Page 20

1.3. Inequidades de género y políticas conciliatorias Un análisis de las características del cuidado no puede estar completo sin un análisis de la situación de las mujeres y el impacto que estas actividades tienen sobre su desarrollo personal y profesional. Las mujeres han sido históricamente (y lo siguen siendo hoy) los principales actores que llevan adelante las actividades y tareas ligadas al cuidado. De hecho, como menciona Corina Rodríguez Enríquez (2007): “lo que unifica la noción de cuidado es que se trata de una tarea esencialmente realizada por mujeres, ya sea dentro de la familia o fuera de ella bajo la categoría de prestación de servicios personales”(Rodríguez Enríquez, 2007, págs. 8-9). La perspectiva de género atraviesa, así, todos los tipos de cuidado: infantil, a adultos mayores, discapacitados. Sin embargo, en este apartado nos concentraremos específicamente en las implicancias de incorporar el enfoque de género al caso particular del cuidado infantil. La Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (realizada en 2004 por el MTEySS de la Nación y el INDEC en las zonas de AMBA, Mendoza, Jujuy, Salta, Tucumán, Formosa y Chaco) (identifica a la madre como la principal responsable del cuidado de los hijos e hijas. Incluso en los casos donde su presencia disminuye no es por una mayor participación del padre sino por el reparto de esa responsabilidad entre otras personas (hermanos mayores en el caso de hogares de bajos recursos y servicio doméstico y otros familiares en el caso de hogares más pudientes). De hecho, según un estudio realizado por el Equipo Latinoamericano de Justica y Género (ELA) en 2006 (sobre mujeres de 18 a 69 años residentes en los tres principales aglomerados urbanos del país: Área Metropolitana, Gran Córdoba y Gran Rosario) se establece que esta constituye la segunda estrategia utilizada para la articulación entre la familia y el trabajo detrás del recurso a las instituciones educativas, debido a la inexistencia de guarderías o jardines maternales en las empresas donde trabajan las mujeres (Pautassi & Zibecchi, 2010). La EANNA además hace visible dos dificultades que se relacionan con el cuidado infantil, la primera en relación al trabajo doméstico5 ya que el cuidado de los niños/as más pequeños recae en las hermanas mayores en un 19% de los hogares relevados, y la segunda, respecto al riesgo en que se encuentran muchos niños y niñas al tener que acompañar a sus padres a las actividades laborales por no contar con servicios adecuados de cuidado. El trabajo infantil constituye una de las formas más extendidas de vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes. El trabajo precario (destajo, bajos salarios) promueve que los niños de las familias colaboren en las actividades rurales o bien en las tareas domésticas intrafamiliares (cuidado de hermanos más pequeños y del hogar, como revela la EANNA), en especial cuando las familias enfrentan situaciones de desempleo que llevan a la búsqueda de otros ingresos como los que pueden aportar niños y adolescentes a partir de la participación en actividades económicas de subsistencia. La visibilidad del trabajo infantil, puso en evidencia dos aspectos de la cuestión social actual; que los niños cargan con el mayor costo de la pobreza y que son los que proveen la mano de obra sustituta o complementaria para cubrir las necesidades de los hogares (OIT, sin difusión).

El criterio operativo utilizado para medir “actividad doméstica” es la actividad realizada en el propio hogar que obstaculiza el desarrollo del niño al competir con la escuela, el estudio, el juego y el descanso. Es decir aquellas realizadas durante un número excesivo de horas en la semana, sin la presencia de un adulto y/o acarrean un esfuerzo físico excesivo.

5

19

Cuidado infantil en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: ¿la disyuntiva entre pañales y pedagogía?  

Las políticas de cuidado infantil son centrales para asegurar el desarrollo integral de los niños y niñas y promover una ruptura del círcul...

Cuidado infantil en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: ¿la disyuntiva entre pañales y pedagogía?  

Las políticas de cuidado infantil son centrales para asegurar el desarrollo integral de los niños y niñas y promover una ruptura del círcul...

Advertisement