Page 249

Aelin respiró. —¿Qué? Maeve dijo: —¿Aún no te has dado cuenta? ¿Por qué quería que tu madre te trajera conmigo, por qué exigí tantas cosas de ti esta primavera? Ninguno de ellos se atrevió a moverse. Maeve solto una risita, un delicado y femenino sonido de triunfo. —Brannon me robó las llaves, después que yo las había tomado del Valg. Eran mías, y él me las arrebató. Y luego se juntó con esa diosa tuya, engendrando el fuego dentro del lineaje, asegurándose que yo lo pensara bien antes de tocar su tierra, o a sus herederos. Pero todos los linajes desaparecen. Y yo sabía que llegaría el día en que las llamas de Brannon se redujeran a un parpadeo, y yo estaría posicionada para atacar. Aelin se hundió contra las manos que la mantenía parada. —Pero en mi oscuro poder, vi un atisbo del futuro. Vi que el poder de Mala surgiría nuevamente. Y que tú me guiarías hacia las llaves. Solo tú, la única persona para la que Brannon dejó pistas, la única que podia encontrar las tres. Y también vi quién eras, qúe eras. Vi a quien amabas. Vi a tu compañero. La brisa del mar susurrando a través del cesped era el único sonido. —Qué fuente de poder serían ustedes dos, tú y el Príncipe Rowan. Y cualquier fruto de esa union… —una mueca despiadada—. Tú y Rowan podrían reinar el continente entero, si lo deseasen. Pero sus hijos… sus hijos serían lo suficientemente poderosos como para reinar un imperio que podría arrasar con el mundo entero. Aelin cerró sus ojos. Los machos estaban sacudiendo sus cabezas lentamente, sin poder creerlo. —No sabía cuando nacerías tú, pero cuando el Príncipe Rowan Whitethorn vino a este mundo, cuando alcanzó la mayoría de edad y se convirtió en el macho purasangre más fuerte en mi reino… tú aún no estabas allí. Y supe lo que tenía que hacer. Encadenarte. Hacer que te doblegues a mi voluntad, para que me entregarás las llaves sin pensarlo, una vez que fueses fuerte y estuvieses lo suficientemente entrenada como para conseguirlas. Los hombros de Aelin se sacudieron. Lágrimas salieron de sus ojos cerrados. —Fue tan fácil tirar de los hilos correctos aquel día que Rowan vió a Lyria en el mercado. Empujarlo hacia el otro sendero, engañar a sus instintos. Una leve alteración del destino. —Por los dioses —exhaló Fenrys. Maeve continuó:

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement