Page 1

Reporte Semanal

12 de octubre de 2018

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.

Volumen 2, N°278


Probable ajuste al alza en la política monetaria

La inflación durante septiembre fue de 5.0% a tasa anualizada Los energéticos fueron los productos que más incrementaron su nivel de precios al ascender 19.2% El pasado mes de septiembre la inflación de nuestro país volvió a incrementarse, esta vez a un nivel similar al observado durante marzo pasado, período en el que el nivel de precios alcanzó su registro más elevado en lo que va del año en curso. Si bien el Banco de México mantuvo sin cambios la tasa de interés de referencia durante su más reciente reunión para hacer ajustes a la política monetaria, nuevos aumentos en el Índice Nacional de Precios al Consumidor podrían ejercer presión sobre el banco central para modificar al alza la tasa de interés. Las cifras más recientes revelaron que la inflación mexicana se ubicó en 5.0% en términos anuales, en donde la parte subyacente registró un incremento moderado de 3.7% a diferencia de la parte no subyacente cuya tasa de crecimiento fue de 9.2%. Este última variación se dio como consecuencia del ritmo de crecimiento acelerado en el nivel de precios de los energéticos los cuales mostraron un incremento de 19.2%, cifra que incluso fue superior a la obtenida en septiembre de 2017 (15.3%). Este comportamiento alcista es reflejo de los ajustes en el precio de las gasolinas tanto de alto como de bajo octanaje los cuales continúan exhibiendo tasas de crecimiento anualizadas de doble dígito (22.3% y 17.2%, respectivamente), como respuesta a los incrementos que los precios internacionales del petróleo han sufrido en meses recientes. Adicionalmente, otro de los energéticos que mostró un incremento importante fue el gas doméstico LP, cuya variación fue superior a la mostrada por las gasolinas (25.6%). Por otro lado, el Índice del Nivel de Precios al Productor mostró un aumento anual de 7.0% el cual fue significativamente superior a la cifra obtenida el año pasado (4.7%). Sin duda los precios de los combustibles han jugado un papel importante en el comportamiento de los precios de los productores, particularmente en los costos de transportación, pero el elemento que mayor impacto ha tenido es el incremento en las tarifas eléctricas a nivel industrial. Durante los primeros 8 meses de 2018 el aumento acumulado en dichos insumos ha sido de 59% provocando que algunas regiones del país tengan que lidiar con los costos energéticos más elevados de los últimos 10 años. Cuando las empresas enfrentan crecimientos sostenidos en los costos de sus insumos de producción, solo pueden absorben dichas modificaciones por un corto plazo antes de realizar ajustes al alza en los precios finales de venta, afectando con ello al consumidor final. De continuar esta tendencia y observarse un aumento generalizado en varios productos podrían surgir nuevas presiones inflacionarias con las que el Banco de México tendrá que lidiar. Por si fuera poco el mantener bajo control el precio de los energéticos, la Reserva Federal de Estados Unidos sostendrá un par de reuniones más este año (el 8 de noviembre y el 19 de diciembre) para discutir y modificar, si es el caso, su política monetaria en donde la mayoría de los analistas espera que se presente un ajuste al alza en las tasas de referencia estadunidenses. De realizarse un cambio significativo, el diferencial entre las tasas de México y Estados Unidos se reduciría provocando con ello una salida de dólares de nuestro país para invertir en instrumentos financieros americanos derivado en una depreciación del tipo de cambio entre el peso y el dólar. Dicha modificación en las divisas podría provocar incrementos en los precios de los bienes de consumo importados ejerciendo nuevas presiones inflacionarias para nuestro país, por lo que el Banco de México se vería forzado para ajustar la política monetaria en alguna de sus últimas reuniones del año (el 15 de noviembre o el 20 de diciembre). El escenario para el banco central mexicano en los últimos meses de 2018 no es nada sencillo ya que se podría sacrificar crecimiento económico a cambio de mantener estabilidad macroeconómica. La evolución de la inflación aún se encuentra lejos de su nivel objetivo y el entorno internacional no contribuye para facilitar la tarea. Un incremento en la tasa de interés de referencia serviría para liberar la presión de los meses recientes y enderezar el camino para alcanzar las metas inflacionarias. Sin embargo, con tasas de interés más altas se elevaría el costo de los créditos en detrimento del consumo afectando con ello el ritmo de crecimiento económico del país. Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Inflación Al finalizar el mes de septiembre el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un incremento anualizado de 5.0%, cifra que si bien resultó inferior al 6.3% alcanzado durante el mismo mes del año pasado, fue similar a la magnitud presentada en marzo de 2018 (5.0%), el nivel más elevado en lo que va del año. La parte no subyacente fue el componente de mayor impacto en la evolución de la inflación al mostrar un aumento de 9.2%, resultado casi tres veces superior al ritmo de crecimiento de la parte subyacente cuya tasa de variación fue de 3.7%. Por su parte, el nivel de precios de la canasta básica exhibió también un comportamiento al alza significativo al aumentar 8.1%, prácticamente el mismo nivel registrado en septiembre de 2017. Adicionalmente, los insumos para la producción manifestaron un mayor dinamismo en su tasa de crecimiento luego de que el Índice Nacional de Precios al Productor reportó un incremento anualizado de 7.0%, nivel significativamente más alto que el 4.7% obtenido el año pasado.

Fuente: INEGI.

En lo que respecta a la evolución de la inflación en las principales ciudades del país se aprecia que en 25 de las 46 localidades contabilizadas se presentó una tasa de inflación anualizada por debajo de la obtenida a nivel nacional en donde los casos de menor crecimiento ocurrieron en Chetumal (3.3%), San Andrés Tuxtla (3.7%) y Hermosillo (3.9%). En contraste, las ciudades que registraron los incrementos anualizados más significativos del país fueron Tijuana (6.8%), Querétaro (6.3%) y Matamoros (6.1%). De estas tres, destaca la situación en Querétaro ya que su nivel de precios se ha mantenido por encima de 6.0% en el último año. Otras localidades que no han visto modificada significativamente sus tasas de inflación han sido Acapulco (5.0%) y Tepic (5.4%) a diferencia del resto de las ciudades analizadas quienes en promedio sufrieron una baja en su nivel de precios 1.6 puntos porcentuales. Por objeto del gasto, el transporte fue el bien que registró el aumento más importante en su nivel de precios, siendo el único que presentó una tasa de crecimiento de doble dígito (11.1%), superando incluso el incremento registrado durante septiembre del año pasado (10.1%) como reflejo de los aumentos reportados en los precios de los combustibles. Un comportamiento similar se presentó en la vivienda cuyo ritmo de crecimiento en septiembre pasado (4.7%) fue más dinámico que el exhibido en el mismo mes del año pasado (4.0%). Por su parte, el resto de los bienes y servicios exhibió una tasa de crecimiento inferior a la alcanzada en septiembre de 2017 en ningún caso rebasando el nivel de 5.0%, en donde la ropa mostró el menor crecimiento al reportar un aumento de 1.9%

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.

En cuanto a los productos básicos para la alimentación, el nivel de precios del pollo fue el que registró el incremento anualizado más significativo con un avance de 7.8%, seguido por el arroz con 6.0% y el huevo con 3.7%. En contraste, el ajuste a la baja más relevante se presentó en el frijol que tuvo un decremento de 13.3% luego de que el año pasado había mostrado una tasa de crecimiento de doble dígito (11.4%). Si bien el pollo y el arroz mostraron un desempeño al alza importante en su nivel de precios, el resto de los productos básicos para la alimentación mantuvo un ritmo de crecimiento moderado que se vio reflejado en el comportamiento general de los alimentos, el cual registró una tasa de crecimiento de 3.4%, cifra más baja en comparación con el 8.3% reportado hace un año.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Fuente: INEGI.

Aun con la moderación en la evolución del nivel de precios de los alimentos, la inflación de nuestro país no ha regresado al nivel objetivo del Banco de México debido al comportamiento de los precios de los energéticos cuya tasa de crecimiento continúa siendo superior al 10% en términos anuales. La tasa de crecimiento en septiembre pasado para los energéticos en general fue de 19.2%, cifra superior al 15.3% exhibido durante el año pasado. Los productos que impulsaron dicho comportamiento fueron el gas doméstico LP cuyo aumento fue de 25.6%, la gasolina de alto octanaje con un crecimiento de 22.3% y la gasolina de bajo octanaje con un incremento de 17.2%, el único de los tres mencionados cuya tasa de variación fue más baja en comparación con la obtenida en 2017 (21.6%). De manera similar, el gas doméstico natural fue el otro de los productos energéticos que presentó un menor ritmo de crecimiento en comparación con aquel alcanzado en 2017, pero la magnitud de su tasa de crecimiento (8.4%) rebasó incluso al de la inflación obtenida a nivel nacional.

Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Balanza comercial El saldo de la balanza comercial de nuestro país durante el mes de agosto mostró un déficit por 2,591 millones de dólares. Lo anterior se dio debido a que pesar de que las exportaciones totales registraron una tasa de crecimiento más elevada que la correspondiente a las importaciones, las compras de bienes extranjeros en millones de dólares fueron más cuantiosas que las ventas foráneas de productos y servicios. De manera general, las exportaciones mexicanas crecieron 10.1% en términos anuales debido a que tanto la parte petrolera como la no petrolera se ubicaron en terreno positivo. Las ventas de hidrocarburos al extranjero exhibieron un aumento de 47.2% impulsadas por los incrementos registrados en los precios internacionales del petróleo. Por otro lado, la parte no petrolera presentó un aumento de 8.0% como resultado de que las ventas de bienes manufacturados (8.5%) y las exportaciones extractivas (10.3%) se mantuvieron en terreno positivo, a diferencia de las exportaciones agropecuarias que sufrieron un ajuste a la baja de 7.4%. En lo que respecta a las importaciones totales, su tasa de crecimiento anualizada fue de 9.4% como resultado de los aumentos observados en la parte petrolera (22.9%) y en la no petrolera (7.8%). Por el tipo de bienes, los de consumo fueron los que registraron el incremento más significativo con 15.0% de aumento, seguidos por los bienes de capital con 14.2% y los bienes intermedios con 8.4%.

Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


En términos acumulados, la tasa de crecimiento de las exportaciones totales para el periodo comprendido entre enero y septiembre ha sido el más alto desde el 2012 exhibiendo un aumento anualizado de 11.3% para el año en curso. Dicho comportamiento está sustentado por la evolución favorable de las exportaciones de manufactura, que representan más del 85% de las ventas foráneas, las cuales mostraron un crecimiento acumulado de 9.4%, también la cifra más alta desde 2012. Lo anterior se encuentra sustentado en el buen comportamiento del sector automotriz, cuya tasa de crecimiento acumulado ascendió a 12.8%, creciendo incluso por arriba del resto de las exportaciones manufactureras (7.6%).

Fuente: INEGI.

Es de esperar que el desempeño positivo de las exportaciones totales se mantenga al menos durante el corto plazo ya que la tendencia de dicha variable presenta una trayectoria al alza. Adicionalmente, las tendencias de las exportaciones manufactureras y automotrices también muestran una tendencia positiva, situación que implica una evolución favorable para dichos componentes contribuyendo con ello a que la tasa de crecimiento de las exportaciones totales se mantenga en terreno positivo.

Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


En cuanto al comportamiento acumulado de las importaciones durante el período comprendido entre enero y agosto del año en curso mostraron una tasa de crecimiento de 12.0% en términos anuales. De manera similar a lo observado en las exportaciones, esta fue la cifra de crecimiento más elevada desde 2012, debido a que tanto los bienes de consumo, los intermedios y los de capital registraron cifras récord durante el pasado mes de agosto, escenario que contribuyó para que los componentes de las importaciones totales alcanzaran tasas de crecimiento acumuladas de doble dígito. De esta forma, los bienes de consumo exhibieron los incrementos acumulados más significativos del período al aumentar 14.4%, seguidos por los bienes de capital con 14.2% y los bienes intermedios con 11.3%.

Fuente: INEGI.

Al revisar las tendencias, se aprecia que el comportamiento creciente de las importaciones podría continuar durante los próximos meses debido a que no solo las importaciones totales muestran una trayectoria alcista, también los bienes de consumo, intermedios y de capital presentan un movimiento positivo en su tendencia, en donde solo los primeros muestran una trayectoria menos vigorosa. Lo anterior servirá de apoyo para sustentar la evolución favorable de las importaciones en los períodos por venir.

Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Inversión fija bruta La inversión fija bruta presentó una evolución favorable en julio pasado al registrar una tasa de crecimiento anualizada de 5.0% debido a que tanto la inversión en maquinaria y equipo (7.8%) como la inversión en construcción (2.8%) exhibieron variaciones anuales positivas. En términos desestacionalizados, la inversión fija bruta logró compensar las pérdidas obtenidas en junio pasado al mostrar una tasa de crecimiento mensual de 1.0% como resultado de la evolución favorable de la inversión en maquinaria y equipo (1.7%) y de la inversión en construcción (0.7%) cuyas tasas mensuales se ubicaron también en terreno positivo. De esta forma, durante los primeros 7 meses del año en curso la inversión fija bruta muestra un crecimiento acumulado de 3.0% impulsado principalmente por la inversión en maquinaria y equipo (5.9%) y en menor medida por la inversión en construcción (0.9%).

Fuente: INEGI.

La tendencia de la inversión fija bruta muestra una trayectoria ascendente debido a que en julio se presentó una mejora importante en comparación con los resultados exhibidos en junio pasado. Un caso similar se observa en la tendencia de la inversión en construcción la cual muestra también un comportamiento positivo. Sin embargo, la correspondiente a la inversión en maquinaria y equipo comienza a presentar señales de estancamiento como resultado de que su componente nacional no ha mostrado señales de mejora en los dos últimos meses, por lo que el impulso exhibido por la inversión en maquinaria y equipo ha provenido de los productos adquiridos en el extranjero. De esta forma, es de esperar que la evolución de la inversión fija bruta mantenga tasas de variación positiva en los próximos meses cuya magnitud podría verse limitada por un comportamiento moderado de la inversión en maquinaria y equipo, particularmente de aquella de origen nacional.

Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Fuente: INEGI.

Probable ajuste al alza en la polítíca monetaría.


Dra. María F. Fonseca Paredes Decana - Región Sur Directora del CIEN Escuela de Negocios Tecnológico de Monterrey Tel.: +52 1(55) 2737 5691 maria.fonseca@itesm.mx

Máster Héctor Manuel Magaña Rodríguez Coordinador de Análisis e Investigación del CIEN Tel.: +52 (55) 5864 5630 hector.magana@itesm.mx

Cien Itesm

@cien_itesm

Blog

http://cienitesm.blogspot.mx

Derechos Reservados © 2012 Tecnológico De Monterrey, Campus Estado De México Prohibida Su Reproducción Parcial O Total Por Cualquier Medio O Método Sin Autorización Previa Por Escrito Del Tecnológico De Monterrey

278. Probable ajuste al alza en la política monetaria  

Probable ajuste al alza en la política monetaria

278. Probable ajuste al alza en la política monetaria  

Probable ajuste al alza en la política monetaria

Advertisement