Issuu on Google+

Mesa de Análisis Boom de la Inversión en materia de Energía Eólica y Desarrollo de Parques eólicos

Gobierno del Estado de Oaxaca

Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico

Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología

International Management of Resources & Environment


Ponentes: Ricardo Martínez Álvarez, director de Producción de Grupo Acciona Energía México. Francisco Granados Rojas, director general adjunto de Electricidad y Energías Renovables, de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Justo Omar Martínez Martínez, director de Desarrollo de Energías Alternativas de Chiapas. Annelise Dessoy, directora de EPI Energia Projetos e Invesitmentos (Brasil) Juliano Barbosa, de Project Leader de Energia Projetos e Invesitmentos (Brasil) Porfirio Montero Fuentes, presidente de la Federación de Pequeños Propietarios Rurales. En la mesa de análisis “Boom de la Inversión en materia de Energía Eólica”, Ricardo Martínez Álvarez, director de Producción de Grupo Acciona Energía México, indicó que esa empresa cuenta con cuatro parques en explotación con un sistema de autoabastecimiento, y con tres más, que producen 102 megawatts en un esquema de productor independiente de energía. Detalló que en la entidad existen seis proyectos que están por implementarse y otros que están a punto de entrar en explotación, los cuales pertenecen a Iberdrola y a Enel.

Dio a conocer que “en los siguientes diez años está proyectada una demanda de energía mayor, de aproximadamente 27 por ciento, debido a la actividad humana, a las necesidades de la población y a la sobrepoblación, la cual debe subsanarse con la utilización de diversas fuentes de energía, por lo que es necesario explotarlas todas, pero de manera adecuada, ya que representan un impacto ambiental, aunque en diferentes proporciones”. Por su parte, Francisco Granados Rojas, director general adjunto de Electricidad y Energías Renovables, refirió que la CRE cuenta con diferentes programas que tienen por objetivo cuantificar el potencial de aprovechamiento energético, siendo el Istmo un punto estratégico con un potencial de entre 10 mil y 40 mil megawatts; así también de otras fuentes como el sol, que brinda 5 kilowatts por metro cuadrado, por día; y un potencial de hasta 53 mil megawatts aprovechables en recursos hidroeléctricos y 400 mil en geotérmicos. Por lo anterior, indicó que una de las metas a nivel nacional, es que para el año 2026 las fuentes fósiles tengan una participación del 35 por ciento en la generación de energía eléctrica, “para lograrlo es fundamental contar con mecanismos ágiles que financien proyectos en los que participe la iniciativa privada, así como contar con la asignación


de recursos para el desarrollo de proyectos de tecnologías limpias”. En este sentido, dijo que los incentivos que brinda la CRE para la generación de proyectos eólicos son: un contrato de interconexión, en la que se establece el mecanismo denominado Banco de Energía; un crédito de capacidad, aportado por una fuente de energía intermitente; un convenio de servicio de transmisión y una metodología para determinar los costos de transmisión”, lo anterior, precisó, ofrece certeza a las empresas para que conozcan cuáles son los costos en los que incurren al utilizar la infraestructura eléctrica de la CFE. Además, refirió que a finales de agosto de 2012, “en Oaxaca se registraron un total de 29 permisos autorizados por la CRE para un total de 3 mil 247 megawatts, de los cuales mil 127 se encuentran instalados; en lo concerniente a la modalidad de autoabastecimiento, se cuenta con 21 permisos, hoy operando 616; así también, 5 permisos de producción independiente, con una capacidad de generar 510 megawatts, hoy operando 310; asimismo, que a finales de dicho año entrarán en operación dos proyectos con una capacidad de generar 200 megas; y dos más de pequeña producción, con una capacidad de 500 megawatts”, concluyó.

Durante su participación, Annelise Dessoy, directora de Energia Projetos e Invesitmentos (EPI) de Brasil, indicó que en su país, dicha empresa tiene 12 años desarrollando parques eólicos, así también, afirmó que “se han construido ese tipo de instalaciones en Uruguay, Argentina, Alemania y República Checa”. “En un principio, instalar la infraestructura para la energía limpia y producirla era muy caro, debido a que no existían reglas muy claras, sin embargo, ahora en Brasil el marco regulatorio es adecuado, por lo que los costos se han reducido, no obstante, el mercado está muy saturado, ya que existen diversos contratos y proyectos”, apuntó. En tanto, Juliano Barbosa, de la misma empresa, explicó que se debe cumplir con ciertos requisitos para el desarrollo de este tipo de proyectos, como “conocer las mediciones del viento por un periodo mínimo de dos años, estudios de impacto ambiental y contar con los derechos de uso de tierra, así como con los proyectos de logística y la forma de conexión eléctrica”. Afirmó que en el caso de que las condiciones no sean favorables para la puesta en marcha de aerogeneradores, “se tienen que buscar otras fuentes renovables que se adapten al medio ambiente, como la energía solar”. Finalmente, apuntó que para que esa generación de electricidad sea más eficiente, se necesita más tiempo de producción y que “se opere el mayor


número de horas posibles”, sin embargo, mencionó que “algunas organizaciones aseguran que se debe aumentar la capacidad de los complejos instalados”. En su momento, Justo Omar Martínez Martínez, director de Desarrollo de Energías Alternativas de Chiapas, afirmó que el proyecto del parque eólico que construyeron en el municipio de Arriaga, perteneciente al estado vecino, “se logró después de realizar una gran cantidad de estudios en la zona, y sobre todo, de identificar beneficios sociales para el estado, ya que no es facultad del Gobierno estatal construir ese tipo de instalaciones”. Apuntó que su principal meta es que la energía producida en ese lugar “no salga de la entidad, y se ocupe en beneficio de 38 municipios, a los que se les daría una tarifa preferencial en cuanto al pago de su alumbrado público y de la electricidad de los edificios gubernamentales, hospitales y escuelas”. Mencionó que para tal efecto, crearon un esquema de Asociación Pública-Privada (APP), en el que “la administración estatal estructura el proyecto, y los particulares diseñan, construyen, equipan, operan y dan mantenimiento al parque”. Así también, externó que se creó una Sociedad de Autoabastecimiento de Energía Eléctrica de Generación Eólica, para que a través de los cabildos, los ayuntamientos pudieran ser socios del plan. Al concluir la mesa, Porfirio Montero Fuentes, presidente de la Federación de Pequeños Propietarios Rurales, advirtió que existe el temor entre algunos dueños de terrenos donde están instalados los parques eólicos, en el Istmo de Tehuantepec, de que “otros de nuestros compañeros, al tener seguro un apoyo económico otorgado por las empresas, dejen de producir el campo y emigren del lugar”, por lo anterior, solicitó a las compañías eólicas que tienen presencia en esa región, que se unan a ellos para dialogar con el Gobierno del estado, en la búsqueda de “mecanizar el campo y mejorar la tierra, para que así tengamos la forma de mantenerlo produciendo, porque también eso necesita Oaxaca”. Aseveró que desde hace 10 años, cuando iniciaron las pláticas con los representantes de las compañías, se les exigió que “fueran proyectos sociales y que

se utilizara el Derecho de Viento, para que todos fueran beneficiados y no solo las personas que tuvieran algún aerogenerador en su propiedad”.



Segunda mesa de análisis