Page 5

Aelin miraba por las puertas abiertas del balcón, los ojos entornados y la boca en una línea apretada. Abrió el puño y examinó el Ojo de Elena, sosteniéndolo en su palma. El reloj marcó la una de la mañana. Lentamente. Aelin se giró hacia ellos. Hacia él. —La sangre de Mala fluye por tus venas —dijo, con voz ronca, los dedos cerrados alrededor del Ojo de Elena antes de guardarlo en el bolsillo de la camisa. Él parpadeo, dándose cuenta de que en efecto lo hacía. Que tal vez ambos estaban tan considerablemente dotados por eso. Dorian le dijo a Rowan, aunque sólo fuera porque él hubiera podido escuchar o presenciar algo en todos sus viajes. —¿Es realmente posible, para un dios volverse un simple mortal? Rowan, que había estado observando a Aelin con cautela, se volvió hacia él. —Nunca había oído sobre tal cosa. Pero… los Fae han renunciado a su vida inmortal para unir su vida a la de sus compañeros mortales —Dorian tenía la sensación de que Aelin estaba examinando deliberadamente una mancha en su camisa—. Es posible que Mala encontrara una forma de hacerlo. —No es solo posible —dijo Aelin—. Ella lo hizo. Ese… abismo de poder que destapé hoy… eso fue de Mala misma. Elena puede ser varias cosas, pero no estaba mintiendo respecto a eso. Lysandra cambió de nuevo a su forma humana, balanceándose lo suficiente para llegar a la cama antes de que Aedion se levantara para ayudarla. —Así que, ¿qué hacemos ahora? —preguntó, con voz ronca—. Erawan tiene a su flota en el Golfo de Oro; Maeve navega hacia Eyllwe. Pero ninguno de los dos sabe que tenemos esta llave del Wyrd, o que esa Cerradura existe… y que se encuentra a la mitad de sus fuerzas. Por un instante, Dorian se sintió como un tonto inútil mientras todos ellos, él incluido, miraban a Aelin. Él era el Rey de Adarlan, se recordó. Un igual a ella. Aún si sus tierras y gente habían sido robadas y su capital capturada. Pero Aelin se frotó los ojos con el pulgar y el índice, soltando un largo suspiro. —De verdad, de verdad odio a esa vieja charlatana —levantó la cabeza, observándolos a todos, y dijo simplemente—. Navegaremos hacia los Pantanos de Piedra por la mañana para encontrar esa Cerradura. —¿Qué pasará con Rolfe y los Mycenianos? —preguntó Aedion. —Tomará la mitad de su flota para buscar al resto de los Mycenianos, donde quiera que se hayan escondido. Después todos navegaran hacia el norte, hacia Terrasen. —Rifthold se encuentra a mitad de camino de aquí a allá, con wyverns patrullando —observó Aedion—. Y este plan depende en si podemos confiar en que Rolfe cumpla realmente su promesa. —Rolfe sabe mantenerse fuera del radar —dijo Rowan—. No tenemos más opciones que confiar en él. Y honró la promesa que le hizo a Aelin de liberar a los esclavos hace dos años y medio —no había

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement