Page 2

26-29 Ramiro 2180.qxp:CULTURA 2007 A

26/12/13

18:23

Página 3

cultura

no ante los Oscar y aviones. Decíamos hegemonía cultural debida a la hegemonía económica y no al revés precisamente porque la calidad y la ambición de las producciones estadounidenses que llegan cada año a los Oscar nos dibujan un panorama en el que es patente que importan mucho más las campañas publicitarias, y la oportunidad política de los intereses del establishment en relación a sus objetivos económicos, que la vindicación de la realidad de su modelo social o una hipotética contribución creativa y creadora a la construcción de una sociedad radicalmente democrática. El espectáculo de los Oscar sirve para ensalzar un modelo económico, el capitalismo de libre mercado, que accesoriamente sirve para promover la libertad individual, convenientemente demarcada por

tos que si lo hiciera tendría casi el mismo valor que si no lo hace. La dirección del complejo económicomilitar cultural norteamericano se desenvuelve de modo tan férreo que únicamente se pueden reconocer las diferencias interpretando un gesto o su ausencia. Setenta y seis países han presentado una candidata a los premios de 2014 de la Academia de Cine de Estados Unidos, entre ellos diez latinoamericanos. Hay hueco por tanto para visibilizar durante dos o tres minutos hasta cinco producciones foráneas en un espectáculo que mueve millones de dólares y de espectadores fuera de EEUU, muchos menos que los que se publicitarán esos días dando pábulo a cifras de audiencias potenciales que es imposible que se hagan realidad. ARGENTINA. El filme argentino El médico alemán (Wakolda) (Lucía Puenzo, 2013) abre las candidaturas latinoamericanas a los Oscar. Esta coproducción con España

El espectáculo de los Oscar sirve para ensalzar un modelo económico, el capitalismo de libre mercado, que accesoriamente sirve para promover la libertad individual conciencia del imperio, los años 70, cuando el divorcio con la nueva generación encumbrada la década anterior obligaba a la industria a acercarse al público volviendo a hacer buenas películas. A partir de los años 80 del pasado siglo sólo encontramos aislados los fogonazos de verdadero cine y arte en un país que produce más de 800 películas al año y que logra introducirlas en cada rincón del planeta como el que planifica una invasión con tanques

cambio16.es • Nº 2.180 • 6 enero 2014 • CAMBIO16

los poderes empresariales, y sólo marginalmente sirve para ayudar a visibilizar producciones genuinas locales o pertenecientes a cinematografías minorizadas, que no minoritarias, como la latinoamericana, de la que se ocupa este artículo. Michelle Obama no va a entregar este próximo año un Oscar desde la Casa Blanca a la mejor película extranjera y el sistema del que es cara visible, actriz protagonista, está tan sobresignificado por sus ac-

cuenta como protagonista femenina a la uruguaya Natalia Oreiro, en el papel de la madre de una niña, interpretada por la argentina Florencia Bado, que en el filme es algo menos alta que la estatura media de su edad y cuyo devenir vehicula el desarrollo de la trama, y como protagonistas masculinos al español Àlex Brendemühl. Wakolda, el título con el que se está distribuyendo mundialmente desde su estreno en Cannes, está

27

José Ramón Otero Roko - Cambio 16 2180 - Enero 2014  
José Ramón Otero Roko - Cambio 16 2180 - Enero 2014  

El cine latinoamericano antes los Oscar. Repaso por algunas de las candidatas latinoamericanas a los premios de la Academia de Cine de EEUU.