Page 321

che. El olor de chocolate y nueces lo golpeó, y cuando se giró en su asiento, la descubrió cargando un pequeño, deforme pastel, con una sonrisa culpable en su rostro. —Me tomó horas hacer esta maldita cosa, así que más te vale decir que está bueno. Ella lo colocó frente a él, junto con un plato, un tenedor y un cuchillo. La hoja la usó para cortar una rebanada en el bulto cubierto de chocolate, cortando un pedazo grande. Estaba intercalado con un betún más claro, alguna clase de relleno de apariencia cremoso entre el oscuro pastel. —¿Pastel de chocolate y avellanas? Ella dejó caer la pieza en el plato para él y tomo su mano para presionar el tenedor en él. —No tienes idea de lo difícil que fue encontrar los ingredientes. O alguna clase de receta. Ni siquiera lo he probado aún. Emrys parecía como si fuera a desmayarse de horror —cuando Rowan solo se quedó mirando al pastel, ella chasqueó la lengua—. Este es el favor que me debes. Solo pruébalo. Le dirigió una mirada larga que usualmente haría correr a los hombres, pero ella mordió su labio y lanzó una mirada al pastel. Era suficiente para que él ajustara su agarre en el tenedor, tomó un poco, y lo llevó a su boca. Mientras él masticaba y tragaba, ella estaba prácticamente saltando de un pie al otro y jugando con sus manos. Así que dejó escapar un gruñido de placer, y tomó otro pedazo, y luego otro, hasta que la pieza completa fue limpiada de su plato. Entonces él tomó otra pieza. Y otra. Hasta que su estómago estuviera protestando y todo menos un poco había dejado el platón. —Te dije que era delicioso —presumió ella, dándole una sonrisa triunfante. Ella sacudió su cabello, pero él atrapó su muñeca apretando gentilmente mientras se alzaba de su asiento y llevaba su rostro peligrosamente cerca del de ella. Él conocía cada mota de oro en esos remarcables ojos, sabía cómo su misma sangre sabía. Y tan cerca de ella, su aliento mezclándose... —Ahora estamos a mano —dijo él, y se deslizó fuera del cuarto. Estaba aproximadamente tres pasos abajo en el pasillo cuando el tenedor de Aelin raspó contra el plato, sin duda tomando el pedacito de pastel que él había dejado. Un momento después, su maldición ladró contra las piedras de la fortaleza, seguida de escupidas y toses. A pesar de sí mismo, Rowan estaba sonriendo cuando abrió con el hombro la puerta del baño y velozmente vomitó el contenido de su estómago.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement