Issuu on Google+

AÑO III NÚMERO XXXIII

EDICIÓN FEBRERO DEL 2011

Eduardo Farías Alderete / Cecilia Castillo / Daniel Rojas Pachas / Wilfredo Carrizales / Pablo Espinoza Bardi / Waldo Rojas / Oliver Welden / Jorge Alberto Collao / Andrés Escárraga

[1]


Editado en Arica- Chile 2011 Diseùo: Daniel Rojas Pachas y Milvia Alata Tejedo Contacto: carrollera@hotmail.com Web editorial: www.cinosargo.com Cinosargo Ediciones Š Todos los derechos reservados a nombre de Daniel Rojas Pachas.

[2]


EL LIBRO DE LAS REVELACIONES DE VICTOR MUNITA FRITIS: UN POÉTICO EVANGELIO APÓCRIFO. [por Eduardo Farías Alderete]

Sobre el Libro de las revelaciones (Cinosargo Poesía 2011) Desacralizar, se cree un trabajo infeliz e ingrato. En “El Libro de las Revelaciones” de Víctor Munita Fritis, vemos otro cariz a esta labor, inteligente y sensiblemente este poeta logra un equilibrio entre el sentimiento y lo sagrado, esto amerita un análisis más profundo. Hace siglos cuando se estructuró la Biblia como libro material y espiritual, se eligió sólo historias “Inspiradas en Dios” o de “inspiración divina”, algo que empíricamente es difícil de precisar en términos objetivos y a la postre en términos científicos, así como saber el porqué el libro de Judith está en la Sagrada Biblia y desaparece en la “Santa”. Sí, claro que hay dos. De los tres mil libros se eligieron los que hoy componen este libro sagrado. Se divide en Antiguo y Nuevo Testamento, en el nuevo, los libros que le componen fueron escritos varias décadas después de sucedidos los hechos contenidos y narrados. Los libros sobrantes son conocidos como “Evangelios Apócrifos”…concepto que no es el más atinado, no es que sean falsos por lo de apócrifos, sino que extra canónicos, entre ellos: el Evangelio de María Magdalena, de Tomás, de Felipe, de Valentín, de Pedro, Bartolomé, Nicodemo, etc. Parecía que no sólo actualmente se tenían ansias tan fuertes y elevadas de escribir. Dada esta introducción, vamos a lo que nos interesa. Hay dos tipos de lector para el libro de Munita Fritis. El Católico recalcitrante, incluso, el normal católico y el humanista. Una bofetada firme y bella desde los primeros textos de este poemario recibe el fanático católico y el moderado y el que ha dejado esta fe. Esta materialización o encarnación de María Virgen hecha carne, hecha mujer como lo que fue hace dos milenios y más, es un atentado [3]


directo y flagrante, recordando que según la doctrina “es la más perfecta de las criaturas de Dios”. Dios la llenó de gracia y perfección porque le había escogido, desde la eternidad pera que fuese su madre, historia ya conocida, el poeta la trae a un estado histórico suspendió , casi como la eternidad, en el sentido que el presente es pasado el pasado es presente casi sin sentir una necesidad de futuro, nuestra imaginación observa una María de los films , casi Olivia Hussey, y una María contemporánea , una de carne y hueso y que parece cargar con todo el peso de preocupación por su pareja , su hijo, el trabajo, su hogar. Si el lector doctrinario abandona después de dos poemas este libro, se pierde de distintos cuadros espirituales, algunos sutiles y hermosos, otros ásperos y algunos incluso causantes de una carcajada, natural y gentil.

El lector humanista, más allá de disfrutar la belleza, el amor, la devoción carnal, se abisma en el equilibrio que logra Munita Fritis para depositar los pies de la virgen en el suelo, en este asfalto de principios de milenio y además de ponerla sobre unos tacos altos. La sacralización de algún modo logra que el hombre, más preciso, el corazón de la humanidad creyente se aleje de La Virgen y el hijo. La firme ternura de las frases poéticas, de los textos en bella armonía, esa cadencia medida por el metrónomo de nuestros pechos hace que este libro tome fuerza, euritmia, eufonía, un bello contenido a través de una mirada serena palpitante y viril. Técnicamente es un libro sólido, bellamente transgresor, compacto en el número de hojas, equilibrado, sin palabras rebuscadas. Lo que representa esta obra es la imagen femenina representada en diversos matices y perspectivas, la mujer, esa naturaleza para muchos ignota y reluciente pilar fundamental de esta especie. La mujer ama y señora del placer carnal y la madre devota. Imperdible, excelente poemario.

[4]


DE LAS ORQUÍDEAS Y SU VORACIDAD Texto y collage: Wilfredo Carrizales Las orquídeas son las grandes atrapa-pájaros del reino vegetal. Para ellas, cada minuto debe nacer un nuevo pichón. Un pichón, sí, sin patas, cabezón, con mucho pelo y una sed inextinguible de néctar de amor. Las orquídeas se cubren con los colores más seductores y sus pétalos se abren y cierran para atraer y trampear a los pajarracos desnudos que se rinden ante el jalonamiento de su vibrante y saliente porción carnosa.

[5]


La familia de la orquídea, cuya importancia amilana a las otras flores, comprende la importancia de estar presente en el escenario de la lascivia. La orquídea es hábil para simular. Ella posee, en efecto, una gama de artificios harto extravagantes (cromatismos, texturas, aromas, formas y funciones) que reservan incesantes sorpresas a los lujuriosos botánicos y a los obscenos orquidiólogos. (Si Linneo viviera seguro se tatuaría una voluminosa orquídea en el bajo vientre que le permitiera preñarla a discreción). Algunos jardineros comienzan solamente su jornada después de oler intensamente el aroma de su orquídea predilecta. Ellos no asumen imposturas porque de la captación profunda de la fragancia depende el éxito de su trabajo. Según la suavidad de la textura de la orquídea, ella precozmente se propaga y tiende a transmitir su patrimonio genético con impudicia y por un prolongado periodo. La mayor parte de las especies de orquídeas son sorprendentemente provocativas y su estrategia de engullimiento adquiere un hábito tenaz de desmesura tropical. No resulta exacta cierta afirmación que expresa que las orquídeas van a desaparecer por falta de ardientes deseantes. Aunque ellas son víctimas de su propia desvergüenza responden con agresividad a las miradas ocultas en su entorno. (A lo que parece, en una ciudad de un país tropical existe un jardín botánico que posee enormes y estrafalarias orquídeas que se nutren de los zumos de mujeres desnudas y opulentas.) Algunos snobs claman por atribuirse la posesión de la única orquídea que queda de una especie, supuestamente extinta, que cuando chupa a los colibríes, manifiesta orgasmos de película. Una seductora orquídea sobre una oreja femenina es ampliamente admirada, cosa que no sucedería si estuviese descansando encima de otra superficie. La mujer que lleve tal orquídea de inmediato sentirá un deseo irrefrenable de copular con el primer macho que se le acerque a contemplar la flor. Sin darse cuenta, el semen del hombre se desparramará sobre la orquídea y sobre el pabellón de la oreja con un aturdimiento de fecundación. Una mariposa lanza su trompa dentro de la orquídea y de inmediato un polen se secreta y pequeñas rosetas como municiones se esparcen en el íntimo atarugo del efluvio nutritivo. Insectos tales como grillos, arañas, escarabajos y otros bichos de gametos transparentes prefieren morir en el interior húmedo y tibio de las orquídeas, antes que perecer por un proyecto de autodestrucción que no finaliza en ningún expediente que se manche menos con las pigmentaciones florales. Frente a los impostores, las orquídeas preparan sus partes más sensibles y se prenden a la piel que atenaza la capacidad de idiotez de los simuladores. (Se dice que a las orquídeas las vuelven locas los exabruptos de los furtivos onanistas que se masturban por ellas al amparo del follaje asaz taciturno.)

[6]


CAM 00016 [23:01:34:29]

“Era muy sencillo. Los veía de la misma forma en que una bestia contempla a los corderos”. (Anatoli Onoprienko). No hay mejor satisfacción que ver un trabajo bien hecho… de adelantar y rebobinar la cinta cuantas veces sea necesario. De apreciar los detallas. De aplicar tracking. De colocar pausa y encender un cigarrillo… después, sólo queda recapacitar por lo sucedido. [RW <<] Enciendo otro << saco la cajetilla << y me limpio la cara << aplasto y levanto << mi rostro se transforma y << todo es un desastre << aplasto y levanto << aplasto y levanto << aplasto y levanto << siento un alivio a la inversa << y es algo muy extraño << aplasto y levanto << aplasto y levanto << todo retorna << aplasto y levanto << el cuerpo en el suelo ya no reacciona << aplasto y levanto << aplasto y levanto << la locura se (des)apodera de la habitación << << el piso retumba << aplasto y levanto << aplasto y levanto << el suelo hace contacto con el acero << las luces parpadean demasiado << y se crean formas terribles << aplasto y levanto << aplasto y levanto << me tiemblan las manos << aplasto y levanto << aplasto y levanto << aplasto y levanto << me tiemblan las manos << la cabeza vuelve a su forma original << aplasto y levanto << aplasto y levanto << mis zapatillas se limpian << el cuerpo reacciona << y grita << aplasto y levanto << grita más fuerte << más fuerte << más fuerte << PAUSE//. [FF >>] Enciendo un cigarrillo >> sonrío y >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> el sujeto grita >> llora >> suplica >> convulsiona >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> mis zapatillas se ensucian >> Levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> mis manos tiemblan >> estoy muy cansado >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> ya puedo sentir el suelo >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> todo da vueltas >> los espasmos del cuerpo se detienen >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> mi camisa se ensucia >> levanto y aplasto >> mis manos se ensucian >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> mi rostro se ensucia y se transforma >> levanto y aplasto >> levanto y aplasto >> el cigarrillo se apaga >> STOP//. ¿Ven lo qué les digo?

[7]


Perro del Amor de Oliver Welden [Por Waldo Rojas]

Por Waldo Rojas 1970 "Perro del Amor", poemas de Oliver Welden. Premio del Concurso Nacional "Luis Tello", organizado por la Sociedad de Escritores de Chile en 1968. Ediciones TebaidaMimbre con el auspicio del Departamento de Artes Plásticas de la Universidad de Chile en Antofagasta. Portada e ilustraciones de Guillermo Deisler, programador e impresor de esta edición. Antofagasta, 1970. 48 pp.

Puede que haya pasado demasiado tiempo, más que el necesario, pero estimo necesario esperar todavía el amaine de la resaca para amarrar mi cuerpo a la roca semisumergida, cerrar los ojos y abrir la boca y esperar, nuevamente, a que suba la marea.

[8]


Breve poemario en tres alientos, tres partes explicitadas como tales por los correspondientes subtítulos de "Cadáver con fruta", "De un tiempo a estas partes" y "La manzana del gusano". Tres esferas de fabulación que son otros tantos compartimentos de una especie de medio natural triplificado, donde un poeta joven ha debido -ya en el plano de la vida personal que alll se enuncia- saltar de uno a otro (como de la sartén a las brasas) impelido por la negatividad de un medio acidulado, irrespirable y oscuro, hasta lograr una solución de vida compulsivamente ansiada. Rehacemos este itinerario a través de la lectura. El esquema narrativo de los textos, su lenguaje descongestionante de la experiencia que aprisiona, nos entrega cada uno de estos poemas como un elemento de juicio para calibrar la justicia del fervor con que en la tercera parte del libro se testimonia esa "redención por el amor físico", el hallazgo adolescente de la liberación hallada finalmente en el propio cuerpo, a flor de piel, y en el dispendio de ese cuerpo urgido por la tentación del autoeliminamiento, la frustración emotiva, el tedio, el acoso del absurdo, el amor no consumado. Consiste este "Perro del Amor" en una intención totalizadora. La aprehensión de un cúmulo de experiencia personal validada como tal, legitimada por su desenvoltura difícil y amarga. y que postula la rehabilitación de su personaje poético (poético por literariamente trazado), el cual se objetiva en cada uno de los textos mediante la figuración de su contingencia. Welden ha superado aquí una primera dificultad, la de la dispersión, frecuente en este tipo de poesía, de ese foco de experiencias Y luego, la dificultad del acomodo de esa experiencia a un lenguaje válido, que la amplifique sin agotarla en la ejecución de cada poema y la proyecte en función correlativa hacia los otros. Consigue así armar por yuxtaposición lo que bien pudo ser un solo poema de estructura compleja. Acotemos a este respecto que, pese a la fragmentación, estos veintitrés poemas parecen responder a un programa único de perspectiva más o menos lineal. Por cierto que estas notaciones no hablan de innovación ni formal ni substancial respecto de las soluciones más frecuentes en los más nuevos poetas chilenos. Apuntan estos supuestos a una primera fijación de lo que podría constituir el andamiaje inicial de un ámbito que se quiere personalizar. Ponen a prueba la eficacia de una formulación que todavía no se despliega en amplitud, no obstante superar el balbuceo poético, ese manoteo impreciso en la flagrancia del influjo, formal o temático, en que a menudo incurren los jóvenes poetas seducidos por las fórmulas ajenas, ya probadas y en vigencia activa. Los tres segmentos mayores de este libro, señalados anteriormente, incursionan a su vez en ideas tales como la del suicidio -el propio como una tentación voluptuosamente acariciada, y el ajeno como visión reveladora-; el vislumbre de la enfermedad. la [9]


decrepitud, la locura; la metahistoria familiar jalonada de frustraciones, deformaciones, sórdidos detalles, y la "praxis" febril del amor sexual. El juego erótico de peripecia esencialmente genital irrumpe en el plano ya abigarrado de estas experiencias negativas y expanda una interioridad constreñida hacia el respiro a grandes bocanadas. Importa, sobre todo. este último aspecto, que es propiamente aquella "perrunidad" del amor que, como en el verso de Neruda, se anida furiosa en el corazón. Perrunidad también del lenguaje que la patentiza. Lenguaje de "la cosa por su nombre", con instancias tales como la masturbación (solitaria o participada), ya sea como delectación pura, ya sea como un amargor opresivo; el "sacrificio" del coito y el "aquelarre" gozoso de la fiesta sexual, y en el otro extremo, la paternidad frustrada por "tu sagrada menstruación consumando el engaño" o por el aborto, instancia ésta elípticamente entronizada en uno de los poemas. Sobre ellas planea la presencia de un yo mayusculado y autoconmiserativo, ironizador y cínico, amplificada individualidad bajo la cual desaparece la persona de la mujer, puro objeto liberador. Para el lector familiarizado con la nueva poesía chilena será fácil emparentar esta poesía con las características de una corriente de poetas coetáneos de Welden, y, naturalmente, con la antecedencia inmediata de ellos. Con Hernán Lavín Cerda, Gonzalo Millán, Manuel Silva y, aunque en menor medida, con Omar Lara, comparte Welden las soluciones verbales de comunicación inmediata, la univocación referencial o la patentización de lo figurado poéticamente por encima de la arboladura de las formas multisignificantes. Se articula también esta poesía con la de los otros jóvenes a través de una característica que es ya un tópico superestructural no sólo de la poesía, y que en el caso de dichos poetas se hace cada vez más un "modo generacional": la conciencia del vivir ajenado. Conciencia que es asumida por un lenguaje disruptivo, irrestricto, en una mayoría de casos. "Perro del Amor" prolonga esta ramificación que, aunque no postula claramente sobre el plano de las formas (bien entendido, no amplía la dimensión de su lenguaje -casi metalenguaje- de virtualidades comunicativas, ni aspira a desmontar en el poema la totalidad del fenómeno verbal, su multidimensionalidad), tiende, eso sí, a autentificar la validez de cierto tipo de experiencia personal, a postular "el hecho en sí" como poseedor de una especie de elocuencia trascendente, limitando ese lenguaje a "vehicular" ese hecho, cuanto más expresamente mejor. Acecha, y muy de cerca, a esta poesía -sobre todo en la vertiente suya más generalizada- el peligro de la convencionalización de sus modos básicos. La rudimentaria armadura formal al servir, justamente, de vehículo de un motivo supuestamente significante, y al desaparecer en esa función, anula las posibilidades de apertura de ese lenguaje, cierra el círculo de su ámbito semántico, congela las potencialidades expresivas que pudo lograr una forma debidamente articulada, y reduce el impulso poético a la narración objetivada, perecedera, librada así su suerte a la anulación de su efecto por la superación vital del motivo o por la repetición de la fórmula. [10]


MUJERES EN LA BIBLIA: ¿PERSONAJES O SÍMBOLOS? [Cecilia Castillo] Cecilia Castillo - Iquique A través del tiempo, esta colección de libros llamado en occidente, la Biblia, ha adquirido el carácter de documento sagrado o devocional, además de fuente de información y formación para varias confesiones religiosas. Sin embargo, estos libros son además, en tanto piezas literarias, una variada muestra de distintos géneros: narraciones, leyendas, poemas, epístolas, e incluso relaciones estadísticas. A pesar de haber sido, durante siglos, fuente de inspiración para muchos escritores, me parece que aún falta una mayor aproximación a los libros de la Biblia como obras literarias. Mi intención es hacer una lectura que revise, a grandes rasgos, la visión de la mujer y lo femenino en algunos de estos libros. Necesariamente un cuadro incompleto y sesgado, pero que deseablemente provoque en otras personas, la motivación para corregir o ampliar lo presentado en estas páginas. No hay el menor afán de erudición, ni tampoco de entregar grandes respuestas. Las preguntas serán siempre más desafiantes y dinámicas. Entre las mujeres, no faltan asiduas lectoras que, creyentes o no-creyentes, se sienten atraídas por estas vívidas muestras de historia humana. Sin embargo, esta experiencia de lectura no siempre resulta satisfactoria. Numerosas amigas me han comentado que al leer el Antiguo Testamento y con excepción del Cantar de los Cantares, han percibido con malestar que, en los personajes femeninos hay una especie de ensañamiento: Que pareciera que los peores defectos de lo femenino (¿o de lo humano?) han sido puestos de relieve en estas mujeres. Cabe la pregunta: ¿corresponden estas características a un realismo descarnado, o están puestas ahí por manos masculinistas? En el Génesis, en sus primeras líneas (Gen. 1,27), hay un anuncio que llama a optimismo: "Cuando Dios creó al hombre, lo creó parecido a Dios mismo; hombre y mujer (ish e isha) los creó, y les dio su bendición..." Hasta ahí, no cabe duda acerca de la intención de igualdad. Lo extraño es que más adelante (Gen. 2,18), Dios dice que "no es bueno que el hombre esté solo", y durante el sueño del hombre, le extrae una costilla, y de ella hace una mujer para que lo acompañe (Gen. 2,23). Eva, personaje del poema que explica la creación, no alcanza a estar delineado en cuanto persona individual. Curioso es que su nombre significa vida o "la viviente", y es, quien debe darle hijos y, al mismo tiempo, la encargada de conducir al hombre hacia la muerte, representada por la pérdida del paraíso. Adán, interrogado por Dios, se disculpa [11]


declarando que ella es la inductora: "La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí". Desde Eva en adelante, el Génesis nos muestra retratos bastante construidos de algunas mujeres que luego, a lo largo de la historia, van a ser consideradas ejemplares, casi santas. Sarah, la mujer de Abraham, ocupa varias páginas y no sólo del Génesis sino también se la ha puesto de modelo de santidad en otros libros (p. ej. I Pedro 3,5). En los textos, observamos a una mujer que, a una supuesta belleza física, opone cantidad de malas artes. Manipula al marido con su esterilidad, usa a su esclava Agar para tener un hijo y luego la envidia y la maltrata. Al tener su propio hijo, Isaac, y en el contexto de competencia cruel característica de uniones polígamas, termina por echar a esta mujer al desierto con su hijo, Ismael, con la intención de que ambos mueran. No se observa la menor intención de justicia, ni tampoco algún rasgo de ternura. Rebeca, la esposa de Isaac, nuera de Sarah, también es dudoso modelo. Ella elige a uno de sus dos hijos, al menor, como preferido. Y le enseña a mentir. Más aún insta a Jacob a engañar a su padre moribundo, suplantando a su hermano Esaú para quitarle la herencia. Raquel, una de las esposas de Jacob, "arrienda" el marido a su hermana a cambio de unas mandrágoras con que se ha encaprichado. Y, no sólo miente a su padre, sino que además le roba sus ídolos familiares. La mentira, como medio para conseguir lo que quieren, parece ser, en estas mujeres, una constante. En otros libros, otros personajes repiten las características mencionadas. Débora podría ser una excepción, pero ¿y Dalila, Yael, Ester, etc., cuya principal virtud parece ser la astucia? Incluso Rut, a quien tantas veces se ha puesto de ejemplo de fidelidad y amistad (su nombre significa "amiga"), no deja de despertar sospechas. ¿Por qué tan oportunista, calculadora, interesada? Es capaz de ir a acostarse a los pies de este hombre poderoso, imponérsele y obligarlo a cumplir con la ley del levirato. Recordemos que los escritores en general, y en particular los poetas, deben crear dentro de su propia cultura. Con los símbolos culturales de su tiempo y de su entorno. Pero, además, son los creadores (o generadores) de símbolos. Los textos bíblicos, parecen tener por lo menos dos planos. El de superficie, donde se lee la anécdota o la historia, y un plano profundo que contiene los símbolos propios de la intención pedagógica o de la transmisión de principios religiosos de sus autores. En todo caso, estos textos están concebidos en un esquema racional y tradiciones culturales muy diferentes a las nuestras. Cualquier estudio de su simbología va a ser una aproximación con pocas ambiciones. Gastón Soublette dice que el estilo de los libros bíblicos es similar a nuestro género poético, es decir que, tras una aparente simpleza, abre espacio a la sugerencia. El lector debe leer entonces no sólo lo que está en blanco y negro, sino también lo que no está escrito.

[12]


Más que personajes prototípicos, más que retratos de la realidad, aventuro que estos personajes femeninos están deliberadamente diseñados para simbolizar aspectos negativos o despreciados de la naturaleza humana. Podría argumentarse tal vez que los personajes masculinos están mostrados igualmente en toda su desnudez humana y con todos sus defectos. Pero, la gran diferencia, es el tema de la impureza. Hay que ir a las páginas del Levítico, donde la mujer se presenta como la impureza encarnada. Los fluidos de su cuerpo son impuros, especialmente su sangre. No es solo que el suyo sea un sexo inferior, sino que es un sexo impuro. Ahora, al ser este un concepto religioso, incluye que además de sexo impuro es un sexo contaminante. La inferioridad de la mujer está consagrada, entonces, por su doble condición de mancillada y mancilladora. Como ser humano, la mujer no tiene la misma inferioridad del niño, o del esclavo, por ejemplo. Sino más bien es una condición negativa en el sentido de negación del ser. Quiero mencionar dos episodios en que se evidencia el valor de la mujer, menor que el de una res, y su calidad de no-persona. Al final del libro de los Jueces (19-24), se relata el caso de un levita que va de viaje con su concubina y aloja por una noche en una ciudad benjaminita. Unos hombres se acercan a la casa en que lo han recibido y empiezan a gritar que salga el levita para violarlo. Entonces, el dueño de casa les contesta suplicándoles que no hagan tal perversidad, y, para consolarlos les ofrece sacar y entregarles a su hija virgen (su hija vale menos que su deber de hospitalidad) y a la concubina del huésped. "Voy a sacarlas para que las humillen y hagan con ellas lo que quieran. Pero con este hombre no cometan tal perversidad." Ante la insistencia de los atacantes, finalmente, el huésped, el levita, tira a su concubina a la calle, los hombres la violan durante toda la noche y ella se arrastra en la mañana hasta la casa y cae muerta en el umbral. Por supuesto que la reacción del levita es pedir ayuda a todas las tribus y desatar una guerra para vengarse, pero... La ofensa no es haber tratado de la peor forma a un ser humano, sino haber ofendido el honor de un varón y no haber respetado las reglas de hospitalidad. Este episodio reitera una situación muy parecida relatada en el Génesis (19,5-7), cuando los ángeles visitan a Lot en Sodoma y todos los hombres de la ciudad empiezan a golpear la puerta pidiendo que salgan porque quieren violarlos. Lot sale a rogarles que no lo hagan y también ofrece sus hijas: "Por favor, amigos míos, no vayan a hacer una cosa tan perversa. Yo tengo dos hijas que todavía no han estado con ningún hombre; voy a sacarlas para que ustedes hagan con ellas lo que quieran, pero no les hagan nada a estos hombres, porque son mis invitados." Salimos del Antiguo Testamento y produce alivio y esperanza el cambio de discurso en los textos evangélicos. Especialmente en los libros de Lucas y de Juan. La diferencia empieza a percibirse con la aparición de María en escena. En primer lugar su nombre, en hebreo Myriam, significa "la exaltada", "la elevada". De acuerdo al texto de Lucas, este Dios Todopoderoso, que podría haberse encarnado en un ser humano ya adulto, o en una guagüita recién nacida, decide que va a encarnarse hombre, varón, pero con la participación consciente y activa de una mujer. Le anuncia su decisión. Algo así como pedirle permiso. Paradójico proceder en alguien omnipotente. (Por otra parte, no cabe la menor duda de que no tenía alternativa respecto de su elección de sexo. Si se hubiera

[13]


encarnado mujer, no habría siquiera alcanzado a salir de la casa, menos iba a poder enseñar en el templo o tener discípulos). Pero no se trata sólo de María. En el texto evangélico ya no hay el tono del Eclesiastés (36-21,27), en que la mujer es "una ayuda a él permanente y es columna donde apoyarse". No hay la voz de los Proverbios (31-11,31) en que la mujer es "el alma del hogar", y no sólo debe atender a su familia y su casa sino que además debe hacer trabajos productivos, venderlos para aumentar el presupuesto del hogar, mientras el marido "se sienta con los ancianos de la tierra". Todo lo contrario. En una de sus visitas a Betania, felicita Jesús a la hermana que permanece sentada compartiendo la conversación con sus visitantes en lugar de dedicarse a labores domésticas, a las cuales claramente otorga una importancia secundaria. Se desarma, se desmitifica el concepto de la mujer dueña de casa. Se incorpora al grupo de discípulos o seguidores una mujer que ha sido "de mala vida". Jesús tiene contacto incluso físico con mujeres doblemente impuras, como la samaritana del pozo a quien pide agua, la prostituta, la adúltera, la mujer con flujo de sangre quien lo toca y él no se considera manchado. Más adelante aparecen mujeres no casadas que forman parte de la comunidad. En las cartas de los apóstoles y en el Libro de los Hechos, se percibe la existencia de hombres y mujeres en las primeras comunidades. Aparece una diaconisa, Febe. No se sabe si este sería un caso habitual o extraordinario. Desgraciadamente este primer período parece ser sólo una breve tregua antes de retornar al discurso del Levítico. En las cartas de Pablo se observa que, de nuevo, la mujer es impura. Por ejemplo, debe cubrirse la cabeza para no "deshonrar al que es su cabeza" (I Cor. 11,3) "El hombre no debe cubrirse la cabeza porque él es imagen de Dios y refleja la gloria de Dios. Pero la mujer refleja la gloria del hombre...". Además, recomienda al hombre que ojalá se conserve como él, Pablo, sin casarse, célibe. Incontaminado por esta criatura manchada que es la mujer. Y luego, doloroso misterio, resulta que los "padres de la Iglesia" que vendrían después, desde Agustín y Tomás de Aquino hasta Juan Pablo II, con alguna posible excepción como Juan XXIII, han tomado y desarrollado la concepción de mujer de Pablo y sus antecesores, en lugar de basarse en palabras y hechos de Jesús en su trato y consideración de la mujer y lo femenino. En mi opinión, y seguramente también en la de otras mujeres, resulta doloroso y traicionero y antievangélico además, el que a pesar de promover la irreprochable devoción a la madre de Dios (convirtiéndola eso sí en un ser etéreo desprovisto de su calidad humana y de hembra), por otra parte se hunda al resto de las mujeres, a las pecadoras, en la antigua y terrible condición de representantes de la impureza. A la pregunta de ¿qué pasa dos mil años después? quiero responder, aunque sin respaldo científico para mi afirmación, que me parece evidente que en la iglesia católica como en otras iglesias cristianas, la situación de la mujer no ha evolucionado. Entre los católicos, incluso laicos, incluso mujeres, abunda el rechazo de plano a que la mujer sea ordenada, provoca sonrisas torcidas el imaginar a una mujer consagrando el pan en el altar o escuchando confesiones. Se incentiva y premia sin embargo la labor femenina dentro de lo social. Recordemos a Teresa de Calcuta y tantas otras como ella. [14]


No es tampoco, como se pudiera pensar, que las iglesias cristianas no hayan cambiado en absoluto. En algunas instancias hay tibios avances. La iglesia católica, al menos en algunas oportunidades dice defender los derechos de los débiles. Critica los sistemas políticos deshumanizantes. Pide perdón por la Inquisición y otros errores del pasado. Sin embargo, más de dos mil años de ¿vigencia? de la palabra de Cristo no han sido suficientes para purificar a la mujer. Para rehabilitar a María Magdalena. ¿Cómo es posible que los creyentes no crean necesario rehabilitar a aquella persona que fue el primer ser humano en ver y casi tocar a Jesús resucitado? Olvido inexcusable, porque aun hoy, después de estos veinte siglos la mujer despierta repugnancia y temor, en especial en los sectores religiosos más tradicionalistas y conservadores. Donde ella, sigue representando un riesgo. Riesgo de contagio y de caída. Otra pregunta pertinente podría ser qué interés tiene este tema para aquellas personas que no son cristianas o no son en absoluto religiosas. Bueno, la influencia de la Biblia ha permeado toda nuestra civilización cristiano-occidental, y aun en los no-cristianos persiste hasta hoy la sospecha respecto de esta "seductora" que induce al hombre al mal. "Lo lleva por el camino de la perdición" y hace peligrar su honor. Por tanto desembocamos en la afirmación obvia de que esta condición de inferioridad de un sexo porque es impuro respecto del otro, no afecta sólo a la mujer sino también al hombre con la misma intensidad, puesto que lo trunca y lo reduce. Para aquellas personas que sí son religiosas o cristianas puede ser interesante releer las escrituras y detenerse en el evangelio. Leer más allá del blanco y negro, en especial las palabras sobre la impureza. Pero leer con la mirada de que nada que venga de fuera del hombre, o de la persona humana, puede ensuciarlo o contaminarlo. Que la única impureza posible es la que se encuentra en el propio corazón. Como tan bellamente lo dijera el poeta Konstandinos Kavafis:

"...No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, ni a la cólera del airado Poseidón. Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta si tu pensamiento es elevado, si una exquisita emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo. Los lestrigones y los cíclopes y el feroz Poseidón no podrán encontrarte si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, si tu alma no los conjura ante ti...."

[15]


LAS REVISTAS INNECESARIAS. [Jorge Alberto Collao] Pareciera ser que muchas veces, lo más fácil resulta ser lo mejor, pero como bien lo sabe la dolorosa historia de la humanidad, esto suele ser un contrasentido. Generar una revista debiese ser como las gotas de agua que salpican del golpe del mar sobre la roca, pero lo que tenemos son revistas que no tienen mar, donde no hay rocas, y menos los golpes furiosos de la fuerza de la cultura. Como siempre, ponemos la carreta delante de los caballos. Las revistas entonces, sin que exista en el medio una estructuralidad cultural resultan en una especie de frankenstein mezcla de copypaste, esquirlas escriturales, revoltijos temáticos, desconcierto inercial, señuelos literarios, y máscara cultural. Una revista debiese por lo tanto ser voz y expresión de un fenómeno cultural definido, y mientras más definido tal fenómeno, de mayor importancia la revista, de tal modo que una revista no puede ser registro de una carencia, pues ello jibariza la calidad crítica del medio, sume al público en la desidia, y a los artistas en la inanición creativa. Que un grupo de personas bienintencionadas sean capaces de generar y mantener un medio de difusión de la escrituralidad de sus pares es una iniciativa quijotesca y loable, pero redunda en un lento, eterno, y adormecido suicidio creativo. Solo en el caso escritural, la necesidad de crear una obra a lo menos básicamente sólida, permite adelantar juicios más o menos coherentes sobre ella, y abrir un campo de crítica que permita finalmente un dialogo virtuoso entre los creadores y para lo cual, las revistas pueden cimentar los códigos necesarios para posibilitar la germinación de ese diálogo a escalas más elevadas, en términos de industria, y en términos de calidad. Entonces podríamos decir, que antes que la revista es el libro. Y esto no en un afán absolutista o una regla inquebrantable, sino expuesto en un sentido en que las significancias se encuentran bien asignadas a la hora de evaluar el aporte a cualquier pretendido movimiento cultural, contracultural, under, o que se yo. Y nos encontramos entonces con tareas mayores y retos mayores que la creatividad de los creadores ?válgase mil veces la redundancia- no han sabido resolver. Podríamos decir finalmente que el mundo subjetivista del creador se riñe con el banal mundo objetivo de las simples matemáticas, estrellándose con la necesidad adictiva de la dádiva. Y escudados en pretendidos arrestos de genialidad, terminan disfrazando su inoperancia, incapacidad, indisciplina y desidia, en una especie de ostracismo olímpico de artista incomprendido: mediocres conductas lastimeras. Se requiere entonces una nueva clase de actores que viabilicen la interacción entre creadores y público, en una sociedad cada vez mas estructurada y japonizándose poco a poco, en un uso del tiempo con opciones de fuga ante una globalización que rima cada vez más con idiotización. Jorge Alberto Collao, Miércoles 9 de Febrero de 2011. [16]


Lee Wuornos y Gary Leon Ridgway una pareja hecha en el infierno Daniel Rojas Pachas (Lima 1983)

-Por la chucha que son hueones. Es una idea ganadora… como ver pelear a superman con… -Cálmate huea… es simpática la cagá, eso no te lo voy a negar. -A mí me parece muy freak… como para un corto pero no da pa más -Es que no cachan bien… Lee es la asesina en serie más conocida y trabajaba como puta… y Leon Ridgway…. Ese culiao era el asesino de Green River… el hueono mató como a cincuenta minas o más y todas eran… -Putas… cachamos la ironía de tu mierda pero ¿y?… -Es muy alienada la custión… nadie va a cachar de que va el mote…es como un chiste interno pa vos no ma… Los verás opinar. Sentirás tus orejas hervir pero no quedará nada más que escucharlos en un segundo plano. -Si po hueón muy rebuscado… si no me haces recordar que la mina es de la peli Monster… ni idea con la huea… -Ah verda…. Charlize Teron se ve como el forro con el maquillaje y tiene celulitis. -Las hueas que se te ocurren Luchito, estás cagao hueón. Anda a buscar pega mejor culiao. -Ni cagando sale una película de eso acá… nadie va a cachar… Si fuera la mujer metralleta contra el chacal de Nahueltoro ahí te creo la huea. -Puta esa idea estaría bakan hueón… estilo plan Z la huea… Volverás a casa tarde sin el valor de entrar a los cahuines que hay en el camino. Terminarás en un parque a punto de romper el guión y pensarás en voz alta. -Puta esos hueones debían cachar… Capaz la huea es penca y todos tienen razón y no sirvo para esto ni para lo otro. Soy un asco de hueón.

[17]


Cabro de mierda… es la última vez que te lo digo me escuchaste mierda… no te quiero cerca de mis cosas hueón, no te quiero cerca... Di algo pos mierda!!!!! Llorón de mierda no ma!!!! Agradece que no te saco la rechucha porque estoy tarde… cuando vas a entender que no tienes lo que se necesita. Llegarás a la pieza que desde hace año y medio arriendas junto a Verónica en un segundo piso de un caserón. Encontrarás todo sucio y desordenado. No te sorprenderás con el silencio. Junto al diario en que marcaste los avisos clasificados de trabajo encontrarás una nota de ella. –SALÍ A BAILAR CON CECILIA. LOS NIÑOS ESTÁN DONDE MI ABUELA. QUEDÓ ALGO DE PAN Y BEBIDA. Darás un mordisco a un pedazo de marraqueta. Tomarás tu mochila y sacarás tu bien más preciado. Un netbook que compraste con la liquidación de tu último trabajo. De eso van cinco meses. Sexyboy 5000 - Red inalámbrica con seguridad habilitada. Paty_rica 87

- Red inalámbrica con seguridad habilitada.

