Page 165

—No puedo esperar a que este día acabe.

l

Kilómetro tras kilómetro, los machos Hada cargaron el espejo entre ellos. Rowan y Aedion interrogaron a Manon por detalles sobre esas torres de bruja. Dos ya estaban hechas, pero ella no sabía cuántas más iban a ser construidas. Estaban estacionadas en la Brecha Ferian, pero otras posiblemente estaban en otra parte. No, ella no sabía el modo de transportación. O cuántas brujas por torre. Aelin dejó que sus palabras se asentaran en una parte profunda y silenciosa de ella. Ella lo averiguaría mañana —después de dormir. Y averiguaría sobre este maldito espejo de bruja mañana, también. Su magia estaba exhausta. Por primera vez en días, el fondo de su magia dormitaba. Ella podía dormir por una semana. Por un mes. Cada paso por los pantanos, de vuelta hacia donde esos tres barcos estarían esperándolos, era un esfuerzo. Lysandra frecuentemente se ofreció a cambiar a un caballo y llevarla, pero Aelin se negaba. La cambia-formas estaba agotada también. Todos ellos lo estaban. Ella quería hablar con Elide, quería preguntarle tantas cosas respecto a esos años separadas, pero... el cansancio que la fastidiaba hacía el hablar casi imposible. Ella sabía qué tipo de sueño le hacía señas —ese profundo, restaurador sueño que su cuerpo demandaba después de mucha magia gastada, después de haberla guardado por tanto tiempo. Por lo que Aelin vagamente le habló a Elide, dejando que la joven estuviera con Lorcan mientras se apresuraban a la costa. Mientras cargaban el espejo con ellos. Tantos secretos —habían aun tantos secretos con Elena y Brannon y su guerra de hace mucho tiempo. ¿La Cerradura alguna vez existió? ¿O era el espejo de bruja la Cerradura? Demasiadas preguntas con tan pocas respuestas. Ella las descubriría. Una vez que se pusieran a salvo. Una vez tuviera ella oportunidad de dormir. Una vez... que todo estuviera en orden, también. Por lo que caminaron a duras penas por los pantanos sin descansar. Fue Lysandra quien lo percibió con sus sentidos de leopardo, a medio kilómetro de la playa de arena blanca y el tranquilo mar gris más allá, una muralla de dunas blancas de arena bloqueando la vista más adelante. Todos tenían armas listas mientras se apresuraban en la duna, arena deslizándose detrás de ellos. Rowan no se transformó —la única prueba que mostraba su enorme cansancio. Él llego a la colina

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement