Page 256

—Los rumores afirman que no vas a someterte ante nadie, Heredera de fuego —esa sonrisa serpentina—. Bueno, ahora vas a someterte a mí. Señaló a la arena. Aelin obedecido. Sus rodillas ladraban mientras se dejaba caer al suelo. —Abajo. Aelin deslizó su cuerpo hasta que su frente estaba en la arena. Ella no se dejó sentir esto, que su alma lo sintiera. —Bien. Elide estaba llorando, rogando en silencio. —Quítate la camisa. Aelin vaciló, dándose cuenta de lo que estaba pasando. Por qué en el cinturón de Cairn había un látigo. —Quítate la camisa. Aelin tiró de su camisa fuera del pantalón y se la colgó sobre su cabeza, tirándola en la arena junto a ella. Luego se quitó la tela flexible alrededor de sus pechos. —Varik, Heiron —dos machos Fae se adelantaron. Aelin no se resistió mientras cada uno la agarraba por un brazo y la elevaban. Abriendo los brazos. El aire del mar besó sus pechos, su ombligo. —Diez latigazos, Cairn. Deja que Su Majestad tenga una probada de lo que le espera cuando lleguemos a nuestro destino, si ella no coopera. —Será un placer, Señora. Aelin sostuvo la viciosa mirada de Cairn, el hielo corriendo en sus venas cuando chasqueó el látigo. Pasó los ojos por encima de su cuerpo y sonrió. Un lienzo para pintar con la sangre y el dolor. Maeve dijo, con la máscara colgando de sus dedos: —¿Por qué no cuentas para nosotros, Aelin? Aelin mantuvo la boca cerrada. —Cuenta, o vamos a empezar de nuevo con cada golpe que te den. Tú decides por cuánto tiempo se prolongara. A menos que prefieras que Elide Lochan reciba estos latigazos.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement