Page 1

Cervecería L’Europe

Coincidiendo con el primer fin de semana del Oktoberfest en Munich, y con la ocasión de la celebración del cumpleaños de una amiga, nos juntamos una turba de tragones y bebedores en una de las cervecerías que mejor representa el espíritu alemán de los beer garden, la cervecería L'Europe.


La cerveceria L'Europe está situada en la calle Cardenal Cisneros, vial con amplia tradición cervecera, donde puedes encontrar además, la cerveceria Oldenburg, una diminuta cerveceria precursora de la introducción de las cervezas de importación en nuestra capital con tropocientas de ellas de todas las nacionalidades, colores y formas, y la Kloster, otra cervecería dedicada a las cervezas de importación con un ambiente más nocturno, oscuro y música jazz. Es por esto, que no se pisan. Son cervecerías todas ellas dedicadas a la cerveza de importación, pero todas ellas con su nicho de mercado, orientación y ambiente bien diferenciados.

La que nos ocupa, la Europe es la única que tiene tradición alemana. Para todo el que haya ido a Alemania, es un biergarden cubierto incluso la decoración con banderolas en el techo, tiene ladrillo visto en las paredes y muchos carteles de exaltación del elixir de lúpulo y cebada, festivales de cerveza, ferias y demás. Mesas alargadas, de picnic, muchas cervezas de importación, algunas de ellas de grifo como la (y escribo de memoria) LEFFE (rubia, tostada, duvel), Stela artois, Kaster, Hoegarden, LaTrappe (Rubia, Tostada, negra, duvel, quadruvel) y Franciskaner Luego, añade a su lista de cervezas de grifo, el repertorio de botellas de importación.


Con esta decoración y estos precedentes, se puede venir a tomar unas cervezas de importación mientras comes los conos, o las bolitas de queso que te ponen, pero lo suyo es venir aquí a ponerse gorrinaco a base de salchichas y codillo aderezado con grandes cantidades de cerveza. Su oferta más famosa es la barra libre durante dos horas de las cervezas de grifo y de las bandejas de comida al precio de 28 € pax, con el requisito de que toda la mesa debe pedir la oferta. En mi opinión, por anteriores ocasiones, salvo que se tenga una capacidad de ingesta infinita, la oferta no sale a cuenta. Cuando comes mucho y aprovechas la barra libre de comida, no bebes mucho ya que la cerveza llena, y viceversa. En esta ocasión, nosotros optamos por ir pidiendo unas cuantas bandejas de salchichas variadas, otras de pollo empanado y, cómo no, de Codillo e ir pidiendo cervezas. Yo lo acompañe con una Pilsner Urquel (la mejor cerveza del mundo y mi favorita desde hace años), una Barbar (cerveza con miel, poca densidad, dulzona, sin fuerza, peor que orin de caballo o una con limón), y una Leffe tostada. Todos acabamos hartos y satisfechos, y aunque todos pidieron 3 cervezas de importación, la cuenta no supero los 25 por cabeza. Y claro, con 3 cervezas de alta graduación, la liamos parda. Dando espectáculo con canticos regionales, una despedida de soltero con un spiderman pululando por ahí, aplausos y vítores a las mujeres guapas que pasaban.


Asi que ya sabeis, si quereis recrear un trocito de Alemania, marcar este sitio en vuestro mapa. Ojo, no olvidĂŠis reservar porque suele estar hasta la bandera. En caso de que os rechacen en este, siempre se puede ir a la cervecerĂ­a Kruger, en los bajos de la plaza de los cubos, y bastante similar a este aunque con mucha menos gente.


Cervecería L'europe  

Cervecería L'europe

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you