Page 106

Capítulo 52 Traducido por Lu Na Corregido por Cotota

No lograron llegar a Leriba. O a Banjali. Ni siquiera se acercaron. Lorcan sintió la presión en sus hombros que había guiado y ensombrecido el curso de su vida, esa mano invisible e insistente de sombra y muerte. Así que fueron rumbo al Sur, después al Oeste, navegando rápidamente por la red de canales del río Eyllwe. Elide no tuvo objeción o pregunta alguna cuando él explico que si el mismo Hellas les estaba pisando los talones, era porque la reina que estaban persiguiendo estaba probablemente en esa dirección. Donde quiera que eso los llevara. No habían ciudades ahí afuera, solo prados infinitos que bordeaban el extremo sur de Oakwald, y después de eso, pantanos. Pero si ahí era donde él tenía que ir… El dios oscuro tocó sus hombros y nunca lo había guiado mal. Vería lo que podía encontrar. No dejo que le detuviera mucho tiempo el hecho de que Elide cargará una Llave de Wyrd. Que estuviera tratando de llevársela a su enemigo. Tal vez la suma de sus poderes los llevaría a eso, a ella. Y entonces, si jugaba bien sus cartas, tendría las dos llaves. Si era más inteligente y rápido y despiadado que los otros. Después, la parte más peligrosa de todas: viajar con dos llaves en su posesión, dentro del corazón de Morath, para cazar la tercera. La rapidez sería su mejor aliado y la única oportunidad para sobrevivir. Y probablemente nunca más volvería a ver a Elide, o a ninguno de los otros. Habían abandonado por último la barcaza esa mañana, metiendo cualquier suministro que cupiera dentro de sus paquetes antes de prepararse para los ondulantes pastos. Horas después, la respiración de Elide era entrecortada a medida que ascendían por la colina en lo profundo de la llanura. Desde hacía dos días que él venía sintiendo el aroma salado en el aire, debían estar cerca de la orilla de los pantanos. Elide tragó con fuerza, y él le pasó la cantimplora mientras observaban los bordes de la colina. Elide se detuvo, relajando sus brazos a los costados. Y el mismo Lorcan se congeló al contemplar lo que se extendía delante de ellos. —¿Qué es éste lugar? —Elide respiró, como si la temerosa tierra de sí misma pudiera escuchar.

Profile for Cineadictos pwa

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

IMPERIO DE LAS SOMBRAS 2  

Advertisement