Page 58

PROGRAMAS DOBLES I Uno

Marilyn: Diosa

La comezón del séptimo año

Una eva y dos adanes

The Seven Year Itch D: Billy Wilder. P: Estados Unidos, 1955. G: Billy Wilder y George Axelrod, basados en la obra de teatro homónima del segundo. F en C: Milton Krasner. M: Alfred Newman. E: Hugh S. Fowler. Con: Marilyn Monroe (la chica), Tommy Ewell (Richard Sherman), Evelyn Keyes (Helen Sherman), Sonny Tufts (Tom MacKenzie), Robert Strauss (señor Kruhulik), Oscar Homolka (doctor Brubaker). CP: Charles K. Feldman Group, 20th Century Fox Film Corporation. Prod: Charles K. Feldman, Billy Wilder. Dur: 105 min.

Some Like It Hot D y Prod: Billy Wilder. P: Estados Unidos, 1958. G: Billy Wilder y I.A.L. Diamond, basados en un argumento de Robert Thoeren y Michael Logan. F en B/N: Charles Lang Jr. M: Adolph Deutsch. E: Arthur P. Schmidt. Con: Marilyn Monroe (Sugar Kane Kowalczyk), Tony Curtis (Joe), Jack Lemmon (Jerry), George Raft (“Polainas” Colombo), Pat O’Brien (detective Mulligan), Joe E. Brown (Osgood Fielding III), Joan Shawlee (Dulce Sue). CP: Ashton Productions, The Mirisch Corporation. Dur: 114 min.

Mujer, actriz, símbolo, mito. Diosa, antes que cualquier otra cosa. Así, Marilyn Monroe llenó la pantalla cinematográfica como una figura que será etérea por siempre jamás, convirtiéndose en una presencia perenne del séptimo arte, reencarnada generacionalmente en tal o cual nuevo sex symbol de ocasión. Exaltación instantánea de cuanta pasión humana se despierte a su paso, incluso en la ruidosa terminal de ferrocarriles donde un par de músicos travestidos encuentran en ella el estímulo real –¿aún por encima de la salvación de sus propias vidas?– para unirse a una orquesta de chicas donde nuestra deidad no sólo destila azúcar, como su personaje lo indica, sino una inocencia que, de tan pura, resulta hasta perversa. Ella, hecha cuerpo, no sólo es la Eva del título en México de Some Like It Hot, Marilyn es la primera mujer y su arquetipo total: la chica anónima que en La comezón del séptimo año seduce, casi sin quererlo, al hombre común que

la ve descender del piso de arriba como una divinidad que, con su belleza, condena a la ceguera a los mortales masculinos. Billy Wilder, director austrohúngaro de sensible vena para la comedia ligera, explotó magistralmente una personalidad polidimensional como la de Marilyn Monroe a partir de un constante juego de dualidades que rayó los extremos de la dulzura, la neurosis y el sexo animal. Sí, su personalidad era compleja, enigmática, seductora… Algo que público y gente del cine se negó a ver –y hasta se sospecha que se empeñó en ocultar (¿de ahí la censura que sufrió La comezón, por parte de la oficina Hayes?)– y que sólo se ha “redescubierto” –y aceptado– cinco décadas después de su deceso, en una época donde una mujer que ya es dueña de sus pulsiones, de su cuerpo y de su sexo, es quien domina las pantallas.

56 I Programa mensual agosto

José Luis Ortega Torres Cineteca Nacional Museo de Arte Carrillo Gil: jueves 9 y viernes 10

Programa Mensual Agosto 2012  

Este mes presentamos en nuestras sedes alternas tres estrenos: Venus Negra, Tótem y Perro Muerto. Complementan la cartelera los ciclos "La m...

Programa Mensual Agosto 2012  

Este mes presentamos en nuestras sedes alternas tres estrenos: Venus Negra, Tótem y Perro Muerto. Complementan la cartelera los ciclos "La m...