–Conectar…

Desbloquearás la cuenta de la hija del arrendador y te colgarás. Ya te has acostumbrado a vivir colgado. Google.cl

Buscar con Google

Voy a tener suerte

http://www.seandsubmission.com/site/shoots.jsp Verás el reloj en un extremo de la pantalla: 23:35. Castigarás la frustración de cada parte de tu vida con el golpetear de la entrepierna viendo en video a esas muchachas blancas y regordetas de rostros asustados y nalgas enrojecidas. Atada y con la cabeza sobre un cabestrillo la pelirroja chupa el miembro de un calvo. Tendrás una sonrisa al acabar similar a las chicas del video. Una de ellas se llama Seda y estará cubierta de semen. Pasarás por muchas páginas y verás el reloj en dos ocasiones. 00:25 y luego 01:47. En el intertanto pondrás con volumen bajo avances de cine, te detendrás en fotos de raras enfermedades. En favoritos guardarás un fotolog de una amiga de tu hermana menor y responderás al mail de un amigo mexicano que conociste en un foro. No podrás evitar volver a otra de tus páginas habituales: Ogasmatrix y verás a Carmela Bing con un corset negro ser sometida por un grupo de tipos. Carmela se arrastrará por la alfombra del típico living de porno mientras uno de los hombres tratará de excitarla con una correa. Carmela tendrá metido un consolador rojo en el ano y el tipo sin rostro la forzará a morder el cuero, un minuto más tarde con el reflejo en tu rostro verás a la chica pasar de mano en mano como un pedazo de carne. Verás con atención como meten su miembro repetidas veces por todos los orificios. El maquillaje de Carmela se correrá y hará arcadas mientras succiona un pene. Pararás el video para leer algunos de los antiguos comentarios al final de la página. [18]


Elotro 17/10/2008 | 02:40 PM Malo… aburrido(típico de un gang bang) y se ve que carmella no disfrutó para nada haciendo esa escena. Orgasmatrico 17/10/2008 | 03:32 PM la verdad es que esta carmella tiene una cara de zorra terrible y le gusta la penca como ninguna!!! muy buen video, saludos orgamatrix Después de un rato sentirás que nada tiene sentido. La angustia pondrá tu mente en blanco y al salir del lapsus verás como la asfixian mientras un tercero la penetra por el ano. Carmela terminará con la cara llena de semen y enviando besos a la cámara. Apretará sus senos operados por encima del corset. Acabarás de nuevo pero el efecto ya no será el mismo. Aburrido saltarás a los dibujos bondage de Gary Roberts. Mirarás el reloj en pantalla. Las 3:00 y ella aún no llegará a casa. Pensarás en esos que llamas amigos y que te dicen todo el tiempo con una sonrisa burlesca. –Esa hueona te está cagando Luchito. Avíspate saco huea. -Si hueón, el segundo cabro ni siquiera se parece a ti… Hijo del pueblo hueón… -Soy malo conchetumare… esa huea no se dice. Te imaginarás respondiéndoles con insultos y otras bromas sobre su sexualidad lo que consideras parte de una camaradería mal entendida… pero por dentro… Revisarás tu facebook y pondrás un par de enlaces en el muro de tus amigos. El reloj marcará las 4:05. Mirarás la puerta de la pieza ante el menor ruido. Seguirás viendo los dibujos de Roberts. El comic mostrará como unos enmascarados violan a Britney Spears y pensarás en tu idea, en Lee y Leon manejando un viejo auto naranja por la carretera 518. Los verás salir de la ruta por una vía alterna dejando atrás un cartel que señala: Normandy Park. Al estacionarse en un lugar alejado y boscoso comienzan a flirtear con sus raros acentos tratando de cerrar una transacción. Lee le da su tarifa y le señala que está apurada. Leon se ríe y le invita un trago sacando una petaca, luce nervioso pues es pequeño en comparación a ella. Verás la imagen irse a negro y luego estarán en la parte trasera él montado sobre ella tratando de penetrarla por el ano. Eso molestará a Lee que ante la insistencia de Leon le dará un golpe fuerte en el ojo izquierdo. Buscará salir del auto pero él la tomará de la garganta y sus ojos se desorbitarán mientras la baba escurre y ella grita y patalea y le rasguña la cara. Lee estará sin pantalones y en sostenes. Leon con sus pantalones bajo la rodilla tratará de alcanzar su correa con una mano mientras presiona el cuello de Lee con el brazo en forma de arco… nuevamente te irás a negro y pensarás decepcionado… quizá tengan razón… puede que no sirva para una peli…pero para un comic… Podrías conseguir que Manuel tu amigo mexicano haga una traducción al inglés y tratarás de averiguar el mail de Roberts para enviarle la historia… Pueden copiarla te dirás… Tratarás entonces de dársela a Juaco para que la dibuje y la suban a alguna parte. Podrías hacer una página web… Pero te decepcionarás en el acto ya que Juaco sólo dibuja historias evangélicas y el material es muy duro… De cualquier modo [19]


sentirás emoción pues tienes una alternativa. Mirarás el reloj: 4:25. Sentirás la necesidad de ir al baño a orinar. Dejarás la computadora a un lado y caminarás descalzo por el pasillo que une las otras piezas. Entrarás al baño común. Escucharás ruido desde la habitación de la chica universitaria que se acaba de mudar. Mientras te lavas las manos la imaginarás saliendo de su cuarto en calzones. Al salir esperarás encontrarla con una sonrisa caliente en la puerta. Pero rápido volverás a tu habitación dejando la bulla tras una puerta cerrada. No perderás la emoción. Creerás que tu idea podrá sacarte de toda la mierda que te rodea. Antes de acostarte irás hacia la ventana que da a la calle. Verás a unos góticos que viven en la esquina volviendo de alguna fiesta. Estás cansado, mirarás el reloj por última vez: 5:07. Apagarás la máquina y la pondrás en la mesa junto a los clasificados y la nota. Te asomarás una vez más al escuchar un ruido de motor y risas. Allí está ella. Bajando de un auto. Adelante va Cecilia y un tipo maneja. Dos tipos más viajan en el asiento trasero junto a Verónica. Pensarás en Carmela Bing y en Seda, en Lee y la vecina a la que te gustaría metérselo. Se despiden y toman su tiempo… Correrás, te meterás a la cama y fingirás dormir. Pasará un buen rato y la escucharás finalmente abrir la puerta y entrar. No se preocupará por evitar hacer ruido. La verás desnudarse y dejar sus cosas tiradas en el piso. Se meterá a la cama a tu lado y no dirá palabra alguna. No habrá saludo o explicación por la hora de llegada. Sentirás por accidente el roce de su pierna desnuda y pensarás en como la conociste… pensarás en tus días de colegio… el año que fuiste a la universidad… en esta mañana y los que se dicen tus amigos… pensarás en el rechazo… en los muchos rostros de la burla… sentirás la cólera de ser ignorado entrevista tras entrevista y recordarás a tu viejo insultándote… Carmela Bing con su maquillaje y un gran pene metido en la boca… sentirás placer al recordar un pasaje de tu idea… -el último de los cabros no se parece a ti hueón- escucharás de la boca de Leon y la verás a ella pataleando… con los ojos saliéndose de sus orbitas, llorosos y sorprendidos… apretarás tan fuerte que no podrá gritar y sentirás como tus uñas se clavan en la piel y los huesos comienzan a quebrarse… Te imaginarás babeando como un bruto y las piernas de Verónica tratarán de pegar una patada azotándose contra la cama mientras sus tetas se mueven para todos lados y sus brazos buscan inútilmente parar el ataque… Verás el maquillaje correr y algunas lágrimas y sudor y su cara pasar de blanco a un verde amoratado y sus ojos apagarse… pero sólo pensarás… sólo eso cabro de mierda… llorón de mierda… No tienes lo que se necesita.

[20]


Un alzheimer que viene y otro que se va Ilusión del Tríptico de Verano y una mirla Por Andrés Escárraga

"Y todas las promesas se cumplieron". Rabito.

Julián Marsella me dijo que íbamos a ir a casa de Estera Pedraza, la autora de los Anillos de Plutón. Y no crea, no es un error, el título sugiere que los recuerdos y pensamientos de los cerebros asfixiados por el alzheimer son esos anillos invisibles para el ojo y aparatos humanos, agregó Julián. Los anillos de Plutón transita entre el relato de un abuelo con alzheimer que percibe, enceguecido por las cataratas de sus ojos, a su nieto sin que sepa que es su nieto, y un ensayo sobre la naturaleza extraterrestre de todos los pensamientos y recuerdos hasta concluir que estamos invadidos por ellos pues lo único telúrico son los cuerpos. La historia del anciano se cruza con el ensayo cuando se revela que el autor del mismo es el nieto, quien a lo largo de su carrera profesional ha utilizado a ancianos con Alzheimer para realizar expediciones a Plutón, conectándoles ánodos en sus frentes arrugadas y secas. El libro concluye con un esbozo de mapa sobre la ubicación de los distintos recuerdos y pensamientos provenientes de los cerebros humanos y alienígenas que calcula el nieto y sugiere que Dios es una gran memoria que se da la espalda a sí misma y se acurruca en un rincón a llorar. La casa de Estera Pedraza está ubicada frente a la plaza de mercado de Cachipay. Una enfermera rubia de unos treinta años cuida a la anciana, la baña, le da de comer y la acompaña a ver telenovelas.

[21]


-Ella ya no puede leer, no sé para qué le trajo ese libro- le dijo la enfermera a Julián, entregándole Tríptico de verano y una mirla. -Yo tampoco. Pero Julián sí lo sabía: Estera Pedraza lo leyó en Plutón: el libro es un olvido más acaecido en un cerebro senil, está allá, con todos los recuerdos de los que tienen alzheimer, y no sólo lo leerán los pensamientos y recuerdos terrestres con alzheimer sino algunos extraterrestres que buscan infestarse como parásitos en algún cuerpo del universo. Julián le volvió a entregar Triptico de verano y una mirla a Estera Pedraza. Ella no abrió los ojos. Tampoco el libro, que lo sostuvo entre sus manos manchadas y se río. El contacto físico siempre la hace reír, cuando escucha canciones de despecho le habla a la radio y le dice al que canta: ¡Estúpido!, me dijo Julián. Le pregunté a Estera Pedraza si había leído Tríptico de Verano y una mirla. Me refirió la historia del princesito que terminó siendo el plato de carne envenenada que engullía su padre quien, antes de dar el primer bocado, recordaba a toda esa estirpe que se reproducía entre sí para parir a sus hijos por el trasero. Me habló de la mirla con cerebro humano que se enamoraba de un canario. Dijo con detalles, la forma en cómo seres provenientes del subsuelo comenzaron a subir a la superficie ocasionando un terremoto en Bogotá. Le dije a Julián que esa señora no tenía alzheimer, sin cuidarme de que Estera Pedraza hubiera escuchado. Ella abrió los ojos y me miró tras las cataratas que los empapaban y me dijo: - Claro que tengo. Lo que pasa es que se me olvidó que olvidé.

OTROS COMENTARIOS A TRÍPTICO DE VERANO Y UNA MIRLA: "Este libro está escrito para los muertos" (Juan Rulfo) "No lo he leído" (Lord Byron) "Nunca he leído un libro" (Victoria Beckham) "¿No está escrito en braille?" (Jorge Luis Borges) "Me noquearon, papá" (Mike Tyson) "Se acabó todo, maestro" (Yukio Mishima) "Está macarroni macadamia" (Gilbert Keith Chesterton) "Se me olvidó ese libro" (H. P. Lovecraft) "Mi leel su tladucción al chino: pésima" (Wu Jingzi)

[22]


[23]


Cinosargo febrero 2011 número XXXIII