Page 1

EL PICO DE LA CIGÜEÑA


El pollo de cigüeña, se movía inquieto en su huevo, aunque lo ignoraba se acercaba el tiempo de nacer Al cuidado de sus padres , acurrucado en su huevo,

desconocía el mundo, habitaba en un lugar cálido y suave ,donde todo era ,luz y calor aunque cerrado su mundo , era luminoso y blanco, la traslucida cascara del huevo dejaba pasar una luz reconfortante ,entre los largos instantes de cómoda oscuridad


Pero algo extraño le paso :Un día , frente a ella ,pues aquel polluelo aun sin nacer, era una preciosa cigüeñita ,ante si vio que tenía un pico de color negro y se horrorizo .¡No es posible se dijo¡ mi pico ha de ser rojo, y gimió.... ¡rojo.

Al poco ,su pico ,sin consultarle comenzó a picotear las paredes del refugió ,¡¡¡la cigüeñita no quería salir ¡¡¡ tenía miedo , pero su irritante pico negro, decidió continuar picando y picando hasta que rompió su cálido refugio . Con miedo asomo su cabeza y vio un gran pájaro esbelto y elegante, de plumas blancas , apenas en los bordes de las alas, algunas plumas negras y un bellísimo pico rojo


Qué envidia; temblorosa e inquieta, la cigüeñita sentía que con este ridículo plumón, nunca podría se bella ;que vergüenza pensó ,apenas podía levantar la cabeza y su pico era torpe y negro ¿Como compararse con aquella preciosa criatura que la contemplaba ladeando su cabeza graciosamente?, La bella criatura, la calmo con caricias ,era su madre, la mas hermosa cigüeña ,de la torre de San Juan


Sus padres le contaron, que su

pico estaba bien, que el pr贸ximo a帽o seria rojo ,que sus plumas cambiar铆an pronto, que el cielo era el azul y era el lugar donde ellos navegaban; que el aire era el camino hasta lo lagos llenos de alimentos, y hasta las praderas ,sembradas por los hombres con cereales.

Aprendi贸 ,a tomar la comida del pico de su madre y a ver pasar bajo la torre de San Juan donde habitaba, a los humanos, tan ruidosos y torpes


Creció la cigüeñita siempre molesta con su pico oscuro y aunque cada día se fue pareciendo más y mas a su madre, su pico, continuaba negándose a cambiar y eso le hacía sufrir mucho, algo parecido a cuando a nosotros nos obligan a vestir la ropa que no nos agrada, envidiaba el pico rojo coral de sus padres. La consolaba, que sus hermanas eran iguales a ella, pobrecilla era una adolescente A comienzos de junio, en los primeros días de calor, la noche llamaba a trasnochar, mayores y niños, ávidos de brisa y de los aromas de verano, gozaban de la cálida noche, de las calles y plazas, de las terrazas


Las cigüeñas alborotadas. respondían a tanto ruido, entrechocando picos. En el sonido cálido del crotar de los picos, sentía nuestra cigüeñita la llamada del instinto. Desde todos los nidos las cigüeñas crotaban ruidosamente , se oía sin cesar el batir de los gazpachos ,que decía , el gazpacho, es un canto de amor , llena la panza de los pequeños , conforta a la pareja , nos cuenta un cuento de largos viajes, de gozos ,de reencuentros .


Al unisonó,desde todas las torres se respondió una canción

Escuchad , atended ,pequeños: Pronto partiremos a África :casi sin darse cuenta desplegaron las alas y partieron ,habitando los aires, buscando los caminos viejos ,trazados indelebles en su instinto ,a la salida del sol , con miles de sus hermanas volaba en el cielo, se lanzaron atrevidas curiosas , deseosas de encontrar el camino, respondiendo a la llamada del instinto ,volaron por encima de las nubes, planearon sin detenerse por las térmicas, formando círculos mas y mas altos ,hasta que este paisaje, solo fue, hormigas diminutas y cuadros de colores.


Los adultos que habían realizado ya el viaje, los guiaron a los humedales del camino, visitaron, charcas, lagos, regatos, reposaron en lagunas y pantanos en campos de cereal recién segados. Gozaron de brisa de las montañas, que refrescan el día y levanta del aroma de pinos y robles; volaron y volaron y gozando la libertad de los cielos, se burlaron de los pobres humanos, que parecían hormiguitas pegadas a la tierra, , pero sus mayores les reprendieron, les contaron mientras volaban, que aunque ahora no tuvieran alas, alguna vez, los humanos, serian libres y como las cigüeñas volarían a casa.


Mientras crotaban, los picos, hablaron de África; ¿Cómo me voy a presentar en áfrica con este pico pensaba, la pequeña?


Escucho la canción de África y olvido sus problemas : pequeños , África os espera ... El África de las sabanas, del Gran Mara, del Serengueti, de las grandes montañas y extensos desiertos; la casa de las gacelas y las cebras, de los rinocerontes y los hipopótamos, de los enormes elefantes que nunca olvidan; El África, cuna de la humanidad, de donde salieron los humanos hace tantos años y que está en el ADN de todos.


Casi sin darse cuenta, se abandonaron a los vientos y volo con sus hermanas.


Abajo quedaran las dehesas, las montañas, los caminos. Llegaron al mar ,cansadas del camino; y valientes continuaron ¡¡un último salto¡¡, volemos decían ¡volemos¡ se huele el aroma de África, dejemos que los vientos nos trasporten ,hasta que veamos el brillo de las aguas dulces sobre el suelo. Al llegar, bajaron a gozar de un baño y nuestra pequeña, olvido su vergüenza, levanto su cabeza y todas juntas , entrechocaron los picos armando alboroto, salpicaron el agua creando arcoíris y formaron un coro con miles de recién llegados


Alegre y aliviadas, cantaron la canción de la libertad y de los sueños, mientras olían el aire, y sentían la llamada de lo salvaje en el impresionante rugido de los leones


Cantaron y cantaron, el año próximo regresaremos, decían: Volveremos a las torres y os contaremos las nuevas y los secretos de África . Llevaremos noticias y criaremos pequeños salidos de huevos blancos y al fin nuestra amiga regresara con un hermoso pico rojo, de color coral.


Circe.

cigu3  

Un cento de vida , de ahelos y descubrimientos , de fantasia y memoria racial

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you