Page 326

apenas podía ejercitarse sin ayuda. Y si esos sanadores fallaban, si él no podía caminar de nuevo… —Ya es suficiente —le dijo Nesryn tranquilamente—. Has hecho el doble. Chaol obedeció, recostándose sobre su espalda, con un calor hirviente en su cara, en su pecho descubierto. Un pez saltando frente al sol… Él vencería esto; pelearía contra esto. Incluso si la idea de Nesryn y cualquier marinero ayudándolo a subirse a la silla lo hacía querer rodar por la cubierta y aventarse al mar. Su estómago quemaba, sus brazos dolían, pero dirigió su barbilla hacia ella. —Siguiente ronda. —Hace mucho calor. Te enfermarás por la temperatura. —No soy un inválido. —No, pero tampoco eres inmune a los peligros del sol, así que hemos terminado. Se levantó, manteniendo su mirada y gruñendo: —Siguiente. Ronda. Estaban lo suficientemente cerca para compartir respiración, y la de ella se sintió en sus labios cuando le dijo quedamente: —No. Y se paró desde donde había estado sosteniendo sus pies. Sin su peso, sus piernas se resbalaron, y sólo el apretamiento de los músculos de su estómago y sus manos extendidas en la cubierta lo salvaron de caer hacia atrás. Su rostro se calentó, más que el sol de media mañana, y se negó a ver lo que marineros habían observado. Ella se dirigió hacia la silla de ruedas, y cada ruido y traqueteo que sonaba mientras ella la traía hacia él eran como garras raspando en su temperamento. Pero dejó que ella y el marinero quien la esperaba lo levantaran hacia la silla. Y él no habló, o miró a nada más que a la puerta frente a él, mientras Nesryn lo empujaba de vuelta a su cuarto. Y no habló por un tiempo después de eso, tampoco.

l

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement