Page 318

—Eres así de poderoso. —No pareces sorprendida por eso. —Me has contado muchas historias enervantes. Si lo que estas personas hacían era tan terrible que incluso tú no lo repites, entonces digo que se lo tenían merecido. —Tan sedienta de sangre. —¿Tienes algún problema con eso? —Lo encuentro encantador —ella le dio un empujón juguetón, pero él atrapó su mano y la sostuvo, sus callos rozando los de ella—. Podrías hacer eso, sabes. Hacer que arda una ciudad entera. —Espero no tener que hacerlo nunca. —Igual yo —entrelazó sus dedos en los de ella y los sostuvo arriba para examinar las cicatrices a lo largo del dorso de su mano, en sus dedos—. Pero nunca olvidaré el aspecto de la cara de Remelle cuando lanzaste fuego de tu boca y tus ojos. —No lo hice. Él se rio, un bajo, retumbante sonido que hacía eco en su pecho. —Parte mujer, parte dragón. —No escupí llamas. —Tus ojos eran oro vivo. Celaena entrecerró esos mismos ojos hacia él. —¿Vas a regañarme? Él bajo sus manos unidas a la cama, pero no la soltó. —¿Por qué debería? A ella le fue dada una justa advertencia, la ignoró, y tú seguiste. Sigue las viejas costumbres, y tenías todo el derecho de enseñarle que tan seria ibas. Ella lo consideró, después de un momento dijo: —Me asustó que tan en control estaba. Qué tan serio lo decía. Me asustó que no estuviera asustada. Me asustó que... —ella se obligó a mirarlo. Su rostro ilegible en la tenue luz—. Me asustó que... Me asustó lo mucho que has empezado a importarme que dibujaría esa clase de línea en la arena. Me asustó que quemaría, lastimaría y mataría por ti y aun así al final del día, tú le pertenecerías a Maeve, y no hay nada que pueda hacer, ninguna cantidad de quemaduras, heridas o muertes que te mantengan conmigo. Él soltó su mano, solo para deslizar la suya contra su mejilla. El gesto tan inesperado que ella cerró

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement