Page 94

puerta. Era todo lo que necesitaba. Había visto a Lorcan hacerlo mientras cazaba. Vernon se detuvo en el patio trasero, una larga, caja rectangular de hierro esperando ante él. Había una pequeña ventana en ella. Y manijas en ambos bordes. Ella sabía lo que los ilken harían mientras que los otros tres caían en su lugar alrededor de la caja. La iban a meter adentro, cerrar la puerta, y volar para regresarla a Morath. La caja era un poco más grande que un ataúd que estaba parado. La puerta ya estaba abierta. Los ilken tendrían que lanzarla dentro. Por un latido de corazón, la dejarían ir. Tendría que usarlo a su favor. Vernon holgazaneaba a un lado de la caja. Ella no se atrevió a mirar su cuchillo. Un sollozo rompió desde su garganta. Moriría aquí, en este inmundo patio trasero, con estas horribles cosas alrededor de ella. No vería el sol de nuevo, o reiría, o escucharía música– Los ilken se movieron alrededor de la caja, alas susurrando. Cinco pies. Cuatro. Tres. No, no, no, la sabia voz le suplicaba. No sería llevada de vuelta a Morath. No les dejaría tocarla o corromperla. Los ilken la empujaron hacia adelante, un violento empuje para mandarla tambaleante dentro de la caja. Elide se giró, golpeando primero con la cara en el borde, su nariz crujiendo, pero se giró hacia su tío. Su tobillo rugiendo mientras recargaba su peso en el para arremeter contra el cuchillo en su costado. Vernon no tuvo tiempo de entender lo que estaba tratando de hacer cuando ella sacó el cuchillo de la vaina en su cadera. Mientras ella volteaba en cuchillo en sus dedos, su otra mano envolviendo la empuñadura. Mientras sus hombros se curvaban hacia adentro, su pecho cediendo, y dirigió la cuchilla a casa.

l

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement