Page 1

1


2


3


Ilustr ación : Fotogr afía :

Cindy Rojas Cindy Rojas

Diagra mación y Diseño :

Bogotá

4

Colombi a mayo del 2010

Cindy Rojas


Don Anastasi o desde hacía ya mucho tiempo vivía en absoluta soledad en su inmensa casa, no tenia familia pues toda su vida la había dedicado a acrecent ar su inmensa fortuna a pesar de esto vivía muy enfermo de uno de sus ojos por tal razón se había vuelto cascarra bias, metódico y obsesivo por tener orden en su casa.

5


C O T C O T

6

en golpeé a í d ndo Cierto a busca me b a t s e r , su casa para refugia r o a d g yen un lu taba hu cual pues es ncia la e l o i v or de la igido p l f a a í de me hab cansado trar a y s o n ñ a enco ate de zar esta tr ra empe a p r a g un lu o y por de nuev dad caí casuali a casa, ll en aque


Necesito alquilar un cuarto en esta casa me parece amplia y comfortabl e, es solamente por unos días.

¿Que está buscan do?

Empecé a tener una rutina diaria muy común del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, bueno todo iba normal, lo cierto es que mi nerviosi smo había vuelto otra vez no se tal vez que lo había desperta do, !oh si¡, el viejo con su terrible enfermed ad había logrado intranqu ilizarme y desequil ibrarme.

7


o tr en ue q ea id vez caa a ll na ue ro u entí l lu o q a pe s e n qu e le mo co vez, he, do a unqu den r a a c or ó l a o de en imer y n lqui eno, r el ovoc a t n r a u b a r e b p po e p nta dí me e ra ión m or oso e r bl e p e i ue torm ab igo ses os eza e ac q h p m ob vo, m im e a ab or on Es mi c ibió jo p to c o, y oti , m m jo en conc vie tra geni el u o nte. u l l , s s e a a o s oc me es ue u m ño ri , pu ue s un p to f ante t r ga go q raba o es cons h e ni alte hec e er m ab h a

8


Todo fue muy bien pensado tuve mucha precauci ón y cuidado con mi plan por eso al transcur rir una semana mi comporta miento hacia el viejo era más amable, a eso de la media noche cuando el viejo dormía, giraba el picaporte de su puerta tan suave y con tanto cuidado, cuando la abertura era bastante grande para pasar la cabeza, levantab a una linterna sorda, cerrada completa mente cerrada y de manera que no viera ninguna luz y tras ella pasaba la cabeza todo era muy lento y con desde luego para mucho disimulo no perturba r el sueño del viejo, claro está que tomaba mucho Tiempo para lograr ver al viejo en la cama.

9


Tomaba mucho tiempo para lograr ver al viejo en la cama, luego habĂ­a la linterna con mucho cuidado para lograr que tan solo un rayo de luz me sirviera para ver el ojo del buitre esto lo hice por siete noches mĂĄs pues siempre a la misma hora encontra ba el ojo cerrado por tal motivo mi plan fallaba. Pues como les he contado el problema no era con el viejo sino con su mal de ojo.

10


11


l entrar a volví a e h c o l n mo o a noche co la octav a e i r d b e o m s a el Ya a l observar l viejo e l d a , o e t r r b cua costum empo comado de que el ti a í t n e había to s , me reía del reloj mi mano. a í v o m minutero se a deque habí que como s s e a c m n a a c í l r a r naba os no imagi tes de l n l e e i d e u e q r re ent pensar ovió sob do y de te se m n e p e osarrolla r m e n d e u nciones, as esper r t a a mis inte i te la hac suavemen me eche o d a n m a a j c u p a m l arto uí e ro del cu t uego seg n l e d y e o m t r n o me ontra e resbal ya al enc pulgar s i m e a s puerta , n r o e j nt vie ir la li onces el t n e , y al abr o c i jo rre metál tando di en el cie a y gri m a c a l sentó en

¿Qui én está ahí?

12


Después de esperar tanto decidí abrir la linterna pero muy lentamen te en donde solo salía un fino rayo de luz , justamente el cual cayó en el ojo del buitre fue así que empecé a enfurece rme muchísim o, pues solo observab a ese ojo que tanto pánico e inconfor midad me producía

13


la Así empecé a desarroll ar mis oídos, pues agudizaci ón de escuchaba detallada mente el latir del corazón del viejo, es como escuchar el segundero de un reloj. aguante unos minutos más cuando fue irresisti ble sentir tal furia que abrí la linterna en su totalidad y me abalancé sobre el viejo, echándole el colchón encima el viejo exclamo una sola vez.

¡OH DIOS¡

TIC TAC TIC TAC

14


Pe ns é qu e ha ce r y có mo de sh ace rm e de l ca dá ve r pu es la no ch e co rr ía en to nc es de sc ua rt ic e el ca dá ve r, co rt an do la ca be za , la s pi er na s y lo s br az os . Lu eg o le va nt e la s ta bl et as de l su el o pu se lo s re st os en el hu ec o, y de sp ué s co lo qu e nu ev am en te la s ta bl et as , to do lo te ní a pe rf ec to co mo es ta ba .

15


TOC TOC.. .

Ya al te rm in ar co n la la bo r co mo a es o de la s cu at ro de la ma dr uga da , go lp ea ro n en la ca sa . Ab rí la pu er ta co mo si no hu bi er a pa sa do na da , er a un po li cí a pu es un ve ci no lo ll am o po rq ue se gú n él ha bí a es cu ch ad o un gr it o, en el in te ri or de la ca sa , fu e as í co mo el en tr o a re gi st ra r el lu ga r.

¿Quién es?

16

LA Policía .


Le ex pl iq ue al po li cí a qu e el gr it o ha bí a si do mí o, tr as te ne r un a pe sa di ll a, me pr eg un to so br e el vi ej o, de sd e lu eg o le di je qu e se en co nt ra ba vi aj an do , lo se gu í ac om pa ña nd o du ra nt e el re co rr id o, ha st a qu e ll eg am os al cu ar to de l mu er to

17


Tras un largo tiempo empecé a escuchar un zumbido muy lento, luego se torno más intenso me sentí muy incomodo entonces empecé alzar la voz para tratar de tapar ese sonido, cada vez el sonido era más claro entonces deduje que ese sonido no venía de mis oídos. Para el policía parecía no pasar nada, quizás para el no existía dicho sonido, cada vez me impacientaba mas, mi desesper o fue tan grande que termine por levantar las tabletas del suelo, de allí provenía dicho sonido que me enfurecí a, mire al policía y le dije: aquí esta, de aquí procede ese horrible sonido el latir de su corazón es espantoso para mí.

18


19


Me es imposible entender

como

aquella idea entro en mi cabe-

za por primera vez, pero una vez que se concibió me acosó día y noche, yo no perseguía ningún propósito ni tampoco estaba colérico, de alguna forma le sentía cariño al viejo por haberme dado aquel lugar, pues su trato con migo era bueno, aunque no niego que su malgenio, y obsesion por el orden me alteraba un poco. si piensan que fue su dinero , tampoco fue el motivo. en fin lo único que me provocó

20

haber hecho esto fue su ojo.

novela gráfica  

final de la novela gráfica de bocetación

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you