Page 1

La Cinemateca es una propuesta cultural de Amigos de la Cinemateca con la colaboración del I.E.S. Martínez Montañes y la participación del Institut français d’Espagne (Sevilla), Goethe Institut-Madrid, Secretariado de Recursos Audiovisuales y Nuevas Tecnologías Universidad de Sevilla.

El asesino vive en el 21 Francia, 1942. 84’ H.G.Clouzot, el mago del suspense L'assassin habite... au 21. D: H.G. Clouzot. G: Stanislas-André Steeman, H.G. Clouzot (Novela: Stanislas-André Steeman). Mú: Maurice Yvain. F: Armand Thirard. I: Pierre Fresnay, Suzy Delair, Jean Tissier, Pierre Larquey, Noël Roquevert, René Génin, Jean Despeaux, Marc Natol, Huguette Vivier, Odette Talazac, Maximilienne, Sylvette Saugé, Louis Florencie, André Gabriello, Raymond Bussières

En París, en el barrio de Montmartre, actúa un misterioso asesino que desvalija a sus víctimas, y tiene el cinismo de dejar encima de los cadáveres una tarjeta de visita en la que se autodenomina "monsieur Durand". En un mes ha asesinado ya a cuatro personas. Un confidente del policía encargado del caso, el inspector Wens, da con una pista: encuentra un taco de las susodichas tarjetas que fueron a parar a la basura del número 21 de una calle, donde se encuentra la pensión de "Las Mimosas", lo que confirma que el asesino es uno de sus huéspedes. Un asesino ya ha matado a cuatro personas en las calles parisinas, todas las víctimas han aparecido con la particular firma del asesino, una simple tarjetita donde se puede leer "MONSIEUR DURAND". La policía no logra atraparle y desde las altas esferas se presiona para su rápido arresto. El inspector Wens recibirá una valiosa información por parte de un confidente, ya que un taco de tarjetas con esa firma ha aparecido entre varios trastos viejos recogidos del número 21 de la calle donde se ubica una pequeña pensión llamada "Las Mimosas". Convencido de que alguno de los huéspedes puede ser el asesino, el inspector se disfrazará de cura y se instalará en dicha pensión para investigar a todos los que allí se alojan.

30

que inicialmente la película parece que se va a centrar sobretodo en los asesinatos y una investigación policial seria para lograr descubrir al misterioso asesino. Sin embargo, hacia la mitad, esta gira cada vez más hacia la comedia y da lugar a diálogos entre los diferentes inquilinos de la pensión, que están muy logrados y divertidos. ¿Quién es el asesino? ¿El mago? ¿El ex boxeador ciego? ¿El ex militar? ¿La vieja escritora fracasada? ¿El mayordomo? ¿El fabricante de muñecos...? Como si fuera una partida del conocido juego de El Cluedo, el director nos hará dudar una y otra vez con quien es el culpable realmente y nos consigue entretener a la perfección. Los personajes son divertidos y todos ellos con caracteres bien diferentes y que ocasionan más de una discusión muy bien hilvanada. La puesta en escena es nerviosa, Clouzot ofrece una galería de personajes bien delineados, ayudado para ello en actores talentosos. En 1942, Henri-Georges Clouzot, que trabajaba en Continental Films, dirigida por el alemán Alfred Creven, había escrito una adaptación de la novela policial de Steeman Le dernier des six que dirigiría Georges Lacombe. El éxito de esa película impulsó la producción de esta nueva investigación de Wens, bastante alejado de la novela original situada en Londres con un policía inglés, en la cual Mila Malou toma mucho más importancia, semejando, con Fresnay, a ciertas parejas fantasiosas de las comedias norteamericanas anteriores a la guerra. Sin embargo, esta vez Clouzot tomó la dirección de L'assassin habite au 21 en la cual la intriga se basa en una sorprendente astucia del guion, lleva en germen el universo negro de Corbeau y de las demás obras posteriores de Clouzot. Dentro del decorado de una pensión de familia, inquietante a fuerza de realismo pintoresco, evolucionan personajes ambiguos, extraños, cada uno de los cuales podría ser un asesino en potencia. Ya en esta, su primera película, Clouzot muestra su maestría en la pintura de tipos humanos ambiguos, utilizando para ello a actores consagrados y la atmósfera cargada de pasiones y secretos yendo más lejos que el enigma policial. Su humor cáustico caustique, burlón a veces con los policías y las mujeres mayores. Como contrapartida de esa humanidad misteriosa y un poco sórdida, Suzy Delair, en pleno ascenso, aporta una buena salud, una fantasía, una naturaleza trepidante que hacen de ella una vedette. En Ciné Mondial, 1942 se expresó sobre esta película: "La dirección ha contribuido a su éxito. H.G. Clouzot realizó con esmero una puesta en escena densa, concisa, al servicio de una imaginación fecunda. Todas las escenas son significativas, el diálogo transmite su humor, es un excelente trabajo de buen artesano".

Como ópera prima que se suele decir, es una muy buena combinación de intriga con unos buenos toques de comedia. Ya correo electrónico: lacinemateca@hotmail.es. blog: lacinematecasevilla.wordpress.com twitter: @la_cinemateca. facebook: www.facebook.com/lacinematecasevilla hojas de sala: issuu.com/cinematecasevilla

Mayo 2012

30.El asesino vive en el 21  

Hoja de sala