Page 38

a viajar de repente por su cuenta. El dejarla… y no volver a verla. Y ahora, de pie en la lluvia y los truenos, Elide le dijo: —Se suponía que iría al norte. Lorcan se encontró a sí mismo no queriendo confirmarle ni objetar. Como un tonto inútil, se encontró a sí mismo… dudando si empujarla de vuelta a su destino original. Ella bajó su mirada, agua y luz dando un tono dorado a sus mejillas. —¿A dónde me dirijo ahora? ¿Cómo la encuentro? Él se atrevió a decir —¿Qué dedujiste de los rumores? —él había analizado cada pedazo de información, pero quería ver a esa ingeniosa mente trabajar. Y una pequeña parte de él quería ver qué decidiría ella sobre sus caminos separados, también. Elide dijo suavemente: —Banjali, en Eyllwe. Creo que ella se dirige a Banjali. Lorcan intentó no verse tan aliviado. Había llegado a la misma conclusión, si sólo porque era lo que Whitethorn hubiera hecho, y él había entrenado al príncipe por unas cuantas décadas. Ella se talló su rostro. —¿Qué tan… qué tan lejos está? —Lejos. Ella bajó sus manos, sus rasgos rígidos y blancos huesos. —¿Cómo llegó allá? ¿Cómo…? —ella se sobó su pecho. —Puedo conseguirte un mapa —se encontró a sí mismo diciendo. Sólo para ver si ella le preguntaría si se podía quedar. Su garganta tembló, y ella sacudió su cabeza, su cabello negro agitándose. —No sería de uso alguno. —Los mapas siempre son útiles. —No si no puedes leer. Lorcan parpadeó, preguntándose si había escuchado bien. Pero rubor manchó sus pálidas mejillas, y ahí había verdadera vergüenza y desesperación, acumulándose en sus oscuros ojos.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement