Page 62

último es la conversión de los CeDI en CPI, avanzando en la construcción de un modelo integral de cuidado infantil que, en última instancia, constituya un componente central de un sistema integral de protección social25. Desde el propio Ministerio consideran que este es más un desafío de adecuación de los recursos humanos, que fiscal, y que constituye una de las principales tareas a futuro, ya que permitiría homogeneizar el modelo de atención en cuidado de primera infancia que se ofrece. En este marco, uno de los principales retos es crear un protocolo y sumar recursos humanos para poder llevar el programa a una mayor escala. Respecto de la supervisión de los CPI por parte del Ministerio, se realizan visitas con una periodicidad de dos veces por semana durante el primer año. En ellas, se supervisan todas las actividades que se realicen en el día de visita con especial atención al estado sanitario y de seguridad general brindada a los niños y niños. La división de los centros es zonal, a razón de dos centros por supervisor. Al segundo año, las visitas se realizan semanalmente. Mensualmente, se presentan los informes elaborados por el personal técnico del Gobierno de la Ciudad a la Coordinación del Programa. Estos informes constituyen la condición para la transferencia de fondos acordada mediante convenio (Decreto 306/09). Es importante mencionar que, para ser considerado CPI, el espacio y los servicios ofrecidos por la OSC deben cumplir una serie de requisitos. Una vez que califica como CPI y se establece el convenio formal, el Ministerio de Desarrollo Social se compromete a transferirle a la OSC $800 por niño o niña, por mes. El Ministerio de Desarrollo Social cuenta además, con otros servicios que pueden considerarse dentro de este relevamiento y que se encuentran destinados a situaciones de vulneración de derechos o situaciones específicas (como hospitalizaciones). Éstos son: o

Acompañamiento Hospitalario a niños, niñas y adolescentes: con el objetivo de ofrecerles un vínculo adulto, afectivo y contenedor que posibilite la disminución de su situación de vulnerabilidad y el ejercicio de sus derechos. Además, busca definir estrategias para el fortalecimiento de los vínculos familiares. Está destinado a niñas, niños y adolescentes internados en hospitales públicos de la Ciudad, sin grupo familiar de referencia o con dificultades para asumir el rol parental, y ofrecen acompañamiento diurno y nocturno hasta el alta médica. La derivación al servicio es realizada por el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

o

Acompañamiento Terapéutico a niños, niñas y adolescentes: destinado a niñas, niños y adolescentes residentes en la Ciudad, cuyos derechos han sido vulnerados y restituidos por medidas de protección integral/especial, en tratamiento psiquiátrico y/o psicológico. Busca garantizar el ejercicio pleno de los derechos de niñas, niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y trastornos psicopatológicos graves, para lo que ofrece un servicio de presencia de acompañantes terapéuticos que permanecen con la niña, niño o adolescente en el ámbito donde desarrolla su vida cotidiana, desplegando estrategias acordadas con los profesionales a cargo del tratamiento psiquiátrico y/o psicológico. La derivación al servicio es realizada por el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

25 En este modelo, los CPI funcionarían como una puerta de entrada al sistema para las familias, actuando el trabajador social de cada centro como tutor de las mismas.

61

Cuidado infantil en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: ¿la disyuntiva entre pañales y pedagogía?  

Las políticas de cuidado infantil son centrales para asegurar el desarrollo integral de los niños y niñas y promover una ruptura del círcul...

Cuidado infantil en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: ¿la disyuntiva entre pañales y pedagogía?  

Las políticas de cuidado infantil son centrales para asegurar el desarrollo integral de los niños y niñas y promover una ruptura del círcul...

Advertisement