Page 48

Capítulo 44 Traducido por Cecilia García Corregido por Cotota

El mundo comenzó y terminó con fuego. Un mar de fuego sin espacio para el aire, para ningún otro sonido más allá de la tierra fundida en una cascada. El verdadero corazón del fuego, el juguete para la creación y la destrucción. Y ella se estaba ahogando en él. Su peso la sofocaba a medida que se retorcía, buscando una superficie o un fondo para apoyar los pies. Ninguno existía. A medida que inundaba su garganta, surgiendo en su cuerpo y fundiéndola, comenzó a gritar silenciosamente, suplicándole que se detuviera. Aelin. El nombre rugió en el núcleo de la llama en el corazón del mundo, era un faro, una llamada. Ella había nacido esperando oír esa voz, la había buscado ciegamente toda su vida y la seguiría hasta el fin de todas las cosas. —AELIN. Aelin se inclinó fuera de la cama, con la garganta ardiendo así como sus ojos. Verdaderas llamas. Dorados y azules tejidos sobre franjas ardiendo lentamente en fuegos rojos. Verdaderas llamas, erupcionando de ella; las sábanas quemaban, la habitación y el resto de la cama se salvaba del incendio, y el barco en medio del mar se salvó de la incineración, por una inquebrantable, irrompible pared de aire. Manos envueltas en hielo apretaron sus hombros, y a través de las llamas, el rostro fruncido de Rowan apareció, ordenándole respirar. Inspiró. Más llamas se precipitaron por su garganta. No había ningún amarre, ninguna correa para controlar su magia. Oh, dioses, oh, dioses, no podía ni siquiera sentir una amenaza de agotamiento cercana. No había nada más que esa flama. Rowan le sujetó la cara entre sus manos, había una ondulación de vapor donde su hielo y viento se encontraban con ella. —Tú eres su dueña; tú lo controlas. Tu miedo le otorga el derecho de tomar el control.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement