Page 12

Actualidad

Isidro Mora, Presidente de Asociación de Manejo de Bosques de Osa (AMAOSA).

a s O e d a l u s n La Pení

abre nuevas rutas al bienestar y al desarrollo rural

Ana Lía Chacón Villegas Periodista Germinar • achacon@ingagr.or.cr

A

simple vista, la Península de Osa es una especie de paraíso en el sur del país. Sin embargo, tras esa apariencia, subyacen serios conflictos sociales y económicos que afectan a cientos de familias, que aunque dueñas de tierras y bosques, en la práctica no tienen los medios económicos para alcanzar niveles adecuados de bienestar y desarrollo. El problema en la península no es nuevo, pero se agudizó a partir del año 2000, a raíz de las barreras impuestas al aprovechamiento forestal. El bosque otrora generador de recursos para complementar los medios de vida de las familias rurales de la zona, dejó de ser una alternativa para sus propietarios y se convirtió literalmente en su enemigo. “Todo fue prohibido por lo que no tuvimos otra opción que robarnos nosotros mismos lo que nos pertenecía y vender ilegalmente nuestra propia madera, árboles caídos de nazareno se aserraban y se vendían al margen de la ley, ahí empezó el juego de la tala ilegal, fomentado por el Sistema Nacional 12 Germinar

de Áreas de Conservación (SINAC), incluso dentro del área protegida”, afirma Isidro Mora, propietario de bosque, hoy Presidente de Asociación de Manejo de Bosques de Osa (AMAOSA). Frente a los problemas de abandono, desempleo y escasas oportunidades generadoras de ingresos, instituciones estatales, academia, empresa privada, organizaciones de campesinos y profesionales, hoy reman juntos hacia iniciativas que puedan ser opción de vida para los habitantes de estas comunidades rurales. La primera a la que intentan sacar partido, es el aprovechamiento sostenible de los bosques, liderada por la administración de la Reserva Forestal Golfo Dulce (SINAC) y la Escuela de Ingeniería Forestal del Tecnológico de Costa Rica; la segunda es la estrategia denominada PROLOS, impulsada por el Instituto de Desarrollo Rural y que apunta al desarrollo de proyectos agrícolas. Para conocer sobre estas iniciativas conversamos con actores de la zona: ingenieros

forestales y agrónomos, representantes de organizaciones campesinas y dueños del bosque, entre otros. Fin a sequía de 17 años El aprovechamiento forestal excesivo, malas prácticas y tala ilegal, dejaron huellas profundas en los bosques de la Península de Osa y agudizaron la situación económica de sus pobladores. “Diagnósticos sobre las condiciones de vida de los habitantes de esta región confirman que hay dueños de 100 hectáreas y más de bosques sin título de propiedad, endeudados, sin casa, sin pensión y con hijos que no ven en el bosque una opción sino un problema”, expresó la Ing. For. Sandra Guerrero, Directora Ejecutiva de AMAOSA. Dos planes de manejo forestal, que tienen respaldo técnico del Tecnológico de Costa Rica y el aval del SINAC, se encuentran en desarrollo y prometen revertir la tendencia imperante y poner fin a una sequía de manejo sostenible de los bosques de 17 años.

Germinar octubre 2017  
Advertisement