Page 1

LA CRUZADA NACIONAL

CONTRA EL

HAMBRE:

OPORTUNIDADES Y DESAFÍOS 24 de enero de 2012

Volumen 2, N°53

La puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre es un reconocimiento implícito de que tanto el modelo económico como los programas de atención social implementados durante los últimos 30 años en México no han funcionado. No se ha podido evitar que el país enfrente una mayor pobreza, y que además deba resolver un aspecto aún más básico para cualquier ser humano, el de garantizar su alimentación. El hecho de reconocer que México se encuentra en dicha espiral negativa es loable, y representa un viraje respecto al manejo que se le dio tanto en el discurso como en la implementación de la política social en la administración anterior, la cual negó y minimizó el problema. Los hechos han rebasado dicha postura y la necesidad de su atención constituye la oportunidad de dar un objetivo claro no únicamente a la gestión del Presidente Enrique Peña Nieto, también es la ocasión para que la sociedad recobre la sensibilidad respecto al estado de marginación en la que se encuentra una parte creciente de la misma. Se tiene la opción de construir un legado diferente, que se pase de una sociedad marcada por la inequidad y acechada por la violencia a una en donde se reconstruya el tejido social, todo ello por el bien del país. Es la oportunidad de que el poder ejecutivo deje una herencia de bienestar, generando acciones, políticas y reformas que lleguen a donde no sus antecesores fallaron: a mejorar la vida diaria de los mexicanos en aspectos fundamentales como alimentación, salud, educación, empleo, salario digno y seguridad. La única condicionante es que los programas a implementar verdaderamente se enfoquen a resolver los desequilibrios, que vayan más allá del discurso, que se transformen en hechos. Para ello se debe involucrar a la sociedad, hemos sido demasiado permisivos con los malos resultados, con el avance de la pobreza y la inequidad, con la ineficacia y la corrupción, es un buen momento de que en la construcción de este legado participe la mayor parte de los mexicanos. Evidentemente el reconocimiento del problema no es suficiente, en realidad se debe ir más allá: si no se eliminan las causas de la pobreza y el hambre difícilmente se podrán resolver los enormes desafíos que estos flagelos representan. De igual manera es prioritario que se observe que la cruzada debe ser el inicio de un proceso más amplio e integral, en donde se cuestione y reconstruya el tejido social y la administración pública en sus tres niveles. El objetivo de la cruzada es positivo pero lo hasta hoy manifestado es insuficiente y la razón simple: muchas de las causas de este desequilibrio social tienen su origen en el propio modelo económico que se ha implementado en las últimas tres décadas, y en la forma en la que se ha manejado la política económica.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 2

En el último punto no puede dejarse de mencionar la incapacidad técnica y la falta de transparencia con la que en ocasiones se han operado los programas y recursos destinados para el desarrollo económico y social, particularmente en estados y municipios. Sin lugar a dudas los gobiernos estatales también deben declarar que la cruzada es parte de sus prioridades, de otra manera los esfuerzos federales no cubrirán las necesidades locales, algo particularmente delicado en entidades en donde la tendencia de la pobreza vinculada al mercado laboral va al alza. Por tanto uno de los primeros retos que tendrá la cruzada es el de convertirse en un programa más ambicioso que cuestione y rectifique lo que desde la esfera pública se ha instrumentado durante los últimos lustros. La ventaja que por corto tiempo tiene la presente administración es que puede revisar el modelo y transformarlo a uno con un verdadero objetivo social, que vaya más allá del discurso del equilibrio macroeconómico, y en donde el control de la inflación se ha logrado con el sacrificio de los salarios. De no hacerlo, de mantenerse bajo la misma perspectiva económica que sus antecesores difícilmente podrá obtener resultados diferentes. Para que la Cruzada Nacional contra el Hambre se transforme en un proyecto que trascienda a lo inmediato debe buscarse una meta más ambiciosa: construir una Sociedad de Bienestar y Equidad. Indudablemente el problema del hambre debe ser resuelto, pero también se deben cubrir aspectos relevantes como el de una nutrición adecuada y el acceso a satisfactores de calidad de vida que permitan alcanzar una mayor movilidad social. El declarar que el objetivo es alcanzar una Sociedad de Bienestar y Equidad implica señalar compromisos de largo plazo, debidamente consensados no únicamente con la clase política, también debe alcanzar acuerdos con otros actores de la sociedad, quienes pueden y deben contribuir a la consecución de la meta. En concordancia con lo anterior es prioritario que la Cruzada Nacional contra el Hambre sea incluida en el Programa Nacional de Desarrollo y en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo. Con ello se garantiza el crear un marco institucional adecuado para un objetivo que genere amplios concesos sociales, pero además haga posible el que se den pasos firmes para evitar que sea la propia operación burocrática la que limite el alcance del mismo. Generar una Sociedad de Bienestar y Equidades un proyecto que no culminará en un sexenio, en realidad la administración actual debe sembrar la semilla que permita obtener resultados más ambiciosos posteriormente. Sin embargo, la Sociedad de Bienestar y Equidad puede permitir alinear programas y reformas que hasta hoy se encuentran desvinculados, desvirtuados y que en algunos casos son obsoletos o presa de intereses meramente políticos. En este sentido el mejor ejemplo lo constituyen reformas como la laboral, la hacendaria y aún la energética, en donde el cuestionamiento básico es para qué se realizan, quién es el beneficiario de las mismas, o en otras palabras cuál es el propósito de las mismas. Indicar que es para darle más recursos al sector público, cuando éste es ineficiente o para aumentar la competitividad y productividad cuando no se tiene una distribución justa de la riqueza es plantear que las reformas no necesariamente garantizan el desarrollo social, es decir una mayor equidad y movilización social. Si la política económica y los cambios estructurales se alinean a la construcción de una Sociedad de Bienestar y Equidad por fuerza la acción de la administración pública debe garantizar que sus propuestas y acciones deban cumplir con ese objetivo, de otra manera se encuentran descoordinadas y fuera de foco.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 3

Derivado de lo anterior, se debe cuestionar del verdadero alcance que la Cruzada Nacional contra el Hambre tendrá. La intención de alinear los programas federales, estatales y municipales mediante la cruzada no es suficiente. Algunos de los programas federales bajo el marco de lo denominado como Oportunidades han sido evaluados de manera favorable por investigadores e instituciones nacionales e internacionales, y algunos de ellos han sido utilizados como referencia por otros países. El punto aquí es que a pesar de ello la pobreza y peor aún el hambre siguen avanzando. En otras palabras programas exitosos son insuficientes para resolver el problema, ¿bastará con agruparlos para obtener un resultado diferente? Difícilmente porque el problema de fondo es el concepto que se encuentra atrás de los mismos: la atención focalizada del problema de pobreza, y hambre, sin atender la situación de una manera integral. En este aspecto es en donde los propios intereses del sector público pueden evitar un avance sustancial en la atención del desequilibrio: muchos de quienes han implementados estos programas hoy se encuentran en la tarea de instrumentar y evaluar el proyecto de la Cruzada Nacional contra el Hambre. La cuestión no es la falta de presupuesto para la atención de la pobreza, en realidad la dificultad radica en la conceptualización y diseño de los programas, que al final se llegan a utilizar con fines de asistencialismo y en algunas ocasiones con un interés político electoral y de control. Rebasar esto no será fácil, así como el reconocer que la política social focalizada no es la solución. El hecho de reconocer que tenemos un problema amplio de pobreza y hambre, que obliga a realizar una acción desde Poder Ejecutivo y en la que se convoca a la sociedad, señala un viraje que cuestiona lo hecho por sus antecesores, y en donde lleva a preguntarse si el desaparecer programas como los enmarcados en lo que era Conasupo fue lo más adecuado, por citar un ejemplo. Puede señalarse que muchos de aquellos programas tuvieron el problema de la corrupción se les utilizo para fines distintos a los que estaban destinados, la cuestión es que se eliminaron los programas y no la corrupción, por lo que se quedó la parte menos favorable de la ecuación. La Cruzada Nacional contra el Hambre tácitamente reconoce que desde el gobierno deben tomarse acciones más amplias para revertir lo que la política de atención social focalizada no puede hacer, por más que este bien evaluada. Si bien es poco factible el que nuevamente se generen programas de alimentación como los implementados hace cuarenta años, la Cruzada Nacional contra el Hambre constituye la evidencia de que se deben buscar nuevas formas de garantizar que habrá alimentos en la mesa de todos los mexicanos, en donde algo adicional es que estos deben ser nutritivos y libres de transgénicos. Por la complejidad del objetivo, la Sociedad de Bienestar y Equidad es un marco adecuado para lo descrito, fundamentalmente porque cubre un aspecto adicional que la cruzada no necesariamente atenderá: el de hacer transversal y perdurable la política económica y la política pública federal, al mismo tiempo que integra el accionar del sector público estatal y municipal. Lo anterior no es algo que debe tomarse a la ligera, pasar del asistencialismo al sustento productivo de las familias como desea el presidente requiere de una modificación de la forma en la que se ha actuado en este país. En primera instancia se tiene que uno de los principales problemas de nuestra economía es la falta de productividad, es decir se requiere resolver una complicación estructural para darle viabilidad a la cruzada.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 4

Por tanto será imprescindible que se implementen políticas integrales fuera del ámbito social para generar proyectos productivos que además deben estar fuera del sector público, en realidad deberán operar mediante la figura de empresas privadas o cooperativas, por citar un par de ejemplos, que den empleo y representen una manera de obtener ingreso sustentable para las familias más pobres sin depender del presupuesto público. Por su naturaleza deberían ser los micro negocios o las pequeñas empresas los mecanismos mediante los cuales se logre generar actividades productivas en los municipios y regiones más pobres, el aspecto a señalar es que justamente son las que enfrentan mayor mortalidad. Sin lugar a dudas esto obliga a modificar los programas oficiales actualmente existentes y que no han dado resultados. Nuevos esquemas fiscales, programas de apoyo de la Secretaría de Economía, de Agricultura, del Trabajo, de Comunicaciones y Transportes, de la banca de desarrollo, por citar a algunos ejemplos, deben crearse para lograr un éxito hasta hoy no visto. El desafío no es menor, debe lograrse una eficacia en el gasto y gestión pública que en tiempos recientes no se ha visto. Parte del problema es que la sociedad no participa en el diseño de la política económica, social y pública, la esfera política se ha desligado de la ciudadanía, particularmente de la más pobre, algo que debe revertirse. Los tiempos e intereses políticos corren en contra, aún los vinculados con los propios funcionarios federales, estatales y municipales. La propuesta de la cruzada ha logrado dar un modificar las prioridades del gobierno, pasamos de una lucha contra el crimen organizado a una visión que tiene un objetivo social encomiable, sin embargo es claro que el margen es estrecho. La desaceleración económica en el sector industrial podría descarrilar los proyectos: sí durante el primer trimestre enfrentamos un menor ritmo de actividad económica los desequilibrios existentes se exacerbarían, generando presiones al programa. Algo similar ocurre en el terreno de la inseguridad, es claro que ese pendiente acecha a las comunidades rurales y a las pequeñas ciudades, el estado de excepción que en la práctica se vive en algunas entidades es real e inhibe el desarrollo de México. La cruzada es una tentación para quienes viven elecciones locales, la utilización del gasto con fines partidarios se ha presentado a lo largo de la historia reciente de México y el conservar o llegar al poder puede desvirtuar el planteamiento del ejecutivo. La cruzada debe blindarse con un pacto político y sanciones que rompan con intereses que hasta hoy han privilegiado lo individual de lo nacional, la agenda social de nuestro país debe avanzar por encima de intereses de corto plazo, seguramente un desafío mayúsculo. Los resultados que los propios funcionarios federales deben presentar es otro elemento, su desempeño será evaluado tanto por el ejecutivo como por la sociedad, por lo que tendrán incentivos a presentar un avance que no necesariamente cubra los aspectos centrales del problema. Definir la cruzada como un programa contra el hambre es una ambigüedad de doble filo, ya que deja de fuera el aspecto de la nutrición y no plantea de manera clara cuando se cubre esta necesidad. Dado que las canastas alimentarias definidas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) para el ambiente rural y urbano son realmente laxas, es decir que debería ser por excepción que un mexicano no pudiera acceder a la misma puede existir la intención de ampararse en estos indicadores para presentar un progreso que no necesariamente sea sustancial y que no refleje que se ha iniciado el camino hacia la solución del problema de pobreza y hambre.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 5

Por citar un ejemplo la canasta alimentaria rural del CONEVAL indica que en el ambiente rural con 420 gramos de arroz, 556 gramos de bistec, 974 gramos de pollo, 189 gramos de pescado, 3.6 litros de leche, 888 gramos de huevo y 12 litros de agua al MES, por citar algunos ejemplos, se cubre los requerimientos alimentarios mínimos. Una cifra similar ocurre en el caso de las ciudades. Cualquier persona que tenga un acceso a una calidad de vida modesta y que no sufra los apremios del hambre puede observar que las canastas del CONEVAL son bastante limitadas. Por tanto, el gobierno federal debe valorar si se conformará con presentar resultados basados en la medición del CONEVAL o si por el contrario será más ambicioso y buscará transformar la faz social de México al generar un verdadero bienestar y desarrollo social. La nutrición es un aspecto clave aquí, evitar que conviva un país de obesidad con uno de hambre implica la elaboración de canastas alimentarias balanceadas y suficientes, evita el manejo político de los resultados y sobre todo garantiza que los mexicanos que hoy sufren de estos problemas realmente puedan superar sus afecciones. Educación y salud se encuentran detrás de esto. Por tanto la Cruzada Nacional contra el Hambre deberá de evolucionar hacia una Sociedad de Bienestar Social, para garantizar que los incentivos generados no sean de corto plazo y los intereses alrededor de la misma también se alineen alrededor de un proyecto de más largo plazo. En el corto plazo la Cruzada Nacional contra el Hambre deberá buscarse cubrir con aspectos básicos:          

 

Una reglamentación y sanciones que blinden a la cruzada. Establecer metas claras, calendarizadas, cuantificables y evaluables. Producción agroindustrial nacional, es indispensable evitar seguir importando grupos de alimentos que se pueden producir en el país, especialmente algunos de autoconsumo. Romper con la especulación alrededor de la intermediación. Favorecer la competencia económica en el sector agroindustrial y en el transporte. Generar nueva infraestructura no únicamente a nivel de grandes carreteras, se requiere un programa carretero, hídrico y de telecomunicaciones para las comunidades más pobres. Seguridad nacional en todas las localidades del país. Impulsar la demanda, evitar la precarización del empleo y que la reforma laboral genere condiciones más restrictivas para los trabajadores y empleados. Atacar la especulación. La conformación de un consejo ciudadano autónomo, representativo, comprometido y técnicamente preparado para aportar a este objetivo, en el cual participen los funcionarios públicos responsables de las carteras de desarrollo social, economía, hacienda, salud, educación y seguridad pública. Un programa de alimentación que cubra con los requerimientos nutricionales suficientes para el desarrollo de las personas. Disminuir el costo de insumos para la producción agroindustrial así como de energéticos y sus derivados.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

    

Página 6

Fomentar los lazos solidarios de la sociedad, empresas y gobierno deben comprometerse a no generar retroceso en las condiciones laborales, de otra manera si caen los ingresos salariales los esfuerzos de la cruzada se perderán. Evitar aumentos en impuestos y elevación especulativa de precios que dañen al consumo de alimentos. Medición oportuna, transparente y pública del progreso de la cruzada. Sanciones administrativas a los funcionarios que distorsiones u obstaculicen la cruzada. Un observatorio ciudadano que de manera oportuna informe sobre la evolución del programa. Evitar y sancionar rápidamente la especulación en todos los eslabones de la producción, distribución y comercialización de alimentos, incluyendo desde la importación. Las dependencias deberán garantizar:

 

    

Desarrollo Social: una coordinación eficaz y eficiente, así como el rediseño integral y a fondo de los programas sociales. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes: debe elaborar proyectos de infraestructura avocadas no únicamente a las grandes obras, debe crearse el tejido de comunicaciones municipal y regional en las zonas más marginadas Las instituciones encargadas de la seguridad pública deben blindar estas zonas para expulsar al crimen organizado de las mismas. Educación Pública: infraestructura y educación suficiente y de calidad. Salud: atención médica y educación para atender las necesidades nutricionales. Economía, Trabajo y Previsión Social, Banca de Desarrollo y Hacienda: Diseño de programas integrales para la creación y sostenibilidad de empresas. Conagua y Agricultura: programas de dotación de agua para las zonas campesinas así como de siembra para garantizar la producción agrícola.

La Cruzada Nacional contra el Hambre debe generar un verdadero Pacto Social por México, que alinee los esfuerzos de la gente comprometida por elevar la calidad de vida en nuestro país y que a su vez sea la base para generar una verdadera Sociedad de Bienestar y Equidad, un legado que transformaría el rostro y destino de nuestro país.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Canasta Alimentaria Rural

Canasta Alimentaria Urbana

Consumo (grxdía)

Tortilla de maíz Pasta para sopa Pan blanco Arroz en grano Carne de res (Bistec) Pollo entero o en piezas Pescado entero Huevos Frijol Azúcar Papa Jitomate Otros Total alimentos Leche (Pasteurizada, entera, light, bronca) Agua embotellada Refrescos de cola y de sabores Total bebidas Total Fuente: CONEVAL

Página 7

Consumo (grxdía)

217.9

Tortilla de maíz

155.4

7.8 11.2

Pasta para sopa Pan blanco

5.6 26.0

14.0 18.5 32.5

Arroz en grano Carne de res (Bistec) Pollo entero o en piezas

9.2 21.1 17.1

6.3 29.6 63.7 20.0 32.7 67.1 329.2 850.4

Pescado entero Huevos Frijol Azúcar Papa Jitomate Otros Total alimentos

3.4 33.4 50.6 15.1 44.6 63.0 307.8 752.2

155.9 241.8

Leche (Pasteurizada, entera, light) Agua embotellada Refrescos de cola y de sabores, jugos y néctares

203.8 411.5

106.2 503.9 1,354.3

Total bebidas Total

225.0 840.3 1,592.5

Fuente: CONEVAL

La medición de la canasta alimentaria del CONEVAL refleja que el consumo de alimentos por día para una persona en un área rural equivale a 1,354.3 gramos, sin embargo parte de logra con bebidas que incluyen refrescos y cantidades muy bajas de leche y agua. Para una persona en un área urbana el consumo es de 1,592.5 gramos. En ambos casos el consumo de agua ejemplifica lo restringido de la medición de la alimentación:¿en dónde quedan los dos litros de agua recomendados para las personas? En este sentido, al analizar las porciones que se sugieren para cada producto se puede inferir que las cantidades no son suficientes para satisfacer las necesidades alimentarias de una persona.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 8

Desempleo La Encuesta Nacional Ocupación y Empleo (ENOE) reportó la situación del mercado laboral mexicano hasta diciembre de 2012. La tasa de desocupación anual presenta un comportamiento a la baja con respecto al año anterior (4.47% diciembre 2012 vs 4.51 diciembre 2011); sin embargo, tal reducción es marginal, apenas 0.03 puntos porcentuales.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.

Por su parte, al analizar la tendencia de la serie, ésta continúa presentando un comportamiento al alza por lo que evitar que la tasa de desocupación crezca en los próximos periodos se convierte en un reto importante para la nueva administración.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

A un nivel más desagregado, se puede ver que la tasa de desocupación por nivel de estudios para las personas que cuentan con educación media y media superior representa un 37.93%, cuatro puntos porcentuales más que en 2011. Lo anterior implica un asunto de consideración importante, ya que la gente que cuenta con una mayor preparación educativa es la que tiene mayores dificultades para conseguir una plaza en el mercado laboral.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.

Página 9

Por su parte, se presentan cifras contrastantes para los trabajadores que cuentan con experiencia laboral. La tasa de desocupación de las personas que cubren esta característica se ubica en 91.5%, mientras que el mismo indicador para la gente que carece de experiencia sólo representa el 8.5%.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Es importante resaltar que la tasa de subocupación para los trabajadores subordinados y remunerados ha sufrido un aumento de casi siete puntos porcentuales con respecto a diciembre del año pasado (53.3% en 2012 comparado con 46.7% en 2011), lo cual implica que existen más personas que tratan de emplearse por más horas o incluso buscan un trabajo adicional al que ya poseen.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.

Página 10

Por otro lado, el número de personas ocupadas en el sector informal es un problema que se agudizó durante el sexenio pasado. Mientras que en 2007 existía un número mayor de personas laborando como trabajadores permanentes, para el tercer trimestre de 2012 la población en informalidad se incrementó en más de dos millones superando a los trabajadores permanentes reportados por el IMSS.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 11

Situación a nivel estatal Nayarit, el Distrito Federal y Querétaro son los estados con mayor desocupación reportada para diciembre de 2012, los cuales presentan tasas del 6.3%, 6.1% y 6% respectivamente. Adicionalmente, entidades que cuentan con una importante concentración económica exhiben tasas de desocupación considerables como es el caso de Querétaro (6%), el Estado de México (5.8%), Nuevo León (5.6%) y Puebla (4.2%).

Fuente: INEGI.

Otra arista del mercado laboral a tomar en cuenta es la falta de creación de nuevas plazas de trabajo, lo cual repercute de manera importante en la desocupación de las personas que cuentan con educación media superior y superior. En este sentido, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para el tercer trimestre del 2012 reporta que los estados que cuentan con la situación más crítica son: Campeche, Chiapas y Veracruz con una tasa de desocupación de 60%, 57% y 51% respectivamente. Adicionalmente, el Distrito Federal, que funge como uno de los principales motores de crecimiento económico del país, mantiene una tasa de desocupación por nivel de instrucción media superior y superior del 49%. En contrasentido, Nuevo León, Durango y Zacatecas son los estados que presentan las tasas de desocupación más bajas (24%, 24% y 22% respectivamente.


La Cruzada Nacional contra el Hambre: oportunidades y desafíos

Página 12

Fuente: Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

La flexibilidad con la que cuenta el mercado laboral mexicano es un factor que ha favorecido el abaratamiento de la mano de obra. Con información de noviembre de 2012, a nivel nacional, el salario promedio percibido se encuentra en 258.8 pesos por día (alrededor de 4.26 salarios mínimos), y solo entidades como el Distrito Federal (346.60), Campeche (318.65), Nuevo León (293.63) y Querétaro (294.16) se encuentran por encima de este nivel. Lo anterior contrasta con el hecho de que más de las tres cuartas partes de los estados de la República se encuentran por debajo del promedio nacional, en donde destacan Sinaloa (190.56) Yucatán (190.71) y Durango (194.03) como las entidades en donde se reciben los salarios más bajos. En este sentido, la situación de desocupación es una variable de varios vértices por confrontar. Por un lado, existen tasas altas de desocupación de profesionales con experiencia, así como de personas que cuentan con un buen nivel de preparación educativa, aunado a un constante crecimiento del sector informal que se ha agudizado durante los últimos años, por lo que el reto a nivel nacional es la generación de un mayor número de plazas laborales de calidad que pueda cubrir de forma adecuada las necesidades del mercado laboral.

Fuente: Secretaría del Trabajo y Previsión Social.


Dr. José Luis de la Cruz Gallegos Director del Departamento de Economía y Finanzas Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios Escuela de Negocios, Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. Teléfono: 5864-5609 Móvil: 044 55 273 217 95 Correo: jldg@itesm.mx

Cien Itesm http://facebook.com/cien.itesm

@cien_itesm http://twitter.com/cien_itesm

http://cienitesm.blogspot.mx Derechos Reservados © 2012 Tecnológico De Monterrey, Campus Estado De México Prohibida Su Reproducción Parcial O Total Por Cualquier Medio O Método Sin Autorización Previa Por Escrito Del Tecnológico De Monterrey

53. La Cruzada Nacional contra el Hambre: Oportunidades y Desafíos  

La Cruzada Nacional contra el Hambre. Oportunidades y Desafíos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you