Page 3

—Bueno, no lo hice —espetó Aelin—. Perdóname si no fuiste del todo clara con tus instrucciones. Elena dijo: —No tengo tiempo para explicar, pero ahora es la única opción. Para salvarnos, para salvar Erilea, es la única opción posible —y a pesar de todos los choques entre ellas, la reina expuso sus palmas ante Aelin—. Deanna y mi padre te dijeron la verdad. Pensé… pensé que estaba destruida, pero si te dijeron que encontraras la Cerradura… —se mordió el labio. Aelin dijo. —Brannon dijo que fuera a los Pantanos de Piedra de Eyllwe para encontrar la Cerradura. ¿Dónde precisamente, en los pantanos? —Hubo una gran ciudad en el corazón de los pantanos —Elena suspiró—. Ahora se encuentra medio enterrada en la llanura. En el templo que se encuentra en el centro, colocamos los restos de la Cerradura. Yo no… mi padre obtuvo la Cerradura a un terrible precio. Costo… el cuerpo de mi madre, su vida mortal. Una Cerradura para las llaves del Wyrd, para sellar la puerta cerrada, y mantener las llaves dentro para siempre. No entendía para lo que había sido destinada, mi padre nunca me dijo nada acerca de ello hasta que fue demasiado tarde. Todo lo que sabía era que la Cerradura solo podía ser utilizada una vez, su poder era capaz de sellar cualquier cosa que se deseara. Así que la robé. La use para mí misma, para mi pueblo. He pagado por ese crimen desde entonces. —La usaste para sellar a Erawan en su tumba —dijo Aelin en voz baja. La suplica se desvaneció del rostro de Elena. —Mis amigos murieron en el valle de las Montañas Negras ese día así que tal vez tenía la oportunidad de detenerlo. Escuché sus gritos, incluso en el corazón del campamento de Erawan. No me disculparé por tratar de poner fin a la masacre de modo que los sobrevivientes pudieran tener un futuro. De modo que tú pudieras tener un futuro. —Así que usaste la Cerradura, y ¿después la aventaste a una ruina? —La colocamos dentro de la ciudad santa en la llanura, para que fuera una conmemoración de las vidas perdidas. Pero un gran cataclismo sacudió la tierra años más tarde… y la ciudad se hundió, el agua del pantano la inundó, y la Cerradura fue olvidada. Nadie nunca la recuperó. Su poder ya había sido utilizado. Era poco más que metal y cristal. —¿Y ya no lo es? —Si ambos, mi padre y Deanna lo mencionaron, debe ser vital para detener a Erawan. —Perdona si no confío en la palabra de una diosa que trató de usarme como una marioneta para volar en pedazos este pueblo. —Sus métodos son poco convencionales, pero ella no pretendía las…

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement