Page 33

La puerta se abrió de golpe en un punto, y ella tuvo el vago recuerdo de la Reina de Terrasen, después de su general príncipe, ordenando respuestas sobre algo. Elide, quizá. Pero Manon había yacido ahí, medio despierta, reticente de pensar o hablar. Se preguntó si querría haber parado de respirar, si su cuerpo no lo hubiese hecho por su cuenta. No se había percatado de lo imposible que era la supervivencia de las Trece hasta que prácticamente le rogó a Dorian Havilliard encontrarlas por ella. Hasta que ella se hubiera encontrado a si misma lo suficientemente desesperada para vender su espada por alguna noticia de ellas. Si ellas quisieran servirla después de todo. Una Blackbeak, y una Crochan. Y sus padres… asesinados por su abuela. Ellos habían prometido un mundo de paz a una niña. Y ella había dejado que su abuela la puliera en una niña para la guerra. Los pensamientos giraban y se arremolinaban, debilitando su fuerza, silenciando colores y sonidos. Se despertaba y hacia sus necesidades cuando necesariamente podía, comía cuando la comida faltaba, pero ella permitía que ese pesado, sin sentido dormir la arraigase. A veces, Manon soñaba que estaba en esa habitación en el Omega, su media hermana de sangre en sus brazos y su boca. A veces, se quedaba de pie al lado de su abuela, una bruja completamente crecida y no la brujita que había sido en este tiempo, y ayudaba a la Matrona a cortar en pedacitos a un guapo, barbudo hombre quien rogaba por su vida, la vida de sus hijos. A veces, ella volaba por encima de una exuberante tierra verde, la canción de un viento de occidente cantando su casa. A menudo, el sueño era que un enorme gato, pálido y manchado como la vieja nieve en el granito, se sentaba en la cabina con ella, su larga cola balanceándose de regreso y lejos cuando éste se daba cuenta de su vidriada atención. A veces, era un sonriente lobo blanco. O un tranquilo león de la montaña con ojos dorados. Manon deseaba que ellos pusieran sus mandíbulas alrededor de su garganta y la estrujasen. Nunca lo hicieron. Así que Manon Blackbeak dormía. Y por lo tanto soñaba. Así que Manon Blackbeak durmió. Así que soñó.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement