4 año

0

≥ 4.5 año

≥ 5 año

Duración de la exposición a UST* Papp K, et al. EADV 2012 P965.

Cuadro 4

*Sujetos en tratamiento con placebo (PBO) analizados en cruzamiento con UST en la semana 12; por lo tanto, sólo pudieron ser capturados en las categorías de ≥ 4 años y ≥ 4,5 años de exposición

Papp K, et a 2012 P965.

Subestudio de la vacuna (PHOENIX 2): diseño

Cuadro 4

Ensayo PHOENIX 2 Vacunación Pacientes con psoriasis tratados con ustekinumab (Grupo 1) n=60 Exposición a UST ≥ 3 años

Recolección sérica Respuesta a la vacuna

Ustekinumab 90 mg (n=45)

4 semanas

Ustekinumab 45 mg (n=15)

4 semanas

Inyección de ustekinumab

Grupo de control Vacunación Controles de psoriasis externos (Grupo 2) n=56

Recolección sérica Respuesta a la vacuna

4 semanas

10


posteriores al chequeo clínico. La recolección de suero para evaluar la respuesta a la vacunación se realizó en forma coincidente con la siguiente aplicación de UST, en el grupo control la toma de suero para evaluación se realizó cuatro semanas posteriores a la vacunación (ver Cuadro 4).

estables con el correr del tiempo (ver Cuadro 3). En el ensayo PHOENIX2 se analizó el impacto que el tratamiento a largo plazo con ustekinumab podía tener sobre la capacidad de los pacientes de generar una respuesta a la vacuna neumocóccica (respuesta independiente de la célula T) y al toxoide tetánico (respuesta dependiente de la célula T). Para este estudio se compararon pacientes tratados con ustekinumab (exposición mayor o igual a tres años continuos) en tratamiento con dosis variable de 45 mg o 90 mg, con pacientes control con psoriasis moderada a severa que no recibían tratamiento sistémico. Los pacientes fueron vacunados con vacuna neumocóccica neumop23 y toxina anti-tetánica. Aquellos en tratamiento con UST fueron vacunados cuatro semanas previas a recibir la dosis correspondiente del UST, mientras que los pacientes control fueron vacunados cuatro semanas

Toxoide tetánico

Los ensayos sobre seguridad a largo plazo y posibilidades de vacunación no muestran evidencia sobre acumulación de efectos adversos relacionados a la inmunidad ni una reducción de la respuesta inmune a antígenos definidos dependientes o no de la célula T. Tampoco se observaron signos de agotamiento inmune en los pacientes bajo tratamiento con ustekinumab a largo plazo.

0.1 0.01

10000

Grupo control

Grupo ustekinumab

IL-6 p=0.6093

1000 100 10 1 0.1 0.01

Grupo control

Grupo ustekinumab

10 1 0.1 0.01

10000

Grupo control

Grupo ustekinumab

TNF-α p=0.5493

1000 100 10 1 0.1 0.01

Grupo control

Grupo ustekinumab

1000 100 10 1 0.1 0.01

10000

Grupo control

Grupo ustekinumab

IL-6 p=0.9359

1000 100 10 1 0.1 0.01

11

Grupo control

Grupo ustekinumab

Cambio en el incremento

1

100

IL-1

p=0.1422

10000

Cambio en el incremento

10

1000

10000

Cambio en el incremento

100

IFN-7 p=0.7315

Cambio en el incremento

1000

10000

Cambio en el incremento, Post/Pre

Cambio en el incremento, Post/Pre

IL-1

p=0.1422

Cuadro 5

Anti-CD3/CD8

IFN-7 10000

Cambio en el incremento, Post/Pre

kel C, et al. 2012 P966.

La respuesta a la vacuna neumocóccica se incrementó cuatro veces contra 14 de los 23 serotipos neumocóccicos en forma similar en ambos grupos. Este estudio demuestra que la respuesta a la vacunación dependiente de la

La terapia a largo plazo con ustekinumab no altera la capacidad de las células de responder tanto al estímulo de la célula T antígeno-específico (tétano) como al estímulo no específico (neumococo) antiCD3/CD28.

Subestudio de la vacuna (PHOENIX 2). Respuestas funcionales de sangre entera comparables: Tratamiento con ustekinumab versus control

Cambio en el incremento, Post/Pre

Cuadro 5

En ambos grupos se obtuvo una respuesta similar a la vacunación anti-tetánica. El 87% de los pacientes tratados con UST lograron una respuesta cuatro veces superior, frente al 77.8% de los sujetos control, y los pacientes sin títulos de protección pre-vacunación (<0.5 UI/ml) lograron niveles de protección post-vacunación (ver Cuadro 5).

célula T (tétano) y de aquella independiente de la célula T (neumococo) en sujetos psoriásicos tratados con UST es comparable con la de los sujetos que no reciben este tratamiento biológico.

10000

p=0.7315

1000 100 10 1 0.1 0.01

Grupo control

Grupo ustekinumab

TNF-α p=0.5887

1000 100 10 1 0.1 0.01

Grupo control

Grupo ustekinumab

Brodmerkel C, et al. EADV 2012 P966.


PRESS

Buenos Aires Argentina

www.circlepress.info 0054 011 4784 5129

Los datos y resultados presentados en este material se obtuvieron de una conferencia médica y la información resumida puede ser preliminar y estar sujeta a cambios. Estos datos se incluyen sólo para la capacitación del médico y la información tiene fines exclusivamente educativos. Las opiniones de este artículo pertenecen a los autores y conferencistas y no reflejan recomendaciones o sugerencias del laboratorio patrocinante.

Material exclusivo para uso del profesional de la salud. Si desea más información puede contactarse al Número de teléfono: 01800752231 o al correo electrónico infojanssen@janco.jnj.com.

600011563

Resumen elaborado por el Staff de Circle Press a partir de su presencia en el Simposio.

EADV praga 2012  

Nuevas ideas en el manejo de la psoriasis en placas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you