Page 1

Boletín CIDAL Nº14

13 de febrero de 2008


Informativo Nº 14, 13 de febrero de 2008

Contenido CIDAL • Encuesta a los diáconos permanentes en América Latina, Diác. Miguel Angel Herrera Parra - Informe global de los resultados - Anexo Estadístico

SANTA SEDE • Benedicto XVI: Dimensión y visibilidad del diaconado INFORMACIÓN GENERAL Cuba

• Asciende a 64 los diáconos permanentes cubanos, Diác. Miguel Ángel Ortiz Corrales Costa Rica

• Se fortalece la reflexión sobre el diaconado permanente en Costa Rica, Diác. Federico Cruz Cruz Colombia

• Noticias de la Arquidiócesis de Medellín, Diaconio, Boletín mensual del Diaconado Permanente Brasil

• Arcebispo de Natal instala a primeira diaconia territorial, Diác. José Bezerra de Araújo Santa Sede

• El Papa valoró el ministerio de los diáconos permanentes, Servicio de Información Vaticana (VIS) Canadá

• Noticias de la Arquidiócesis de Toronto, Diác. Norberto Cambre España

• La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española abordó el tema del diaconado permanente, CEE • Ordenación del primer diácono permanente de la Diócesis de Terrassa, Revista Ecclesia • Otras noticias de la Región de Catalunya, Diác. Albert Tort

2


Estados Unidos

• Ordination of Hispanic Deacons, Archdiocese of Chicago, Jaime C. Bascunan REFLEXIONES • Diáconos e Presbíteros procurem o diálogo e trabalhem em comunhão, Diác. José Durán y Durán TESTIMONIOS • La transformación de un ángel, Richard L. Clifford • Mi Experiencia en Guatemala, Diác. Norberto Cambre CALENDARIO CIDAL • Actividades EDICIONES • Anteriores y próxima MENSAJES/COMENTARIOS • Por países INFORMACIÓN SOBRE EL CIDAL • Qué es el CIDAL • ¿Qué es el CID? • Quiénes dirigimos el CIDAL • Para contactarse con nosotros • Destinatarios de este Informativo • • •

Envío periódico de información general de interés sobre la vida y el ministerio de los diáconos permanentes. Este servicio es gratuito. Con este informativo pretendemos cumplir con una de las misiones que se propusiera el CIDAL: difundir y acompañar la marcha del diaconado permanente desde una perspectiva latinoamericana. Nos anima la vocación de servicio a nuestros hermanos diáconos, no un fin de lucro. Por eso pedimos a los destinatarios de este correo que se sientan invitados a participar de este servicio como voluntarios, remitiéndonos periódicamente noticias relacionadas con este ministerio en sus respectivas diócesis y países. Es nuestra intención seguir construyendo una amplia red de referentes diaconales. Enviamos a los destinatarios de este Informativo nuestro fraternal saludo. Diáconos R. Tejera, J. Iglesias, J. Durán y J. Espinós. Nuestra dirección: cidal@diaconadopermanente.clero.org

CIDAL

Encuesta a los diáconos permanentes en América Latina Informe global de los resultados Diác. Miguel Angel Herrera Parra, Sociólogo Santiago de Chile, 8 de febrero de 2008 miguelangel.herreraparra@gmail.com Introducción

3


Con el parecer favorable del Centro Internacional del Diaconado de América Latina, CIDAL, al autor, diácono permanente y además sociólogo, con la cooperación de otros diáconos, hemos realizado un diagnóstico social y pastoral de los diáconos permanentes que residen en los países del subcontinente latinoamericano, con el objetivo de conocer y describir la realidad actual que enfrentan estos consagrados y reflexionar sobre su misión en el contexto eclesial de la Iglesia en esta parte del mundo. Nos preguntábamos: ¿cómo son los diáconos permanentes latinoamericanos?, ¿cómo viven?, ¿cuáles son sus percepciones en la Iglesia?, ¿cuáles son sus experiencias diaconales?, ¿Cómo ha sido y cómo es su formación diaconal?, ¿cómo se organizan?, ¿de qué manera participan en la vida de su Iglesia local?, ¿Cómo ven las relaciones de los diáconos en la Iglesia?, ¿cuáles son sus sugerencias, desafíos y sueños? Por eso, les pedimos –en octubre de 2007- a los diáconos lectores del Informativo del CIDAL que ejercen su ministerio en América Latina y el Caribe, que informaran y difundieran este diagnóstico en sus diócesis, y motivaran a los demás diáconos permanentes que conocieran a contestar una encuesta, que era anónima, y a que me la enviaran, por correo electrónico o por correo postal. Ahora al comunicar los resultados globales de esta encuesta, invito -fraternalmente- a todos los diáconos permanentes de nuestros países a hacer una reflexión pastoral, a partir de la información obtenida. Posteriormente, sistematizaremos esta reflexión pastoral y elaboraremos un informe final que daremos a conocer oportunamente a todos los diáconos permanentes suscritos al CIDAL y a las instancias y organizaciones eclesiales pertinentes. Agradezco de corazón la colaboración que prestaron a este estudio que –ciertamente- permitirá conocernos más a fondo y que contribuirá a mejorar nuestra labor en la Iglesia, para constituirnos en auténticos discípulos misioneros del Señor Jesucristo, en las diversas realidades que enfrenta cada uno de nosotros, como nos invitó la Vª Conferencia del CELAM efectuada en Aparecida, Brasil. ¿Cómo surgió la idea de hacer este diagnóstico? Los diáconos permanentes nos reunimos frecuentemente para compartir nuestras experiencias, para formarnos y para celebrar nuestra misión en la Iglesia, de acuerdo a lo que nos pide el Señor Jesucristo, como ministros ordenados al servicio de la evangelización. Pero, no siempre asistimos todos los que debiéramos asistir a las diversas instancias de participación y de comunión que tenemos los diáconos permanentes. En algunas diócesis el porcentaje de participación de los diáconos permanentes es muy bajo, y es allí donde surgen diversas miradas y comentarios al respecto: -

“Los que no vienen se olvidaron de sus hermanos en el diaconado permanente” “No asisten porque son flojos o irresponsables” “No tienen ningún interés por participar en el ordo diaconal” “Están atrapados en las diversas actividades pastorales y parroquiales”

En algunas oportunidades, encontramos diáconos que se enojan o se sienten “dolidos” con sus hermanos porque no participan en nada. Sin embargo, se hace urgente conocer y describir cuál es la verdadera realidad que vivimos todos y cada uno de los diáconos permanentes, de las zonas pastorales o de las diócesis, puesto que sabemos que hay diáconos que lo están pasando mal, es decir, están enfermos ellos o sus esposas, tienen problemas económicos y/o familiares, o presentan otras dificultades, las que -muchas veces- les pueden afectar el pleno ejercicio de su ministerio, pese a tener o manifestar positivo interés en esta materia.

4


En esta situación, es necesario preguntarnos ¿cuál es la verdadera realidad de los diáconos permanentes de nuestras respectivas diócesis? No podemos quedarnos en miradas espurias o sesgadas sobre la realidad de nuestros hermanos diáconos. Así surgió la idea ¿por qué no preguntamos a los propios diáconos cuál es nuestra realidad, tanto en lo social como en lo pastoral? Por lo tanto, se hace imperioso que contemos con un diagnóstico de la realidad de los diáconos permanentes, utilizando una metodología de investigación activa y participativa, que los considere auténticos sujetos de este estudio y no meros objetos de instrumentos que otras personas contestan por ellos. Necesitamos conocer nuestras miradas sobre la realidad que vivimos en América Latina y las opiniones, aportes y sugerencias que podamos aportar. Les proponemos vivir -una vez más- el método del “VER, JUZGAR y ACTUAR”, para la realización del presente diagnóstico. Por lo tanto, los invitamos a preguntarse en, primer lugar, por nuestra realidad como diáconos permanentes y a expresar o reflejar sus puntos de vista en un cuestionario ad-hoc. Las instrucciones que se entregaron para contestar el cuestionario fueron: 1.- Sólo estaban invitados a responder el cuestionario los diáconos permanentes que ejercen el ministerio en los países de América Latina y el Caribe. 2.- El cuestionario se debía contestar en forma personal. Se necesitaba conocer la propia realidad de cada uno, lo que “es” y no lo que “debiera ser”, lo que “cada diácono vive hoy” y no lo que “el diácono debiera vivir”. 3.- El cuestionario fue anónimo, es decir, no se requirió poner el nombre ni los datos personales. Se protegió el secreto estadístico. 4.- Les pedimos que –por favor- contestaran todas las preguntas e ítems del instrumento 5.- Las opiniones y sugerencias son muy importantes, por lo tanto, le pedimos que utilizaran el recuadro correspondiente para contestar cada una de las preguntas “abiertas”. 6.- Cuando la hubieran respondido, les pedí que enviaran el cuestionario a mi dirección electrónica: miguelangel.herreraparra@gmail.com 7.- También les pedí que informaran a otros hermanos diáconos permanentes que no recibieran el Informativo del CIDAL, para que también ellos pudieran contestar este instrumento. También les sugería que podían ayudar a otros diáconos (especialmente a aquellos que son mayores o a los que no cuentan con internet) a contestar este instrumento y enviarme sus respuestas. Así podíamos enriquecer y ampliar el diagnóstico social y pastoral de los diáconos en el subcontinente latinoamericano 8.- El plazo que se dio para enviar la encuesta fue el lunes 31 de diciembre de 2007. Las últimas encuestas fueron recibidas en el mes de enero de 2008. En el presente informe se da cuenta de los resultados globales obtenidos en la encuesta y no se hace una reflexión de los resultados obtenidos en cada uno de los países, puesto que eso será una labor que deben hacer los propios diáconos. Así, cada uno podrá analizar su realidad, desde una óptica de pertinencia cultural y “desde dentro”. A continuación se exponen los principales resultados del diagnóstico y luego –en un anexo- se adjuntan todos los cuadros, en los cuales se clasificó la información obtenida. La tarea que le pido -ahora- a cada diácono permanente lector del informe es que primero lea todo el informe y después se pregunte ¿cuáles son los datos más relevantes que entrega esta encuesta sobre mi país? ¿qué aspectos me llamaron más la atención de este informe?, ¿Qué nos dice Dios sobre esta realidad de los diáconos permanentes en mi diócesis y en mi país?, ¿qué podemos hacer para mejorar todo aquello que se debiera mejorar de nuestra realidad social y pastoral?

5


Principales resultados: Antes de ver los resultados de la encuesta, es importante señalar una mirada sobre la realidad estadística de la Iglesia católica en América Latina. Según los datos proporcionados por Catholic Population (2005), en nuestro continente hay 484.010.000 de católicos, siendo Brasil el que tiene la mayor cantidad, con 145.446.000 católicos, luego le siguen México (123.393.000), Colombia (38.406), Argentina (34.480.000), Perú (28.160.000), Venezuela (24.815.000), Ecuador (11.749.000) y Chile (11.021.000). En general, el 81,45% de los habitantes de América Latina se declaran católicos, siendo los países de mayor proporción de católicos, Paraguay (91,56%), Argentina (89,25%), Ecuador (89,60%), Perú (87, 78%), Venezuela (87,82%) y México (86,67%) En América Latina existe un total de 763 diócesis, siendo Brasil el que tiene una mayor cantidad de ellas (con 268 diócesis) y le sigue México (con 90 diócesis) En el continente hay 5.280 diáconos permanentes, lo que implica un promedio de 6,9 diáconos pro diócesis. Los países donde hay un mayor número de diáconos permanentes son: Brasil (1.456), México (744), Chile (685); Argentina (626), Puerto Rico (418) y República Dominicana (363). Los países donde hay un mayor número de diáconos permanentes por diócesis son: Puerto Rico (83,6), República Dominicana (30,3), Chile (25,4) y Argentina (9,1). Los países donde hay un mayor número de diáconos permanentes por cada 1.000 católicos son Puerto Rico (14,93), Chile (6,21) y República Dominicana (4,51). En el continente hay un total de 39.990 presbíteros diocesanos, lo que implica que existen 7,6 presbíteros por diáconos permanentes. En Honduras hay 203 presbíteros diocesanos por cada diácono permanente, en Costa Rica hay 183 presbíteros diocesanos por cada diácono permanente. Luego le siguen El Salvador (117 por cada diácono) y Haití (100 por cada diácono). La situación contraria está en Puerto Rico donde hay 0,9 presbítero por diácono y en República Dominicana donde hay 1,2 presbíteros por diácono permanente, y luego le siguen Chile (1,7) y Uruguay (2,7). Un total de 240 diáconos permanentes contestaron la encuesta 1, lo que significa un 4,55% del total de diáconos permanentes del continente. No se recibieron encuestas de diáconos de los siguientes países: Guatemala, Haití, Nicaragua, Honduras y El Salvador. Los países con un número mayor de encuestas respondidas fueron Chile (67), Argentina (48) y México (35). Dado que este estudio tiene un carácter exploratorio, se considera suficiente y representativo para el continente, el número total de encuestas respondidas, sin embargo, esta representatividad no se puede afirmar para aquellos países que tuvieron una baja respuesta, tales como Perú (3), Ecuador (4), Bolivia(4), Costa Rica (1), Puerto Rico (4) y Panamá (2). No obstante lo anterior, el estudio tiene validez y confiabilidad metodológicas, y además, esta encuesta rescata y valoriza la subjetividad de los propios diáconos respondentes, a quienes agradezco sinceramente. 1.- Edad actual de los diáconos permanentes: El 12,1% de los diáconos tiene 76 años y más, el 21,3% tiene entre 66 y 75 años, el 43,3% tiene entre 56 y 65 años, el 19,6% tiene entre 46 y 55 años y el 3,7% tiene45 años y menos. 2.- Estado civil de los diáconos permanentes: 1

El 83,3% de los diáconos respondieron la encuesta por correo electrónico (200), el 12,5% respondieron por correo postal (30) y el 4,2% la entregaron por mano al responsable del diagnóstico (10)

6


El 91,7% de los diáconos permanentes está casado, el 7,5% es viudo y el 0,8 % es soltero. 3.- Promedio de años de matrimonio de los diáconos permanentes: El promedio general de años de matrimonio de los diáconos encuestados es de 31,8 años. 4.- Promedio de hijos/as de los diáconos permanentes: Los diáconos permanentes encuestados tienen un promedio de 2,98 hijos/as (lo que se puede aproximar a 3 hijos) 5.-Nivel de escolaridad de los diáconos permanentes: El 9,6% de los diáconos estudió hasta la educación básica completa, el 20,8% estudió hasta la educación media completa, el 38,3% estudió la enseñanza técnica completa y el 31,2% estudió la enseñanza universitaria completa. 6.- Situación laboral de los diáconos permanentes: El 45,0% de los diáconos trabaja en forma dependiente, el 27,1% trabaja en forma independiente, el 5,4% está cesante y el 18,3% es pensionado o jubilado. 7.- Ingreso económico del grupo familiar de los diáconos permanentes: El 22,1% de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar de hasta 600 dólares americanos, el 27,9% de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar de entre 601 y 1.200 dólares, el 19,6% de los diáconos permanentes tiene un ingreso mensual familiar de entre 1.201 y 1.800 dólares, el 18,8% de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar de entre 1.801 y 2.100 dólares y el 10,4% de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar de 2.101 y más dólares. 8.- Año de la ordenación diaconal: El 5,4% de los diáconos permanente fue ordenado en 1978 y antes, el 7,1% fue ordenado entre 1979 y 1989, el 21,1% fue ordenado entre 1990 y 1999 y el 65,8% fue ordenado en el año 2.000 en adelante. Por lo tanto, se constata que dos tercios de los diáconos permanentes son diáconos del “nuevo milenio”, puesto que su ordenación diaconal fue en el año 2.000 y posteriormente. 9.- Participación de los diáconos permanentes en pequeñas comunidades de diáconos, junto a sus esposas: El 64,6% de los diáconos señaló que participa en pequeñas comunidades de matrimonios junto a sus esposas, el 26,3% indicó que no participan y el 9,1% no respondió este ítem. 10.- Asistencia de los diáconos permanentes a reuniones diocesanas o zonales de diáconos: El 11,7% de los diáconos señaló que no asiste nunca a estas reuniones diaconales, el 7,5% señaló que asiste 1 o 2 veces al año, el 10,8% indicó que asiste 3 o 4 veces al año, el 12,1% manifestó que asiste 5 o 6 veces al año, el 18,3% afirmó que asiste 7 u 8 veces al año y el 39,6% manifestó que asiste 9 y más veces al año. 11.- La formación como diácono permanente la recibieron, en una Escuela del diaconado permanente de la diócesis: El 77,9% de los diáconos permanentes señaló que su formación como tal la recibieron en dicha Escuela y, el 22,1%, indicó que no la recibió en dicha escuela. 12.- Tiempo que hubo entre el primer llamado personal y la ordenación diaconal:

7


El 44,6% de los diáconos permanentes señaló que hubo entre 0 y 5 años entre el primer llamado personal y la ordenación diaconal, el 40,4% señaló que hubo un período de entre 6 y 10 años, el 8,3% manifestó que hubo un período de entre 11 y 15 años, el 4,2% de los diáconos señaló que hubo un período de entre 16 y 20 años, el 2,5% indicó que hubo un período de 21 años y más. 13.- Promedio de años que duró la formación para ser diácono permanente: El promedio general de años de duración de la formación para el diaconado permanente fue de 4,7 años. 14.- Servicios que le corresponde realizar como diácono permanente (¿qué hace con más frecuencia, de 1 a 10?) según la propia experiencia de los diáconos: 1º: Santificar, mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, en presidir el rito de los funerales y de la sepultura y en la administración de los sacramentales : 7,8 2º: Enseñar, lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo: 6,96 3º: Conducir, en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad : 5,24

15.- Participación de la esposa en el proceso de formación del diácono permanente: El 14,6% de los diáconos permanentes señaló que sus esposas participaron entre el 0% y 25% de su proceso formativo, el 17,1% de los diáconos manifestó que sus esposas participaron entre el 26% y el 50% de su proceso formativo, el 22,9% de los diáconos indicó que sus esposas participaron entre el 51% y 75 % de su proceso formativo y el 45,4% de los diáconos señaló que sus esposas participaron entre el 76% y el 100% de su proceso formativo como diáconos. 16.- La formación permanente del diácono: El 75,0% de los diáconos señaló que realizan cursos y seminarios al menos 1 vez al año, el 9,6% indicó que realiza cursos y seminarios cada dos años, el 6,7% manifestó que realiza cursos y seminarios cada tres años y el 8,7% manifestó que no asiste a cursos, seminarios o talleres de formación. 17.- Opinión sobre la formación recibida por los propios diáconos permanentes (podían poner notas de 1 -Malo- a 7 -Excelente-):

-

Tu propia formación como diácono permanente La formación de los diáconos permanentes de tu diócesis La formación de los diáconos permanentes de otras diócesis

: 5,7 : 5,3 : 5,6

18.- Opinión respecto a por qué no asisten todos los diáconos permanentes a las reuniones diocesanas o zonales de diáconos: Las respuestas múltiples de los diáconos son las siguientes: - “Porque tienen problemas económicos, familiares y de salud” - “Porque tienen muchas responsabilidades pastorales” - “Porque esas reuniones son latosas e ineficientes” - “Porque el día y horario fijados para la reunión son inadecuados” - “Porque está todo muy dirigido, no hay una participación real de los diáconos” - “Por otras razones” - “Por falta de interés de los diáconos” - “Porque son innecesarias. Un diácono puede funcionar sin ellas”

: 25,4% : 21,3% : 16,7% : 16,3% : 12,5% : 7,9% : 6,7% : 6,3%

19.- Lo mejor de ser diácono, según los diáconos permanentes que respondieron es:

8


-

“Poder servir mejor a los hermanos más necesitados” “La gracia recibida” “La doble sacramentalidad, orden sagrado y matrimonio” “Dar un testimonio a la comunidad, en distintos ambientes” “Vivir la oración que surge de la Palabra de Dios” “Ser padre de familia” “Seguir a Jesús Servidor” “Ser un colaborador del Obispo” “Que somos ministros de la Iglesia”

: 35,0% : 27,1% : 21,3% : 20,8% : 6,7% : 5,8% : 5,4% : 5,4% : 5,0%

20.- Opiniones de los diáconos permanentes sobre formación y organización (repuestas “muy de acuerdo y “de acuerdo”):

-

“En la formación de los diáconos permanentes se debe realizar un período de práctica dirigida, la que debe ser evaluada” : 90,4% “Se debe favorecer la asociación de los diáconos permanentes, instando a que se fortalezca el orden diaconal diocesano” : 87,1% “Las esposas de los diáconos permanentes deben contar con un programa de formación específico, que las prepare a su misión de apoyo a su esposo” : : 83,8% “Las reuniones zonales o diocesanas de diáconos que se realizan, son aburridas y poco útiles” : 21,7%

21.- Sugerencias para mejorar y fortalecer el orden diaconal en tu diócesis o zona (respuestas múltiples): -

“Que haya un buen equipo de acompañamiento diocesano y zonal” “Posibilitar la formación espiritual, doctrinal permanente” “Mayor apertura y apoyo de los párrocos” “Formar pequeñas comunidades de diáconos y sus esposas” “Elegir buenos coordinadores diocesanos o zonales” “Contar con un buen asesor para los diáconos” “Hablar de los problemas concretos de la sociedad” “Darle a todos (los diáconos) la oportunidad de expresar sus percepciones” “Preocuparse de los diáconos que no tienen previsión (social)”

: 30,8% : 27,1% : 15,8% : 10,8% : 9,2% : 8,8% : 7,9% : 7,5% : 4,2%

22.- Percepciones diaconales sobre diversos temas (afirmaciones que se indicaron como “verdaderas” por los diáconos): Ítem:

1.- Es importante que el orden diaconal esté muy unido al colegio episcopal y al presbiterio, ya que la tarea es común y el bien común de la Iglesia pide que haya una estrecha unidad en el clero. 2.- Los diáconos permanentes están obligados a la celebración de Laudes o Vísperas, todos los días. 3.- Los diáconos diocesanos deben procurar participar, por lo menos una vez al año, en un retiro espiritual de tres días o más, idealmente con sus esposas. 4.- Es muy recomendable que todo diácono tenga, como director espiritual, un sacerdote, libremente escogido por él. 5.- El ministerio más característico de un diácono permanente es el de conducir, e implica un decidido servicio a la justicia y a la igualdad. 6.- Es recomendable que los diáconos estén organizados, tengan sus coordinadores y se reúnan periódicamente bajo la presidencia del delegado episcopal o zonal para el diaconado. 7.- El trabajo secular del diácono es un espacio privilegiado para evangelizar a las personas y transformar las estructuras temporales, de acuerdo a los valores del Evangelio. 8.- Los diáconos casados deben cuidar con especial esmero la calidad de su vida matrimonial y familiar y su preocupación por la formación espiritual de su familia.

Señalaron que la afirmación era “verdadera”: 229 220 228 231 190 226 230 225

9


9.- Los diáconos, se deben preocupar seriamente de ir, permanentemente, actualizando la formación recibida, conscientes de que deben seguir creciendo en su vida espiritual, estar al tanto de la vida de la Iglesia y del mundo en el cual viven y sirven. 10.- Los diáconos que sean contratados por empresas para realizar servicios religiosos propios de su ministerio, deberán contar con la autorización de su obispo. 11.- El orden diaconal procurará crear un fondo de ayuda fraterna con el aporte regular de sus miembros y de sus parroquias u organismos que sirven y de donaciones, para ayudar solidariamente a los diáconos que sufran alguna grave carencia económica. 12.- Los diáconos, de común acuerdo con el párroco, podrán recibir para ellos los estipendios que los fieles acostumbran dar con ocasión de algún servicio sacramental. 13.- Existe la posibilidad de que, por gracia, sea devuelto un diácono al estado laical, por la Santa Sede. 14.- El diaconado permanente es una especie de premio a los laicos, por los servicios prestados a la Iglesia. 15.- El diácono permanente puede realizar el ejercicio de su ministerio, como mejor lo estime conveniente. 16.- La llamada al diaconado implica dos elementos complementarios entre si: la vocación personal y la llamada pública de la Iglesia. 17.- El diácono permanente, ordinariamente, no dependerá de lo que pueda recibir, con ocasión de su ministerio, para su sustento y el de su familia. 18.- El tiempo mínimo para la formación de los diáconos permanentes debe ser de tres años. 19.- Un diácono puede preferir entre las diversas dimensiones de su ministerio: Palabra, Liturgia, Conducción y servicio a la caridad.

224 223 204 188 177 0 175 221 222 203 187

23.- El principal desafío que hoy enfrentamos los diáconos permanentes (respuestas múltiples): - “Que se entienda y se valores nuestra identidad como diáconos, en la Iglesia” - “Ser misioneros, evangelizar en medios cerrados y difíciles” - “Ser más unidos y organizados, con una voz que dar a la Iglesia” - “Como Cristo Servidor, ser servidores de los/as hermanos/as que sufren” - “Formación permanente para enfrentar la cultura materialista de hoy; trabajar por la justicia” - “Ser fieles, cuidar y fortalecer nuestro matrimonio y nuestra familia” - “Que, con la Iglesia entera, se organice para enfrentar un futuro con pocos presbíteros” - “Que los presbíteros nos respeten y trabajemos en comunión”

: 26,7% : 26,3% : 22,9% : 21,7% : 18,8% : 14,6% :11,3% : 10,8%

24.- Mi “sueño” como diácono permanente es (respuestas múltiples): - “Poder servir mejor a mi comunidad, familia, parroquia” - “Imitar a Cristo Siervo” - “Apoyar a que haya más y mejores diáconos” - “Que haya más justicia y equidad en mi país y continente” - “Que mi familia me acompañe en este ministerio” - “Llegar al final junto a Dios, santidad” - “Que el párroco me apoye en mi servicio, no me invisibilice” - “Poder dedicarme totalmente al ministerio” - “Que se pueda dar la unción de los enfermos” - “Que se nos reconozca como colegio diaconal” - “Que cada comunidad eclesial tenga un diácono permanente”

: 29,6% : 18,3% : 15,4% : 13,3% : 11,7% : 8,8% : 8,3% : 8,3% : 7,9% : 7,5% : 4,2%

25.- Evaluación de las relaciones diaconales (notas de 1 a 7): ¿Cómo evalúas tu propia relación, como diácono, con otras personas?: a) Con tu párroco b) Con tu Vicario Zonal c) Con tu Obispo d) Con otros diáconos permanentes

Coloca una nota, de 1 a 7, frente a cada ítem: 7: Excelente, 6: Muy buena, 5: Buena, 4: Más que regular, 3: Regular, 2: Deficiente, 1: Mala 6,06 5,81 5,88 6,01

10


e) Con tu Comunidad Eclesial de Base

6,28

Reflexión final Les invito a reflexionar sobre los resultados de esta encuesta, la que no he tenido otra pretensión que la de ser una simple mirada exploratoria de la realidad de los diáconos permanentes de América Latina, realidad que nos interpela, tanto o más que las nubes y las señales meteorológicas que -a diariovemos y comentamos. Existe una realidad muy diversa, en todo el continente y debemos ser solidarios en la solución de los problemas que viven los hermanos diáconos de otras diócesis o países, aunque nuestra realidad personal sea muy diferente. ¿Qué significa para nosotros, reír con los que ríen y llorar con los que lloran?; ¿Podemos “hacer algo” para solucionar los problemas que ciertamente existen en la interacción de los diáconos en la Iglesia? ¿O debemos simplemente “lavarnos las manos” y mirar para otro lado? ¿Cómo podríamos aprender y crecer en “comunión y participación”, sin decir nuestra propia voz, y respetando las legítimas voces de otros miembros de nuestra Iglesia?¿Nos da lo mismo, lo que ocurra en nuestra iglesia latinoamericana, en el presente y en el futuro del diaconado permanente? ¿Qué será lo que Dios quiere de sus diáconos en América Latina, que es llamado a ser el continente de la “esperanza”? Les propongo escuchar al Maestro Jesús, que nos viene a iluminar con su palabra provocadora, llena de Espíritu Santo. Evangelio según San Lucas (12,54-59)

“En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Cuando ustedes ven que una nube se va levantando por el poniente, enseguida dicen que va a llover, y en efecto, llueve. Cuando el viento sopla del sur, dicen que hará calor, y así sucede. ¡Hipócritas! Si saben interpretar el aspecto que tienen el cielo y la tierra, ¿por qué no interpretan entonces los signos del tiempo presente? ¿Por qué, pues, no juzgan por ustedes mismos lo que les conviene hacer ahora?” Si saben interpretar el aspecto de la tierra y el cielo. ¿Cómo no saben interpretar el tiempo presente? Les invito a reflexionar sobre los resultados de esta encuesta, en sus respectivos países y en el continente latinoamericano. Espero todos sus comentarios en: miguelangel.herreraparra@gmail.com Luego se hará un documento con las diversas interpretaciones que se envíen, el que puede ser de gran utilidad para nuestra labor evangelizadora y de servicio.

Encuesta a los diáconos permanentes en América Latina Anexo Estadístico El Diácono y Sociólogo Miguel Angel Herrera Parra, autor de la Encuesta de referencia, llevada a cabo entre los meses de octubre y diciembre de 2007, preparó un pormenorizado informe sobre los resultados de la misma, cuyo archivo se adjunta a este Informativo del CIDAL

11


Volver Invitamos a los lectores de este Informativo a enviar noticias, reflexiones, comentarios y todo aquello que consideren de provecho para los diáconos permanentes a: cidal@diaconadopermanente.clero.org

SANTA SEDE

Benedicto XVI: Dimensión y visibilidad del diaconado Encuentro del Papa con los párrocos y el clero de Roma Roma, 11 de febrero de 2008 www.ZENIT.org Como es tradicional a inicios de Cuaresma, Benedicto XVI se reunió con los párrocos y el clero de la diócesis de Roma el pasado 7 de febrero. El encuentro se desarrolló en forma de diálogo, entre el Santo Padre y los participantes. Publicamos la primera de las preguntas y respuestas que dio el Papa espontáneamente.

*** Giuseppe Corona, diácono Santo Padre: desearía expresar ante todo mi gratitud y la de mis hermanos diáconos por el ministerio que tan providencialmente la Iglesia ha retomado con el Concilio (*), ministerio que nos permite dar plena expresión a nuestra vocación. Estamos comprometidos en una gran variedad de tareas que desarrollamos en ámbitos muy diferentes: la familia, el trabajo, la parroquia, la sociedad, también en las misiones en África y América Latina, entornos que usted ya indicó en la audiencia que nos concedió con ocasión del veinticinco aniversario del diaconado romano. Ahora nuestro número ha aumentado: somos 108. Y nos gustaría que nos indicara una iniciativa pastoral que pueda convertirse en signo de una presencia más incisiva del diaconado permanente en la ciudad de Roma, como sucedió en los primeros siglos de la Iglesia romana. De hecho, compartir un objetivo significativo, común, por un lado incrementaría la cohesión de la fraternidad diaconal, por otro daría mayor visibilidad a nuestro servicio en esta ciudad. Le presentamos, Santo Padre, el deseo de que nos indique una iniciativa que podamos compartir en los modos y en las formas que desee señalar. En nombre de todos los diáconos le saludo, Santo Padre, con filial afecto. Benedicto XVI Gracias por este testimonio de uno de los más de cien diáconos de Roma. Desearía también yo expresar mi alegría y mi gratitud al Concilio, porque repuso este importante ministerio en la Iglesia universal. Debo decir que cuando era arzobispo de Munich no encontré tal vez más que a tres o cuatro diáconos y favorecí mucho este ministerio porque me parece que pertenece a la riqueza del ministerio sacramental en la Iglesia. Al mismo tiempo, puede ser igualmente un vínculo entre el mundo laico, el mundo profesional y el mundo del ministerio sacerdotal --dado que muchos diáconos continúan desenvolviendo sus profesiones y mantiene sus posiciones, importantes o también de vida sencilla, mientras que sábado y domingo trabajan en la Iglesia--. De esta forma testimonian en el mundo de hoy, asimismo en el mundo laboral, la presencia de la fe, el ministerio sacramental y la dimensión diaconal del sacramento del Orden. Esto me parece muy importante: la visibilidad de la dimensión diaconal. Naturalmente asimismo todo sacerdote sigue siendo diácono y debe siempre pensar en esta dimensión, porque el Señor mismo se hizo nuestro ministro, nuestro diácono. Pensamos en el gesto del lavatorio de los pies, con el que explícitamente se muestra que el Maestro, el Señor, actúa como diácono y quiere que cuantos le siguen sean diáconos, que desempeñen este ministerio para la humanidad, hasta el punto de ayudar también a lavar los pies ensuciados de los hombres confiados a nosotros. Esta dimensión me parece de gran importancia. En esta ocasión traigo a la memoria --aunque a lo mejor no es inmediatamente inherente al tema-una pequeña experiencia que apuntó Pablo VI. Cada día del Concilio se entronizó el Evangelio. Y el Pontífice dijo a los ceremonieros que una vez habría deseado realizar él mismo esta entronización del Evangelio. Le dijeron: no, ésta es tarea de los diáconos, no del Papa. Él escribió en su diario: pero también

12


yo soy diácono, sigo siendo diácono y desearía también ejercer este ministerio del diaconado poniendo en el trono la Palabra de Dios. Por lo tanto esto nos concierne a todos. Los sacerdotes siguen siendo diáconos y los diáconos explicitan en la Iglesia y en el mundo esta dimensión diaconal de nuestro ministerio. Esta entronización litúrgica de la Palabra de Dios cada día durante el Concilio era siempre para nosotros un gesto de gran importancia: nos decía quién era el verdadero Señor de aquella asamblea, nos decía que sobre el trono está la Palabra de Dios y que nosotros ejercemos el ministerio para escuchar y para interpretar, para ofrecer a los demás esta Palabra. Es ampliamente significativo para todo cuanto hacemos: entronizar en el mundo la Palabra de Dios, la Palabra viva, Cristo. Que realmente sea Él quien gobierne nuestra vida personal y nuestra vida en las parroquias. Además usted me hace una pregunta que, debo decir, excede un poco mis fuerzas: cuáles serían las tareas propias de los diáconos en Roma. Sé que el cardenal vicario conoce mucho mejor que yo las situaciones reales de la ciudad, de la comunidad diocesana de Roma. Pienso que una característica del ministerio de los diáconos es precisamente la multiplicidad de las aplicaciones del diaconado. En la Comisión Teológica Internacional, hace algunos años, estudiamos largamente el diaconado en la historia y también en el presente de la Iglesia. Y descubrimos justamente esto: no existe un perfil único. Cuánto se debe hacer, varía según la preparación de las personas, de las situaciones en las que se encuentran. Puede haber aplicaciones y concreciones muy diferentes, siempre en comunión con el obispo y con la parroquia, naturalmente. En las distintas situaciones se muestran varias posibilidades, también dependiendo de la preparación profesional que eventualmente tengan estos diáconos: podrían estar comprometidos en el sector cultural, tan importante hoy, o podrían tener una voz y un puesto significativo en el sector educativo. Pensamos este año precisamente en el problema de la educación como central para nuestro futuro, para el futuro de la humanidad. Ciertamente el sector de la caridad era en Roma el sector originario, porque los títulos presbiterales y las diaconías eran centros de la caridad cristiana. Éste era desde el inicio en la ciudad de Roma un sector fundamental. En mi Encíclica Deus caritas est mostré que no sólo la predicación y la liturgia son esenciales para la Iglesia y para el ministerio de la Iglesia, sino que lo es igualmente el servicio de la caritas --en sus múltiples dimensiones-- por los pobres, por los necesitados. Así que espero que en todo tiempo, en toda diócesis, si bien con situaciones distintas, ésta siga siendo una dimensión fundamental y también prioritaria para el compromiso de los diáconos, si bien no la única, como nos muestra también la Iglesia primitiva, donde los siete diáconos fueron elegidos precisamente para permitir a los apóstoles dedicarse a la oración, a la liturgia, a la predicación. También después Esteban se encuentra en la situación de tener que predicar a los helénicos, a los judíos de lengua griega, y así se amplía el campo de la predicación. Él está condicionado, digamos, por las situaciones culturales, donde tiene voz para hacer presente en dicho sector la Palabra de Dios y así hace más posible la universalidad del testimonio cristiano, abriendo las puertas a san Pablo, que fue testigo de su lapidación y posteriormente, en cierto sentido, su sucesor en la universalización de la Palabra de Dios. No sé si el cardenal vicario desea añadir una palabra; yo no estoy tan próximo a las situaciones concretas. Cardenal Camillo Ruini, Vicario del Papa para la diócesis de Roma Santo Padre: sólo puedo confirmar, como usted decía, que también en Roma en concreto los diáconos trabajan en muchos ámbitos, en su mayor parte en las parroquias, donde se ocupan de la pastoral de la caridad, pero por ejemplo muchos también están en la pastoral de la familia. Al estar casados casi todos los diáconos, preparan al matrimonio, siguen a los jóvenes parejas, y labores por el estilo. Además brindan una contribución significativa a la pastoral sanitaria, ayudan también en el Vicariato --donde algunos trabajan-- y, como escuchó antes, en las misiones. Existe alguna presencia misionera de diáconos. Creo que, naturalmente, en el plano numérico el compromiso de amplitud más relevante es en las parroquias, pero existen igualmente otros ámbitos que se están abriendo y precisamente por esto tenemos ya más de un centenar de diáconos permanentes. (Traducción del original italiano por Marta Lago). Volver

13


INFORMACIÓN GENERAL Cuba

Asciende a 64 los diáconos permanentes cubanos Diác. Miguel Ángel Ortiz Corrales Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional del Diaconado de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) Camagüey, 9 de febrero de 2008 diaconomigue12@arzcamaguey.co.cu En el día de hoy, en la Parroquia Ntra. Sra. de la Caridad en la Ciudad de Nuevitas, por imposición de manos y oración consecratoria del Excmo. Arzobispo de Camagüey, Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, fue ordenado diácono permanente: Julio Antonio Perozo García; concelebraron la Eucaristía el Excmo. Sr. Obispo de la Diócesis de Bayamo-Manzanillo Mons. Álvaro Beyra Luarca, antiguo párroco de esta iglesia, junto al clero de la Diócesis. Con la ordenación de Perozo García, el número de diáconos en Cuba asciende a 64 y en la Arquidiócesis de Camagüey a 11. Es precisamente en la Arquidiócesis de Camagüey donde el 16 de julio de 1988 Mons. Adolfo Rodríguez Herrera, EPD, ordenara al primer diácono permanente de la nación. Desde entonces y en forma ininterrumpida se han venido formando candidatos a este ministerio. Actualmente hay tres candidatos en un último año de trabajo pastoral, para luego fijar la fecha de ordenación. Próximamente se abrirán las puertas a la formación de nuevos aspirantes. Volver Costa Rica

Se fortalece la reflexión sobre el diaconado permanente en Costa Rica Diác. Federico Cruz Cruz Tilarán, 2 de febrero de 2008 fedecruz_99@yahoo.com “La V Conferencia anima a los obispos de América Latina y El Caribe a impulsar el diaconado permanente en las distintas diócesis y para grupos humanos específicos y pastorales ambientales...” (Docum. Aparecida 224).

En el año 2001 la Conferencia Episcopal de Costa Rica solicitó a la Santa Sede la autorización para ordenar diáconos permanentes; recibiendo respuesta afirmativa al inicio del año 2002. A finales de ese año esta Conferencia Episcopal elaboró un documento que tituló Normas Básicas para el Diaconado Permanente en la Provincia Eclesiástica de Costa Rica y lo envió a Roma para su aprobación, la cual se recibió a mediados del año 2003. Con base en esa normativa aprobada, Mons. Vittorino Girardi Stellin, Obispo de la Diócesis de Tilarán, ordenó a este servidor como diácono permanente el 20 de Diciembre del 2003, en la Parroquia La Inmaculada Concepción de Liberia, de la misma diócesis, obteniendo así la gracia de ser el primero en recibir esta ordenación diaconal en Costa Rica. A partir de entonces, se han desarrollado con los presbiterios de varias diócesis, algunas jornadas de reflexión sobre el Diaconado Permanente, sus implicaciones pastorales y su posible implementación en cada

14


diócesis. A la vez, en diversas parroquias han ido surgiendo hombres que llaman o escriben a sus párrocos, al respectivo Obispo o a este servidor, pues sienten el llamado al Diaconado Permanente y quieren iniciar un proceso de discernimiento vocacional o de formación. Como resultado de las jornadas de reflexión y de las inquietudes vocaciones emergentes, algunos de los señores Obispos han consultado a sus presbiterios, constatándose que en unos ha habido más apertura que en otros al considerar al Diaconado Permanente como un ministerio valioso en el quehacer pastoral de la Iglesia. En algunas diócesis, no sólo se ha valorado teóricamente la bondad de la instauración del Diaconado Permanente, sino que se ha pasado a establecer los mecanismos necesarios para acoger a quienes se presentan como candidatos y a proponerles un proceso de formación. Tal es el caso de la Diócesis de Tilarán, en la que bajo la guía de Mons. Vittorino Girardi, en los últimos dos o tres años, se ha venido preparando cuatro candidatos al Diaconado Permanente: Carlos Contreras Aguirre, Heriberto Matarrita, Gerardo Marín y Gustavo Watson, bajo la dirección del Pbro. Dionisio Báez, quien les da seguimiento vocacional y los acompaña en el proceso de formación académica. Algo similar sucede en la diócesis de San Isidro de El General, en la que en Diciembre del 2006 fue ordenado por Mons. Guillermo Loría Garita, el hermano Jesús Mora, incardinándolo a esa Diócesis, siendo el segundo Diácono Permanente ordenado en Costa Rica. Además, Mons. Loría admitió en el año 2007 como candidato al Diaconado Permanente a Roy Cisneros Sánchez, quien desde entonces se encuentra en proceso de formación. En la Arquidiócesis de San José se ha continuado con la reflexión sobre el Diaconado Permanente, y el Señor Arzobispo Mons. Hugo Barrantes Ureña, ha manifestado a este servidor que en este año 2008 instaurará el Diaconado Permanente. Por su parte, la Conferencia Episcopal ha acordado que la Comisión Nacional del Clero asuma la reflexión e impulse la instauración del Diaconado Permanente en las diócesis. Esta Comisión ya ha convocado a un Encuentro con los Secretarios Ejecutivos de Comisiones Nacionales de la Conferencia Episcopal y con los Vicarios de Pastoral de las diócesis, por realizarse los días 26 y 27 de Febrero del 2008, en el que se estará analizando la realidad, valorando las implicaciones pastorales y estableciendo estrategias para implementar los procesos de discernimiento vocacional y de formación para los candidatos al Diaconado Permanente en las diócesis que aún no han iniciado estos procesos. Este es un momento de gracia especial para el ministerio del Diaconado en nuestro país. Por eso, pido encarecidamente sus oraciones para que el Señor envíe el Espíritu Santo sobre estas Iglesias Particulares, sus Pastores y sobre todos aquellos que estamos involucrados y comprometidos en los procesos de fortalecimiento del Diaconado Permanente, tanto en Costa Rica como en otros países de nuestro continente. Virgen María, Madre de los Diáconos, ruega por nosotros. Volver Colombia

Noticias de la Arquidiócesis de Medellín Diaconio, Boletín mensual del Diaconado Permanente Nº 46 - febrero de 2008 – Año V Medellín, febrero de 2008 Nuevo curso en la Escuela Diaconal El sábado 19 de enero se comenzaron las actividades docentes en nuestra “Escuela Diaconal Casa Pablo VI”. La Eucaristía inaugural estuvo presidida por el P. Andrés Mauricio Arcila, nuevo formador de nuestra Escuela. Después, todos los candidatos, en las dos primeras horas, tuvieron una reunión con los formadores, en la cual el Director del diaconado P. Óscar Álvarez hizo una significativa presentación sobre las líneas principales de valores a tener en cuenta y otras normas de convivencia en la Escuela. También se asignaron las nuevas funciones de los candidatos y algunos destinos para las actividades pastorales.

15


Comenzaron el año propedéutico cinco nuevos candidatos, a los que damos una cordial bienvenida, al mismo tiempo que les deseamos, a ellos y a los candidatos veteranos, un nuevo curso lleno de todas las bendiciones del Señor y con gran aprovechamiento para su formación académica y espiritual. Bienvenida al P. Andrés Mauricio Arcila Como antes manifestamos, contamos con un nuevo sacerdote formador en nuestra Escuela, el P. Andrés Mauricio Arcila, actualmente párroco de San Benito Abad y anteriormente formador en el Seminario Mayor de Cali y Formador en el Seminario Misionero San José de Medellín. Ya ha comenzado su trabajo como Director Académico de la Escuela, que estamos seguros desempeñará competentemente. Calendario de actividades de febrero Nos es grato informar que el próximo 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, en el marco del Año Jubilar de San Lorenzo en la Arquidiócesis de Medellín, a las 6:00 p.m. en el templo parroquial de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, tendremos la ordenación diaconal de nuestro compañero César Elpidio Restrepo Correa. Unámonos al regocijo de su Señora esposa, Luz Marina Betancur Arango, y de sus hijos, Verónica y Santiago, asistiendo con nuestros familiares y amigos a la celebración de este sacramento. El futuro diácono se dirige a los lectores del Informativo del CIDAL para pedirles “muchas oraciones por este humilde servidor que ha sido llamado al orden de los Diáconos para la Arquidiócesis de Medellín”. Quienes deseen saludarlo pueden escribirle a ceresco67@yahoo.com.mx

Volver Brasil

Arcebispo de Natal instala a primeira diaconia territorial Diác. José Bezerra de Araújo Diáconos, Órgão Informativo da Comissão Nacional dos Diáconos Ano 2 - n º 19 - fevereiro de 2008 A Arquidiocese de Natal conta com a primeira Diaconia Territorial, instalada pelo Arcebispo, Dom Matias Patrício de Macêdo, no dia 23 de dezembro. É a Diaconia Nossa Senhora de Guadalupe, situada na comunidade Parque Residencial Zona Sul, da Paróquia do Beato André de Soveral, do bairro de Emaús, Parnamirim-RN, no perímetro da Grande Natal. O ato de instalação contou com a presença do Diretor da Escola Diaconal Santo Estevão, Mons. Lucas Batista Neto, e dos Diáconos Francisco AlvesFeitosa Júnior, Antônio Benigno de Oliveira, Rômulo Magno de Medeiros Guerra e Manoel Francisco Granjeiro, além de autoridades locais e inúmeros fi éis. Em sua fala de posse, o Diácono Júnior disse: “neste dia memorável para esta comunidade, queremos agradecer a Deus pela oportunidade concreta que Ele nos dá de poder ser útil ao crescimento do Seu Reino. Só somos plenamente felizes neste mundo, servindo a Deus, e a melhor forma de servi-Lo nesta nossa existência é servir ao irmão”. Ele também lembrou o Documento de Aparecida, que diz: “A V Conferência espera dos diáconos um testemunho evangélico e impulso missionário para que sejam apóstolos em suas famílias, em seus trabalhos, em suas comunidades e nas novas fronteiras da missão”. Volver Santa Sede

El Papa valoró el ministerio de los diáconos permanentes Servicio de Información Vaticana (VIS) Vaticano, 8 de febrero de 2008 “Durante el encuentro de ayer por la mañana con los párrocos y el clero de la diócesis de Roma, que tuvo lugar en el Aula de las Bendiciones, en el Vaticano, el Papa respondió a diez preguntas relacionadas con la juventud, la evangelización y el desafío educativo”. Hacia el final de la nota, el VIS dice:

16


“Finalmente, el Papa hizo hincapié en el papel cada vez más significativo de los diáconos permanentes -hay más de cien en Roma-, afirmando que debemos dar gracias a los padres del Concilio Vaticano II porque se ha recuperado su valor. Se trata de un ministerio, terminó, que representa un enlace entre el mundo laico y el ministerio sacerdotal”. Volver Canadá

Noticias de la Arquidiócesis de Toronto Diác. Norberto Cambre Director de Diáconos de la Arquidiócesis de Toronto Toronto, 5de febrero de 2008 ncambre@archtoronto.org Comenzamos a preparar el “Coming Together”, la “Reunión Diaconal” que esta planeada para el fin de semana 26 al 28 de septiembre en el parque de la YMCA, a orillas del lago Couchiching en Orillia. El director será el padre Ron Mercier SJ y el tema: ¿Tienen los pobres buenas noticias para proclamarnos? El pasaje del evangelio que tomamos como foco es Lucas 4:18: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para llevar las buenas noticias a los pobres; me ha enviado a anunciar libertad a los presos y a dar vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; y a anunciar el año favorable del Señor.” Este año tenemos dos invitados especiales, el Diácono Rob Mascini, Presidente del Centro Internacional del Diaconado y el Diácono Enzo Petrolino, Presidente de la Comunidad Diaconal Italiana. Ellos van a tomar unos minutos del fin de semana para decirnos unas palabras acerca del Centro Internacional del Diaconado. El Centro que ahora está ubicado en Rottenburgo, Alemania, fue iniciado en 1951 por un trabajador forestal Hannes Kramer, bajo el nombre de Círculo Diaconal. Sus esfuerzos fueron parte de lo que culminó en la restauración del Diaconado Permanente en el Concilio Vaticano II. Historia El diaconado de Toronto ha tenido una vida relativamente corta pero sin duda inspirada por el Espíritu Santo. Al final de los años ’70 y comienzo de los ’80, la dirección de la recientemente establecida orden permanente se dirigía firmemente hacia el servicio de los pobres y desaventajados. Juan Pablo II afirmó la dirección como correcta con sus palabras: “Otro campo importante en el que la Iglesia está presente en toda América es el de la asistencia caritativa y social. Las múltiples iniciativas para la atención de los ancianos, los enfermos y de cuantos están necesitados de auxilio en asilos, hospitales, dispensarios, comedores gratuitos y otros centros sociales, son testimonio palpable del amor preferencial por los pobres que la Iglesia en América lleva adelante movida por el amor a su Señor y consciente de que «Jesús se ha identificado con ellos (cf. Mt 25, 31-46)». En esta tarea, que no conoce fronteras, la Iglesia ha sabido crear una conciencia de solidaridad concreta entre las diversas comunidades del Continente y del mundo entero, manifestando así la fraternidad que debe caracterizar a los cristianos de todo tiempo y lugar. El servicio a los pobres, para que sea evangélico y evangelizador, ha de ser fiel reflejo de la actitud de Jesús, que vino «para anunciar a los pobres la Buena Nueva» (Lc 4, 18). Realizado con este espíritu, llega a ser manifestación del amor infinito de Dios por todos los hombres y un modo elocuente de transmitir la esperanza de salvación que Cristo ha traído al mundo, y que resplandece de manera particular cuando es comunicada a los abandonados y desechados de la sociedad. Esta constante dedicación a los pobres y desheredados se refleja en el Magisterio social de la Iglesia, que no se cansa de invitar a la comunidad cristiana a comprometerse en la superación de toda forma de explotación y opresión. En efecto, se trata no sólo de aliviar las necesidades más graves y urgentes mediante acciones individuales y esporádicas, sino de poner de relieve las raíces del mal, proponiendo intervenciones que den a las estructuras sociales, políticas y económicas una configuración más justa y solidaria”.

17


La dificultad con esta nueva dirección y algunas injusticias percibidas en la manera que el diaconado era tratado en el seminario crearon conflicto e insatisfacciones que llevaron a algunos de los diáconos a aislarse de los demás con la consecuencia de pérdida de contacto y soporte mutuo. Frecuentemente se olvida que la espiritualidad diaconal no es algo únicamente entre Dios y el diácono pero también una cuestión que afecta a la comunidad toda. En 1988, dos diáconos de la primera clase se preguntaron “¿Por qué no nos damos una oportunidad de congregarnos juntos como una comunidad y compartimos nuestras preocupaciones? Esta fue la chispa que generó “La Reunión Diaconal”. El Obispo dio su total apoyo a la iniciativa y comenzó la reunión de la comunidad en 1989. Es interesante notar que en 1998, cuando la Congregación para el Clero publicó “El Directorio para el Ministerio y Vida de Diáconos Permanentes”, en el párrafo 6 dice: “Es bueno que los diáconos, con el consentimiento del Obispo y en presencia del obispo mismo o de su delegado, se reúnan periódicamente para verificar el ejercicio del propio ministerio, intercambiar experiencias, proseguir la formación, estimularse recíprocamente en la fidelidad”. Esta reunión tuvo lugar cada tres años (1989, 1992 y 1995), con una interrupción de unos años y siguiendo después en 2002 y 2005. Ahora está siendo organizada la de 2008. Comenzó en un campo de vacaciones en Bolton, pero en 2002 se ubicó en Orillia, a orillas del hermoso lago Couchiching, a fines de septiembre o principios de octubre, cuando generalmente se puede disfrutar de los maravillosos colores de los árboles deciduos que pierden sus hojas mientras se aproxima el invierno. Esperamos que esta tradición ahora bien establecida de reunirnos cada tres años continúe por mucho tiempo y refuerce los vínculos que unen a la comunidad diaconal de esta Arquidiócesis. Volver España

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española abordó el tema del diaconado permanente Madrid, 31 de enero de 2008 www.conferenciaepiscopal.es Con la presidencia del Obispo de Bilbao y Presidente de la CEE, Mons. D. Ricardo Blázquez Pérez, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha celebrado su CCVII reunión, en la Casa de la Iglesia, en Madrid, durante los días 29 y 30 de enero. Los obispos, como es habitual en vísperas de la celebración de elecciones generales, han aprobado una Nota ante los comicios del próximo 9 de marzo. Preparación de la próxima reunión de la Asamblea Plenaria Los prelados han dedicado parte de sus trabajos a la preparación y aprobación del temario de la próxima Asamblea Plenaria que se celebrará del 3 al 7 de marzo y en la que se renovarán todos los cargos de la CEE, excepto el del Secretario General, que tiene mandato hasta noviembre de este año. En dicha Asamblea, como sucede siempre al finalizar cada trienio, los obispos reflexionarán sobre la actividad y el funcionamiento de la CEE en el período que termina.

Otros asuntos La Comisión Permanente ha aprobado la creación de una comisión revisora de la traducción del Misal Romano y ha decidido remitir a la Plenaria, para su aprobación, un Mensaje de los Obispos ante la publicación del Catecismo Jesús es el Señor, la revisión de los himnos de la Liturgia de las Horas y una

18


propuesta para solicitar a la Santa Sede la aprobación definitiva de las Normas básicas para la formación de los diáconos permanentes en las diócesis españolas.

Ordenación del primer diácono permanente de la Diócesis de Terrassa Terrassa, Barcelona, 5 de febrero de 2008 www.revistaecclesia.com El domingo día 3 de febrero a las 8 de la tarde, Mons. Josep Àngel Sáiz Meneses ordenó en la Catedral al Sr. Antoni Macaya Pascual como diácono permanente. Se trata del primer diácono permanente ordenado para la Diócesis de Terrassa, que ha iniciado el cuarto curso de su historia. El Sr. Antoni Macaya tiene 37 años, está casado y es padre de cuatro hijas. Su profesión es médico dermatólogo. Después de haber realizado los estudios de filosofía y teología correspondientes, solicitó al Señor Obispo la ordenación diaconal. A lo largo de los años ha colaborado en las parroquias de Sant Esteve en Granollers, Sant Pacià en Barcelona y, últimamente, en Sant Martí a Cerdanyola del Vallès. El templo de la Catedral se llenó de feligreses venidos de diversos lugares de la diócesis. Con el Sr. Obispo concelebraron Mons. Salvador Cristau y Mons. Francesc Pardo, Vicarios Generales, Mons. Fidel Catalán, Secretario General y Canciller, Mons. Josep Serra, Presidente de la Comisión Interdiocesana para el Diaconado Permanente y una veintena de presbíteros. Asistió también un buen número de diáconos de las tres diócesis de la Provincia Eclesiástica. En la homilía el Sr. Obispo subrayó la importancia de la celebración: “Hoy celebremos con toda la Iglesia el domingo cuarto del tiempo ´durante el año´. Y en nuestra diócesis, hoy ordenaré el primer diácono permanente. Apreciado Antoni: por la imposición de mis manos y la oración consagratoria el Señor enviará el Espíritu Santo sobre ti. Serás en la Iglesia y en el mundo signo e instrumento de Cristo, que, recuérdalo siempre, no vino a ser servido sino a servir. Signo de Cristo sirviente, que fue obediente hasta la muerte y una muerte en cruz por la salvación de todos”. Seguidamente hizo referencia al ministerio diaconal, destacando la importancia del anuncio de la Palabra: “Un mensaje que no se tiene que imponer, sino que tenemos que proponer respetando siempre la libertad de las personas. A la vez, un mensaje que tenemos que proclamar sin reduccionismos, con soltura, sin complejos. Una proclamación que tiene que iluminar el corazón de las personas y también las situaciones humanas, culturales y sociales. El ministerio diaconal también es el de santificar y el del servicio”. Después de la celebración tuvo lugar un rato para compartir en el atrio del templo catedralicio un refrigerio y poder saludar el nuevo diácono de la Iglesia de Terrassa. Volver

Otras noticias de la Región de Catalunya Diác. Albert Tort Sant Feliu de Llobregat, 9 de febrero de 2008 tortchercoles@telefonica.net Diócesis de Girona La Diócesis de Girona, que tiene una superficie de 4.705 Km2 con 768.439 habitantes (a 1/1/2006) tiene 12 arciprestazgos con 388 parroquias y 15 anexos, integrará por primera vez a diáconos permanentes según ha informado Mons. Joan M. Amich, responsable de este nuevo servicio pastoral. Es una de las diócesis de Catalunya que aún no cuenta con diáconos permanentes.

19


Desde la llegada a Girona en 2001 de su actual Obispo, Mons. Carles Soler Perdigó, se promovió el establecimiento del diaconado permanente en la Diócesis, instaurándolo formalmente por medio de un decreto episcopal del 31 de enero de 2005. Cabe señalar que el Señor Obispo se ocupaba de los diáconos permanentes de la Arquidiócesis de Barcelona cuando era Obispo Auxiliar de la misma. Siete son los candidatos que iniciarán en poco tiempo su formación. Tienen entre 50 y 60 años; proceden de distintos lugares de la Diócesis; seis están casados y uno soltero. La mayoría son profesionales y todos ellos ya tienen responsabilidades pastorales en las respectivas parroquias. Ahora empezarán lo que se llama curso propedéutico, de un año de duración, que tiene un carácter introductorio y sirve para discernir la vocación al ministerio eclesial. A su término, podrían ser admitidos oficialmente como candidatos al diaconado. Recibirán una formación que les permitirá profundizar en temas como la vocación cristiana con su especificidad diaconal y los ministerios de la Iglesia; y el discernimiento espiritual y el trabajo pastoral. Se combinará el seguimiento personal y el trabajo en grupos con el fin de que los participantes se sientan miembros de una comunidad en proceso. En algunos de estos encuentros participarán también las esposas de los candidatos. También se ha confirmado que actualmente en la diócesis de Girona cinco personas más, de edades comprendidas entre los 40 y los 50 años, se encuentran en la etapa de estudio y maduración de una posible vocación al diaconado. El plan de formación para el diaconado, además de este curso propedéutico, se prolonga tres años más con la formación teológica y prosigue después de la ordenación. Una vez que estos siete primeros candidatos finalicen este curso, podrán ser admitidos oficialmente al diaconado. Diócesis de Vic Mons. Romà Casanova i Casanova es el actual Obispo Diocesano de Vic. El Papa Juan Pablo II lo había nombrado el 13 de junio de 2003 y, el 14 de septiembre del mismo año, recibió la ordenación episcopal e inició su ministerio de pastor de dicha Diócesis. Es delegado de la Conferencia Episcopal Tarraconense para las Misiones y es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. La Diócesis de Vic tiene actualmente 8 diáconos: Esteve Badia y Prat, viudo, ordenado en 1991; diáconos casados: Antoni Monclús y Marqués, ordenado en 1991; Salvador Vilanova y Permanyer, ordenado en 1991; Miquel Rierola y Puigderajols, ordenado en 1995; Pere Roig y Cantón, ordenado en 1996; Jaime Garcia y Noriega, ordenado en 1999; Joan-Carles Serra y Permanyer, soltero, ordenado en 2002 y Oriol Payas y Serra, soltero, del Seminario Pueblo de Dios, Secretario del Señor Obispo, ordenado en 1995. Volver Estados Unidos

Ordination of Hispanic Deacons Archdiocese of Chicago Jaime C. Bascunan Director Hispanic Lay Ministry and Diaconate Formation Programs www.archchicago.org Sunday 17 february 2008, 2:30 p.m. Cardinal George will ordain seven Hispanic men as permanent deacons in ceremonies at St. Nicholas of Tolentine Parish, 6200 S. Lawndale Ave., Chicago. Following a two-year lay pastoral leadership program, the men concluded their training with the 3½-year deaconate formation program at the Instituto de Liderazgo Pastoral. Permanent Deacons serve in local parishes or at the diocesan level in various ministries that support the liturgical, educational and social mission of the Church. Una invitación especial a nuestros lectores E en el tiempo cuaresmal, en el que los cristianos nos preparamos a celebrar la Pascua del Señor, los responsables del CIDAL invitamos a quienes reciben este Informativo a poner en común oraciones, reflexiones, testimonios, poesías…

20


que guarden alguna relación entre la vida, la espiritualidad o el ministerio diaconal y la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Los mismos podrán ser propios o ajenos, pero deberán contar siempre con el nombre de su autor, el lugar de origen y la fecha de su composición. La invitación va dirigida a todos, sin límites geográficos. En la medida que los vayamos recibiendo, los iremos publicando. Muchas gracias.

Volver

REFLEXIONES

Diáconos e Presbíteros procurem o diálogo e trabalhem em comunhão Reflexões sobre o Documento de Aparecida Diác. José Durán y Durán Diáconos, Órgão Informativo da Comissão Nacional dos Diáconos (Brasil) Ano 2 - n º 19 - fevereiro de 2008 Na segunda parte do n. 206 do Documento de Aparecida encontramos esta recomendação: “Quando estão a serviço de uma paróquia, é necessário que os diáconos e presbíteros procurem o diálogo e trabalhem em comunhão”. A maioria dos diáconos de América Latina são diáconos que trabalham com os presbíteros nas paróquias. Os que trabalham em diaconias ou em tarefas pastorais de nível diocesano ou setorial, diretamente ligados ao bispo, ainda são poucos. Infelizmente ainda constatamos que nem sempre presbíteros e diáconos conseguem trabalhar em comunhão. Os presbíteros normalmente não trabalham juntos com outros presbíteros. A mentalidade é que na paróquia todos os outros ministros estão a serviço do padre. O padre é quem manda, quem organiza e quem decide. Os diáconos, em geral, por sua condição de casados e profi ssionais, podem ter uma maior experiência de diálogo e de trabalhar em comunhão, mas muitas vezes tem mentalidade de competição e de auto afi rmação, difi cultando grandemente o trabalho em comunhão. Por isso esta recomendação dos bispos exige de ambos uma profunda revisão de vida e conversão. A paróquia deve ser um lugar de comunhão. Para isto se requer a renovação das paróquias, também nas suas estruturas. A renovação da paróquia exige atitudes novas dos que estão a serviço dela (cf. n. 201). Diáconos e presbíteros devem estar dispostos a trabalhar neste sentido. O capítulo V inicia lembrando que todos os batizados somos chamados a viver a comunhão trinitária. A Igreja evangeliza e “atrai” quando vive em comunhão (cf. n. 159). O diálogo é requisito para a comunhão. A comunhão é sempre fruto de uma profunda comunicação. Aquela comunicação que vai além do simples programar e distribuir as tarefas. Diálogo e comunhão não signifi cam fi car esperando um pelo outro. Pelo contrário signifi ca ir ao encontro, falar aberta e caridosamente quanto sentimos, pensamos, e esperamos do outro.

“A Paróquia deve ser um lugar de comunhão. Diáconos e Presbíteros devem estar dispostos a trabalhar neste sentido.” O diálogo é um caminho de mão dupla. Nem o padre pode fi car esperando pelo diácono, nem o diácono fi car esperando pelo padre. A comunhão exige uma comunicação onde se sintonizam os corações. A comunhão verdadeira é fruto do amor profundo. Esta comunhão só é possível quando presbítero e diácono estão imbuídos de uma mentalidade de ministros como servidores. Quando os dois estão dispostos a dar a vida um pelo outro, e por todos. Quando cultivam relações fraternas com todos (cf. n.195). Na medida em que ambos encarem o seu ministério como ministério de descentralização. Como ministério que promove o protagonismo dos leigos e leigas nas dimensões da Liturgia, da Palavra e da Caridade. Na medida em que tanto um como o outro vivem o ministério na unidade respeitando a diversidade e entendendo-o como complementariedade. O diácono e o presbítero poderão ter diversos pontos de vista teológicos, pastorais e sociais; certamente tem conhecimentos diferentes, experiências de vida diferentes, dons diferentes, vocações específi cas; mas saberão pelo diálogo harmonizar seus pontos de vista, seus conhecimentos, suas experiências de

21


vida, na construção da unidade da comunidade. O testemunho da unidade da comunidade dependerá em grande parte do testemunho de unidade e comunhão dos seus ministros ordenados. Volver

TESTIMONIOS

La transformación de un ángel Richard L. Clifford Mérida, Yucatán, México, 3 de febrero de 2008 www.yucatan.com.mx “El diaconado permanente es una gracia grande recibida de Dios. Desde el ministerio se hace presente a Cristo”. Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, Arzobispo de Yucatán

El pasado miércoles 23 (de enero de 2008) tuve la bendición de presenciar la transformación de un ángel, al vestirlo con una nueva vocación eclesial. Fue un honor y bendición ayudar a este ángel personal, pues ha sido amigo y acompañante mío por más de 25 años. Además, ha sido cierto “ángel de la guarda” para centenares de niños y jóvenes por 33 años, como coordinador de catequesis en la Parroquia de “San Sebastián”. Para mí y para la gente de San Sebastián, ha sido un orgullo y alegría ser testigos de la ordenación al diaconado de Ángel Barahona Zapata, junto con Carlos Manuel Rivas Ríos y Ramón Ravel Hernández, cuya consagración ha elevado al Colegio de Diáconos a 32 dedicados servidores del Señor. A continuación, nuestro Ángel —el nuevo siervo del Señor— ofrece un perfil de su vocación: “Hace varios años, el Padre Vicente Mallon, M.M., me tomó del brazo y preguntó: 'Ángel, ¿has pensado en ser sacerdote?'. Sorprendido, le contesté: 'Francamente, Padre, no me siento digno de esta sublime vocación'. “El padre, mirándome con profunda serenidad dijo: '¿Tú crees que todos los sacerdotes se sienten dignos de esta llamada del Señor?', Esta respuesta me animó mucho. Años más tarde, cuando una madre Guadalupana —sor Rosalba Chávez— me hablaba del diaconado, la voz del padre Mallon regresó a inspirarme para pedir al padre Pedro Petrucci, M.M., que me recomendara a iniciar el largo curso preparatorio (seis años) para esa vocación. “Gracias a Dios tengo una extensa y feliz experiencia con niños, jóvenes y adultos, pues como maestro he tenido mucho que ver con una variedad de alumnos y sus familiares en San Felipe, Celestún, Maxcanú y Umán, y como director de los planteles escolares en Hocabá, Telchac Pueblo y, actualmente, en Mérida en el Colegio 'Joaquín Coello Coello'. “Todo este servicio y contacto personal con jóvenes y sus padres, me ha hecho sentir muy cerca de numerosas familias, siempre contento y agradecido por su confianza y apoyo. Sus respetuosos recuerdos hacia mí a través de los años y su gratitud han enriquecido mi vida y ampliado mi visión. Por fortuna, mis familiares siempre me ofrecen apoyo. Muy contentos por mi vocación de diácono ellos siempre están pendientes de cualquier cosa que necesite, a fin de ejercer bien mi ministerio. “El domingo pasado, tuve el honor de presentarme delante de la gente de San Sebastián, tanto en su templo parroquial como en varias capillas. Su atención a mis palabras y efusivo abrazo de amor y apoyo me confirmaron, muy sentidamente, en mi servicio. Sólo pido a Dios que me siga profundizando cada día más en el servicio al Pueblo de Dios, en una mancomunada caminata de sólida fe. Mando un fuerte abrazo cariñoso y de hermandad, a la comunidad de San Sebastián. De manera particular, saludo a mis hermanos diáconos, a quienes me uno en amistad y apostolado...”. Querido hermano Ángel: que Cristo te ayude a cumplir tu consagrado servicio. Que tu transformación sea fructífera, fiel y feliz, con la bendición del Señor. ¡Muchas felicidades!— Mérida, Yucatán. Ángel Barahona Zapata es profesor y tiene 49 años de edad. Es el mayor de tres hermanos. Pertenece a la iglesia de San Sebastián. En la misma Misa de ordenación del 23 de enero de 2008 también recibieron el orden del diaconado Ramón Ravel, de 62 años de edad, comerciante, casado desde hace 41 años con Landy Aracelly Martínez Canto y tiene cinco hijos y 15 nietos. Pertenece al templo de la Consolación (Iglesia de Monjas) y

22


Carlos Manuel Rivas, arquitecto, de 42 años de edad, casado desde hace 18 años con Magaly del Socorro Muñoz Sansores y tiene tres hijos. Pertenece a la parroquia de María Madre de la Iglesia (Colonia Jesús Carranza).

Volver

Mi Experiencia en Guatemala Diác. Norberto Cambre Director de Diáconos de la Arquidiócesis de Toronto Toronto, 5de febrero de 2008 ncambre@archtoronto.org El 29 de agosto del año pasado (2007), durante una reunión de presentación con nuestro Arzobispo de Toronto, Mons. Thomas Collins, Monseñor Álvaro Ramazzini, Obispo de la diócesis de San Marcos en Guatemala, le pidió si podía ir a ayudarle en sus esfuerzos para restaurar el diaconado permanente en su Diócesis. Mi ordinario fue rápido en su afirmativa y planificamos mi viaje para enero de este año (2008). Llegué a la ciudad de Guatemala el 23 de enero y gracias a la amabilidad de Monseñor Ramazzini, tuve la ocasión de visitar el centro de la ciudad, la plaza principal, la catedral y la capital antigua. Guatemala es un país montañoso y, como tuve la oportunidad de ver con mis propios ojos, muy hermoso. La capital no es una ciudad linda, es hacinada, pobre y necesitaría de una buena limpieza con una población de aproximadamente tres millones de personas. El clima social en Guatemala muestra en forma palpable el temor por la persecución, la tortura y la muerte. Los acuerdos de paz “firme y duradera” del 29 de diciembre de 1996 brindaron tregua a la guerra, pero la injusticia predominante da la sensación de una violencia latente. Dos ejemplos bastan para ilustrar este sentimiento: el genocida neofascista José Efraín Ríos Montt responsable de las peores atrocidades de la guerra civil en Guatemala es todavía parte activa e influyente del gobierno nacional y, un año y medio después de firmarse estos acuerdos de paz, el 26 de abril de 1998, Monseñor Juan Gerardi fue brutalmente asesinado por miembros del ejército guatemalteco en su casa parroquial de San Sebastián, quizás como acto de venganza por patrocinar la publicación de la Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI). El viaje a San Marcos se hace por una carretera en estado deplorable que lleva aproximadamente 6 horas para recorrer los 270 kilómetros que la separa de la capital. Allí organizamos las reuniones planificadas para los catequistas y embajadores de la palabra que hicimos el 26 y 27 de enero y la reunión con los sacerdotes y religiosas el lunes 28. Las reuniones de sábado y domingo fueron de importancia para que se comprendiera la diferencia y correspondencia mutua entre catequistas y diácono. Conduje un taller antes de terminar la sesión con los catequistas el domingo donde una de las preguntas era: ¿Vale la pena restaurar el diaconado permanente en la Diócesis de San Marcos? Y la respuesta fue afirmativa por el 100 % de las 41 personas asistentes. Monseñor Ramazzini estuvo presente el lunes donde expliqué la experiencia de Toronto y los mecanismos en la admisión y programa de formación humana, espiritual, pastoral y académica que habíamos instituido para evitar errores sufridos en nuestros 35 años de historia diaconal. La discusión fue animada e interesante. Oremos para que la semilla del diaconado permanente germine en San Marcos. Durante mi estada en San Marcos y en Guatemala descubrí algo realmente interesante. Hay varios diáconos en Guatemala, son mayormente miembros de la Pía Sociedad de San Cayetano, creada en Vicenza (Italia), el 24 de Mayo de 1941, por obra del P. Ottorino Zanón (1915-1972). La intuición fundamental del Padre Ottorino fue el diaconado permanente. Conservó por mucho tiempo escondido en su corazón este sueño; con paciente espera siguió el debate en el Concilio Vaticano II; y con gran alegría lo vio realizado en 1968, cuando fueron ordenados los primeros diáconos de la Pía Sociedad en 1969, que tomó así la fisonomía definitiva y pudo iniciar la expansión misionera con comunidades de religiosos pastores, padres y diáconos juntos. Su misión es insertarse en las iglesias particulares y vivir en comunidad de consagrados religiosos, sacerdotes y diáconos permanentes, unidos en la caridad, atentos a los últimos y más pobres y comprometidos en la santificación del trabajo diario.

23


El sábado por la mañana me enteré que uno de sus miembros tiene un amigo común conmigo, el diácono italiano Enzo Petrolino. Quedamos en que cuando volviera a la capital el miércoles por la noche me quedaría con ellos y arreglaríamos una reunión para el jueves con personas y parejas de la parroquia La Medalla Milagrosa. Fue también una reunión de 3 horas, animada e interesante. Durante ese jueves, antes de la reunión, en compañía del diácono Albino, tuve ocasión de visitar enfermos en el hospital San Vicente de Paúl, visitar el cementerio de La Verbena, la parte de afuera del garaje donde fue asesinado Monseñor Gerardi y de rezar en su parroquia de San Sebastián. El viernes 1º de febrero (2008) retorné a Toronto con la firme intención de mantener a mis amigos guatemaltecos en mis oraciones de cada día y de ofrecerles toda la ayuda que esté a mi alcance. La Diócesis de San Marcos es la más occidental de las jurisdicciones eclesiásticas de Guatemala. Fue erigida por el Papa Pío XII el 10 de marzo de 1951. Es de rito latino y sufragánea de la Arquidiócesis de Los Altos Quetzaltenango-Totonicapán. Tiene 3.791 km2 de superficie y la habitan 900.235 personas, de las que se declaran católicas 660.585. Cuenta con 30 parroquias que son atendidas por 33 sacerdotes diocesanos y 7 religiosos. Su actual Obispo, Mons. Álvaro Leonel Ramazzini Imeri, nació el 16 de julio de 1947 y la gobierna desde el 6 de enero de 1989.

Volver

CALENDARIO CIDAL Actividades FEBRERO 17 Primeras ordenaciones de diáconos permanentes en la Diócesis de Coronel Oviedo, Paraguay Cardinal George will ordain seven Hispanic men as permanent deacons in ceremonies at St. Nicholas of Tolentine Parish, Chicago 22 18 horas, ordenación diaconal de César Elpidio Restrepo Correa, en la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Medellín, Colombia 22-24 Encuentro Nacional de Diáconos Permanentes Paraguayos y sus esposas en Coronel Oviedo ABRIL 08-16 Asamblea de los Delegados del Centro Internacional del Diaconado, en Johannesburgo y en Durban, Sudáfrica. Recemos por los protagonistas y el logro de los objetivos de cada uno de estos actos Volver

EDICIONES DE ESTE INFORMATIVO Anteriores 1, 2007 08 15 2, 2007 08 29 3, 2007 09 12 4, 2007 09 26 5, 2007 10 10

6, 2007 10 24 7, 2007 11 07 8, 2007 11 21 9, 2007 12 05 10, 2007 12 19

11, 2008 01 02 12, 2008 01 16 13, 2008 01 30

Próxima 15, 2008 02 27 Volver

24


MENSAJES/COMENTARIOS Por países Cuba La Habana. Estimados amigos: Mi nombre es Sergio Cabrera. Soy sacerdote desde el pasado 4 de Agosto, y se me ha encargado la colaboración en el Grupo de Formación a los Aspirantes al Diaconado en la Arquidiócesis de la Habana, Cuba. Aunque existe una planificación, me interesaría obtener información sobre otros planes de formación en otras diócesis. Espero no sea molestia la información que pido. Un abrazo y mi bendición. Pbro. Sergio Cabrera, Parroquia San Juan Bautista, de Jaruco (sergioc@arzhabana.co.cu). La Habana. Acabo de leer el informativo No. 13 del 30 de enero de este año y, como siempre, muy interesante en todo tipo de información. Gracias por este servicio que nos prestan a todos los diáconos de Cuba. Les aliento a que sigan por ese camino a pesar de toda posible dificultad, que nunca falta, para que todos, no solamente en Cuba, sino en nuestro continente, podamos estar al tanto del acontecer de los diáconos. Diác. Angel Alvarez Mir. Bolivia El Alto. Saludos en la distancia a todos los hermanos diáconos de América. Me alegra recibir las noticias que ustedes difunden periódicamente y pido disculpas por no escribir antes. Espero que el movimiento originado en el último encuentro latinoamericano nos haya despertado el espíritu misionero, así como lo hizo Pablo después de su experiencia en Damasco. Quiero contarles que en Bolivia estamos viviendo la fiesta de los carnavales, que comenzó la semana pasada en algunas comunidades y terminará el próximo fin de semana en otras. Como verán, uno no puede estar al margen de estos acontecimientos. Que la proximidad de la Cuaresma nos motive a prepararnos a celebrar la fiesta más importante de nuestra fe. Lic. René Paricollo Serrano Argentina Merlo-Moreno. Es la primera vez que me contacto con el CIDAL. He recibido los Informativos anteriores. Me pareció muy interesante el tema que se refiere a las viudas de diáconos permanentes. En nuestros encuentros poco y nada se habla de ellas y me parece que se merecen toda nuestra atención. José Espinós, qué alegría tuve al enterarme de que participarás de la próxima Asamblea del Centro Internacional del Diaconado en Sudáfrica. Cuenta con nuestras oraciones. Envío un abrazo a todos mis hermanos Diáconos y a sus esposas. Diác. Néstor Galeano y su esposa Rosario. Chile Santiago. Estoy más que agradecido por sus informes y noticias, las cuales son altamente importantes porque nos ponen al día de lo que sucede con otros hermanos en distintas partes del mundo. Diác. Carlos Eugenio Barassi Piña. Volver

INFORMACIÓN SOBRE EL CIDAL Qué es el CIDAL El Centro Internacional del Diaconado de América Latina (CIDAL) es una sección del CID que tiene por objetivo:

25


• acompañar el desarrollo del diaconado permanente en este continente, atendiendo a la idiosincrasia de los países que lo conforman;

• ser un medio que facilite la comunicación, la difusión de noticias sobre la realización de eventos, la

divulgación de aquellos recursos que se consideren de interés diaconal, como páginas web, boletines informativos, planes de estudios para la formación inicial o permanente y el intercambio de opiniones;

• Pueden dirigir sus comentarios a los responsables del CIDAL que figuran más abajo. • El CIDAL goza de la confianza y del apoyo del CELAM y está abierto para recibir aportes y sugerencias en orden a enriquecer la vida y el ministerio de los diáconos, bajo la mirada maternal de la Virgen de Guadalupe. Volver ¿Qué es el CID? El Centro Internacional del Diaconado (CID) (www.kirchen.de/drs/idz) es una asociación privada de fieles aprobada por el Obispo de Freiburgo en los días del Concilio Vaticano II. Actualmente depende de la Diócesis de Rottemburg-Stuttgart, donde tiene su sede, se rige conforme a los cánones 321–326 del Código de Derecho Canónico y a sus propios estatutos y cuenta con el apoyo de la Conferencia Episcopal Alemana. El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha contado siempre con la asistencia del CID desde el primer encuentro continental sobre diaconado permanente, celebrado en San Miguel, Buenos Aires, Argentina, poco después de concluido el Concilio Vaticano II, del 19 al 25 de mayo de 1968, al que fuera invitado su Presidente, Hannes Kramer. Desde entonces, ha habido una estrecha relación entre el CID y el CELAM, a través de su Departamento de Vocaciones y Ministerios (DEVYM). Volver Quiénes dirigimos el CIDAL La directiva del CID, al crear el CIDAL el 1º de abril de 2006, nombró y confió su puesta en marcha a los Diáconos que integramos el Equipo de Asesores del Departamento de Vocaciones y Ministerios del CELAM hasta el año 2010: Por los Países de Centro América y el Caribe:

o Diác. Rafael Tejera, de República Dominicana, (tejerarafael@gmail.com) Por los Países Bolivarianos:

o Diác. José Iglesias, Bolivia, (josewalter75@latinmail.com) Por los Países del Cono Sur Latinoamericano:

o Diác. José Durán, Brasil, (duranduran@redeveloz.com.br) o Diác. José Espinós, Argentina, (espinosjose@hotmail.com) Volver Para contactarse con nosotros Ud. puede remitirnos noticias, propuestas, comentarios, consultas de interés diaconal a cualquiera de las direcciones arriba mencionadas, o bien a:

o vía mail: cidal@diaconadopermanente.clero.org o vía postal: Secretaría del CIDAL, Belgrano 708, 1708 Morón, Buenos Aires Argentina.

26


o o

o

Volver Destinatarios de este Informativo

• Este Informativo tiene como principales destinatarios: A los diáconos permanentes que buscan informarse y enriquecer su formación, vida y ministerio; A los aspirantes y candidatos que se forman para el Orden del Diaconado; o A los obispos, a sus vicarios y delegados para el área diaconal, a los directivos y docentes de los centros formadores de diáconos; o A los sacerdotes, especialmente los párrocos que tienen a su cargo alguna responsabilidad en la formación de estos clérigos o se ven acompañados por ellos; A las esposas, los hijos y demás familiares de diáconos y candidatos; o A los consagrados de ambos sexos y a los demás fieles católicos que deseen profundizar en el conocimiento sobre este ministerio de la Iglesia; o A los fieles de otros ritos que, con actitud dialogante, deseen compartir sus puntos de vista. • Se distribuye gratuitamente desde la sede del Centro Internacional del Diaconado de América Latina (CIDAL): Belgrano 708, 1708 Morón, Buenos Aires, Argentina. • Las noticias de este servicio pueden ser reproducidas parcial o totalmente, citando la fuente. Los datos que usted proporcione no se utilizarán bajo ninguna circunstancia con otro fin. En ningún caso serán cedidos a terceros.

• Para suscribirse gratuitamente, para solicitar cambios de direcciones electrónicas o para cancelar suscripciones, diríjase a cidal@diaconadopermanente.clero.org

Volver

27


nº 14  

13 de febreo de 2008

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you