Issuu on Google+

Volumen 88 No. 4 Publicado por Christian Triumph Co. oct. nov. dec. 2011

Monte De Los Montes

“Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, quien hizo los cielos y la tierra. Salmos 121:1-2 La geografía bíblica siempre menciona con mucho énfasis a los montes, los cuales, según constatamos a través de la lectura diaria de las Santas Escrituras engloban enseñanzas muy importantes para el hombre. Habar de montes como el Sinaí, el monte Hermon, el monte Orbe, el monte Pisga, el monte Carmelo, entre otros, es traer a colación grandes eventos ocurridos en el pasado en estrecha conexión con estos macizos rocosos y cuya trascendencia histórica, moral etc., ha influido poderosamente en la vida de etnias circunvecinas y personas de todo el globo terráqueo. De idéntica manera nuestra geografía secular tampoco podría estar exenta de tales ejemplares geológicos, así en América encontramos a la famosa Cordillera de los Andes abundando en picos de elevadísima altura, como el Chimborazo, el Huascaran, el Pichincha que son deleite de esquiadores y alpinistas. En la otra parte del mundo, en Europa, se hallan los celebres Alpes y sus glaciares; o los Pirineos y sus 435 kilómetros de longitud sirviendo de línea fronteriza entre España y Francia; también Los Apeninos, cordillera que atraviesa Italia de Norte a Sur, cuya máxima elevación, el monte corno es el mas alto de la península itálica. En mi tierra, San Miguel de Cajamarca, sin ir muy lejos, el visitante que por ventura arriba a

estos apacibles parajes no deja de sorprenderse al contemplar absorto el mítico Coimolache, un gigante pétreo, cortado de un solo tajo en una de sus caras por algún cataclismo muy remoto, de eterno color gris que mora tristemente en la soledad de las nubes desafinado a las alturas en un vano intento por alcanzar las estrellas. En las faldas de esta mole yace un espejo de aguas cristalinas que refleja con belleza inigualable al coloso que la rodea, es la laguna de Yanahuanga, visitada por los amantes de la naturaleza, llena de mitos y leyendas propias del acervo popular, cuyas goteras alimentan el caudal del torrentoso Rió Puclush, el mismo que desciende en precipitada carrera por los intersticios de los cerros para llegar finalmente luego de un largo fatigoso viaje al famoso reservorio de Gallito Ciego, en el valle de Jequetepeque, Departamento de La Libertad. Tal vez resulten valiosos estos montes, desde el punto de vista económico, muchas veces, por las riquezas minerales guardadas en la profundidad de sus entrañas, sin embargo, David en estos montes no encuentra nada de lo que busca, el sabe que hay otro monte que le puede conceder lo que le falta. El Salmo 121, llamado “Monologo místico”, escrito con una depurada pluma poética, ejemplar sublime de la palpitante literatura hebrea, esta lleno de grandes verdades y es una bellísima porción bíblica expuesta por la inspiración del Espíritu Santo a través del visionario David. Son muchos los problemas que desafían al hombre, sobre los cuales tendrá que sobreponerse ganando muchas batallas pero a veces morderá el polvo de la derrota vertiendo lagrimas de dolor, en la mayoría de los casos derivado de su mal


proceder. Frente a esta realidad humana, David no dijo alzaré mis ojos a los reyes vecinos o a la consejeros del rey, tampoco busco ayuda de parte de sus generales o del mismo ejército, jamás dirigió la mirada tratando de hallar auxilio en Abigail, la dama del Camelo, I Samuel 25, incluso de la bella Betsabe II Samuel 11, o de los sacerdotes. No dijo: Alzaré mis ojos al rey Saúl, su suegro, no salió en búsqueda de su padre Isai, para recibir protección. No confió en la honda, ni en la lanza o en la espada que sin misericordia arranca cabezas. Por otro lado, David, que también conocía de la existencia de los ángeles, II Samuel 24:1-17, y entendía que ellos son grandes potencias del mundo celestial, no propone alzar la mirada a estos seres sobrenaturales como Miguel, Gabriel, o a los arcángeles, a los querubines y serafines. Tampoco clamó: Alzaré mis ojos al sol - semejante potencia sideral que ilumina, calienta y llena de alegría nuestras vidas, cada mañana, a pesar de que en su tiempo estaba muy en boga la adoración de este astro, incluso aquí en Perú, a través de una fiesta pagana como lo fue el Inti Raymi; David no dijo: Alzaré mis ojos a la luna, diosa principal en la mitología de muchos países de oriente, con diferentes nombres por su puesto, ni se atrevió a dirigir sus ojos a las estrellas o a la reina del cielo, adorada desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días por la roma católica, Jeremías 7:18, 8:2, 19:13. David no dijo: Alzaré mis ojos a la virgen de Guadalupe o al Cristo de Corcovado, cerro de Brasil, de 704 metros de altura, en cuya cima se muestra a esta imagen. David jamás alzo sus ojos al dinero, la raíz de todos los males, I Timoteo 6:10. David no recomienda alzar nuestros ojos al jefe de estado, al congreso, a los abogados, al alcalde, al gobernador, porque, sencillamente, son la imperfección, resultado de un hombre caído en un hábitat maldito como lo es nuestra tierra. Nada de esto recomienda David, el zagal del desierto, el de los montes de Israel, el de las inhóspitas laderas y también de los verdinos prados de Dotan. Alzaré mis ojos a los montes, lo suspiró, lo pensó y escribió el hombre de fuerza hercúlea que peleo con tres fieras y a todas mató; el que venció al fiero Goliat con un humilde disparo de honda. No nada de esto recomienda David. En cálido sol, cuando este desata toda la energía de su fiereza abrasando lo que se halla a su paso o en las frías noches de Judá, vea al joven cantor

al compás de aquella antigua arpa, derramando una lágrima al tañer el amado instrumento junto a su corazón que sería mas tarde el depósito de los grandes planes del Cielo, de un gran estadista cuya fama ha traspasado las fronteras del tiempo hasta alcanzar nuestros días. Cerca pasa un búho del arenal, lejos aúlla un lobo, las ovejas en silencio rumian el bolo alimenticio, un zorro desde lo alto de una prominencia del terreno atisba el valle en silencio conventual, es pues cuando abre su corazón, extiende sus brazos y postrado de rodillas exclama: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, quien hizo los cielos y la tierra.” Alzaré mis ojos a los montes celestiales, los montes del Dios de Israel, cuyos ornamentos están llenos de una fragancia exquisita llamada amor. De ahí viene mi socorro. Viene a mi mente aquel hermoso corito de mi juventud: “A la luna yo no quiero ir, ni tampoco donde está el sol, pero sí quiero ir donde está Jesús, mas allá del sol en el cielo azul”. He escuchado en infinidad de oportunidades acerca de los viajes espaciales, de los grandes esfuerzos por conquistar


el universo, la teoría de que podría haber signos de vida en ciertos planetas y como los científicos tratan de demostrarlo con complejas explicaciones astronómicas que tienden a alejar al hombre de la verdad bíblica. También he leído en diferentes medios de comunicación la posibilidad de vivir en plataformas espaciales y de las enormes cantidades de dinero que algunos excéntricos millonarios pagarían por estar en una de estas ciudades flotantes. Yo, desde niño me embarqué en un viaje que traspasara el infinito espacio; saben hermanos, en este viaje eterno, no anhelo hacer ningún tipo de escala en la luna ni en el sol, voy de viaje por la misma ruta de Abraham, Isaac, Jacob a una ciudad más allá de nuestro querido sol, y de todos los soles del universo. Me encuentro viajando al paraíso celestial donde me espera mi Buen Pastor, mi Señor Jesús, Elías, Moisés, los Santos, los Mártires, los hermanos de todas las edades, mi hija Eunice Ytamahar, mi hermanito Joel; la bellísima Ana María, mi amada esposa, todos ellos con un nuevo nombre. A todos los que lean esta pequeña reflexión les invito a unirse y conmigo, cual gallardos soldados, cantando y alabando traspasemos el valle de sombra y muerte para descasar en los brazos de Cristo. Seremos premiados y coronados por el fiel cumplimiento del trabajo que se nos encomendó. Alcemos nuestros ojos a los montes de Dios, confiando en ÉL hasta el fin de nuestra existencia pues gozaremos eternamente en la hermosísima Jerusalén celestial.

por Salomón Malca

El Problema del Mal (segunda parte)

Actividad satánica La primera manifestación del mal la vemos El cuando Satanás, (palabra hebrea que quiere decir “adversario”, “acusador”) se empeñó en sabotear la obra de Dios en el jardín de Edén convenciendo a Adán y a Eva que serían como dioses. Cuando Adán y a Eva se apartan de hacer el bien el mal aparece. El Diablo, (palabra griega que quiere decir “calumniador”) sabe que todo lo que Dios hace y dice es absolutamente bueno y si logra que el humano rechace la actividad de Dios, el mal es la señal palpable de ese rechazo. El apóstol Pablo escribió, “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra las gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Juan escribe, que el diablo “ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla de mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y es sembrar odios, resentimientos, violencias, guerras, y homicidios en las mentes de las gentes. Los atracos, secuestros, torturas, terrorismos, todos son frutos de la siembra satánico en los corazones de hombres y mujeres seducidos por las mentiras del diablo. Satanás ataca la mente de la persona para que se aparte de la verdad y acepte la mentira. Seduce a la persona moralmente haciéndole creer que el pecado es atractivo y encantador y mucho más excitante que obedecer las leyes frías de Dios. El derrocamiento del diablo comenzó con el nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesús. En el nacimiento del niño Jesús, el diablo trató de destruirlo, pero Dios envió su ángel y le dijo a José que tomara al niño y a su madre y huyera a Egipto (Mateo 2:13). Durante su vida el Señor Jesús se enfrentó al tentador venciéndolo por medio de la palabra, “Escrito está: no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo4:4): “Escrito está también: No tetarás al Señor tu Dios” (Mateo 4:10). La Victoria suprema de nuestro Señor sobre el diablo fue por medio de su muerte y resurrección (Hebreos 2:14). Los creyentes pueden evitar el mal cuando rechazan las tentaciones del diablo. Santiago dice,


“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo y huirá de vosotros” (4:7). El apóstol Juan escribe, “Todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no son carnales sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” (2 Corintios 10:4). La escena final del enemigo de nuestras almas la describe el libro de Apocalipsis 20:10 “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre donde estaban la bestia y el falso profeta… y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” Satanás sabe que su destino funesto se acerca, por eso vemos un aumento exponencial de toda clase de maldad. El odio del diablo lo impulsa a acelerar su actividad de sabotaje espiritual y físico para causar todo el daño posible a la obra de Dios. No habiendo podido destruir al Hijo de Dios, ahora quiere destruir a los herederos del reino de Dios. Pero la victoria la tenemos asegurada según el apóstol Juan, “Hijitos, vosotros sois do Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4).

la felicidad y la obligación de Dios es hacernos feliz. Los males que ocurren ya sean personales como enfermedades o accidentes o males naturales como inundaciones o terremotos, atentan contra nuestra felicidad. Pero hay que considerar que mas allá de nuestra felicidad esta el conocimiento de Dios, lo único que nos trae la vida eterna. Dice Juan 17:3, “Que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. El sufrimiento humano nos da la oportunidad de acercarnos más a Dios se es que nuestra respuesta al sufrimiento es una de sumisión hacia nuestro creador. Los que reaccionan en forma negativa al sufrimiento con resentimientos y amarguras no encontrarán la fe y la fortaleza para soportar tal sufrimiento. En vez de quejarse, uno debería preguntarse, “¿Qué es lo que Dios me está enseñando?” Es muy probable que Dios use el mal provocado por la naturaleza y el mal moral del hombre para llamarnos a su reino. Cuando el mal se desata con intensa ferocidad el reino de Dios se ensancha grandemente. Por ejemplo; durante la década de los 60 y 70 los evangélicos en la China, sufrieron gran persecución, donde se piensa perdieron la vida 20 No hay mal que por bien no venga millones de chinos a consecuencia de la revolución En muchas ocasiones Dios transformó el mal del cultural promovida por el dictador comunista Mao hombre para el bien de su pueblo. Tenemos un Tse Tung. Esa persecución purificó e indigenizó ejemplo en Génesis 50:20 donde nos enteramos la iglesia contribuyendo a un crecimiento que Dios permitió a los hermanos de José que lo exponencial. Se calcula que hoy día China cuenta vendieran a la esclavitud para “transformar ese con más de 75 millones de evangélicos. Durante mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: el tiempo cuando la república de El Salvador fue salvar la vida de mucha gente.” Este era el pueblo azotada por varias tragedias como una guerra civil, escogido de Dios, los descendientes de Abraham, el colapso del precio del café (producto primario por los cuales por medio del Mesías Dios iba a de exportación), terremotos, los evangélicos en bendecir a todas las familias de la tierra (Génesis medio de tanto mal consistían en el 2.3% de la 12:3). población, pero hoy son el 20% de la población. Sabemos que los sufrimientos que nos agobian Hay muchos otros ejemplos que muestran como son parte de los resultados del pecado. No obstante, Dios transforma el mal para bendecir a su pueblo Dios transforma esos sufrimientos y los utiliza y para agregar millones de nuevos creyentes a como herramientas para producir en nosotros su reino. A pesar de las persecuciones, pobrezas, perseverancia, carácter y esperanza (Romanos plagas y calamidades, Dios sigue derramando su 5:3-4). Si Dios no interviene cuando el mal nos bendición. Pablo escribe, “Pero cuando el pecado asecha o cuando padecemos sufrimientos es muy abundó, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20). probable que Él tengo un propósito más elevado El apóstol Pablo pasó por sufrimientos, privaciones para nuestro bien. Teresa de Ávila (1515-1582) y angustias; azotes, cárceles y tumultos, trabajos dijo que la vida más miserable del cielo, sería como pesados, desvelos, y hambres (2 Corintios 6:4,5), pasar una noche en un hotel incómodo. sin embargo, la perspectiva de Pablo era la A veces nos angustiamos tratando de explicar eternidad. Por eso dice, “Por tanto, no desmayamos; el problema del mal porque pensamos que el antes, aunque este nuestro hombre exterior se va propósito de nuestra existencia en este mundo es desgastando, el interior no obstante se renueva de


día en día, pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez mas excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:16-18).

Finalidad del mal Si consideramos los sufrimientos que Cristo padeció por los pecados del mundo, nos damos cuenta que fue por su gran amor hacia nosotros, que se sometió siendo inocente a un castigo que no somos capaces de comprender. El problema del mal en realidad es el problema de “nuestra mal.” Sin Dios no pudiéramos dar una explicación coherente al problema del mal. Dios es quien no redime del mal. Si seriamente meditamos en los sufrimientos de Cristo en la cruz, nos damos cuenta de que nuestra cruz no es tan pesada después de todo. Cristo vino a este mundo para borrar nuestro pecado y liberarnos de la angustiosa culpabilidad que sentíamos por haber ofendido la santidad de Dios. La solución al problema del mal ocurre cuando nos reconciliamos con nuestro creador despojándonos de toda duda y poniendo nuestra fe en nuestro Salvador Cristo Jesús. Cuando el Señor venga seremos vestidos de incorrupción tanto física como moral. Donde no hay corrupción, el mal, como la oscuridad, desaparecerá. Dios echará a todos los espíritus malignos y a sus seguidores a las tinieblas. El capítulo 13 del libro de Mateo nos dice que los miembros de la asamblea. Ser líder por lo tanto, es algo que uno hace en vez de un espacio que uno llena, el Señor quiere que enfaticemos sus énfasis y no los nuestros. Debemos apegarnos siempre a la referencia profética de las escrituras. Por último, es muy significativo que vocablos griegos como: Arjon= Jefe, gobernante, oficial de tropa. Time= Un oficial o designatario. Telos= El poder inherente de un gobernante Arjisinágogos= Oficial de la sinagoga. Hasan= Un líder de la adoración pública Taxis= Un puesto, posición o rango Hierateia= El oficio de un sacerdote Y otros más están ausentes del vocabulario eclesiástico de los apóstoles.

viene el día cuando Dios juzgará al mundo y separará lo bueno de no malo- la buena semilla y la hierba mala. Los malos serán arrojados a un horno encendido y los buenos brillarán en el reino de Dios como el sol. Los que aman a Dios y siempre han deseado hacer el bien ya no tendrán que lidiar con el mal. Los que hacen el mal y siempre se han molestado con los que les exhortaban a hacer el bien ya no tendrán de qué quejarse. Los que van al cielo y los que van al infierno estarán allí por decisión propia. El mal y el bien serán separados según la voluntad de personas libres. Los que aman a Dios serán separados de aquellos que no aman a Dios. El escritor Inglés C.S. Lewis dice que hay dos clases de personas: aquellas que le dicen Dios les dice, “Sea hecha tu voluntad” unos van al cielo, otros se van al infierno- destinos que ellos han escogido voluntariamente. Mientras ese día llegue y no obstante los sufrimientos que nos rodean, debemos decir como el profeta de Dios, “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento; aunque las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales, con todo, yo me alegraré en Jehová, me gozaré en el Dios de mi salvación (Habacuc 3:1718). Presentamos esta selección del libro La Vida del Investigador con el permiso de su autor, Lorenzo Mondragon. Para mayor información, visite http:// www.latrompeta.org/publicaciones. El Lider Como Siervo, continuado Como sucede con Cristo, la palabra favorita de los Apóstoles para describir a los líderes de la iglesia es Diákonos, que significa servidor o ayudante. Por otro lado la tendencia a referirse a los líderes-siervos de la iglesia como oficiales y clérigos profesionales vacía de su verdadero significado al lenguaje bíblico y echa por tierra el sacerdocio de los creyentes. CONCLUSIÓN Ayúdenos el Señor a recobrar el verdadero significado del liderazgo que Él nos enseñó y de esa manera restaurar el verdadero servicio en la iglesia en aquellos que Él ha llamado, ungido y ha enviado. Ayúdenos el Señor a levantar su sacerdocio caído, para que todos ministren, sirvan al Dios y Padre; que sus hijos vuelvan a casa…


EL LIDER COMO SIERVO, PRIMERA PARTE Pastor Carlos Barlow Cabello Iglesia de Dios – Quilpué, Chile

Modelo de Liderazgo Cuando hablamos de liderazgo, lo primero que tenemos en mente es una estructura jerarquizada. Esta noción de liderazgo fue tomada de estructuras que pertenecen al sistema de este mundo y no del Reino de Dios. Explicación: 1) La estructura de liderazgo jerárquico que es común en la Iglesia la podríamos llamar “mentalidad posicional”. Esta forma de pensar otorga autoridad en términos de espacios que llenar, descripciones de trabajo, títulos para lucir y rangos que dan derecho a privilegios. El liderazgo posicional, muestra todo su interés en estructuras explícitas de liderazgo, oficios y jerarquías. De acuerdo a esto, “Pastor” “Anciano” “Profeta” “Obispo” etc. son títulos que constituyen oficios eclesiásticos. 2) La noción de liderazgo del Nuevo Testamento está arraigada en una “mentalidad funcional”. Esta describe al liderazgo en términos de cómo las cosas operan orgánicamente, es decir, por medio del Espíritu de Vida. Se asigna un alto valor a los dones especiales, contribución peculiar, madurez espiritual y servicio sacrificado de cada miembro. Enfatiza las funciones en vez de los oficios, las tareas en vez de los títulos, su interés principal está en actividades tales como: Pastor – ear, Profetis – ar, Supervis – ar, etc. en otras palabras el liderazgo posicional depende de sustantivos, mientras que el liderazgo funcional coloca el acento en los verbos. En el liderazgo posicional, la organización de la iglesia se modela según estructuras de los corporativos empresariales y militares. En el liderazgo funcional, la organización de la iglesia se funda en el ministerio mutuo de cada miembro de acuerdo a sus dones. En una palabra, el modelo de liderazgo mundano está basado en una orientación posicional/oficial, mientras que el modelo de liderazgo bíblico está fundamentado en una orientación orgánica/funcional. I. Jesús y el Liderazgo Gentil-Político Una mirada crítica a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, con respecto a la autoridad nos ayudará a clarificar este tema tan fundamental. Veremos cómo el Señor contrasta el modelo jerárquico del mundo con el liderazgo del Reino. Mateo 20:25-28, “Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se ense-

ñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”. La palabra griega para “ejercen potestad” es kaxousiadzo y es una combinación de dos palabras kata=sobre y exousiadzo=ejercer autoridad. Lucas 22:25,27 “Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores, mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve”. El significado es el mismo, aunque se emplean palabras ligeramente diferentes. Lo que Jesús condena no es a los líderes opresores, sino la forma jerárquica de liderazgo que dominaba al mundo gentil. Por qué, este estilo está basado en la idea de que el poder y la autoridad fluyen de arriba hacia abajo en una cadena de mando. Este modelo se funda en un concepto mundano de poder, ejemplo señor feudal – vasallos y amo – esclavos, esta forma de liderazgo es perjudicial para el pueblo de Dios, esta forma de se emplea en todas las culturas paganas y ha sido adoptado en muchas asambleas cristianas. Si examinamos la enseñanza de nuestro Señor acerca del liderazgo mundano o gentil/político, bosquejado en Mateo 20:25,28 y Lucas 22:25,27, veremos estos contrastes: Mundo Gentil Reino de Dios El liderazgo es una función de Los líderes operan sobre la base docilidad parecida a la de un niño, de una estructura social/política, y un servicio sacrificado. al estilo cadena de mando (= un sistema jerárquico) La autoridad está cimentada en un carácter piadoso. Jesús empleaba La autoridad está basada en la las frases “será vuestro servidor” posición y en el rango. y “será como el más joven”. Ser, por lo tanto, precede al Hacer, y el Hacer surge del Ser. En otras palabras, la función sigue al carácter. Los que sirven hacen así, porque son siervos. La grandeza se mide por la prominencia, el poder externo y la influencia política.

La grandeza se mide por la humildad interna y la servidumbre externa.

Los líderes se aprovechan de sus posiciones cuando gobiernan a los demás.

Los líderes rechazan todo tipo de reverencia especial y se ven asimismo como “el más joven”.


En suma, la implementación de estructuras jerárquicas que caracteriza el espíritu gentil, está en pugna con el cristianismo del Nuevo Testamento. Nuestro Señor no se anda con rodeos cuando rechazó esa forma de liderazgo, porque claramente dijo: “más entre vosotros no será así”. II. Jesús y el Modelo de Liderazgo Judío/Religioso Jesús también contrastó el liderazgo en el Reino, con el modelo que caracterizó al mundo religioso de los judíos. En el texto de Mateo 23:8 al 12, el Señor ofrece una perspectiva clara de Dios acerca de la autoridad en contraste con el concepto judío. Mateo 23:8-12 “Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. Tomando la enseñanza de Cristo en este pasaje tenemos lo siguiente: Judío/Religioso

Reino de Dios

En el clima religioso de los judíos, existía un sistema de clases formado por religiosos, especialistas estilo gurú, y los no especialistas.

En el Reino de Dios, todos son hermanos de la misma familia.

En el mundo judío, a los líderes religiosos se les otorgaban títulos honoríficos (ejemplo: Maestro, Padre, Reverendo, Pastor, Sacerdote, Ministro etc...)

En el Reino de Dios, no hay distinciones de protocolo que oscurecen el incomparable sitio de honor que corresponde a Jesús y que empañan la revelación del Nuevo Testamento, la cual contempla a todos los cristianos como Ministros y Sacerdotes. Aquí no existe clero y laico.

En el mundo judío, se exalta a los líderes a posiciones de prominencia en un despliegue de poder.

En el Reino de Dios, los líderes encuentran su trabajo en la toalla sencilla del servicio y el modesto lebrillo de la humildad. El Señor nos haga así…

En el mundo judío, el liderazgo se fundamenta en el status, el prestigio y la posición titular.

En el Reino de Dios, el liderazgo se arraiga en la vida interior y el carácter.

Existe esa manía tan común de otorgar “doctorados” honoris causa a un incontable número de clérigos, es

sólo un ejemplo de cómo la iglesia moderna refleja aquellos valores de liderazgo que van en contra del Reino de Dios. III. Los Apóstoles y el Liderazgo posicional/jerárquico No hay duda de que nuestro Señor condenó las estructuras de liderazgo posicional/jerárquicas. Pero, ¿qué hay de Pablo y los otros Apóstoles? En contraste con la manera popular de pensar, las epístolas nunca asignan el rol de líder de la Iglesia en términos de oficios y otras formas de organización social humana. En conformidad con la literatura apostólica, aquellos que eran principalmente responsables de la supervisión de la asamblea local, se les describe casi siempre en términos de la obra que hacían (de aquí la prominencia de los verbos) y se les llamaba ocasionalmente ancianos y supervisores (Tito 1:5-7). Esto se debe a que cumplían con su labor como ancianos (actuando como modelos de madurez para los menos maduros 1ª Pedro 5:3) y supervisaban (tenían cuidado del bienestar espiritual de la asamblea 1ª Pedro 5:2). La tarea de los ancianos también se describe por medio de la imagen figurada de un Pastor (Hechos 20:28; 1ª Pedro 5:1-4), porque eran los vigilantes principales de la iglesia. Los líderes o ancianos del Nuevo Testamento, eran simplemente hombres espiritualmente maduros-cristianos ejemplares que supervisaban (no controlaban) los asuntos de la iglesia local. No eran figuras decorativas en la organización, predicadores asalariados, clérigos profesionales, oficiales gubernamentales o altos funcionarios eclesiásticos. Más bien eran gente real (ancianos) llevando a cabo funciones reales (Pastor-eando, Supervis-ando, etc...) Su Labor principal era cuádruple 1. Ser modelos de servicio en la asamblea 2. Motivar a los santos para las obras del servicio 3. Moldear el desarrollo espiritual de los creyentes más jóvenes 4. Engranar a toda la iglesia para alcanzar consensos sobre asuntos cruciales Como hombres (Líder/siervo) más maduros, se buscaba su sabiduría en tiempos de crisis, problemas, conflictos, etc...Y cuando hablaban, sus voces tenían el peso de la experiencia. Además, como tenían corazón de Pastor, estos líderes llevaban las cargas de la iglesia sobre sus corazones y rodillas; ayudaban a guiar, proteger y alimentar a los creyentes más jóvenes, hasta que podían estar sobre su propio pie o alcanzaran madurez. En otras palabras los líderes del Nuevo Testamento, eran facilitadores espirituales que entregaban dirección, abastecían de alimento y alentaban el compromiso entre


PO Box 5187 Corpus Christi, TX 78465-5187

Porque Te Ama Cuando has llorado en angustia y dolor... Dios ha contado tus lágrimas Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa... Dios espera contigo. Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica... Dios está a tu lado. Cuando has tratado todo y no sabes hacia donde ir... Dios te mostrará el camino. Cuando nada tiene sentido y estás frustrado sin saber hacia dónde ir... Dios tiene la respuesta. Si de repente tu mirada al mundo exterior se hace más brillante y encuentras senderos de luz...

Dios te ha susurrado en el oído. Cuando las cosas van bien, y tienes mucho que agradecer... Dios te ha bendecido. No importa si te sientes bien o mal. Dios siempre está contigo y te acompaña en las buenas y en las malas. Nunca dejes de hablar con Dios y contarle tus problemas, pues muchas personas buscan a alguien con quien hablar y desahogarse, sin embargo no hablan con el único que siempre va a escuchar con misericordia y paciencia, sin sacar a relucir tus errores. Busca a Dios de corazón y cuéntale tus problemas, pues Él siempre te acompaña y te cuida... lo creas o no... te guste o no... Él nunca te abandona... porque te ama.


Mensajero de Esperanza