Page 164

—No —Aelin volteó a verlo esperando respuesta, pero Dorian sacudió su cabeza en negación también. Le preguntó a la bruja —¿Tú sabes por qué estaba ahí? Algo como un asentimiento. Un respiro de vacilación. Dorian se preparó para su respuesta. —Yellowlegs estaba ahí para reunirse con el rey —para mostrarle cómo sus espejos mágicos funcionaban. —Quebré la mayoría de ellos —Aelin dijo, cruzándose de brazos. —Lo que haya sido que destruiste debieron haber sido trucos baratos y réplicas. Sus verdaderos espejos de bruja... no puedes romperlos. No tan fácilmente, al menos. —¿Qué pueden hacer? —Dorian tenía un horrible presentimiento sobre a dónde iba todo esto. —Puedes ver el futuro, el pasado, y el presente. Puedes hablar entre espejos, si alguien tiene su hermana. Y también están los raros de plata —aquellos cuya forja demanda algo vital de quien lo hace —La voz de Manon fue disminuyendo de volumen. Dorian se preguntó si incluso entre las Blackbeaks, estos cuentos eran sólo susurrados en fogatas—. Otros espejos pueden amplificar y contener disparos de poder puro, para ser liberado si es apuntado hacia algo. —Un arma —Aedion dijo, provocando un asentimiento de Manon. El general debió haber unido las piezas también porque preguntó antes de que Dorian lo hiciera —¿Yellowlegs se reunió con él para hablar de esas armas, verdad? Manon guardó silencio por un largo tiempo que supo que Aelin estaba a punto de presionar. Pero Dorian el dio una mirada de advertencia para mantener silencio. Así que lo hizo. Todos ellos lo hicieron. Finalmente, la bruja habló —Han estado haciendo torres. Enormes, más aun así capaces de ser trasladadas a través de campos de batallas, alineadas con esos espejos. Para que Erawan usara sus poderes —y eliminara tus ejércitos con unos cuantos golpes. Aelin cerró sus ojos. Rowan puso una mano sobre su hombro. Dorian preguntó —¿Es esto... —Él miró hacia el pecho, el espejo adentro—uno de esos espejos que planea usar? —No —Manon dijo. Estudiando el espejo de bruja dentro del pecho—. Lo que sea este espejo... no estoy segura para qué sirve. Qué siquiera de lo que puede hacer. Pero no es para nada la Cerradura que estás buscando. Aelin tomó el Ojo de Elena de su bolsillo, pesándolo en su mano, y dejando salir un largo suspiro por su nariz.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement