Issuu on Google+

PRIMER INFORME: ¿RECESIÓN 30 de agosto de 2013

O

DESACELERACIÓN? Volumen 2, N°70

El gobierno federal tiene razón al argumentar que México no se encuentra en recesión, una revisión objetiva de los indicadores macroeconómicos no permite aseverar tal cosa. En realidad lo que el país enfrenta es una desaceleración industrial que se agudiza y comienza a transmitirse a otros sectores de la economía. Lo que de ello se puede inferir es que de mantenerse dicha tendencia la desaceleración podría transformarse en un letargo mayor de la economía, en una verdadera recesión. La actividad productiva nacional tiene resultados mixtos, hay sectores que tienen resultados negativos, como el de la construcción y el textil, y otros que aún mantienen cifras positivas, particularmente aquellos vinculados con los servicios, entre ellos el comercio. El mercado interno nacional, aún con pobreza, es la última defensa de la economía cuando las exportaciones pierden vigor, en un país de 117 millones de personas hay requerimientos mínimos que deben cubrirse. México aún mantiene un desempeño positivo en variables internas como el consumo privado y ello explica por qué no se puede hablar de recesión, todavía. La generación de empleo es débil, pero sigue presentándose. A nadie satisface que entré mayo y julio pasados se hayan registrado menos de 15 mil nuevos trabajadores en el IMSS, se necesita mucho más, sin embargo ello no marca una recesión lo que indica es una profunda desaceleración. El aumento en la tasa de desocupación no ha incidido en una variación al alza en su tendencia, ello ocurrirá si se comienzan a perder empleos. El problema actual es una elevada insuficiencia para crear el número suficiente de plazas laborales que los mexicanos requieren. La cuestión sobre si el país se encuentra en recesión o en desaceleración no es algo de semántica, en realidad sus implicaciones son distintas y tienes implicaciones de política económica relevantes. Diferenciarlo es trascendental en un momento en el que se diseña el presupuesto del 2014, cuando se tiene en el congreso una serie de reformas por debatir y cuando esta por presentarse una propuesta de modificación hacendaria. El llamar a las cosas por su nombre es fundamental para tomar decisiones acertadas. Un error fue que el gobierno y muchos subestimaran la desaceleración registrada en las manufacturas de Estados Unidos durante el segundo semestre del año pasado, pero también lo es indicar que el país se encuentra en una contracción económica generalizada, es decir en una recesión.


Primer Informe: ¿Recesión o Desaceleración?

Página 2

Si bien la posibilidad de evitar que la actividad productiva se dirija a terrenos todavía más adversos depende, en gran parte, de factores externos (Estados Unidos) ello no implica la ausencia de oportunidades para aplicar políticas anti-cíclicas, así como de evitar la entrada en vigor de otras que perjudiquen a empresas y ciudadanos (como aumentar impuestos). Una propuesta más contundente sería la de implementar un nuevo modelo económico que genere crecimiento en función del mercado interno, ir más allá de las llamadas reformas estructurales. El diseño del nuevo presupuesto y la ejecución del actual deben mantener el avance de los sectores que tienen crecimiento, así como evitar la pérdida de empleo. En una recesión el mercado de trabajo sufre por la contracción del número de empleados que tienen las empresas, y ello afecta al consumo. En estos momentos esa fase del ciclo no está ocurriendo de manera generalizada y se puede evitar con el diseño de políticas adecuadas. En su primer informe de gobierno el presidente tendrá la oportunidad de reconocer aquello que debe corregirse, de presentar una verdadera política industrial y plantear un programa contingente contra la desaceleración. De no hacerlo perdería la oportunidad de evitar lo que algunos piensan que ya ocurre, que el país enfrente una nueva recesión.


Primer Informe: ¿Recesión o Desaceleración?

Panorama general de la economía

Fuente: INEGI e IMSS.

Página 3


Primer Informe: ¿Recesión o Desaceleración?

Página 4

Al analizar el Producto Interno Bruto de México por cada uno de sus componentes se observa que las actividades primarias exhiben una tasa de crecimiento positiva (1.3%) para el segundo trimestre del año. Por su parte, el sector industrial muestra un retroceso de 0.6% en donde el desempeño de los rubros que lo conforman es heterogéneo ya que construcción (-4.0%) y minería (-2.1%) se ubican en terreno negativo, en tanto que manufacturas (1.5%) y electricidad y agua (0.2%) exhiben crecimientos moderados. En lo que respecta a las actividades terciaras, se vislumbra un panorama más favorable ya que durante el segundo trimestre de 2013 su tasa de crecimiento fue de 2.6% debido a que la mayoría de sus componentes presentaron incrementos y solo los servicios corporativos (-6.2%), de esparcimiento (-1.7%) y las actividades del gobierno (-1.1%) mostraron un desempeño menor con respecto al año pasado. En materia de empleo se tienen resultados heterogéneos durante el sexenio, sin embargo las cifras exhiben un mejor desempeño al tomar en consideración únicamente los resultados de 2013. En este sentido, los trabajadores eventuales urbanos tuvieron un incremento de 4.3%, en donde solo el sector comercial mostró un retroceso de 2.6% en lo que va del año. Por su parte, los trabajadores permanentes aumentaron 2.0% siendo los sectores del campo (-1.4%), servicios sociales (0.3%) y agricultura (0.2%) los que exhiben un retroceso durante 2013. En lo que respecta a inversión, los resultados son positivos aunque moderados. En total la inversión fija bruta muestra un crecimiento acumulado en lo que va del año de 1.0% impulsado por la maquinaria y equipo (4.4%) en contrasentido con la inversión en construcción la cual muestra una desempeño negativo (-1.3%). Por su parte, la demanda global de bienes y servicios indica que la tasa de crecimiento del consumo privado (2.6%) todavía se encuentra en terreno positivo al cierre del primer trimestre del año, en tanto que la formación bruta de capital (-0.1%) exhibe una disminución marginal durante el mismo periodo. Adicionalmente, las exportaciones muestran un desempeño favorable ya que en julio del presente año tuvieron un incremento de 6.3% con respecto al mismo mes del año pasado, debido a los incrementos exhibidos en los rubros petroleros (13.3%), extractivos (9.5%) y automotriz (5.4%). El panorama descrito nos indica que existe un periodo de bajo crecimiento económico, sobre todo en la parte industrial donde se presentan cifras negativas. Sin embargo, el desempeño de otras variables económicas de nuestro país todavía es favorable lo cual permite vislumbrar niveles de crecimiento económico en México durante los próximos periodos, aunque a un ritmo más moderado.


Dr. José Luis de la Cruz Gallegos Director del Departamento de Economía y Finanzas Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios Escuela de Negocios, Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. Teléfono: 5864-5609 Móvil: 044 55 273 217 95 Correo: jldg@itesm.mx

Cien Itesm http://facebook.com/cien.itesm

@cien_itesm http://twitter.com/cien_itesm

Blog

http://cienitesm.blogspot.mx Derechos Reservados © 2012 Tecnológico De Monterrey, Campus Estado De México Prohibida Su Reproducción Parcial O Total Por Cualquier Medio O Método Sin Autorización Previa Por Escrito Del Tecnológico De Monterrey


70. Primer Informe: ¿Recesión o desaceleración?