Page 1

VOLUMEN II – 5º Año - Mayo 2017

PRÓLOGO

Mercedes Pérez Crespo NOS REGALARON LAS PALABRAS

Ana Rosa Quintana Actores de la Zarzuela “Los Carboneros” Mar Flores Coro de la Biblioteca Nacional de España Alumnos del CPEE Peñalara LA CAUSA DEL MES

Cadena de Ayuda Contra la Fibromialgia, A.C. de México


STAFF

DE CINCO PALABRAS

MARÍA DEL MAR OLAYO Presidenta Socios fundadores Mar Olayo Martínez Manuela Martínez Rey Almudena Olayo Martínez CINCO PALABRAS ASOCIACIÓN DE ESCRITORES SOLIDARIOS ALMUDENA OLAYO Secretaria JULIÁN MORENO Administrador, Contable y Tesorero JUAN ANTONIO TIRADO Página Web y Redes Sociales AURORA AVELLO Maquetación Revista

Puedes hacerte socio de la ASOCIACIÓN CINCO PALABRAS donando 5 € al mes, que destinaremos a la causa solidaria mensual. Tú eliges la forma de pago: trimestral, semestral o anual Anímate a formar parte de nuestro proyecto y visita https://cincopalabras.co m/como-hacerse-socio/ Son pocos pasos. ¡Es rápido y muy sencillo!

CINCO PALABRAS.COM Cada mes ayudamos a causas, asociaciones, fundaciones o a personas necesitadas a través del arte y la solidaridad

¿Qué es CINCO PALABRAS?

Es un juego literario-solidario con el que, a través de nuestro ARTE, intentamos hacer un mundo más digno para todos, ayudando y difundiendo las necesidades del mundo cada mes. ¡Colabora con nosotros y nuestras causas! LAS REGLAS: 1. No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. 2. No se modificará la posición de las mismas. 3. El relato tendrá una extensión máxima de 100 palabras.


04

08 10

12

LA CAUSA DEL MES

CACF, Cadena de Ayuda Contra la Fibromialgia, México PRÓLOGO por MERCEDES PÉREZ CRESPO: Diseñadora y colaboradora de Cinco Palabras EVENTO DEL MES Representación de la Zarzuela Los Carboneros por la Coral de la Biblioteca Nacional Arte y Fibromialgia Ganadores del concurso “Dibuja tu Dolor”

13

LAS PALABRAS DE LA SEMANA Ana Rosa Quintana, Los actores de “Los Carboneros”, Mar Flores, Coro de la Biblioteca Nacional de España, Alumnos del CPEE Peñalara

ESCRITORES SOLIDARIOS

18 30 40

52 60

Esther Huete, Ester, Alicia Manzanares, Lía, Frank Spoiler, Olga Cabrera, Juan Francisco Mencía, María Berlanga, Claribel Aránega, Isabel Mendieta, Silvia Gabriela Vázquez, África, Pilar Alejos, Pilar Carril, Carmen, Galilea, Alejandra Roset, Perico, Feli Eguizábal, Pequi, Javier Puchades, PilPil, Mar Olayo, Olivia Galván Olga Cabrera, Ester, Silvia Gabriela Vázquez, Perico, Alicia Manzanares, María Berlanga, Juan Francisco Mencía, Esther Huete, Alejandra Roset, Frank Spoiler, PilPil, Feli Eguizábal, Pilar Carril, Mar Olayo, Pilar Alejos, Golosinas Literarias, Olivia Galvan, África, Galilea, Pequi

Esther Huete, Silvia Gabriela Vázquez, Juan Francisco Mencía, Olivia Galván, Frank Spoiler, Alicia Manzanares, Frank Spoiler, Alicia Manzanares, Galilea, Pequi, Jorge Serrano Crucé, Javier pintor, Feli Eguizábal, Beatriz Molina, Pilar Alejos, Pilar Udo, Javier Puchades, África, Pilar Carril, Mar Olayo, Olgavi África, Pequi, Juan Francisco Mencía, Alicia Manzanares, Esther Huete, Pilar Carril, Frank Spoiler, Pilar Udo, Javier Puchades, Silvia Gabriela Vázquez, Galilea, Carmen Pérez, Pilar Alejos, Feli Eguizábal, Mar Olayo Esther Huete, Silvia Gabriela Vázquez, Ulises de Laney, Alicia Manzanares, Carmen, Feli Eguizábal, Juan Francisco Mencía, Pilar Udo, Javier Puchades, Pilar Alejos, África, Pequi, Asunción Alcoceba, Galilea, Pilar Carril, Perico

3


CADENA DE AYUDA CONTRA LA FIBROMIALGIA EN MÉXICO Cadena de Ayuda Contra la Fibromialgia es una Asociación Civil sin fines de lucro que difunde y apoya el desarrollo de alternativas para el conocimiento y tratamiento de la fibromialgia. Nuestra Misión es difundir información, avances médicos y nuevos conocimientos científicos que se desarrollen en la investigación sobre la fibromialgia, con el fin de fomentar un buen conocimiento y entendimiento en los pacientes y familiares a través de grupos de apoyo terapéutico que ayuden a mejorar la calidad de vida. Nuestra Visión es lograr calidad de vida para las personas que padecen fibromialgia a través de la formación de grupos de apoyo terapéuticos que faciliten las herramientas para incidir de manera positiva en la salud de los enfermos y lograr certidumbre a los familiares.

4

Nuestro Objetivo es difundir información sobre la fibromialgia así como ofrecer espacios en los que se oriente acerca del manejo de la enfermedad. Participar en la investigación y avances sobre la fibromialgia, con el fin de fomentar un buen conocimiento del padecimiento y así un mayor entendimiento y adaptación.


SOBRE LA FIBROMIALGIA Es una enfermedad crónica que afecta alrededor del 4% de la población general, del que el 80% son mujeres. Ocasiona a quien la padece dolor en múltiples localizaciones del cuerpo y un cansancio que no mejora con el descanso. La palabra fibromialgia deriva de la palabra latina “fibra” que significa fibra o fibroso, y de las griegas, “mys” que significa músculos, y “algos” que significa dolor. Así pues fibromialgia significa dolor en los músculos y en tejido fibroso. Este dolor no es causado por traumatismo externo alguno, por lo que no mejora al pasar los días ni con tratamientos locales. La mayoría de los que la padecen son mujeres, y suele presentarse entre los veinte y cincuenta años aunque han comenzado a sufrirla adolescentes. El Colegio Americano de Reumatología estableció un diagrama que identifica múltiples puntos sensibles a la palpitación en diversos lugares del cuerpo, para determinar si una persona sufre o no fibromialgia. El paciente debe haber sufrido dolor crónico durante un mínimo de 3 meses en once de los 18 puntos sensibles que existen a lo largo del cuerpo.

LOS SÍNTOMAS HABITUALES del paciente con fibromialgia incluyen, además del dolor en todo el cuerpo: • Fatiga que no mejora con el descanso. • Dolor de cabeza sin causa aparente. • Rigidez de las articulaciones y músculos más intensa por las mañanas. • Insomnio. El sueño no es reparador y se levantan cansados. • Colon irritable. Estreñimiento o diarrea y trastornos digestivos. • Menstruación insólitamente dolorosa. • Mala circulación en las extremidades: manos y pies fríos. • Dificultades cognitivas: problemas de memoria inmediata y de concentración. • Sensación de hinchazón y hormigueo en pies y manos, especialmente al despertar. • Ansiedad y depresión, por lo general como consecuencia directa del sufrimiento causado por el dolor. • Sequedad de ojos y boca. • Falta de fuerza muscular. • Cólicos abdominales. • Adormecimiento de piernas y brazos.

5


Hay casos de fibromialgia que comienzan después de procesos infecciosos por bacterias o virus, un accidente automovilístico o un problema grave. Estos factores, aunque no causen la enfermedad, son la punta que hace despertar la anomalía que la persona ya tenía. Existe una gran incomprensión de esta enfermedad, y por ende de las personas que la padecen, y muchos médicos consideran que son alteraciones emocionales de los pacientes. Algunos médicos ni siquiera creían en su existencia pero, afortunadamente, se comienzan a hacer serias investigaciones sobre este padecimiento. Antes de ser diagnosticado el paciente se somete a varios análisis que arrojan resultados normales, por lo que solo sirven para descartar cualquier otra enfermedad. Pero el dolor, el cansancio y los demás síntomas siguen agobiando al paciente, por lo que le pueden desencadenar una depresión.

6

¿Quién no se deprimiría con un dolor constante? El paciente no se deprime y siente dolor, sino que el dolor crónico le genera depresión. Como no es fácil diagnosticar la fibromialgia, ya que los resultados de los análisis son normales, los pacientes sienten gran desesperación e impotencia. Los médicos no encuentran respuesta a sus malestares y los pacientes suelen ser calificados como hipocondríacos o incluso se piensa que quieren llamar la atención. Si los profesionales llegan a pensar que los síntomas son producto de la imaginación, uno puede imaginarse la actitud que pueden tomar algunos familiares del paciente.


Es frecuente que antes de que se llegue al diagnostico se haya acudido a médicos de diversas especialidades. Como la apariencia física del paciente no se deteriora -no es una enfermedad que salte a la vista- el paciente, además de sufrir sus síntomas las 24 horas del día, se agota por el hecho de tener que convencer a los que le rodean de que su malestar es real y no imaginario. Actualmente no hay ninguna cura para la fibromialgia, aunque se han evidenciado puntos comunes en los pacientes que mejoran: tienen información, redes de apoyo y una actitud positiva. Por este motivo hay que procurar un cambio de mentalidad, tanto en el enfermo, como en los que le rodean.

Es necesario acercarse a un doctor que conozca la enfermedad para que explique, tanto al paciente como a los familiares, las generalidades de la fibromialgia. Hacer ejercicio diariamente y cuidar la alimentación son puntos muy importantes. Si el paciente con fibromialgia recibe explicación sobre la enfermedad y aprende a hacer los cambios apropiados en su vida, lleva la mitad del camino ganado. Se dan grandes cambios en las personas que asisten a grupos de apoyo ya que reciben información y se sienten comprendidas al conocer a otras personas con su mismo padecimiento. La actitud de vencer la enfermedad y no dejarse llevar por ella influye en la mejoría de los pacientes.

CADENA DE AYUDA CONTRA LA FIBROMIALGIA A.C. TEL 55-73-23-94 Página Web http://www.cacf.org.mx e-mail informes@cacf.org.mx mherrera@cacf.org.mx 7


PRÓLOGO DE MERCEDES PÉREZ CRESPO DISEÑADORA Y COLABORADORA DE CINCO PALABRAS Síndrome de Fibromialgia y Fatiga Crónica… La primera vez que me dieron ese diagnóstico, allá por 2007, eché a correr y no paré hasta 2012. Bueno, en realidad no paré yo, me paró ella, y me bajó de la vida, al menos de lo que yo conocía como vida hasta ese momento. Trabajaba como autónoma en Artes Gráficas, madre divorciada con padre ns/nc, y con un sentido del deber y del amor propio más grande que yo, y eso que yo soy grande!! Hablamos de Síndrome de Fibromialgia porque no es una enfermedad como tal, sino un conjunto de síntomas. El más conocido es el dolor muscular y articular, más agudo en algunos puntos del cuerpo conocidos como “puntos gatillo”. Yo le cuento a los que me preguntan que es algo parecido a cuando empiezas a tener gripe y te duele todo… pues algo así pero todo el tiempo, variando la intensidad en función del tiempo, del estrés, del descanso, etc. 8

Es difícil de entender que en algunas ocasiones, simplemente el chorro de agua fría al lavarte las manos duele, pero así es. Hay otros muchos síntomas que compartimos la mayoría de los enfermos tales como un agotamiento casi continuo que no cede con el descanso, insomnio o sueño no reparador (la mente de un fibromiálgico es como un DVD a cámara rápida), migrañas y cefaleas tensionales, contracturas y rigidez muscular, bruxismo y otros problemas de la articulación temporomandibular, ciclos menstruales muy dolorosos, gastritis crónica, colon irritable, depresión, ansiedad, problemas de concentración y pérdida de la memoria a corto plazo, imposibilidad de realizar una tarea o mantener una determinada postura más de un breve momento.


Llegados a este punto podréis imaginar que llevar una vida normal es prácticamente imposible, ni trabajo, ni ocio, ni labores domésticas ni nada de nada. Y al mismo tiempo es una enfermedad que se diagnostica solo por descarte de otras enfermedades tras haber pasado por todos los especialistas del cuadro médico en un proceso que puede durar varios años, en los que se nos dice que lo que tenemos es “mucho cuento”, que somos unas flojas o cualquier otra lindeza que no hace más que hundirnos en un horrible pozo de soledad e incomprensión. ¡Menos mal que cada vez somos más dentro del pozo y nos podemos apoyar y ayudar entre nosotros! Los tratamientos que existen ahora mismo solo pueden paliar algunos síntomas, pero no hay un tratamiento concreto puesto que ni siquiera se sabe de dónde procede el síndrome o qué especialistas médicos deben ocuparse de él, reumatólogos, neurólogos, internistas, psiquiatras… Desde mi modesta, pero interesada opinión, tendría que haber Unidades de Fibromialgia donde varios especialistas trabajasen en común y ofrecieran al paciente un camino concreto a seguir, y no como ahora, que tenemos que decidir si hacemos caso a uno u otro porque en la mayoría de las ocasiones se contradicen…¡y mucho! Ahora mismo yo estoy pasando una buena época debido a un explosivo cóctel de medicamentos que en algún momento tendré que dejar debido a los múltiples efectos secundarios que tiene…pero de momento “¡que me quiten lo bailao!” De todo se aprende en la vida y ¡de esta enfermedad se aprende mucho!

Se aprende a vivir el momento, a olvidarse del futuro y aún más del pasado, a darse cuenta de que el perfeccionismo no sirve sino para ser muy desgraciado, a que los problemas importantes en la vida son únicamente los que afectan a la salud y el resto son solo “incomodidades” que hay que resolver o mandar a freír espárragos. El día 12 de mayo es el Día Internacional de la Fibromialgia, que una vez más servirá para dar a conocer y concienciar a la sociedad de que por mucho que queramos no podemos hacer más de lo que hacemos, y que necesitamos mucha ayuda, de nuestro entorno familiar y amigos, del sector médico y farmacéutico, pero sobre todo de los jueces y médicos del INSS que deben decidir si estamos en condiciones de trabajar, o no, sin contar con una prueba o análisis que lo certifique. Si no podemos trabajar no tenemos ingresos, y sin ingresos no podemos tener la tranquilidad que en nuestro caso es imprescindible, ni acceder a los tratamientos de fisioterapia, psicoterapia, etc. que tanto nos pueden ayudar a acercarnos a lo que conocíamos como “vida normal”.

Aprovecho la ocasión para dar las gracias de todo corazón a Mar Olayo y a Cinco Palabras por ayudar en la difusión del Síndrome de Fibromialgia y Fatiga Crónica, y en general por la magnífica labor de ayuda a cualquier colectivo que lo necesite. Juntos podemos mover montañas!! 9


EVENTO DEL MES

Representación de la zarzuela “Los Carboneros” en Colmenarejo La Agrupación Coral de la Biblioteca Nacional de España, dirigida por Román Clemente Magán, estrenó este mes de mayo en el madrileño Teatro Fernando Fernán Gómez un espectáculo monográfico para homenajear al maestro Barbieri. Se trata de la Zarzuela “Los Carboneros”. El Coro de la BNE es colaborador habitual de Cinco Palabras y, como parte de esa colaboración, llevó a cabo el Ensayo General previo al estreno, en el Teatro Municipal de Colmenarejo de la sierra madrileña. La recaudación se realizó en favor de Cinco Palabras. A todos los componentes de la Agrupación Coral, ¡GRACIAS!

EL AUTOR Francisco Asenjo Barbieri (1823-94), compositor madrileño está considerado como el padre de la zarzuela y precursor del idioma musical español. Barbieri es honrado como el creador de un teatro musical auténticamente español. En el año 1877 compone la zarzuela “Los Carboneros” con letra de D. Mariano Pina. 10

LA OBRA “Los Carboneros” es un sainete lírico en un acto, dividido en 5 cuadros musicales. Fue representada por primera vez en Madrid, en el Teatro de la Comedia, el 21 de diciembre de 1877, y no hay noticias de grabación ni representaciones posteriores. Argumento: Onofre y Simona (carboneros) se presentan ante Elías (secretario de Juzgado) para denunciarse mutuamente por maltrato generado por su competencia en la venta de leñas y carbones, ya que tenían sus respectivos despachos frente por frente. Elías les pide que vuelvan más tarde porque aún no ha llegado el señor Juez y ellos se marchan sucios y malhumorados. Cuando vuelven, limpios y bien vestidos, no se reconocen y se enamoran.


EL CORO La Agrupación Coral de la Biblioteca Nacional de España(ACBNE) nace en 2012, durante la celebración del tricentenario de la BNE. Entre sus principales objetivos destaca el constituir un apoyo para la difusión de los fondos musicales existentes entre las colecciones de la Biblioteca Nacional de España. En especial, dan a conocer piezas inéditas, menos divulgadas o de especial valor histórico, cultural o bibliotecario conservadas en la BNE. La Agrupación Coral está adscrita a la Fundación Amigos de la Biblioteca Nacional de España (FABNE). Desde su comienzo ACBNE, esta dirigida por Román Clemente Magán, músico de dilatada carrera, con formación académica en el Conservatorio Superior de Música de Madrid y con brillante curriculum en dirección de coros. En la actualidad componen la Agrupación Coral unas cincuenta voces. Se trata de un coro versátil que interpreta repertorios de distintos géneros y épocas. 11


ARTE Y FIBROMIALGIA Dibuja tu DOLOR Concurso de dibujo patrocinado por CACF en 2011

Laura Diana Cedeño Escobar Primer Premio

Alicia Orellana Segundo Premio

12

Ángela Vera Pichardo Tercer Premio


CINCO PALABRAS DE

PRIMERA SEMANA

ANA ROSA QUINTANA

Esta semana ponemos las Cinco Palabras de Ana Rosa Quintana (1978, Santander). Ana Rosa lleva viviendo desde hace aĂąos en Marchamalo (Guadalajara), y fue nombrada el pasado domingo 2 de abril nueva Coordinadora Territorial de UniĂłn Progreso y Democracia (UPyD) de Castilla-La Mancha. Ana Rosa padece fibromialgia y es una luchadora empedernida. En reconocimiento de todos los que padecen esta enfermedad nos dio sus cinco palabras:

Lluvia Juegos Estupefacta Magenta Refrescar

13


CINCO PALABRAS DE

SEGUNDA SEMANA

Los actores de

“LOS CARBONEROS” de Barbieri Esta semana nos dan sus Cinco Palabras los actores de la zarzuela ‘Los Carboneros’ de Barbieri, que durante este mes de mayo están realizando con gran éxito varias actuaciones en la Comunidad de Madrid (Casino de Madrid, Teatro Municipal de Colmenarejo y Teatro Fernando Fernán Gómez de Madrid) junto con la Coral de la Biblioteca Nacional de España. Los actores son: Cristina Rubio Moreno, Raquel Martín, José Luis Pérez, Enrique Pérez-Rioja y Sergio Cantarero.

Carboneros Pendientes Razón Juzgado Cinco 14


CINCO PALABRAS DE

TERCERA SEMANA

MAR FLORES Esta semana nos da sus Cinco Palabras la modelo y actriz española Mar Flores que coincidió con Mar Olayo camino de Nueva York para participar en un acto benéfico. Nos escribió de su puño y letra sus Cinco Palabras, que empiezan por la letra ‘a’

15


CINCO PALABRAS DE

CUARTA SEMANA

CORO DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA Esta semana nos da sus Cinco Palabras la Agrupación Coral de la Fundación de Biblioteca Nacional de España, en una de sus visitas al jardín de Cinco Palabras en Colmenarejo (Madrid) en una comida de confraternidad. Además nos regalaron esas Cinco Palabras haciendo un ‘dominguero’ #MannequinChallenge.

16

Menisco Viandas Catapulta Cenador Farol


CINCO PALABRAS DE

QUINTA SEMANA

Este último fin de semana de mayo nos dan sus Cinco Palabras el Colegio de Educación Especial Peñalara, al que ayudamos el mes anterior con la aportación económica de nuestra Asociación de Escritores Solidarios. Ahora ellos nos han devuelto esa solidaridad en forma de trabajos manuales que tienen expuestos en las paredes del colegio y que la presidenta de Cinco Palabras, Mar Olayo, tuvo la oportunidad de disfrutar recorriendo los pasillos y las aulas del centro educativo ubicado en la Sierra de Madrid. Sus palabras fueron:

Ayudar Amigos Jugar Reírse Divertirse

17


ANA ROSA QUINTANA

PRIMERA SEMANA Lluvia, Juegos, Estupefacta, Magenta, Refrescar

18


PRIMERA SEMANA

Era uno de esos días de lluvia en los que sólo apetecía estar tumbado en el sofá y dejar que el tiempo pasara sin pena ni gloria, pero él enseguida sacó unos juegos de la vieja alacena que adornaba la sala y ella, estupefacta ante ese grato detalle por su parte, accedió de buen gusto. Colocó el tapete color magenta encima de la hermosa mesa camilla y ahí que se fueron a refrescar la memoria volviéndose niños nuevamente. Esther Huete

¿Lluvia dices? ¡Pero si en esta semana no ha dejado de llover! Ya no podemos salir a compartir los juegos con los amigos. No me pongas esa cara, sé que te quedas estupefacta al escucharme, pero mi chubasquero magenta es mágico y cuando me lo pongo me ayuda a refrescar la memoria y recuerdo que, aunque soy una niña, tengo el cerebro de adulta.

La oscuridad lo invade todo una vez más. Tengo miedo. Algo ruge en mi cabeza, la siento estallar aguijoneada por una lluvia de pinchazos. ¡Quédate inmóvil, permanece quieta! Me ordenan…, y obedezco. Ya llegan. Juegos de luces estroboscópicas dibujan imágenes distorsionadas en mi mente, pensamientos convertidos en monstruos terribles que me amenazan dejándome paralizada, estupefacta. Y luego están ellos inyectándome una substancia color magenta, asegurando que va a refrescar mis recuerdos para así encontrar la solución a mis desvaríos. Regreso, al fin, a la protección que brindan las paredes acolchadas de la habitación. En mi rincón predilecto reencuentro la paz. Alicia Manzanares

Ester

19


PRIMERA SEMANA

Otra vez la lluvia, las manos, las lenguas, los ojos. Otra vez los juegos, el deseo, las ansias, las uñas. Y vuelta a sentir el vaivén del deseo, las ganas de morir, el calor que ahoga, los gemidos que no acaban. Mirada estupefacta, ganas y recuerdos, observo en el espejo las marcas en mi cuerpo. Piel magenta, labios hinchados, carne, sudor y mordiscos. Cómo refrescar el cuerpo magullado, el alma saciada, el amor que arde, en la proximidad de tu boca y tu sexo. Lía

La tristeza se había apoderado de mí y mis pies pesaban toneladas, haciéndoseme imposible disfrutar de la Lluvia. Recordé sus Juegos, bromeaba y me hacía rabiar metiéndose con mi pequeña nariz, decía que era pizpireta, (ni sabía lo que significaba), sus labios… sus dientes en su perfecta sonrisa, siempre tan optimista que me llenaba de alegría y felicidad. Recordé su despedida, ni me habló… Estupefacta, contemplé el fulgor de sus ojos Magenta; sabía que era un demonio, pero no que fuera su sirvienta. Levanté la cabeza, tenía que Refrescar mi memoria, la lluvia se había convertido en mi única esperanza. Frank Spoiler

20


PRIMERA SEMANA

Igual que la Lluvia en verano provoca los Juegos de los niños, deliciosa, fresca y divertida te miro. Tú estás atónita y Estupefacta ¿Cómo vamos a ir al entierro vestidas de Magenta? ¡Válgame Dios semejante afrenta! Señorita, ¡usted está loca o el diablo la tienta! Déjese de tonterías y entre en casa Ha salido como siempre sin el chal y no sé si es la lluvia, pero empieza a Refrescar. Olga Cabrera

Acertijo 41 Cual la lluvia es meteoro y si pierde los sosiegos coge la fuerza de un toro y con vozarrón canoro nos asusta con sus juegos. No tiene corporeidad ni tiene figura exacta, si se enfada, estupefacta lo mira la humanidad. Tampoco tiene color, no es, pues, de color magenta, ni tiene sabor ni olor, aunque sea portador de aromas mil y cincuenta. Adivina adivinanza: cuando dulce es su arrullar los calores del verano bien los sabe refrescar.

Refugio tras el cristal que guarda de la lluvia. Tímida al abrir una ventana que dejar pasar el olor a hierba mojada, trayendo el recuerdo a la infancia y a los juegos en los charcos. Mirada perdida, sin fondo, sin final. Mirada estupefacta, casi muerta. Habla y nombra en otro acento, que no en otra lengua, y el cielo se vuelve magenta, violento, con fuerza. Cierra la ventana, vuelve a refrescar, demasiado frío para un pecho descubierto, sin abrazos, sin sosiego. Y se refugia tras el cristal. María Berlanga

Juan Francisco Mencía 21


PRIMERA SEMANA

22

Caía la lluvia y los caracoles brillaban como charol marrón. Miraba los juegos de luz sobre sus conchas mientras el olor a tierra mojada empapaba el aire de la primavera. De repente me di cuenta de que su deambular errático no era tal. Había un propósito en su peregrinaje por mi jardín. Comprobé estupefacta que primero componían una silueta con forma de labios y después otra que parecía un sol. Sobre las hojas color magenta de mis fucsias simulaban ser equilibristas. Comenzaba a refrescar y me refugié en casa. A la mañana siguiente un collage de siluetas adornaba mi jardín.

Me pregunto cómo sabría la lluvia en el Pleistoceno. Si los niños desvestidos compartirían juegos sin pronunciar palabra. ¿Acaso estarían prohibidos? ¿Qué sería del tiempo si transcurriera errante de poblado en poblado en su desplazamiento continuo y estacional? Sabrían pintarlo en las cuevas, para dejar estupefacta la mirada venidera e inspirar con su magenta, la visión de Frida y de cualquier otra artista que, como yo, salimos al agua a refrescar la memoria, entre los charcos que tanto nos gusta pisar.

Claribel Aránega

Isabel Mendieta


PRIMERA SEMANA

Compartir la alegría a pesar de… -¿Te gusta la LLUVIA? -pregunta mi abuela, convencida de obtener un sí rotundo. Amparada en la aquiescencia que la vejez otorga, rescata JUEGOS infantiles: -¿Saltamos charcos? Se queda ESTUPEFACTA cuando la mujer de vestido MAGENTA -yo, su nieta (aunque ella lo olvide)- dice: -Sufro fibromialgia ¿recuerdas? Estoy cansada… Mientras intento REFRESCAR su memoria, me ayuda a calzarme las botas y, entre risas, salimos. Con cada tormenta se repite la escena. Algunos juran que han visto nuestras sombras chapoteando en el parque, una abrazando los dolores de la otra, celebrando la vida, desde siempre.

ESPACIO COLOR MAGENTA En lluvia de besos, en inconexos juegos de confusas miradas, en la búsqueda del cuerpo húmedo de caricias al despertar el alba, en los silencios donde el sexo manda, donde el alma herida se refugia triste, estupefacta, ahogada en la mentira, inconsistente falacia, insistentemente negada, en ese espacio, en ese color magenta, el fracaso espera, se aposenta pacientemente, labra su venganza, sabe de la sequedad de los besos que no ha podido refrescar una lluvia intermitente. África

Silvia Gabriela Vázquez

23


PRIMERA SEMANA

Pepe VI Conducir en Madrid con lluvia era incómodo y además le retrasaba en el trabajo. El mal tiempo le volvía taciturno. Sabía que con Alma estaba jugando juegos muy peligrosos, sin embargo, había decidido dar un paso adelante. Esperó en la puerta del Bruselas a que no hubiera nadie en el bar y entró nervioso y desatalentado. Ella le sonrió. – Quiero acostarme contigodijo Pepe bajando los ojos. Alma lo miró estupefacta y en unos segundos sus mejillas se tintaron de color magenta. – Pero chiquillo…- Y sonrió de nuevo- De momento nos vamos a refrescar – y abrió una cerveza que compartió con él.

Juan Francisco Mencía

24

LLUEVE Todo parece distinto bajo la lluvia. Con su hipnótico tintineo regresan los recuerdos, los juegos a tu lado, donde ambos ganamos siempre. Cierro los ojos y te siento… Nada volverá a ser como antes, hasta amanece distinto. Contemplo estupefacta, bajo la gelidez de tu ausencia, destellos magenta iluminando el cielo con los primeros rayos de sol. Tiemblan mis manos vacías, presienten que ya no estás a mi lado. Te buscan bajo mi piel, intuyen que, allí, he escondido el roce de tus labios. Comienza a refrescar. Me duele no poder refugiarme en tu abrazo. Acunaré tus cenizas en mi regazo. Pilar Alejos


PRIMERA SEMANA

La lluvia no me dejó salir de casa en toda la mañana. Después de comer, me acerqué al viejo caserón. Poco quedaba de aquel bonito jardín en el que tanto disfruté. Recordaba aquellos juegos con mis hermanos y primos y el correteo por los largos pasillos, y la cara estupefacta que puso mi tía cuando rompimos aquel horrible jarrón de color magenta, que era una reliquia familiar. Nos costó un buen castigo. Con mis recuerdos pasé toda la tarde, pero ya empezaba a refrescar y debía volver. Era necesario cerrar una etapa de mi vida, pues el presente me esperaba. Pilar Carril

Me gusta tumbarme sobre la hierba cuando una lluvia de estrellas cruza el cielo caluroso en las noches de agosto. Te olvidas de los juegos amorosos y te quedas estupefacta contemplando ese fenómeno alucinante que te absorbe la visión y te llena la mente de deseos inalcanzables. Todo es blanco y negro, no hay magenta, ni verde ni rojo. Tienen que saltar disparados los riegos de los aspersores para hacerte levantar, de un salto, y separar la mirada de semejante espectáculo. Es la mejor manera de refrescar el cuerpo y hacerte regresar a la realidad. Carmen 25


PRIMERA SEMANA

La lluvia caía fuera… mientras el público aplaudía los juegos y trucos del mago. La Estupefacta concurrencia no salía de su asombro. Sacó un pañuelo color magenta y caminando entre las mesas, buscó los ojos de una joven sentada junto a su pareja. Se acercó, tomó su mano y la besó. Ella comprendió, que no había truco en lo que iba a suceder. El mago volcó la cubitera, y del pañuelo arrugado entre sus manos, surgió un corazón que puso a refrescar sobre los cubitos de hielo. El rostro del mago empalideció y cayó muerto. Ella sabía que moría de amor…

Galilea

Recuerdo aquellas vacaciones en Costa Rica con mi hija, perdidas por las selvas del Pacífico, escoltadas por decenas de playas. Un mediodía tras comer pizza y tomar mojitos en una cabaña-bar salida de la nada, empezó a arreciar la lluvia. Sin pensarlo dos veces nos quedamos en bikini y salimos del techado a improvisar juegos y bailes, ante la mirada estupefacta de la dueña. Corríamos por todas partes empapándonos a conciencia, metiéndonos en riachuelos espontáneos que circulaban entre flores de color magenta. Fue un momento memorable que, en realidad, consiguió refrescar para siempre mis dormidos impulsos infantiles… Alejandra Roset

26


PRIMERA SEMANA

Siempre, cuando veo llover, regresa el recuerdo de aquel día de lluvia de mi infancia en el que descubrí que era capaz de inventar otro tipo de juegos detrás de las ventanas. Mi hermana siempre se acuerda de la cara de estupefacta que puse y que, además y según me dice, me hacía juego con mi vestido favorito color magenta. Un vestido del que guardo millones de recuerdos. Jamás podré olvidar el día que, incluso advertida de que podría refrescar por la tarde, me lo puse para que mis primos me lo vieran puesto por primera vez. Perico

EL COLOR DE LAS ESTRELLAS Niebla, agazapada en el recoveco del camino, sentía miedo y dolor. Bajo la pertinaz lluvia, observaba una reata de laboriosas hormigas que habían dejado sus juegos para llenar su despensa. Perecían tan indefensas que deseó tener su apariencia. Estaba segura de que el hurón que le arrancó medio hocico no la hubiera atacado. Estupefacta, había visto las estrellas difuminadas por el espacio tintado en magenta, y creyó que no volvería a ver a Bruno. Comenzó a refrescar, y sus dolores –cada minuto más intensos- necesitaban el calor de Bruno. Feli Eguizábal

27


PRIMERA SEMANA

Habían salido de ver “Cantando bajo la lluvia” y él se encontraba pletórico. Tanto le había gustado que no dejó de jugar con las caderas de ella desde que salió del cine Rialto, de vuelta a casa, por la Gran Vía y la calle de Alcalá. Entre juegos, ella se había quedado estupefacta viendo el cielo de color magenta, teñido por la puesta de sol. Él la tumbó sobre el césped de El Retiro, y se dieron algo más que unos revolcones. Anocheció y comenzó a refrescar y a llover. Volvieron a casa. Yo iba dentro de ella, y él, cantando.

Pequi

RECUERDOS DORMIDOS Añoro las tardes de otoño con tormenta. Cuando la lluvia comenzaba sus juegos, golpeando los cristales, deslizándose poco a poco, como mi mano acariciaba tu piel. Me embriaga ese aroma a tierra mojada, me deja atónita, estupefacta, mirando al más allá, pensando en ti. Entonces viene a mi memoria aquella rebeca magenta, que me ponía cuando comenzaba a refrescar, y salía a tu encuentro, y solo deseaba sentir tus besos, mientras nuestros cuerpos se empapaban de caricias. Todo son recuerdos que mi mente va borrando, incluso tu nombre y el mío. Solo deseo oír ese trueno, que me despierte y, me haga acordarme nuevamente de ti. Javier Puchades

28


PRIMERA SEMANA

Lola vivía en África, Acra Capital de Ghana. Trabajaba en un restaurante divulgando comida española. Los fines de semana visitaba una pequeña aldea en plena selva. Cocinaba para los lugareños legumbres, pasta, paellas o tortilla de patata. Cuando la LLUVIA aparecía los charcos eran el centro de JUEGOS para la chiquillería. Saltaban y nadaban dentro de ellos. Lola quedaba ESTUPEFACTA con sus incansables juegos. Al escampar y esconderse el sol, el cielo tintaba color MAGENTA. Al anochecer comenzaba a REFRESCAR. Después de cocinar, todos comían en la aldea, bajo las estrellas. Con palos, botellas vacías y cacharros se organizaba una bonita fiesta. Todos participaban.

Quién pudiera bailar bajo la lluvia, chapotear en el agua cantando desafinado para que no cese. Quién pudiera correr tras un balón, saltar a la comba, meter canastas. Se me prohibieron los juegos, se me ha vetado el movimiento excesivo y el sofá es mi fiel compañero. Miro estupefacta a los ignorantes que se burlan de mí y me llaman perezosa. ¡Pobre necios atrevidos! No comprenden el agotamiento de mi cuerpo. Les sonrío y vuelvo despacio a mi guarida donde, bajo mi manta magenta, reúno fuerzas para abrir un libro que me ayudará a seguir viviendo. Comienza a refrescar… Mar Olayo

PILPIL

Cada vez que tecleaba mi nombre en el ordenador aparecía lluvia en su lugar. A saber por qué esta “máquina chismosa” me hacía esos juegos que siempre me dejaban estupefacta. Lo mismo de estupefacta que cuando me pedía la impresora el color magenta. Curioso, pues descubrí su existencia ahí en la impresora. Pues antes siempre le llamaba rosa oscuro sin más. Ahora, como empieza a refrescar, me voy a poner mi chal color “magenta” mientras me tomo el café, después de apagar mi “máquina chismosa”. Olivia Galvan 29


PRIMERA SEMANA

Los actores de “LOS CARBONEROS” de Barbieri

SEGUNDA SEMANA CARBONEROS, PENDIENTES, RAZÓN, JUZGADO, CINCO

30


SEGUNDA SEMANA

Carboneros hay en tus ojos, Pendientes de mi destino. Casi pierdo la Razón. Hoy me llevan al Juzgado por apostarlo todo a mis Cinco sentidos. Carbones negros tus ojos, que incitan mi deseo. Me robaste el corazón y por ello hoy prisionero me veo. Olga Cabrera

Los amigos de mi abuelo eran todos como él, carboneros. Cuando el abuelo llegaba a casa, antes de pasar a lavarse, me tiznaba la nariz y la abuela lo regañaba. Yo me miraba al espejo, y verme con los pendientes de perlas blancas y la nariz negra me hacía pensar que la abuela tenía razón. Me gustaba jugar al escondite con el abuelo. Nos comíamos los dulces antes de que se enfriaran, dejábamos que el periquito volara por la casa, y la abuela volvía a regañarlo: Ramoncho lo que haces es de juzgado, ¡con ninguno de tus cinco hijos has hecho tantas barrabasadas! Ester

SEMILLAS Los llaman “los CARBONEROS”, no porque vendan carbón sino porque no hacen otra cosa que sembrar cizaña entre la gente. Están PENDIENTES de cada error ajeno para hacerlo público enseguida. Enemistar amigos lanzando rumores es la especialidad que ejercitan a diario. Quieren tener siempre la RAZÓN, independientemente del hecho JUZGADO. Sus argumentos jamás resultan sólidos y solo son capaces de convencer, a veces, a los crédulos, a los frágiles, a los inseguros. Por fortuna son tres o cuatro – CINCO como mucho- los que adoptan esta filosofía destructiva, los demás hacen más fácil la cosecha… llevan, en los bolsillos, buenas semillas. Silvia Gabriela Vázquez 31


SEGUNDA SEMANA Rebuscando encontré una historia de unos carboneros que tenían cuentas pendientes, a razón del carbón. Pasaron días, incluso algunos meses, hasta que tomaron la decisión de llevar a un juzgado su conflicto, el cual tardó cinco meses en tomar una determinación que beneficiase a ambas partes, debido a que el conflicto entre los dos carboneros empezó a convertirse en un problema para la calle de la carbonería. Hasta que los serenos empezaron a dejar aislada la calle de los carboneros para evitar presenciar un nuevo encontronazo entre los dos. Todas las noches la misma canción para despedir el día. Perico

¿De dónde salís? ¿Qué habéis hecho? ¡Parecéis CARBONEROS! ¡Luisa y yo no podemos estar PENDIENTES de todo, podríais prestarnos un poco de ayuda! ¡Y aún diréis que regañamos sin RAZÓN! ¡Vuestra actitud es de JUZGADO de guardia! ¡Parecéis niños chicos! Juani era un vendaval, yendo, viniendo, entrando, saliendo… A ellos, el regreso a la casona familiar les había devuelto la infancia feliz y divertida, los juegos en el granero, el chapoteo en el barrizal del arroyo… Tras el rapapolvo, los CINCO cruzaron miradas conspiradoras y, haciendo oídos sordos, corrieron hacia la casa-árbol que aún resistía en pie. ¿Tendrían espacio suficiente? Alicia Manzanares 32


SEGUNDA SEMANA Tus manos sobre la piel, que torna de colores los sentidos. Manos endurecidas por el arte de crear, que ya no se tiñen de negro como la de los carboneros. Son hoy de otros colores, otros olores, otras texturas que se aderezan con maestría y que dejan el rastro en tus manos. Tus labios que recorren el cuerpo de esa mujer de pendientes diminutos, sin brillos ni grandezas. Esa mujer que te roba la razón y el corazón a partes iguales, esa que no te juzga ni te hace sentir juzgado. Esa mujer que eligió tus manos, tu piel y tus labios….dame cinco segundos, solo cinco, para ser esa mujer y volver a tu lado. María Berlanga

Acertijo 42 Son negros como el carbón que venden los carboneros, vuelan y son “correnderos” y cornudos también son: en la testa y los traseros. No suelen estar pendientes de la hora ni el lugar, pues su razón es cantar, cual locos incontinentes, en tiempo canicular. Es de juzgado de guardia su canora melopea, pues resuena por vanguardia, por el centro y retaguardia con un ritmo de corchea. Y tiene como atributo su monocorde compás sonar sin dar marcha atrás ocho por cinco al minuto veces, o puede que más. Y aunque juro en arameo contra él, con su runrún nos lleva, por lo común, a los brazos de Morfeo. Juan Francisco Mencía

33


SEGUNDA SEMANA

Qué nostalgia de los paseos por los alrededores de la zona y de ver a los carboneros en plena acción. Era agradable para los sentidos y más cuando, entre trabajo y trabajo, estaban pendientes de lo que hacíamos los chiquillos del lugar para que no hiciéramos ninguna travesura. Y tenían razón. A la que se descuidaban ya la estábamos liando…y bien liada. Lo nuestro era de juzgado de guardia. Total. ¿Qué podían hacer cinco chiquillos espabilados, pero chiquillos al fin y al cabo? Esther Huete

Pepe VII – ¿Habías dicho? y Alma le miró picarona. -Ya lo he dicho- Pepe bajó la vista. – Te has puesto colorado- se regocijó ella- Acuérdate, calle Carboneros dieciséis, segundo. Hoy cierro antes, sobre las once te espero- Y se dispuso a atender a dos clientes que entraban en ese momento. Pepe salió presuroso, tenía dos paquetes pendientes de entrega. Hacía frío. El sentimiento le oscurecía la razón y sabía que, por ello, sería juzgado duramente, pero el deseo le agitaba. Amelia y las niñas estaban con los abuelos. Se volvió hacia el bar. Acababa de encenderse la banderola del Mahou cinco estrellas. Juan Francisco Mencía

La historia circuló durante años por el pueblo, cientos de versiones de unos únicos hechos. El carbonero ya venía a la que fue la casa de mis abuelos. Recuerdo que tenía las manos negras, y en ocasiones la cara; yo huía a esconderme en cuanto oía sus gritos en la cocina. En casa todos estuvieron pendientes del juicio. Cuentan que perdió la razón y mató al amante de su mujer. Fue juzgado y condenado, dejando aquí a sus cinco hijos y a su desconsolada mujer, que siguieron siendo objeto de habladurías toda su vida…

Alejandra Roset 34


SEGUNDA SEMANA

MUERTE SÚBITA Carboneros, comarca de Sierra Morena, 630 habitantes (bueno, ahora solo 629). Allí estaba yo, investigando aquella misteriosa muerte. Sus conciudadanos estaban Pendientes de mí sagacidad de investigador experimentado, con mis más de treinta años de oficio de detective privado, (aunque en el pueblo regentaba la única carnicería), para averiguar la Razón o causa real de la muerte, dicho por todos, “en extrañas circunstancias”. El caso lo llevaba mi amigo Manolo, agente impuesto por el Juzgado número Cinco de Jaén, y gran amigo mío. Fue fácil, ¿extraña? ¡No! ¿casual? ¡Tampoco! ¡por dios, si el viejo iba ya por los 110 años!!

En pleno corazón de Madrid aún quedaban edificios con más de un siglo, pero con una fachada con solera. Las calefacciones se alimentaban de negra piedra que los CARBONEROS abastecían en las calderas. PENDIENTES de ser sustituidas con toda RAZÓN, ya que Medio Ambiente analizó los componentes del aire que rezumaba de sus chimeneas, nada satisfactorios. El JUZGADO, debido a los daños respiratorios que a los ciudadanos causaba, CINCO años de plazo dio para que esas calderas de carbón fueran cambiadas.

Frank Spoiler

PILPIL 35


SEGUNDA SEMANA

UNA RASPADURA Corría el año de nuestro Señor de 1768, cuando salió de Carboneros por patas. Percibió la llegada de los alguaciles y se temió lo peor. Se escondió tras los arbustos de los pendientes de la reina, hasta que se marcharon, convencidos de que no estaba en casa. —No tienen razón, excelencia. ¿Cómo me van a encarcelar o desterrar, por un simple raspado en el certificado de matrimonio? — expuso al oficial del juzgado de La Carolina. —La cuestión no estriba en la raspadura Sr. Grauss, sino en la fecha del documento. “Cinco de abril de 1568” —le contestó el magistrado.

La calle en que nací era corta y estrecha, pero llena de vida. Allí confluían un montón de oficios: panadero, lechero, tabernero, planchadora, tapicero, trapero, chamarilero, cacharrero, ebanista, tendero de ultramarinos, pintor, y los carboneros (curiosa pareja esta: él, bajito y de piernas zambas y ella, alta y grande, de pelo negro como el carbón y siempre con pendientes rojos). Cualquier vecino daba razón del otro; todos se conocían y dudo que fuesen al juzgado por riñas entre ellos. Dabas cuatro o cinco pasos y a alguien saludabas. Era un ambiente de barrio con oficios hoy tristemente sustituidos por las grandes superficies.

Feli Eguizábal

Pilar Carril

Asomada a la ventana, observaba a los carboneros cargando el depósito de carbón, que nos calentaría todo el invierno. Al finalizar mi padre bajó a pagarles, mientras me decía: “Nunca tengas deudas pendientes, hija mía. El que paga descansa y el que cobra, más”. Creí que tenía razón, hasta cinco meses después, cuando vi a aquel maldito carbonero en el Juzgado, pagar su culpa. No hay indemnización que alivie el dolor de la muerte de mi padre, ni que borre el recuerdo de aquel cuchillo en sus sucias manos y me permita descansar. Mar Olayo 36


SEGUNDA SEMANA

RECUERDA Despierto abrazada al silencio. Hasta los carboneros han enmudecido su canto para no perturbar mi sueño. Todos están pendientes de lo que hago o digo. Por algún motivo creen que he perdido la razón, pero lo que pasa es que me siento es vacía, sin motivos para seguir adelante, sin ti. Abrazo fuerte tu almohada. Permanece tu perfume y el aroma de tu cabello, pero no estás aquí. Aún no sé qué hacía yo, en el juzgado a las cinco de la mañana, con el cuerpo dolorido y mi ropa ensangrentada. Solo consigo recordar tus besos apasionados, camino del coche, volviendo de copas. Pilar Alejos

37


SEGUNDA SEMANA

Tengo recuerdos luctuosos incrustados en mi memoria, taraceados toscamente como el hollín de la epidermis de los carboneros; no hay cosmético que los sepulte, pero hoy no me amargarán el día. Sigan pendientes de mi relato y trataré de contagiarles de mi alegría, tal vez efímera pero cargada de razón y esperanza. Es asunto juzgado y refrendado por las más altas instancias: a pesar de los canallas que andan sueltos por el mundo entrenando sus cinco sentidos para hacernos la puñeta, hoy ha vuelto a salir el sol, y hasta el hollín que enturbia mis lágrimas brilla bajo sus rayos. Golosinas Literarias

¡Vaya tarde de juegos y peripecias! Cuando aparecieron parecían carboneros. Habían estado buscando entre las piedras volcánicas una olivina con la que querían hacer unos pendientes. Habían encontrado una buena razón para entretenerse aquella tarde. Entre todos habían juzgado que era el mejor regalo. Y los cinco se presentaron en casa de su abuela con su tan buscado y personal presente. Olivia Galvan 38

ME PREGUNTO Me pregunto si nacemos de colores, si la muerte viste de negro, si la mirada se oscurece en el rostro de los carboneros esos, que cuentan los años, pendientes, de dejar atrás lo oscuro. Seguro, que existe una razón o muchas, por las que, en el transcurso de la vida, los colores vivos del nacimiento se diluyen antes de tiempo, en el reino social donde el diferente, ha de ser juzgado y llevado de este mundo, al de la muerte y lo oscuro por cinco miradas sin luz y una noche sin alba. África


SEGUNDA SEMANA

HÁGASE LA MÚSICA Los carboneros mostraban reivindicativos sus pancartas. Pendientes de lo que acontecía en la calle, los vecinos los observaban y cuchicheando entre ellos si tenían razón, se decían que el oficio de carbonero estaba condenado a desaparecer. Por su parte, un juzgado había dictaminado que no podrían talar más arboles para hacer sus carboneras. Los cinco carboneros -que resistían con cierto desánimo- se miraron, cuando uno de ellos comenzó a cantar con una hermosa voz. Los otros cuatro le siguieron y ante un público improvisado, cambiaron la carbonera por las tablas; -también madera- pero esta vez, barnizada de bellas notas musicales. Galilea Pusimos una casita para pájaros y se instaló una pareja de carboneros. Estábamos emocionadísimos y pasábamos todo el día pendientes de qué hacía esa pareja de aves. -Papi, ¿los carboneros comen lechuga? -Seguramente si les pones una cerca se la coman. -Papi, ¿los pájaros carboneros hacen pipí? -No hijo, no orinan. -¿Por qué, Papi? -Porque no tienen vejiga. -¿Y caca? -Caca sí hijo. -¿En el váter? -No hijo, en el campo y por las calles. -Con razón están tan sucias, ¡con tantos pájaros cagando! ¿Es o no de juzgado de guardia? ¡Benditos cinco…, ni un segundo sin parar de preguntar! Pequi 39


MAR FLORES

TERCERA SEMANA AMARILLO, AMAR, AJO, ANESTESIA, ASESINATO 40


TERCERA SEMANA

Es un poco atípico que, viniendo de una familia televisiva como la suya, se decantara por un traje pantalón amarillo, nada discreto pero muy elegante. En el vestir, como en el amar, era muy suya. De ahí su elección. Y para contrarrestar el mal agüero se puso un diente de ajo en el bolsillo, por si acaso. Nunca se sabe, y menos en su profesión. Ahora… que hay que darse un buen chute de anestesia para poder anular semejante olor… Y eso que era solo un diente y no una cabeza … Mientras se acababa de arreglar repasaba el guion que debía recitar delante de su querido público, y en el que la noticia más relevante del día era la del asesinato de un hombre sencillo a manos de unos degenerados cuyo único delito había sido pedirles unas monedas para poder comer. ¡Madre mía cómo está el mundo! Si seguimos a este paso los animales nos darán lecciones de humanidad. Esther Huete

SALVAR VIDAS Cada vez que mi abuelo volvía de una guardia, dormitaba. -Ya ordené mis recuerdos- decía al despertarse, mientras los registraba en su cuaderno AMARILLO junto con sus proyectos. Leyéndolo, descubrí que soñaba en colores y que su anhelo era continuar salvando vidas hasta el final. Aquel último día, se quitó la bata de médico (profesión que nunca había dejado de AMAR), almorzó apenas una sopa de AJO y se recostó. Sin embargo, permaneció despierto, sin hablar ni escribir, melancólico. La guerra había comenzado. Y no hubo ANESTESIA que calmara el dolor provocado por el ASESINATO de sus sueños. Silvia Gabriela Vázquez 41


TERCERA SEMANA

42

Acertijo 43 De amarillo nunca irá aunque llegara a existir, de negro suele vestir y pálido siempre está. Porque su amada murió a nadie más quiso amar, y en su cocina no usó el ajo ni lo ha de usar. Y es que al ajo lo repele su natural condición y de Aquiles su talón es aquél cuando lo huele. Anestesia con su beso, y diréis que disparato o que cometo un exceso, es un verdugo inconfeso, el rey del asesinato.

El jardín se había llenado de flores de color amarillo. Señal de que llegaba la primavera. Era el momento de conocer, amar y cuidar. Así que empezó a preparar su pócima de ajo, que le servía de anestesia para sus dolores. Al llegar el día, se arregló y se vistió con su vestido más favorecedor para sus ochenta años. Se dirigió al baile de los viernes en la parroquia. Bailó y se divirtió tanto que pensó: ”espero no morirme hoy porque podrían acusar al cura de mi asesinato…”

Juan Francisco Mencía

Olivia Galvan


TERCERA SEMANA

EL PROFESIONAL Amarillo, no era chino ni sus genes tenían ni por asomo familiaridad con asiático alguno. Simplemente su faz tenía ese aspecto desagradablemente amarillo. Nunca nadie se había atrevido a preguntarle el motivo. Sabían, eso sí, que era un sujeto incapaz de Amar ¡ni a su madre! Le encantaba el Ajo, y cuando mataba (por cierto) sin Anestesia… se comía un par de dientes de ajo justo antes de comunicar a sus “jefes” que había llevado a buen puerto el encargo, en este caso, el Asesinato de Gustavo Lapiedra, secretario general del sindicato “TAC”. ¿Por qué? Nunca preguntaba, era un profesional. Frank Spoiler El enlace habría de ser especial de principio a fin. ¡Pues sí, de amarillo! Rompiendo esquemas. Jamás ese color me trajo mala suerte, así que en lo que a amar se refería, no iba a empezar con supersticiones. ¡Ajo y agua! Para aquellos que me criticarán. ¿Cuándo me importó lo que se dijera de mi? Glamour exquisito en la ceremonia, tremendo fiestón después. Las emociones, el vino y la juerga actuaron como una potente anestesia que nos indujo un comatoso sueño. Al cabo, la noche de bodas terminó siendo víctima de asesinato soporífero y el vestido… en la basura.

Alicia Manzanares 43


TERCERA SEMANA

Las paredes de amarillo chillón daban un aire estrafalario a la estancia. La mujer atendida por los servicios sanitarios, repetía lamentándose: -¡amar no era suficiente! Había mucho ajo y un pañuelo impregnado con algún tipo de anestesia. -Quería morderme y creí que con el ajo se marcharía. Intenté anestesiarlo pero sólo se mareó un poco. Después salió por la ventana. -Le aplicó ese pañuelo y lo empujó. Ha sido un asesinato. ¿Verdad? -Nooo! Se fue volando como hace siempre. Pero volverá y querrá morderme. -Su marido está muerto. -Imposible! ¿Le han clavado una estaca en el corazón? El subinspector suspirando se paso la mano por la calva. Un policía subió gritando -¡El muerto se ha ido! -¿¿Qué?? – Un compañero lo vio levantarse. Se le acercó y le dijo: “ Mujeres… no hay quien las entienda”. Después convertido en murciélago se fue volando. – ¡Se lo dije! Gritó la mujer. -Ahora se tirará toda la noche mordiendo cuellos y volverá al amanecer. ¡¡Ve usted lo que tengo que aguantar!! Galilea

- ¡Dadadadá! ¡Más amarillo, más amarillo! Ya lo decía Isidore: “Bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser con un paraguas,”. - ¡Más amarillo, más amarillo! ¡Dadadadá! ¿Cómo te podría no amar? - ¡Más ajo no! ¡Más amarillo! ¡Dadadadá! ¡Con ese alientazo me vas a matar! - ¡Más anestesia no! ¡Más amarillo! ¡Dadadadá! Ya lo decía Isidore: “Anestesiados sobre una mesa de disección”. - ¡Pobre máquina, pobre paraguas! ¡Están por los suelos, bajo la mesa! - ¡Qué decepción! - ¿Se han suicidado? - ¡Qué va! - En el suelo no es bello. ¡Ya lo decía Isidore! - ¡Te ganaste tu asesinato! ¡Dadadadá! ¡Ingrato! Pequi 44


TERCERA SEMANA

Bajo aquel sol carmesí el mar de trigo adquiría una tonalidad misteriosa, de un amarillo que, lejos de deslumbrar, acariciaba las pupilas como si el propio paisaje fuera capaz de amar. Aparte del trigo, aquel rincón perdido de Castilla producía lo que algunos creían era el mejor ajo morado de toda España. A ese campo, tan generoso en ocasiones y desagradecido en otras, había dedicado toda la vida su padre, en aquel recóndito pueblo. Ahora yacía en una fría cama de hospital, aún bajo los efectos de la anestesia. Lo peor era que la operación no había servido para nada. El cirujano, apesadumbrado, les había dado la noticia hacía pocos minutos. Ya sólo quedaba desconectarle y esperar… Juan se resistía a aceptar la situación. Las lágrimas surgían desde sus entrañas y afloraban en sus ojos, irresistibles. ¡Que él tuviera que tomar la decisión que le parecía casi un asesinato! ¡Era su padre! En memoria del mío, Mariano Serrano Zapatera. Mañana hace un año que falleció. Jorge Serrano Crucé

45


TERCERA SEMANA

Nada había cambiado. La ristra de ajos en el clavo oxidado. El desconchado amarillo que creció más que nosotros. Las sillas de enea que deshilachaban nuestros cuerpos. Los armarios sin puertas para que contemplásemos continuamente la falta de víveres. Todo seguía igual. Salvo el olor a anestesia, a tiempo parado, a la espera inaguantable que soportamos de niños. Y eso que padre nos lo advertía cada día, “nunca os podré amar”. Cierto. Yo tuve la suerte de dejar la casa en que nos hundíamos a su lado. Comprendo que a ti solo te pudiese liberar su asesinato. Javier Pintor

EL CERDO DE BELLOTA Giraba y giraba en torno al amarillo astro, y “Girasol” lo bautizaron. Del mismo color fue su traje primero, pardo se volvió en su atardecer. Sus frutos sabrosos quitaban el hambre a una población, austera hasta en la forma de amar. Sopa de ajo y pipas de aquella extraña flor fueron durante décadas la mejor anestesia para adormecer sus instintos. Cuando vaciaban el granero, volvían las oleadas de terror y en cada esquina, un asesinato. Por las fiestas de San Antón, desollado en un cajón, suplió al sabroso tornasol Feli Eguizábal

46


TERCERA SEMANA

Pepe VIII Estaba nervioso. Pasó con el semáforo en amarillo y estuvo a punto de chocar con una moto que salía por la derecha. – ¿Hasta cuando me podrás amar? le repetía Alma. Él no contestaba, sólo le acariciaba la mano. Amar le parecía ampuloso, le gustaba más querer, aunque nunca dijo te quiero. No fue fácil meter a Alma en aquel ajo. Su mirada era una anestesia para sus miedos, le liberaba de culpa, aunque algunas mañanas se despertaba, angustiado, como quien ha cometido un asesinato y comprueba, aliviado, que es sólo un sueño. Hoy era el día, tan deseado como temido. Juan Francisco Mencía

47


TERCERA SEMANA

Jamás había criado un periquito tan amarillo. Expresaba una adoración extrema, se podría decir que amar a esos pájaros era su proyecto de vida. Incluso añadía ajo picado en el alpiste porque reforzaba el corazón… Como si eso fuera aplicable también a las aves. Por eso cuando recibió la noticia de su muerte, así, sin anestesia, a bocajarro, no pudo contener el río de lágrimas. El agapornis lo había picoteado sin piedad: un asesinato en toda regla. Beatriz Molina

SIN RASTRO Ante el espejo, disimulaba el doloroso gesto amarillo de cariño, con el que él le había obsequiado después de amar. Permanecía impregnado en su piel su olor a ajo; le revolvía las tripas, y por más que frotaba bajo la ducha, resultaba imposible de borrar. Había quedado paralizada bajo el peso de su cuerpo, incapaz de defenderse, como si le hubiera suministrado anestesia. Anoche se armó de valor y lo esperó. Cubrió su cuerpo con crema de cacahuetes. Él era extremadamente alérgico. Tras la ducha sonrió. Sin rastro en su piel, nadie sospecharía del asesinato. Nunca más volvería a hacerle daño. Pilar Alejos

Sabía que iba a ser un día especial. Me puse mi vestido, con mi delantal AMARILLO, para recolectar, lo que del huerto brotaba cada temporada. En cada hilera crecían diferentes hortalizas. Este pequeño rinconcito me hace AMAR lo que en el florece. Un amigo me dio un diente de AJO para que lo plantara, y me dijo: “si algún día tienes dolor de muelas, puedes usarlo como ANESTESIA”. Estaba cogiendo, con tanto garbo, pimientos, calabacines, alcachofas que, sin darme cuenta, cometí un ASESINATO. Levanté despacio mi pie calzado con botas de goma y pude ver en mi suela estampado un gran caracol, completamente aplastado. Un caracol, que por mi huerta paseaba. Como lo sentí, sabía que en mi huerto era feliz. Pilar Udo 48


TERCERA SEMANA

EFECTOS SECUNDARIOS Por fin se había citado con él. Se puso su vestido más sexy, el amarillo. Esa noche iban a conjugar el verbo amar de todas las formas posibles. Cuando llegó, estaba todo preparado. Música, luz tenue, champagne y… la cama. Allí vivirían una pasión desenfrenada. Arriba. Abajo. Por delante. Por detrás. Tanto movimiento causó lo inesperado en ella. La sopa de ajo, que comió a mediodía, regresaba desde las profundidades de su estómago. Y apareció en medio del beso más intenso. Ni la mejor anestesia lo hubiese dejado fuera de combate tan rápidamente. Al día siguiente los titulares de la prensa eran: “Acusada de asesinato por eructo inesperado”.

Javier Puchades

49


TERCERA SEMANA

ASESINAR EL AMOR Amarillo es el destello de la burla cuando amar es solo un vocablo que va dejando gas en un intestino inflamado. Vacío, solo vacío y amargura con la lengua en los labios quemados por el agrio sabor del ajo, que consigues tragarte como mediocre anestesia, y resistir el engaño. La burla tiene un fin, un tiempo, un espacio, tiempo para morir, espacio para enterrarlo, al amor, sí, por un vil asesinato. África

El jardín estaba cubierto de flores de un amarillo intenso, que desprendían un fuerte olor; podría imaginarse las manos que con tanto amor las plantaron. Esto contrastaba con el fuerte olor a ajo al entrar en la vivienda, que produjo en nosotros como un efecto de anestesia. Al entrar en la habitación del supuesto asesinato, encontramos ristras de ajos por las paredes, colgadas del techo y por el suelo. Por lo visto era un ritual para ahuyentar a los vampiros, pero no se percataron de que el fuerte olor de las flores despistaría a estos seres, y allí se desangraron. Pilar Carril 50


TERCERA SEMANA

¿Qué desea comer, pollo o pasta? El pasajero intentaba hablar, mirándome con unos ojos, amarillo intenso. “Amar… amar…” balbuceó escupiendo espuma blanca, mientras se arrancaba con violencia un diente de ajo colgado en su cuello. Asustada, intenté pedir ayuda a los tripulantes, cuando sentí un frío silencio en el avión. Todos estaban paralizados bajo el extraño efecto de una anestesia intangible. Sentí sus manos en mi cuello “Amaraje… el amaraje nos salvará de este asesinato en masa. Que dios me perdone” Librándome de sus manos, corrí sobre mis compañeros yacentes a la cabina de mando. El silencio atravesaba la puerta… Mar Olayo

Como amarillo es el sol, como inquieta es la mar, como enigmática es la luna, y cómo difícil es amar. Soy igual que un vampiro al que tú atraes con tu esencia, pero eres mi ajo, mi anestesia. No puedo existir sin ti, no puedo seguir así, es más fácil dejarte ir y planear mi asesinato. Olgalvi 51


CORO DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

CUARTA SEMANA MENISCO, VIANDAS, CATAPULTA, CENADOR, FAROL

52


CUARTA SEMANA

APENAS UN FAROL Desconcierto en su caminar, dolor en sus facciones, roto su menisco, su paz robada… absurda temporada agonizante donde el abismo amenaza. No hay viandas que reconforten cartílagos, ni palabras que consuelen el alma. Solo el jadeo placentero y un espontáneo ” te quiero”, solo el orgasmo triplicado catapulta al universo el deseo satisfecho, y, en una mesa repleta de interrogantes, en un cenador de silencios, estallan amantes, el beso, la humedad, el sexo. Aparece un farol entonces, su llama tenue, una esperanza. Al alba, roce de pechos, piernas cruzadas, no importa el dolor sea del cuerpo o…del…alma. África

Todos le aconsejaban que perdiera peso, pues eso le ayudaría a prevenir problemas cardiovasculares, de menisco y demás. Era fácil decirlo, pero cuando veía las viandas sobre la mesa pensaba: “de mañana no pasa”, y ese día se ponía las botas. Sus superiores ya iban a expulsarlo del ejército cuando su amigo Jonás tuvo una idea: -Podemos montarlo en la catapulta y lanzarlo al castillo, por encima de las murallas. Así lo hicieron, y vaya si funcionó. Olaf cayó sobre el cenador y en cuatro noches acabó con todas las provisiones. No quedó ni el aceite del farol. ¡Rendición absoluta! Pequi

53


CUARTA SEMANA

RIMADOS DE COLMENAREJO Tiene ochenta y ocho mil vocablos el diccionario y esta tropa sin fusil, hartos de darle al barril, parieron este quinario. Seguro que un basilisco con nombre de rey sajón dijo: “Pongamos menisco y que pase un Rubicón para rimarlo Francisco”. ¿Y quién apuntó viandas? Así viniera un demonio… le proponga matrimonio o se la lleve en volandas. Quién sacó de su alacena catapulta y cenador? Antonio y Ángel tenor, y ha de multarlos Carmena por su falta de pudor, cuando imitaban a Elena. En sostenido y bemol estoy contando hasta trece por cocer este perol. ¡Aquello fue un descontrol desde el final al empiece! ¡Coño, me falta farol! Juan Francisco Mencía

-Me gusta la tarta del MENISCO de chocolate, dijo el chiquillo con la nariz pegada al cristal. - ¡Querrás decir obelisco! Puntualizó divertida su madre. El escaparate de “VIANDAS y Postres” escenificaba como reclamo escenas llenas de dulce fantasía. En el asalto al castillo, una CATAPULTA lanzaba diminutas nubes de azúcar. Sobre el CENADOR de la princesa se formaba un arco iris de anises de colores. Alrededor del FAROL los enanitos de Blancanieves dormitaban tras una jornada de duro trabajo. Al rato, ella portaba la tarta y él sólo pensaba en comerse el “melenisco” de chocolate (o como se llamara eso). Alicia Manzanares

Sabía que era el principio de una nueva etapa en su vida. Cuando supo que tenía una rotura de menisco su mundo se le vino encima. Todo iba a cambiar y no necesariamente para bien. Para ayudar a hacerlo todo un poco más sencillo, empezó por cambiar su dieta y añadió viandas cultivadas orgánicamente. Esther Huete

54


CUARTA SEMANA

Ya curado de la rotura de menisco, se empeñó en que le acompañara a un tedioso partido de fútbol. No me apetecía nada; era nuestro aniversario, y hubiese preferido celebrarlo con una mesa llena de suculentas viandas. Pero me lo pidió con tanto cariño que no me pude negar. El sol caía de lleno, como si una catapulta enviase bolas de fuego. La tarde tras la pelotita se me hizo eterna. Al final me llevé una gran sorpresa, pues por la noche fuimos a un cenador de ensueño, teniendo una romántica cena a la luz de un farol. Bonita recompensa.

VAYA MIERDA DE FIESTA ¡Vaya mierda de fiesta! ―pensaba Marcos mientras miraba compungido a su novia Lourdes. Justo unos minutos antes ésta casi le jode el Menisco con una patada, y todo por echarle una “miradita” a su cuñada Fina, que, además de fina, estaba muy apetitosa. Claro que eso no fue lo peor: con la patada, casi se come todas las Viandas, pero no lo hizo porque dio con sus dientes en el canto de la mesa. Lo peor vino después, cuando su suegra ejerció de Catapulta enviándolo de un hostión contra el Cenador. Por cierto, ahí sí, ahí se comió un Farol. Frank Spoiler

Pilar Carril

55


CUARTA SEMANA

Ricardo tenía fuertes dolores de MENISCO. Pero no iba a ser impedimento para viajar, e ir a celebrar el 50 aniversario de su hermana Bibiana. Viva a 600 kilómetros de distancia, en Castilla la Mancha. Ella iba a preparar una cena con suculentas VIANDAS. Ricardo volaría con su aeroplano, lanzado con una CATAPULTA. Bibiana vivía en una finca. Poseía una hacienda del siglo XVIII con un magnifico jardín, y en rincón un precioso CENADOR, vestido de plantas aromáticas, enredaderas y flores vistosas. La mesa, para más de 30 comensales, tenía en el centro una forjada FAROLA, que les alumbraría la velada, bajo las estrellas y la brillante luna llena. Sería una bella noche, una inolvidable cena. Pilar Udo LINDO GATITO Hay días en que es mejor no levantarse, como cuando me rompieron el menisco. Era un trabajo sencillo, seguro, solo servir mesas y callar. Iba a llevarles la última ronda cuando tropecé con aquella bola de nieve. Las viandas salieron disparadas de la bandeja, como por una catapulta, hacia la mesa del cenador. Aterrizando estrepitosamente sobre el cura, el alcalde, el médico y D.Pepone. Inmediatamente sus guardaespaldas me dispararon en una rodilla, gritándome: ¡Torpe! Pero no fue por manchar al médico, o descubrir que el alcalde iba de farol, o ver que bajo la sotana del cura la chica de D.Pepone tocaba la flauta. ¡No! ¡No! Fue por pisar, aplastar y despanzurrar al minino de D.Pepone. Javier Puchades 56


CUARTA SEMANA

PERSEVERANCIA Desde aquel problema en el MENISCO y en el pie derecho, ataja las VIANDAS para la cena sin necesidad de levantarse. Instaló una ingeniosa CATAPULTA para que se las lanzáramos desde la vereda hasta el CENADOR. Saborea su comida a oscuras, con una copa de más sobre la mesa. Cuando nadie lo ve, brinda con el goleador que hubiera podido ser si no hubiese sido por aquella broma de mal gusto (¡a quién se le ocurre colocar una pelota de cemento en medio de la cancha!) ¡Mírenlo! A la luz del FAROL, desde su silla, juega a ser arquero. Silvia Gabriela Vázquez

Acertijo 44 Que nunca le preocupó si menisco o no tenía, pues fue su monomanía desentenderse del yo. Lo superfluo despreció y nunca comió viandas ni gustó de cuchipandas ni de hopalandas vistió. Siempre su verbo blandió cual catapulta saetera y con jauría perrera su existencia compartió. Nunca fue un gran cenador ni fue comedor de hartura. Tuvo la cabeza dura, fue casi un agitador. Toda su vida buscó con un farol en la mano un hombre, y no lo encontró. Y se murió muy anciano. A respirar renunció. Vivió como un espartano. Juan Francisco Mencía

57


CUARTA SEMANA

¿FUE DEMASIADO TARDE? Se resentía de su rotura de menisco y el peso de las bolsas con las viandas para la cena, sumado a los tres escalones de entrada a la casa, lo estaban matando. Hoy es el aniversario de boda y quería sorprenderla con una cena romántica, que sirviera de catapulta para remontar ese distanciamiento que sufrían. Sería una sorpresa para ella, acostumbrada a su poca o nula memoria para las fechas que son importantes recordar. Una noche para disfrutarla en el cenador del jardín. Un buen vino, las estrellas y ese farol de testigo… harían el resto. Sólo necesitaba parar un segundo el tiempo, para decirle algo que hacía demasiado tiempo que le debía… “Te quiero”

La partida de póker estaba en su punto más álgido. Riesgo. Emoción. Contaba con que mi dolor de MENISCO me dejara terminarla. Rodeados de VIANDAS y de silencios, solo fijábamos nuestra mente en las cartas. Crujía el tapete verde. Lanzamos las cartas como una CATAPULTA enfurecida lanzaría las viandas sobre un CENADOR. La partida había terminado. Era un FAROL. Carmen Pérez

Galilea

HERIDO Me despertó aquel terrible dolor en el menisco. Cojeando, llegué hasta la cocina. Me preparé un desayuno especial de domingo, con ricas viandas, para recuperar fuerzas. Todavía recuerdo mi brutal caída de ayer. Pedaleaba emocionado cuesta abajo por la montaña, a toda velocidad, y de repente aquel tronco en medio del camino. Salí disparado de la bicicleta, como si fuese una catapulta, aterrizando bruscamente sobre el suelo. El peor golpe se lo llevaron la rodilla y los codos, que sangraban en abundancia. Sentado en el cenador, bajo la luz del farol, con el amor propio herido, fríamente preparo mi venganza… Pilar Alejos 58


CUARTA SEMANA

GALEANO Encontraron a Galeano compungido, y doblado sobre sí. «El Menisco hecho trizas» —dijo el sanitario que le atendía. Gritaba de impotencia y de dolor. Su camioneta volteada; sus viandas salieron volando como si una catapulta las hubiera lanzado al cenador, que ofrecía una estampa multicolor inigualable. Un farol fue el hilo conductor del desenlace, que lo llevó al hospital. María, su esposa, lo observaba con mirada compasiva, mientras pensaba con tristeza si esta vez las consecuencias de su bravata le ayudarían a reprimir sus trances, cuando los gritos de Galeano la sacaron de su preocupación: «¡María, gané la apuesta!» Feli Eguizábal

El dolor crecía con el cambio climático. Había visitado numerosos especialistas, pero la respuesta era ‘una inminente operación de menisco’. No había fiestas, viandas ni licores que consiguieran abrir su apetito a la vida. Inmersa en sus pensamientos, observaba a su marido que bailaba sin decoro con aquella mujer. Pensó entonces en el médico que todos tachaban de loco por su “Nueva Medicina”: “Las rodillas avisan de un conflicto emocional de desvalorización por sumisión y sometimiento. Si se siente doblegada, huya.” Aquellas palabras fueron la catapulta para saltar del cenador y escapar por detrás del farol que iluminaba la escena. Mar Olayo 59


CPEE PEÑALARA

QUINTA SEMANA AYUDAR, AMIGOS, JUGAR, REÍRSE, DIVERTIRSE

60


QUINTA SEMANA

Desde que tengo uso de razón, y de eso hace ya un montón de años, creo que he nacido para ayudar a los demás. Siempre estoy. Mis amigos y conocidos pueden asegurar que es así. Da igual el día y la hora. Mi móvil nunca está apagado. Sus hijos ven en mi una compañera para jugar con una imaginación sin límites. Alguien con quien hacer payasadas y reírse hasta que nos caemos al suelo. Alguien con quien divertirse y compartir confidencias. Alguien que siempre va a estar ahí y nunca les va a juzgar o criticar: para eso están los demás. Solo soy alguien de fiar con quien se puede contar. Esther Huete

REGALO A FUTURO AYUDAR no es andar obsequiando aquello que nos sobra. Ni sólo compartir con los AMIGOS que piensan casi idéntico a nosotros. Es JUGAR con un niño que no sabe que jugar ha sido siempre su derecho. Es REÍRSE con alguien que ha perdido, a fuerza de vacío y abandono, la posibilidad de la alegría. Es tratar de calzarse los zapatos del otro, lejano, que padece. Es ofrecerle a un anciano nuestra escucha. Brindarle una palabra. Comprender que merece hallar su espacio, creer y DIVERTIRSE. Mirarnos en sus ojos… llegaremos. La solidaridad es un regalo para nosotros mismos. Silvia Gabriela Vázquez 61


QUINTA SEMANA

Ayudar a estar unidos hasta ser tan grandes… como esas grandes estructuras que hay en los océanos: ¡Corales, Amigos! Hay muchas cosas por hacer: jugar como niños, o como adultos que no han olvidado… ¡cómo juegan los niños! Reírse al caer la noche poniendo nombres tontos a las estrellas, o divertirse en cada pausa de los momentos protocolarios más serios: un, dos… Espera… ¡Salirse del contorno de las líneas trazadas por las manos más robóticas y programadas! ¡Ahora sí! Y saber que estás fuera, que has llegado a la región creativa de los besos y abrazos… Sin permiso… ¡Ayudando! Ulises de Laney

Me decían que era por ayudar, que mi actitud no era la adecuada para los de nuestra clase, que debía apartarme de esos amigos que me acompañaban cuando salíamos a jugar porque no eran como yo, que ellos no tenían posibilidades de triunfar en la vida. Así que decidieron matricularme en un internado para alumnos de élite. Pasados unos meses… -Señores Aralstone? Soy el director del internado. Lamento comunicarles que su hijo ha sufrido un grave accidente… El chico había perdido la capacidad de reírse y nunca salió a divertirse con sus compañeros… Hoy lo hallaron inconsciente. Parece ser que… Alicia Manzanares

Si me quieren ayudar, amigos míos queridos, déjense de jugar con tanta palabra aguda y céntrense en aclarar lo que está ahí escondido porque a mí me deja excitada, nerviosa y hasta rendida rebuscar los acertijos camuflados en sus rimas. Pueden reírse a mansalva, ni sé rimar ni me importa, pueden divertirse a gusto, a mi edad ya no me importa. Carmen

62


QUINTA SEMANA

LA EXCEPCIÓN DE LA REGLA Entre silenciosos delirios, movía sus antenas en un desesperado intento de recuperar la vitalidad. No había olvidado ayudar a su prójimo, pero no tenía amigos que la socorrieran. Había ocupado su tiempo en el trabajo, mientras otros solo pensaban en jugar, y encontrar a alguien de quien reírse. Nació y creció con un notable y sublime objetivo: alcanzar el bienestar familiar y social, a costa de no salir a divertirse con los grupos de hormigas que la invitaban. La cigarra, sola en el ostracismo perdió las alas, las patas y, queda, se dispuso a morder el polvo del camino. Feli Eguizábal

Acertijo 45 No parece obligatorio que me deban ayudar, pero, amigos, es notorio que en el jugar rimatorio al vate no hay que apretar. Del juglar no hay que reírse porque escriba rimatorio, pues deviene exculpatorio con la rima divertirse. Libre ya de la atadura de estos cuatro infinitivos, ¿En una entrega futura, entrarán en la cochura gerundios y gerundivos? Me ciño al arte de hablar y escribir sin estulticia y a la materia y lugar que, con celo, hay que estudiar para hacerlo con pericia. Adivina adivinanza, y no es ninguna noticia que, sin error ni tardanza, la resolución alcanza La Manzanares, Alicia.

Juan Francisco Mencía

63


QUINTA SEMANA

En el colegio, cuando era la hora del recreo, salíamos corriendo, intentando ser los primeros en llegar al patio. Nos habíamos propuesto AYUDAR, entre todos los AMIGOS, a un compañero que se desplazaba en silla de ruedas. Íbamos a JUGAR un partido de baloncesto. La tangada, fue desternillante. Nuestro compañero Julio manejaba la silla de ruedas con tanta maestría que no paraba de REÍRSE de nuestra torpeza. Nos dio las gracias. DIVERTIRSE, como lo hizo, era lo que anhelaba. Nosotros también disfrutamos del juego. Julio metió tantas canastas como todos nosotros juntos.

Pilar Udo

64

EL AMIGO INVISIBLE Manuel era de ayudar poco a los demás, ni siquiera a sus amigos. Solo le interesaba jugar a las cartas, beber, reírse y divertirse. Siempre viviendo a costa de los otros. Empezamos medicina juntos. Me sableó, se tiró a mi novia; en una palabra, arruinó mi existencia. Acabé la carrera y él quedó allí. Pero en ocasiones la vida te da segundas oportunidades. Una noche, trabajando en urgencias, entró un paciente directo al quirófano. La enfermera me decía: “Varón, 36 años, accidente de tráfico bajo los efectos del alcohol, costilla perforando pulmón izquierdo…”. Cuando vi a Manuel, allí, frente a mí, solo e indefenso, no dudé en clavarle en el pecho el bisturí para salvarle la vida.

Pepe IX Se metió en la ducha. Tenía dudas, pero nadie le podía ayudar. Él pidió a Alma la cita y, ahora, no podía recular. Tampoco tenía amigos tan fieles como para poder preguntarles con confianza. Tenía que jugar solo la partida, aunque tenía un mal presentimiento y la sensación de estar llegando a un punto sin retorno. Su mente le paraba y su corazón le llevaba en volandas. Alma siempre decía que la vida no es nada si uno no puede reírse y divertirse, pero ella hablaba desde una mala experiencia. Pepe había llevado una vida rutinaria y tranquila. Alma lo hechizaba.

Javier Puchades

Juan Francisco Mencía


QUINTA SEMANA

VOLVER A EMPEZAR Desde su jubilación se sentía vacía. Disponía de mucho tiempo libre, pero nada la hacía feliz. Necesitaba llenar su vida. Durante su habitual paseo le fue rondando una idea por la cabeza. Tenía mucho que ofrecer. Sus conocimientos y su larga experiencia profesional serían de gran ayuda para los demás. Pidió opinión a familiares y amigos. Había tanto dónde elegir, pero era muy indecisa… Tras toda una noche de cavilaciones, había tomado una decisión. Colaboraría ayudando a los niños. Fue su mejor elección. Le devolvieron las ganas de vivir pero, además, juntos aprendieron a jugar, a reírse y a divertirse. Pilar Alejos

A TODOS LOS NIÑOS… En la búsqueda de luz cada mañana, me llevan mis pasos a la fuente donde mana el agua que contribuye a ayudar y saciar la sed interior de la que hablas. En la búsqueda de luz cada mañana, me quedo en tus ojos al calor de tu mirada, de tus amigos, grabo sus caricias al jugar con tus gestos y palabras. En la búsqueda de luz cada mañana, me regodeo feliz en tus carcajadas, el dolor que olvidas por instantes, me dice, qué reírse, divertirse, es lo importante. En la búsqueda de luz cada mañana, tú eres la luz… tú, la luz más clara. África

65


QUINTA SEMANA

66

Hoy hemos ido a ayudar al Batallón Basurista a hacer un poco de limpieza en la Hoya de la Mora. Son un grupo de amigos que se juntan los fines de semana para limpiar alguna parte de Sierra Nevada o de las playas de Granada. Alberto estaba entusiasmado. Para él limpiar y reciclar es como jugar, y le encanta llevar su carnet de agente especial 001 del Batallón, sin parar de reírse mientras hablamos con los walkies en la distancia. Lástima que cada vez menos gente entienda que la naturaleza es un lugar donde disfrutar y divertirse. ¡No donde ensuciar!

BAEL Y LA MAGIA Bael era un niño de diez años ilusionado por la magia; siempre había tenido entre sus juguetes una chistera y una varita. Su corazón era inmenso; quería ayudar a todos a través de la magia. Ofrecía espectáculos a sus amigos en los cumpleaños. Le gustaba jugar con su paloma Loma y su conejo Nejo; con ellos ensayaba trucos de magia. Un día, Loma no quiso despertar. Bael cogió su varita y pronunció las palabras mágicas; Loma seguía dormida. Bael; lleno de pena abrazó a Nejo, y comprendió que debería reírse y divertirse con él porque su varita no era mágica.

Pequi

Asunción Alcoceba


QUINTA SEMANA

TERROR, DESOLACIÓN Y MUERTE Rostros que desfigurados quedan rotos y sin vida, en cuerpos ensangrentados, vejados y contraídos sobre tierra violentada. Víctimas desorientadas, por un futuro arrancado de cuajo y a dentelladas; destrozadas y agotadas, sobre un miedo atenazado Ayudar buscando vidas entre escombros doloridos de familias deconstruidas. Amigos sin despedidas, por humo y sangre abatidos. Niños de ojos asustados. Sonrisas desdibujadas, sin jugar y amedrantados. Sin reírse y abocados a lágrimas desoladas. Divertirse fue un derecho que rompieron en su infancia. Devastación y deshecho del fanatismo malhecho, y aberrante intolerancia. Pensamiento corrompido del odio y la sinrazón. Muerte y dolor infligido; criminal desconocido sin mente ni corazón. Galilea

”Tienes que ayudar en casa, hay que repartir el trabajo, debes ser responsable“. Julia no dejaba de oír esto a todas horas; y luego en el colegio, las monjas le repetían una y otra vez lo mismo: ”hay que ayudar al prójimo, hay que entregarse“. Y ella era una niña, y como tal quería salir y tener amigos, y jugar, y reírse, y divertirse con ellos. Pero esa educación estricta y autoritaria la dejó sola, sí, muy responsable, muy entregada, pero sola. Y tuvo una infancia de adultos y por eso no sonreía, y por eso nunca fue feliz. Pilar Carril

Recuerdo aquel gran grupo de trabajadores que se encontraban contratados simplemente para ayudar en el día cotidiano en el Centro. Con el paso del tiempo añoro a aquellos trabajadores del colegio que pasaron a tener una relación más cercana con nosotros, gracias a la cual empezó un sentimiento de amistad. Aquel curso mis amigos eran los cuidadores, con los que pude jugar al fútbol; sé que les di motivos para sonreír, reírse y divertirse en el trabajo. Será mi percepción de la realidad, pero aún en una nueva etapa de la vida, conservo su cariño y todo lo que me dieron. Perico 67


asociacion.cincopalabras@gmail.com @5palabras5 Tlf +34 639 71 04 46 cincopalabras.com

Profile for Cinco Palabras

Cinco Palabras - VOLUMEN I – 5º Año - Mayo 2017  

Cadena de Ayuda Contra la Fibromialgia es una Asociación Civil sin fines de lucro que difunde y apoya el desarrollo de alternativas para el...

Cinco Palabras - VOLUMEN I – 5º Año - Mayo 2017  

Cadena de Ayuda Contra la Fibromialgia es una Asociación Civil sin fines de lucro que difunde y apoya el desarrollo de alternativas para el...