Page 259

—No —escupió Elide, peleando. Los ojos de Lorcan se abrieron, pero con la orden de Maeve, no podía moverse, no podía hacer nada mientras Manon golpeaba con la empuñadura de Cuchilla de Viento la cabeza de Elide. La chica cayó como una piedra. Eso era todo lo necesario para que Manon la arrastrara sobre su hombro y le dijera a Maeve: —Buena suerte —sus ojos se deslizaron a los de Aelin sólo una vez. Luego se apartó. Maeve hizo caso omiso a la bruja mientras Manon merodeaba hacia el corazón del pantano. El cuerpo de Lorcan se tensó. Se tensó, como si estuviera luchando contra el juramento de sangre con todo su ser. A Aelin no le importaba. Los machos la arrastraron a la mitad hacia Maeve. Hacia la caja de hierro. Y las cadenas. Y la máscara de hierro. Remolinos de fuego, pequeños soles, y brasas se habían formado en su superficie oscura. Una burla del poder que era para contener el poder, el poder de Maeve había sido necesario para garantizar que estuviera completamente drenada antes de que ella la enfrentara. Era la única manera de poder encerrarla. Cada pulgada de sus pies arrastrados por la arena era toda una vida; cada pulgada era un latido del corazón. La sangre empapaba sus pantalones. Ella probablemente no sería capaz de curar sus heridas dentro de todo el hierro. No hasta que Maeve decidiera que sanara por sí misma. Pero Maeve no la dejaría morir. No con las Llaves del Wyrd en la balanza. Aún no. Tiempo, estaba agradecida con Elena le había dado ese tiempo robado. Agradecida de que los había conocido a todos ellos, que había visto una pequeña parte del mundo, había escuchado una música preciosa, había bailado y reído y había conocido la verdadera amistad. Agradecida de que ella había encontrado a Rowan. Estaba agradecida. Así que Aelin Galathynius secó sus lágrimas. Y no luchó cuando Maeve ató la hermosa máscara de hierro sobre su cara.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement