Page 1

08 DIAGONALCULTURAS.180

FILMOTECA

Dolor de la marca España

ha pasado nada, sino un cazador de tendencias que auguraba, ojo, y esto lo he oído yo en la matinal de la cadena SER en un despacho veterinario, que el pañuelo palestino se iba a poner de moda. Cinco años después aún no sabemos qué más se va a poner de moda, aunque cualquier camarero sepa qué servir al cliente si en vez de pedir un gin-tonic pide un cóctel molotov. Eran otros tiempos, decíamos. Cuando la gente tenía trabajo. La verdad es que los idealizamos. La mayoría tenía un trabajo precario, y había otro 15% que no tenía trabajo, pero como nos decían que no había crisis y todas las semanas de mayo había una boda, por lo civil, pensábamos que el futuro era que se nos subiera un cóctel a la cabeza y arrojar un pañuelo a la parejita, justo al revés que ahora.

GONZALO ABRIL

Cinco años después del comienzo de la crisis aún no sabemos qué más se va a poner de moda

El mundo está lleno de señales que explican este funcionamiento tan perverso como enigmático del sistema

Usted está ‘missing’ La película de ciencia ficción ‘Usted está aquí’ de Daniel Cockburn examina el maravilloso mundo de los trabajos alienantes. JOSÉ RAMÓN OTERO ROKO De vez en cuando se tiene el placer de encontrar una película en DVD que se vuelve más y más extraordinaria a medida que uno la cartografía y la rememora. You are here (Usted está aquí, Daniel Cockburn, Canadá, 2010), editada en la colección Sci-Fi Cults, del sello

independiente granadino Cine Binario, es uno de esos títulos de descubrimiento para esa especie precarizada que son los gafapastas y para esa clase empoderada que son los perroflautas, en esta crisis mestiza que ha terminado por hacernos a todos proletarios y que no se nos olvide, amigo, no he-

mos llegado hasta aquí tanto para quedarnos como nos han traído hasta este lugar para dejarnos, mal que le pese a alguien darse por aludido. Si antes de la crisis usted no sabía dónde estaba y le parecía que no llegaba a ningún sitio y ahora en la crisis está en algún lugar, no se mueva de ahí si es una plaza: ésta es su película. Porque, aunque ya nos queda lejos, podemos recordar los tiempos, ahora dorados, en que íbamos de un lado para otro dando cuenta de que hasta aquí habíamos llegado y si las cosas se habían puesto así de mal ahora sólo podían mejorar. Era la época en la que el Plan Bolonia planificaba que el horizonte de la filosofía era el coaching para empresas y que un cool hunter no era el votante medio del PPSOE proselitizando flema y diciendo que antes no era para tanto o que no

Usted está aquí va de esos trabajos de la burbuja en que todo es paradoja y la productividad se mide por hacer cosas inútiles para la sociedad el máximo tiempo posible. De un lado del hilo telefónico una legión de supervisores que comprueban la localización de los empleados. Del otro lado, la correspondiente legión de precarizados que deambulan por la ciudad recibiendo instrucciones. Y, en un cuarto, un libro que ha sido escrito con todo lo que la libre empresa puede asumir de los relatos de Cortazar y Borges, o sea, que se parece en las tapas. Es una historia en la que el mundo está lleno de señales que explican este funcionamiento tan perverso como enigmático del sistema. Y la gracia radica en que el sistema está desaparecido, y sólo nos queda adivinar dónde ha ido, siguiendo sus huellas. //

Columna en el desierto

‘Usted está aquí’ va de esos trabajos en que la productividad es hacer cosas inútiles para la sociedad

03

Algún que otro turista se para bajo mi columna y me pregunta a gritos si soy un monumento a Colón. Antes me enfurecía, pero como los estilitas hemos de colmar muchas horas solitarias, ahora prefiero hacer de los símbolos nacionales motivo de meditación. Se habla mucho de la marca España. A primera vista la propia noción parece una secularización neoliberal del patriotismo, en el mismo continente pospolítico en que medran mercados y no Estados, identidades blandas y fluidas y no sujetos históricos, consumidores y no ciudadanos, marketing y no doctrina, logotipos y no arquetipos. Pero a lo mejor son demasiadas postrimerías mientras la cabra legionaria siga desfilando. El proyecto marca España nació en una era tan poco blanda como el aznarato, hace una década. Los sabios de la corte que en los informes oficiales proponían ‘vender’ “la nueva realidad de España”, o sea, vender España, tildaban la sobrevaloración del jamón de Bayonne, frente al “pata negra”, de “sangrante” (una calificación, eso sí, muy charcutera). “Los Estados avanzados compiten todos contra todos, y parecen haberse convertido en marcas”. Entre la autocomplacencia, el hobbesismo y el éxtasis mercadotécnico, sublimaban los mismos estereotipos que pretendían rebatir. Aun relegándola a marca, les dolía España, la verdadera: “si realmente la ‘España de verdad’ es tan atractiva, ¿qué se puede hacer para comunicarla?”. La melancolía de la España Una persiste en el discurso del actual ministro García-Margallo, cuya noción del marketing integral exige atribuir una imagen a cada cosa y viceversa, no sea que cunda el politeísmo: “Las personas tenemos una imagen. Las empresas tienen una imagen. Los colectivos humanos tienen una imagen. Y los Estados, por supuesto, tienen una imagen”. Hasta los excesos de matiz del mito de la caverna pueden subsanarse: “Se trata del sueño de conseguir que, por una vez, la realidad y la imagen de Platón coincidan (…) y hagan justicia a la compleja unidad que es España”. Y me bajo de mi columna para buscar una lechuguita, que el sol se pone ya tras un toro de Osborne. //

'Usted está Missing'. Diagonal Culturas 180 (2012)  

Reseña de la película de Daniel Cockburn "Usted está aquí". Publicada en el suplemento Culturas del Periódico Diagonal (Agosto 2012)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you