Page 302

—¿Cuál es el tuyo? —Por un tiempo, me hice creer que era el azul. Pero, siempre ha sido el rojo. Probablemente sabes por qué. Él hizo un sonido afirmativo. Celaena se quedó recostada y alzó una mano sobre su cabeza, tejiendo una línea de fuego entre sus dedos. La trenzó entre sus nudillos, después la hizo serpentear hacia su palma, hasta que se enrolló alrededor de su muñeca, torciéndose y deslizándose sobre su piel. —Bien —dijo Rowan—. Tu control está mejorando. —Mmhmm —ella alzó su otra mano, y anillos de fuego rodearon sus dedos. Se puso a trabajar en tallar sus llamas, forjándolas en patrones individuales. —Pruébalo en mí —dijo Rowan, y ella volteó su cara hacia él y frunció profundamente el ceño—. Hazlo. Él no brincó cuando le hizo una corona de llamas. Justo sobre su cabeza. Ella se sentó, arrodillándose frente a él, sus propias joyas aun llameando sobre sus manos y muñecas, y se concentró mientras transformaba la corona a una de flores, cada hoja una chispa de llama, el oro, el rojo y el azul brillando como cualquier piedra preciosa. El cabello plateado de Rowan brillaba bajo él. —Movimiento atrevido —dijo él mientras ella continuaba añadiendo detalles a su corona—. Uno que no tiene mucho espacio para errores. —Estoy sorprendida que no hayas cubierto tu cabeza con hielo. —Confío en ti —dijo él silenciosamente que ella miro a su rostro. Con la corona de llamas, él se veía como un rey, un rey guerrero, brutal como las líneas de su tatuaje—. Y ahora una para ti —dijo él, y un encantador escalofrío recorrió su columna mientras una corona de hielo se formaba en el espacio entre ellos, sus delicados picos alzándose alto. Rowan la alzó entre sus dedos y la asentó sobre su cabeza, su peso ligero, el frio un bálsamo contra el calor de su fuego. Celaena le sonrió, y él le dio un ligero alce de labios en respuesta. Pero entonces ella recordó, recordó que era una corona lo que él había hecho para ella. Una corona. Sus llamas se apagaron mientras se alzaba en pie y caminaba al borde de la roca, poniendo sus brazos a su alrededor. Un momento después, la corona de hielo se disolvió en rocío en el aire de la montaña. —Vamos a tener visitantes esta noche —dijo Rowan, acercándose a su lado.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement