Page 16

16 www.cineymas.com.mx

Q

uién iba a imaginar que el pequeño libro de menos de cien páginas, y escrito para niños, tuviera el impacto cultural que ahora tiene, a más de cien años de su publicación.

El maravilloso mago de Oz, como se tituló originalmente en 1900, constituye una de las historias más conocidas de la cultura popular norteamericana y ha sido traducido a muchos idiomas. El gran éxito llevó a su autor, Lyman Frank Baum, a escribir trece libros más sobre la tierra de Oz. Algunos expertos piensan que el cuento es una alegoría directa de la lucha política y económica en Estados Unidos a fines del siglo XIX: El camino de baldosas amarillas es la falsa promesa del oro; Kansas, el estado agrícola endeudado; los zapatos de plata, el camino de vuelta a casa, y Oz, la medida de peso del oro (oz. = onza). Curioso, ¿no es verdad? Sin embargo, fue el cine el que más popularizó esta novela. El mago de Oz, fue el título de la cinta musical realizada en 1939 por la Metro-Goldwyn-Mayer, y aunque no fue del todo fiel al original, rescata el espíritu de su autor y es el referente popular en nuestros días. ¿Quién puede olvidar a la memorable Judy Garland en el papel principal? Amén de todas las adaptaciones y obras de teatro que han aparecido desde entonces. Oz, el poderoso, es precisamente una precuela de la cinta de 1939, y como los derechos de esta última son ahora de Time Warner, la superproducción ¡de 200 millones de dólares! de Disney no hace mención a ninguno de los personajes clásicos como Dorothy, Toto, el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata o el León cobarde. La cinta, dirigida por Sam Raimi y producida por Joe Roth, imagina, entre los vacíos que deja el autor del cuento, los pasajes al mundo de Oz, cuando el joven Oscar Diggs (James Franco), perseguido por seducir mujeres, escapa de un circo en Kansas en un globo aerostático. Captado por un tornado, cae en Oz, y es confundido por todos como el Mago de la profecía, que llegará a liberar al pueblo de Oz de la Malvada Bruja. Al principio, Oscar se aprovecha de esta situación, hasta que conoce a las famosas brujas con poderes realmente extraordinarios –por cierto, esta cinta desmitifica de una buena vez que todas las brujas son feas: ¡Michelle Williams, Mila Kunis y Rachel Weisz están vestidas de hechiceras!–. A partir de ese momento, Oscar tendrá que usar más creatividad que magia para poder transformarse en un gran mago y quizás, también, para aprender a convertirse en un mejor ser humano. Oz, el poderoso muestra una cualidad casi teatral digna de admirarse: La ambientación de la Ciudad Esmeralda, el mítico Camino Amarillo, el salón del trono de la bruja, el Bosque Extraordinario –donde el mago conoce a Theodora, que se enamora de él; y a Finley, el mono alado, consejero y voz de la conciencia del mago–, el Bosque Oscuro y la Tierra de Porcelana, donde sobrevive la Niña de Porcelana, con sus piernas quebradas. Todo este ambiente tejido con hilos de ensueño nos conducirá hasta donde el límite de la imaginación nos ponga a prueba.

¡Que la disfrutes! Por: Juan Carlos de la Peña

Revista Coacalco Marzo 2013  

Revista Coacalco Marzo 2013

Advertisement