Page 140

Más profundo y más profundo, Aelin disparó con su poder. A través de sus distantes y mortales ojos, ella notó a los ilken volando más cerca. Una misericordia, si ellos habían sido alguna vez humanos, quizá destruirlos podría ser una indulgencia. Aelin sabía que alcanzaría su antiguo borde de poder gracias a las campanas que le advertían en su sangre que repiqueteaban en su despertar. Que repiqueteaban mientras se lanzaba a sí misma en las ardientes profundidades del infierno. La Reina de la Llama y la Sombra, la Heredera de Fuego, Aelin del Fuego Salvaje, Corazón de Fuego… Ella se quemó a través de cada título, así mientras se convertía en ellos, se volvía en lo que esos embajadores extranjeros habían siseado cuando ellos silbaron la información sobre una pequeña reina que crecía, con un inestable poder en Terrasen. Una promesa que había sido susurrada en la oscuridad. La presión empezó a construirse en su cabeza, en sus venas. Lejos y detrás, seguros y fuera de su alcance, ella sintió los parpadeos de la magia de Rowan y Dorian mientras ellos congregaban las explosiones que podrían contestar la suya propia. Aelin se disparó en el inexplorado núcleo de su poder. El infierno fue sin cesar. El infierno siguió y continuó.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement