Page 204

Capítulo 65 Amanecer en los Pasos de Obsidiana1

Traducido por Sergio Palacios Corregido por Reshi

La Cerradura había creado el sarcófago de la montaña misma. Había tomado cada brasa de su poder para unir a Erawan dentro de la piedra, para sellarlo dentro. Elena podía sentir al Rey Oscuro durmiendo dentro. Escuchaba los chillidos de su ejército caído dándose un banquete con la carne humana en el valle allá abajo. ¿Cuánto tiempo continuarían peleando cuando se esparciera la noticia de que Erawan había caído? Ella no era lo suficientemente ingenua como para esperar que sus compañeros hubieran sobrevivido la masacre. No todo este tiempo. De rodillas en la dura piedra negra, Elena miró el sarcófago de obsidiana, los símbolos tallados en él. Inicialmente habían estado brillando, pero ahora se habían desvanecido y enfriado, se habían quedado en su lugar. Cuando ella robó la Cerradura de su padre todos estos meses atrás, no había sabido, no había entendido, la verdadera profundidad de su poder. Aun no sabía porque él lo había forjado. Sólo esa única vez, sólo una, podía el poder de la Cerradura ser usado. Y ese poder… oh, ese poderoso, aplastante poder… los había salvado a todos. Gavin, desplomado y ensangrentado detrás de ella, se movió. Su rostro estaba tan mutilado que ella apenas podía ver sus bellas y fieras facciones debajo. Su brazo izquierdo yacía inútil a su lado. El precio de distraer a Erawan mientras ella desataba el poder de la cerradura. Pero incluso Gavin no había sabido lo que ella planeaba. Lo que había robado y mantenido con ella todos estos meses. No se arrepentía de ello. No cuando lo había salvado de la muerte. O peor. Gavin se fijó en el sarcófago, en el vacío y complejo amuleto de la Cerradura en su palma mientras descansaba en su muslo. Lo reconoció instantáneamente, lo había visto en el cuello del padre de Elena durante esas primeras semanas en Orynth. La piedra azul en su centro estaba ahora drenada, tenue donde alguna vez había brillado con fuego en su interior. Con muy apenas una gota de su poder, si es que conservaba algo. —¿Qué has hecho? —su voz sonaba rasposa y quebrada por sus gritos durante la batalla con Erawan. Para darle a Elena tiempo, para salvar a su gente… Elena cerró sus dedos en un puño alrededor de la Cerradura. 1

Se refiere a los caminos, pasillos, brechas, pasos, por donde se puede caminar entre montañas.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement