Issuu on Google+

Volumen 86 No. 1 Publicado por Christian Triumph Co. Jenero, Febrero, Marzo 2009

DIOS ES TU AMIGO ÍNTIMO Por Pastor Israel Herandez, Iglesia Triunfo Cristiano

Hay tiempos difíciles en los cuales pasamos por pobrezas, desengaños, fracasos y buscamos a un amigo para un consejo, pero muchas veces el amigo no está ahí, y como dice el dicho Mexicano, el más amigo es el más traidor. Cuando oímos a Dios oímos a un amigo íntimo, no a un amigo lejano que sólo está casualmente familiarizado con nosotros. Los amigos así quizás escuchen nuestras oraciones si estamos interesados en las mismas cosas que les conciernen. Un amigo íntimo es aquel que escucha ya sea que el tema le interese o no. Ver a Dios como un amigo íntimo o un amigo lejano influye en el grado de sinceridad que vamos a tener en nuestra conversación con Él. Como necesitamos un amigo íntimo, busquemos la manera de encontrarlo y cuanto antes mejor. El joven David tuvo un amigo íntimo cuando más lo necesitó, se llamaba Jonathan. Estos dos unieron sus vidas como la de uno. Hicieron un pacto y salieron adelante en medio de la lucha y salieron victoriosos. Pues el amigo más grande era Dios y los cuidó y los protegió. Proverbios 3:5-6 dice “Fíate de Jehová de todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.” “Entre tanto que se dice si oyeres hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación,” Hebreo 3:15. “Si quisieres y oyeres, comeréis del bien de la tierra,” Isaías 1:19. Dios nos dio un amigo íntimo en Cristo. Él no nos dejará, ni nos desamparará. Él es nuestro amigo y abogado; nunca está ocupado, no duerme ya que cuida de todos, pobres, ricos, de todas las razas y colores. Él es mi amigo íntimo, al que le cuento todo, porque Él está interesado y me atiende. En Él está mi felicidad.

DIOS CONTESTA LA ORACIÓN Pero el ángel le dijo, “Zacarías, no temas, porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elizabeth te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan,” Lucas 1:13. Cuando se va a hacer un camino que pasará por montañas, por rocas muy grandes o por sierras espesas de frondosos árboles, se necesita maquinaria pesada. Habrá que tumbar árboles y quebrar rocas, y luego vendrá la maquinaria que empareja y nivela para que quede un camino por el que se puede viajar con rapidez. En este mensaje todo comenzó en la casa de Dios, y los protagonistas están ligados estrechamente al culto a través del sacerdocio. Esto sucedió antes que Cristo se hiciera carne y habitara entre nosotros. Había una gran carga en el pueblo de Dios y se necesitaba una liberación, un arrepentimiento, una renovación o restauración de su fe. Porque sin fe es imposible agradar a Dios. La Biblia no especifica por qué oraban Zacarías y su esposa, sólo dice que eran justos irreprensibles. La piedad y espiritualidad había disminuido hasta volverse una serie de ritos vacíos y un sistema de ceremonias mecánicas. Sin embargo, Dios no se quedó sin testigos entre sus mucho adoradores. Zacarías y su mujer ya


eran mayores de edad, así que ya no podían tener hijos y sólo un milagro de Dios, ya que Él todo lo puede, podría dárselos. Para Él no hay edades, para Él no hay nada imposible. De las 24 clases Dios escogió a la clase ocho y entre la clase ocho estaba Zacarías. Hombre justo irreprensible ¿Por qué Dios no escogió a otro sacerdote? Porque era justo y la suerte le cayó a él de ofrecer el incienso ese día, verso 9. Como dije antes no sabemos por qué oraba, pero creo que hay tres cosas por las cuales yo oraría en su lugar: un nuevo rey en el lugar de Herodes, la pronta llegada del Mesías prometido, y un hijo, ya que toda pareja desea tener un hijo o más. Cuando estaba ofreciendo el incienso en el altar santo, muy cerca del lugar santísimo, se sintió muy cerca de Dios. Cuando eran como las tres de la tarde, hora en que murió Jesús, en el gólgota y un ángel a la derecha del altar, que quería decir buenas noticias ya que si hubiera estado a la izquierda del altar habrían sido malas noticias. Allí fue donde el ángel le dio las nuevas que su oración había sido oída, verso 13, y que tendría un hijo sin importar su edad y el niño que nacería se llamaría Juan. En la Biblia los nombres que Dios ordena tienen significado y este en particular significa “Jehová es gracia”. En la Biblia encontramos un pasaje que dice “por gracia sois salvos y esto no es de es de vosotros, pues es don de Dios”. La revelación de que sería grande delante de Dios es importante por dos razones, primero nadie es grande así como así, pero por la gracia de Dios, a Juan se le encomendó una tarea para cuando creciera, no debía beber vino ni sidra, Números 6:1-21, y estaría lleno del Espíritu Santo aún desde el vientre de su madre. Estar llenos del Espíritu Santo en el antiguo testamento era la unción que Dios daba a ciertos individuos con un poder especial para llevar a cabo un trabajo especifico. Como lo hizo con Otoniel (Jueces 3:10), Gedeon (Jueces 34), Jefte, (Jueces 11:29) y Sansón (Jueces 13:25). Este poder especial dado por Dios influiría en Juan desde antes de ser, según el verso 16, el predicador. Los ungidos no convierten a la gente, pero su mensaje si hará impacto en los oyentes según el evangelio de San Mateo 3:5-7. Jerusalén y toda Judea y toda la provincia de alrededor del Jordán venían a él para ser bautizados y confesar sus pecados. Juan predicó el arrepentimiento con dureza y sin temor dejándole el camino derecho a Jesús, aunque a él le cortaron su cabeza. Cristo nos ofrece salvación sin arrepentimiento y no morará en un corazón no arrepentido. Las oraciones son escuchadas si las presentamos en el nombre de Jesús. Debemos orar sin cesar, sin desmayar, y a su tiempo Dios nos contestará con claridad. Por Pastor Israel Hernandez

Periodical Permit # 170280

DIOS NOS AYUDARÁ “Aclamad a Jehová, porque él es bueno, porque su misericordia es eterna,” 1 Crónicas 16:34. Martín Lucero escribió, “Cuando no puedo orar me pongo a cantar.” En el libro de Crónicas hay un gran relato de una batalla en oración. El rey Josafat recibe la noticia de parte de un enviado joven dos fuerzas militares se habían aliado para destruir al rey Josafat y venía hacia él. El joven que le dio la noticia, en cambio le dijo estas cuantas palabras. “No es nuestra la guerra, es de Dios, no peléis vosotros. No temáis ni os amedrentéis”. Eran muchos los enemigos y poderosos. Josafat dobló sus rodillas y humilde oró al Señor con mucha sencillez de corazón: “Señor no tenemos poder contra este enorme ejército ni sabemos que hacer. Pero nuestros ojos están puestos hacia ti solamente. No tenemos la mirada en el tamaño del enemigo, pero si tenemos la mirada en la grandeza tuya.” Se me viene a la mente la valentía que tuvo el rey David cuando se enfrentó al gigante Goliat. David no miró el tamaño que tenía enfrente solo pensó que Dios era mil veces más grande que el gigante. El joven le dijo, “No temas ni te intimides.” Cuando el miedo nos invade ya estamos derrotados dice en 2 Timoteo 1:7, “Porque no nos ha dado el espíritu de cobardía.” Josafat ganó la batalla cantando. Juntó a los mejores coros y los puso por delante del ejército y no dejaban de cantar, cantaron y cantaron. El enemigo le 2


SU VOZ SUPLE SU NESECIDAD

hizo una emboscada a sus aliados, pero cuenta la historia que Dios peleó por ellos sin perder un solo hombre y ellos mismos se destruyeron unos contra otros. Cuan bueno es orar, y si no cante al Señor y alábele, porque Él vive y para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones. Por Pastor Israel Hernandez

Elías el profeta tuvo una gran victoria con más de 400 profetas falsos a los cuales derrotó orando a Dios para que cayera fuego del cielo. Dios si contestó y mandó fuego hasta consumir el sacrificio en el altar. Elías tuvo gran temor porque una mujer lo amenazó de muerte. Elías fue al Monte Horeb porque sabía que ahí podía oír hablar a Dios y no fue defraudado. Un gran viento, un terremoto y un fuego pasaron delante de Elías pero no se escuchó ninguna voz que hablara. De pronto un silbido suave y silencioso se oyó en la puerta de la cueva donde estaba escondido. En unos breves segundos Dios revivió al decaído profeta. Cuantos de nosotros los creyentes con fervencia, cansados, y preocupados necesitamos oír sólo una cosa, sólo un momento, sólo una palabra al oído, sentir una mano amiga palmeando el hombro para refrescarnos, para animarnos y fortalecernos en nuestro servicio al Rey de Reyes y Señor de Señores. La voz de Dios. Ninguna otra voz suplirá tu necesidad. Jesús tenía sed y se acercó a un pozo y allí estaba una mujer Samaritana. Jesús le dijo, “Dame de beber.” Aquella mujer oyó con atención sus palabras y le agradó su enseñanza. Por otro lado Jesús parece que estaba perdiendo el tiempo. Pues él podía estar en medio de una multitud predicando el evangelio, pero él sabía que una persona que oye su palabra con atención y la guarda, vale más que una multitud que oye pero no guarda su palabra. Jesús le dijo, “Yo soy el agua viva, el que tome de mi no volverá a tener sed jamás.” Aquella mujer creyó y divulgó la palabra, fue convertida en una misionera. Gracias a ella existió una iglesia en Samaria. En Lucas 10:39-42, dice que Martha tenía una hermana que se llamaba María, y ésta se sentaba siempre a los pies de Jesús para escuchar su palabra. Y María había escogido la única cosa que es necesaria, la cual no se la quitarán y Martha en cambio, estaba atareada con lo material. Tú y yo necesitamos escuchar, hablar a Dios el padre de Jesucristo, y nos levantaremos con nuevas fuerzas como las de un toro. Volaremos como el águila, con la ayuda de Dios para hacer el trabajo que ha puesto a nuestro cuidado como administradores de él, porque un día daremos cuenta de lo que hicimos en la tierra. Aunque yo creo que vamos a ser juzgados más por lo que no hicimos, que por lo que hicimos. Mira lo que dice el Salmo 62:1: “En Dios solo descansa mi alma de él viene mi salvación y en El viene mi salud.” Salmo 27:14: “Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón si espera a Jehová. Esfuérzate y aliéntese tu corazón: si espera a Jehová.” Por Pastor Israel Hernandez

UN LLAMADO A LA ORACIÓN Y AL AYUNO Hay mucha preocupación por los problemas que se están dejando ver últimamente, la economía, las guerras, violencias fuera de nuestro círculo, y eso nos preocupa. Nos preguntamos, “¿Pero qué pasa con los de casa? ¿La iglesia? Cada día se está deteriorando la humanidad.” Los padres irresponsables, los hijos rebeldes, las esposas desleales, y por todos lados decadencias. Todo esto no es más que falta de oración. Pasamos horas en trabajos, en la televisión, en otras diversiones, pero para dedicar tiempo a la oración y ayuno siempre hay obstáculos. No hay ganas o la gente dice, “Me duelen las rodillas, no tengo tiempo, no puedo ayunar, estoy enfermo, me debilito,” y muchas más excusas. Si usted se une con todas las iglesias que lo están haciendo, allí esta la fuerza, y venceremos. Hay muchas influencias que nos acechan, nos amenazan para hacer caer al adulto, joven y niño. Estamos viendo tanta delincuencia porque necesitamos pagar el precio. Estamos viendo como en el tiempo de la Torre de Babel en donde estaban unidos todos, pero para hacer el mal y fueron destruidos sus planes. Si nos unimos en oración y ayuno todos en las iglesias, tanto jóvenes y niños, Dios tendrá misericordia de esta nación como hizo con el Rey de Ninive, y fueron liberados por la unión en ayuno con todos aún los animales. Se imagina ¿Qué pasaría si miles de congregaciones e iglesias y cristianos se unieran en oración y ayuno? Vemos un hermoso ejemplo en Ester. Después de tres días de ayuno se presentó valiente al rey y dijo, “Si perezco que perezca” y salvó a su gente. ¿Qué no lo podrá hacer usted? Hay que orar por cada uno de nuestros gobiernos, que Dios le dé sabiduría a cada presidente de su país. Así como Dios dio sabiduría al Rey Salomón, Dios nos ayude y nos de su gracia y haga resplandecer su rostro sobre nosotros y ponga paz, Números 6:25-26. Por Hma. Elena Merida

3


Mi Familia y Yo: Una Pareja Hecha en el Cielo

son comunes y naturales y, hasta cierto punto, verdaderos. Conforme crecemos, parece que perdemos nuestra habilidad para recordar y relacionarnos con lo que la vida era para nosotros cuando éramos niños y adolescentes. Así como un niño de seis años puede ser terriblemente insoportable para un adolescente – la adolescente ha olvidado que ella solía ser así – los padres olvidan como fueron ellos a esa edad. Consecuentemente, los padres a veces esperan mucho más de sus hijos que lo que ellos jamás fueron capaces de hacer en su juventud. Por el otro lado, es frustrante para los padres poner tanto amor y esfuerzo en socializar y educar a sus hijos sólo para que el crédito lo reciba alguien más. Yo solía retorcer mi nariz siempre cuando alguien le preguntaba a mi hija, “¿Dónde aprendiste eso?” y ella respondía, “En la tele”, aunque yo se lo había enseñado meses o años antes. La tendencia de darle menos importancia a lo que los padres nos han enseñado se intensifica en los años de la adolescencia. Nosotros proclamamos nuestros éxitos como sólo nuestros, y fallamos en reconocer que casi todo el conocimiento no-académico que tenemos lo aprendimos de nuestros padres. De hecho, a veces nos preguntamos como ellos hicieron para vivir sin nosotros. ¿Cómo es que ellos lograron encontrar sus propias llaves? Por ejemplo. Cuando yo estaba empezando mi adolescencia, un domingo después de la cena en la casa de mis abuelos, yo estaba un poco enojada por no haber podido pasar el día con mis amigos. Le dije a mi abuela en un tono muy sincero e inofensivo, “Amo a mis amigos más que a mi familia”. Realmente me sentía así y, por algunos años, lo creí. Creo que es normal para la gente joven preferir pasar el tiempo con gente de su propia edad que pasar tiempo con sus padres y hermanos. Pero esas palabras me persiguen ahora y espero nunca tener que escucharlas de la boca de mi propia hija. Unas cuantas décadas después, los amigos han ido y venido pero ¿Quién está todavía en mi vida? ¿Quién está ahí para mí en los peores momentos? Mi familia. Tengo dos amistades maravillosas fuera de mi familia que han durado 20 años. Yo sé lo que un verdadero amigo es y el rol único y esencial que juega también. Afortunadamente, no tenemos que escoger entre los amigos y la familia. Podemos tenerlos y amarlos a los dos. Puede que haya muchas más veces en las que preferimos a los amigos sobre la familia, pero el día para apreciar la familia ya casi llega. Toma la oportunidad de pasar tiempo de calidad con los dos.

El hijo sabio es la alegría de su padre; el hijo necio es el pesar de su madre. Proverbios 10:1 El hijo sabio alegra a su padre; el hijo necio menosprecia a su madre. Proverbios 15:20 El que perturba su casa no hereda más que el viento… Proverbios 11:29a Como siempre he dicho, una de las cosas mas difíciles sobre nuestra caminata con Dios es tratar de tomar buenas decisiones - ¿Cómo podemos saber si estamos haciendo lo correcto? Por eso es un alivio saber que hay una cosa en nuestras vidas en la que no tenemos poder y que, por lo tanto, podemos estar 100 por ciento seguros que es la voluntad de Dios para nosotros: nuestros padres. Si están medio locos, eso puede causarnos confusión. Puede que no tenga mucho sentido ahora, pero Dios no comete errores, ni tampoco distribuye nuestras preciosas pequeñas almas a quién suceda que sea el siguiente en la línea. Nuestros padres son quienes deben ser – por orden divina. Sí, inclusive si somos adoptados o huérfanos. De todas las relaciones humanas, la de un padre y un hijo es la más compleja, la más perfecta y la más problemática. Aún la gente sumamente introspectiva se ve perpleja ante la influencia de sus hijos en ellos y los más sabios se sienten, en ciertos momentos, confundidos sobre como lidiar con ciertas situaciones. Y nadie puede explicar el amor de un hijo por su padre; particularmente el de un hijo que ha sido abusado o abandonado y aún así continúa amando profundamente a su padre enajenado. Esta misteriosa y milagrosa relación entre padre e hijo es un gran regalo de Dios que sólo puede ser apreciado en su máxima expresión cuando uno ha asumido ambos roles de la relación. Los jóvenes sólo saben la mitad de la historia y pueden anticipar ser maravilladas por la segunda parte. La unión de la familia es la más poderosa que existe y la que nos sostendrá a través de nuestra vida como ninguna otra amistad puede hacerlo. Y aún así, inherente en la relación padre-hijo, es la guerra de estira y encoge que se puede observar desde la temprana edad de los terribles dos y que continúa hasta que el hijo madura, se define, acepta el resultado y comienza a apreciar el rol de sus padres en la persona en la que se ha convertido. Sentimientos como “mis padres no me comprenden”

Conserva ésta idea: ¡Amo a mi familia!

4


Mamá, Papá, Los Perdono (Una y Otra Vez)

Dios sabe que los padres son unas de las cosas más difíciles de honrar y respetar? Dios dio a Su gente ésta ley en los tiempos en que en las religiones paganas era aceptable ofrecer a los hijos como sacrificio a los dioses. Yo sólo leo en 2 Reyes 6 acerca de dos mujeres que hicieron un pacto de comerse a sus hijos durante un tiempo de hambruna. Ten por seguro que Dios sabe lo patéticos que son algunos padres. Y aún así Dios nos ordena repetidamente respetarlos y honrarlos y nos avisa de la extinción que sufriremos si no lo hacemos. Así que, como idea práctica, ¿Cómo respetamos a un padre patético? ¿Qué tal un padre que abusa de sus hijos, física, sexual o emocionalmente? ¿Qué tal el padre que abandonó a sus hijos en su infancia y que nunca ha levantado un dedo para cumplir la obligación que Dios le encomendó como padre? Estos son casos difíciles, y estoy entristecida de decir, no tan poco comunes. Primero que nada, debemos entender que Dios juzgará a estos padres. Jesús nos dice que estos padres estarían mejor si se amarraran una enorme roca del cuello y saltaran a un océano muy hondo en vez de encarar lo que les espera (Mateo 18:6). Si le guardamos resentimiento a un padre que nos ha abusado o desatendido a nosotros o alguien que amamos, contempla su futuro. Nuestro Dios es justo y el se encargará de ajustar cuentas, de eso podemos estar seguros. Ese conocimiento nos puede ayudar a dejar de un lado cualquier sentimiento que tengamos de querer igualar el marcador. Aún si no queremos vengarnos, nos estaríamos aferrando al dolor por medio de la rabia y el resentimiento. ¿Recuerdas la oración que el Señor Jesús nos enseñó? En ella hay una frase, “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. En ésta oración, Jesús también nos enseña a pedir nuestro “pan de cada día”, que nos lleva a pensar que Jesús quería que nosotros oráramos ésta oración todos los días. Podemos usar la oración de Jesús para renovar nuestro perdón y respeto por nuestros padres. No tenemos que decidirnos a perdonar a nuestros padres por todos sus defectos de aquí en adelante y para siempre. Todo lo que tenemos que hacer es decidirnos a perdonarlos hoy y mantener esa decisión por 24 horas. Luego mañana, perdonarlos otra vez. Ora, “Señor, perdona mis pecados mientras aquí y ahora también estoy perdonando los que han pecado contra mí.” Antes que las 24 horas hayan pasado, los pensamientos de rabia y resentimiento contra tus padres pueden atacar otra vez. Cuando vengan a tu mente, sólo di: “He perdonado a mis padres”. Aún si nos encontramos hasta 10 o 20 minutos involucrados en los pensamientos negativos, reafírmalo de todas maneras: “He perdonado a mis padres”. Para ser más exacto, estamos perdonando (acción continua en presente) a nuestros padres – que significa

Al que maldiga a su padre y a su madre, su lámpara se le apagará en la más densa oscuridad. Proverbios 20:20 Al que mira con desdén a su padre, y rehúsa obedecer a su madre, que los cuervos del valle le saquen los ojos y que se lo coman vivo los buitres. Proverbios 30:17 Pienso que todos han estado lo suficientemente enojados con su mamá y papá como para faltarles el respeto con groserías. Aún si no lo hemos hecho en voz alta, si lo pensamos, es como si lo hubiéramos dicho. ¿Esto quiere decir que seremos destruidos? No estoy del todo segura, pero yo interpreto que la maldición del proverbio significa algo mucho más importante, algo de lo que no nos arrepentiremos después de una hora, algo que mantendremos en nuestros corazones y que tendrá un significado por semanas, meses y años. Yo interpreto que esta “maldición” significa un irrespeto duradero o un odio por nuestros padres. Sólo para estar seguras, podríamos susurrar una oración de arrepentimiento por cualquier irrespeto que les hayamos demostrado a nuestros padres en el pasado y proponernos tener una relación con ellos como Dios quiere – con una actitud de respeto y reverencia. Es una variación de la misma forma en que nos tenemos que relacionar con el mismo Dios, y tal vez por eso es que es un asunto tan importante para Dios. Si no nos podemos relacionar respetuosamente con los que colaboraron con Dios en nuestra creación, los que han estado físicamente presentes con nosotros, ¿Cómo podemos respetar a nuestro máximo Creador? Sin importar lo bueno, malo, o feo que nuestros padres hayan hecho en nuestra vida, tenemos que agradecerles por nuestra existencia. Como sabemos, ellos tuvieron una elección, y decidieron traernos al mundo. Si alguna vez nos reímos, jugamos con un cachorrito, imaginamos un conejo en las nubes, o sentimos una sensación calientita cuando nos metimos en una tina, en el centro de todas esas experiencias, tenemos que agradecerles a nuestros padres. Este proverbio no es el único lugar en la Biblia en que nos aconsejan respetar a nuestro padre y madre – lo vemos a través de las escrituras. De hecho es tan importante que llegó a estar en la lista corta de Dios – los diez mandamientos. En los tiempos del Antiguo Testamento, la gente solía morir apedreada por irrespetar a sus padres, así de fuerte era la prohibición. El mensaje de los evangelios es amor y respeto por las otras personas, pero ¿Por qué enfatizar a los padres? ¿Podría ser porque 5


que diariamente estamos en el proceso activo de perdonarlos. Los padres que han envenenado las mentes y almas de sus hijos deben ser perdonados una y otra vez porque el daño que han hecho nos afecta continuamente. Aún con más razón si nuestros padres aún están causándonos pena. Puede que tengamos que perdonar a nuestros padres todos los días por el resto de la vida. Tenemos que hacerlo – haz lo que sea necesario para salvarte de la eterna oscuridad que le espera a los que guardan irrespeto y resentimiento por sus padres. Y si la eternidad está demasiado lejos para que te importe, hazlo para que puedas vivir una vida feliz ahora. ¿Guardar rabia y resentimientos te hace una mejor persona? Si estamos llenos de rabia, probablemente no podemos comprender que una simple decisión de dejar de estar enojados puede librarnos. Pero lo puede, y no tenemos nada que perder tratando de hacerlo. Sólo dile a Dios ahora, “Padre, perdono a mis padres y por favor trabaja en mi corazón para que pueda sentir sinceramente lo que estoy diciendo”. Cada vez que nos demos cuenta que estamos cavilando en rabia y resentimiento, recuerda decir, “He perdonado a mis padres”. No abandones ésta tarea; tu propia existencia depende de ello.

lectura Bíblica, el ayuno, las conferencias de hombres usados por Dios. Actualmente no se le está dando tanta importancia a los programas cristianos, tanto en la televisión, como en la radio, como en años anteriores cuando todo esto era nuevo. Sólo hay preocupación por pasatiempos, por trabajos que nunca se acaban. La Biblia nos enseña que hay que hacer tesoros en el cielo donde no se corrompe ni se apolillan, Mateo 6:19. El verso que citamos al principio implica que el creyente y líder siempre debe estar disciplinado dentro de su iglesia. Si falla dentro de ella es que niega la piedad de la disciplina Cristiana. Es como si se esconde la rectitud debajo del tapete. Mi amigo y lector, no te dejes abatir por las apariencias que te engañan, levántate, restáurate, antes que sea tarde. No esperes que seas desechado, no sólo por el hombre, sino por Dios, Tito 3:10. El hombre que causa divisiones después de una y otra amonestación deséchalo. Dios ama a los que se apartan y aunque son apostatas que se apartan de la fe, pero Él sigue esperándoles con los brazos abiertos como al hijo prodigo. Si no regresas, reconoces y te apartas del mal camino no habrá otra oportunidad. Este verso no solo habla de divisiones de iglesias como lo hemos visto. También hay gran división en el hogar, piensa en estas dos verdades ya que si haces caso omiso tarde o temprano tendrás que darle cuentas a Dios de tus actos. Ninguna disciplina es agradable, pero es común, ya en las iglesias no interesa que los tengan en la banca solamente, que todos me miren bien, que pago mis diezmos y les sirvo. El interés del pastor no es castigar, ni exhortar, sino dar oportunidad que tal líder viva una vida agradable delante de Dios y que diga como el hijo prodigo, “he pecado contra el cielo y contra ti.” Él se arrepintió de corazón y fue restaurado, ya no quiso ser como jornalero sino fue aceptado otra vez como hijo, Lucas 15:11-32. No lo piense más, hoy es el día y mañana será tarde, 2 Corintios 6:2. Tú como pastor que crees que estás haciendo bien las cosas lo haces porque estás protegido por ti mismo y nunca estás dispuesto a arrepentirte del pecado moral. Usted se autojustificar, pero sonríe Cristo te ama y yo también, nunca es tarde para arrepentirse y no volver pecar como lo ha hecho Maria Magdalena. Por Hma. Elena Merida

Conserva esta idea: Tengo un respeto básico por las dos personas que colaboraron con Dios para crearme. Esta selección es del libro venedero de Donna Lee Schillinger, nieta de Hermana Evelina Anderson. Para informarse mas, visite el www.OnMyOwnNow.com.

RESTAURACIÓN También sabed esto, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos porque habrá hombres… que tendrán apariencia de piedad pero negarán la eficacia de ella. 2 Timoteo 3:1-5 Restaurar cuesta caro y requiere mucho esfuerzo, pero vale la pena, ¡Lógralo con la ayuda de Dios! Hay que empezar ya el trabajo, no con los de afuera, sino con los pastores, evangelistas, misioneros, y maestros con los de nuestras iglesias. Todo líder Cristiano está expuesto al desaliento por una u otra razón. El autor de las tinieblas trata de robar la felicidad, matar, destruir familias enteras, ya que ese es su trabajo. El sabe que no le queda mucho tiempo y es por eso que está haciendo estragos hoy. ¡Cuídate hermano! Líder, cúbrase con la sangre de Cristo, sólo él será nuestro refugio. Hay mucho descuido del creyente en ignorar la 6


evangelio de San Lucas 15 y 16. Si habéis experimentado fuertes perdidas, leed los últimos párrafos del capítulo 8 de la Epístola a los Romanos. Si estáis teniendo una tremenda lucha, encontraréis un excelente equipo al final de la Epístola a los Efesios. Cuando hayáis pecado, leed 1 Juan 1, San Juan 3:1-13; 18:1-14; San Juan 17; Efesios 3 Si tenéis algún temor de morir, leed San Juan 11, 17 y 20; 2 Corintios 4 y 5; Romanos 8; Apocalipsis, 7, 21, y 22. Los diez mandamientos: Éxodo, 20; Deuteronomio 5. El salmo del pastor: Salmo23. El nacimiento de Jesús: San Mateo 1-2; San Lucas 2. El sermón del monte San Mato 5, 6 y 7. Las Bienaventuranzas: San Mateo 5 1-12. La parábola del sembrador: San Mateo 13; San Marcos 4; San Lucas 8. La parábola del buen Samaritano: San Lucas 10. Los grades mandamientos: San Mateo 22:34-40. La oración del Señor: San Mateo 6; San Lucas 11. El juicio final: San Mateo 25. La parábola del Hijo prodigo: San Lucas 15. La Crucifixión, Muerte y Resurrección de Jesús: San Mateo 26, 27 y 28; San Marcos 14, 15 y 16; San Lucas, 22, 23 y 24; San Juan, 13-21. Fe, esperaza, y caridad (Amor): 1 Corintios 13. “Escudriñad las escrituras,” recomendó Jesús: San Juan 5:39. “Erráis ignorando las escrituras,” amonestó Jesús: San Mateo 22:29.

¿QUÉ BUSCAR EN LA BIBLIA? Cuando todo os parezca triste, leed Isaías 40. Cuando seáis tentados a hacer el mal, leed el Salmo 139. Si estáis arrastrando alguna crisis, leed el Salmo 46. Cuando estéis desdientado, meditad en el Salmo 23. Si estáis molesto, leed los Salmos 103 y 104 o Job, 38-40. Cuando los negocios vayan mal, leed el Salmo 37. Cuando estéis solos o temerosos, leed el Salmo 27. Cuando tengáis angustia por los seres amados leed el Salmo 107. Cuando estéis arreglando vuestro presupuesto, leed el evangelio de San Lucas 19. Para vivir bien con vuestros semejantes, seguid las instrucciones de la Epístola a los Romanos 12. Si estáis enfermos o tenéis alguna aflicción leed el Salmo 91. Cuando salgáis del hogar para el trabajo o de viaje, llevad el Salmo 121. Cuando estéis sumamente abatido, leed San Mateo 11:2830; Romanos 8:31-39. Cuando todo os parezca que va de mal en peor, leed 2 Timoteo 3. La mejor inversión se halla descrita en el Evangelio de San Mateo 6. ¿Toma Dios en cuenta nuestra vida nacional? Leed Deuteronomio 8. Cuando os parezca que vuestros amigos os han faltado, afianzaos de 1 Corintios 13. Para obtener paz interna, considerad el capítulo 14 del Evangelio de San Juan. ¿Habéis sido elevados a un puesto de gran responsabilidad? Leed Josué 1. Si el luto os ha visitado, tenéis un mensaje en 1 Corintios 15 y Apocalipsis 21. Para un relato vibrante de lo que puede hacer la confianza en Dios, buscad el capítulo 11 de la Epístola a los Hebreos. Si estéis satisfecho con disfrutar de “comodidad,” leed el

Sociedad Bíblica Americana

7


P. O. Box 5187 Corpus Christi, TX 78465-5187

EL CAMINO DE LA SALVACIÓN Existen muchos tipos de caminos: largos, cortos, derechos, torcidos, fáciles, y difíciles. Pero Jesús menciona un camino espacioso y otro angosto en Mateo 7:13-14. “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Por que estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” ¿Puede una persona escoger el camino por donde andar? Una respuesta a esta interrogante la podemos encontrar en la Biblia. Primero, la Biblia dice: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de

la gloria de Dios,” Romanos 3:23. Segundo, Dios ha provisto la manera para que nosotros podamos escoger el camino al cielo. La Biblia dice que Dios muestra su amor para con nosotros y el mejor ejemplo es que siendo pecadores Cristo murió por nosotros, Romanos 5:8.Tercero, usted puede escoger entre el camino espacioso que lleva a la destrucción o el camino angosto que lleva al cielo. La Biblia nos dice cómo podemos encontrar el camino angosto: “Que si confesares con tu boca que Jesús es Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Romanos 10:9. Por Helesteo Merida


me1q2009