Page 1

/2/ retaguardia nadie esperaba el regreso del anfibio milenario sus agallas habían atrofiado el crecimiento natural de los pulmones sus ojos vieron el cromatismo de diversas trampas celulares y únicamente fueron adiestrados en la práctica cotidiana de la ceguera a falta de boca una mordaza modeló el ángulo recto de su mandíbula y con dedos que semejaban extremidades de reptil nunca pudo componer en un cobertizo de paredes membranosas los caracteres de una escritura perdurable pero ha esquivado la valla enemiga con un cargamento de municiones cartucheras y pistolas se ha puesto el traje que convierte el pecho en un caparazón de acero y con nuevo nombre de guerra viene marchando con el cerebro en la mano para atacar las barricadas del olvido


/8/ 45% abv (Madison, New York) los sembríos de maíz se ramifican sobre el terreno hábilmente aplanado por las ruedas del tractor a media tarde vistes una chaqueta camuflaje un sombrero más ancho que tus hombros y pantalones que huelen a caca de caballo la jornada cuartea la palma de las manos y en la cantina del pueblo echas tu suerte de ruleta rusa en un vaso medio vacío o medio lleno según el ánimo de los peones del corral hoy has recogido heno suficiente para la próxima nevada y ya puedes guarecerte en tu granero a ingerir litros de bourbon sin que nadie te reproche podrías incluso cazar un mapache fugitivo desollar un venado que encontraste semimuerto en el cruce de la carretera o volver a la cantina de puro aburrimiento para gastar las monedas que te faltan hasta que cante el gallo


/21/ terapia métase la lengua al culo —poeta y no venga a ventilar sus frustraciones y ansiedades ante mí tome puntualmente anfetas por la mañana y sedantes a la hora de dormir elimine pensamientos negativos disfrute el sol desde el marco de su ventana a -8 fahrenheit camine por el mall como un paseante cibernético asista a marchas de apoyo a compañías multinacionales envíe e-mails de protesta contra la legalización del aborto las drogas y los grupos de interés medioambiental y cuando llegue a casa no olvide saciar su apetito de burgués “¡lo que usted tiene es hambre!”

Armas de fogueo  

Peruvian Poetry

Armas de fogueo  

Peruvian Poetry

Advertisement