Issuu on Google+

LECCIÓN 4: EL DINERO Y EL SISTEMA FINANCIERO

4.1

INTRODUCCIÓN

El nacimiento de la Economía como disciplina, como ya hemos comentado en alguna ocasión, se suele fijar en 1776, fecha de publicación de la obra de Adam Smith “La riqueza de las naciones”. La obra es famosa por haber acuñado el concepto de la mano invisible que actúa en los mercados, es decir, la idea de que la búsqueda del interés individual resulta el interés general para el conjunto de la sociedad. Sin embargo, la obra toca muchos otros temas y, entre otros, hace un apasionado elogio de un hecho que en la época de Adam Smith era toda una novedad: los bancos y el papel moneda. Hoy en día nos parece natural el que podamos entregar un cierto número de pedazos de un papel especial, impreso de manera sofisticadísima, y recibir casi cualquier bien o servicio a cambio. También es normal que ni siquiera los mostremos: simplemente podemos firmar un cheque o pagar con tarjeta, dos maneras de prometer que una entidad bancaria, emisora del cheque o de la tarjeta, entregará los trozos de papel o equivalente más tarde. Sin embargo, en la época de Adam Smith la mayoría del comercio internacional se pagaba con monedas de oro o plata. El papel moneda y las cuentas bancarias, aunque bien enraizadas en Escocia, lugar de su nacimiento, no eran muy bien vistas en el resto del mundo. Por este motivo, Adam Smith consideró necesario explicar las ventajas de un sistema monetario moderno que permitía realizar los intercambios y a la vez liberar los metales preciosos para otros usos. Según Smith, utilizar papel moneda en vez de oro y plata era equivalente a construir una calzada sin tener que dejar de utilizar el suelo para otros uso, algo así como construir una “carretera en el aire”.

4.2

EL DINERO: CONCEPTO, FUNCIONES Y EVOLUCIÓN

● La definición del dinero  En el lenguaje habitual, la palabra dinero se usa para denotar “riqueza” o “renta”, (así, se dice que una persona “tiene mucho dinero” o “le gusta el dinero” o “gana mucho dinero”). Sin embargo, la definición económica es, por un lado, más específica pero, por otro, más ambigua. Se entiende por dinero cualquier bien que cumple las siguientes funciones: Unidad de cuenta, es decir, la unidad de medida del valor económico en la que se expresan los precios absolutos de todos los bienes y factores.. Medio de pago que es aceptado universalmente por los agentes de una determinada economía, lo que facilita el intercambio entre dichos agentes. Depósito de valor, que permite a los individuos en un momento del tiempo gastar menos renta de la que disponen y en el futuro gastar más (lo que se conoce como “motivo ahorro” o “transferencia de riqueza o de consumo presente a riqueza o consumo futuro” o “almacenamiento de riqueza”).

1


La primera de las funciones es una consecuencia inmediata de las dos siguientes. Si un bien sirve como medio de pago universalmente aceptado para realizar todo tipo de transacciones, es lógico que los precios de los bienes objeto de las transacciones se expresen en unidades de dicho bien. Lo mismo puede decirse de la segunda de las funciones, donde el intercambio ocurre en diferentes momentos del tiempo. ● El dinero mercancía  Dada esta definición “funcional”, ¿hay algún bien específico candidato a ser “dinero”? En principio, cualquier bien podría cumplir las funciones anteriormente descritas. De hecho, en diferentes sociedades y en diversos períodos históricos, ha habido distintos bienes que han cumplido dichas funciones. Además del oro, la plata y los metales preciosos, que son el ejemplo más utilizado en los últimos 4.000 años, en algunas sociedades que no disponían de dichos metales se utilizaban otros bienes para esas funciones de dinero, como por ejemplo: -

La cebada en Mesopotamia. Conchas en el Alto Egipto y en algunas comunidades del Índico y del Pacífico. Ganado en la antigua Roma. Arroz en diversas sociedades de Extremos Oriente. Tabaco en algunas colonias norteamericanas en los siglos XVII y XVIII. Cigarrillos en algunos campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Berenjenas en las comunidades hippies del Reino Unido.

El denominador común de estas experiencias históricas es que un bien concreto, que es valorado por los individuos por el placer de su consumo directo (o por su valor ornamental), pasa a erigirse en depósito de valor y medio de pago generalmente aceptado por todos los individuos. Esto es lo que se conoce como dinero mercancía, es decir, un bien cuyo valor está respaldado como bien de consumo y que, además, cumple las funciones de dinero. Si a lo largo de la historia ha surgido algún bien que ha cumplido las funciones de dinero se debe a que el intercambio de mercancías por mercancías, lo que se conoce por trueque, es costoso. Esto es debido a que para que sea posible el trueque se tiene que dar la doble coincidencia de deseos, es decir, que el bien que quiere dar un individuo coincida con el bien que quiere recibir a cambio el otro individuo, y viceversa. Sin embargo, no todos los bienes pueden cumplir las funciones de dinero. Así, podemos preguntarnos por las propiedades que debe poseer un bien para convertirse en dinero mercancía. -

Para cumplir la función de medio de pago las propiedades son:  Homogeneidad, es decir, unidades idénticas o, al menos, muy parecidas.  Tamaño y peso pequeños en relación a su valor.  Divisibilidad en unidades suficientemente pequeñas. 2


-

Para la función de depósito de valor, el bien tiene que reunir la siguiente propiedad:  Durabilidad.

-

Para ambas funciones, el bien tiene cumplir con la propiedad de:  Dificultad de falsificación, ya que si todo el mundo tuviera acceso a la emisión de dinero, pronto perdería su valor.

Los metales preciosos, al reunir estas propiedades y tener un valor intrínseco reflejado en las preferencias de buena parte de los individuos, han desempeñado con frecuencia el papel de dinero. Asimismo, el sistema de dinero mercancía del oro y la plata evolucionó sustituyendo el acto de pesaje, costoso de llevar a cabo en cada transacción, por el de acuñación de monedas, fijándose la cantidad de metal contenido en cada moneda (cantidad que podría ser revisada, como así ocurrió). ● La ley de Gresham  Cuando circulan varios tipos de dinero mercancía, tiene lugar lo que se conoce como ley de Gresham, es decir, el dinero de baja calidad desplaza al de alta calidad. Esta ley se basa en el dinero que se mantiene por el motivo “medio de pago”. En un principio la ley se enunció en términos de la comparación entre el valor nominal de una moneda y el valor del metal que contiene. Si el segundo es mayor que el primero, los individuos la fundirán y recuperarán el valor del metal. Sin embargo, el enunciado de esta ley es más general: si una moneda de cobre, deteriorada o mutilada, es aceptada por el mismo valor que otra en perfecto estado o con mayor contenido en metal, los individuos tenderán a guardar las monedas en perfecto estado o con más contenido en metal y a realizar sus transacciones con las deterioradas. Ejemplos: España La peseta: antes existían las “rubias” que desaparecieron de la circulación dejando el campo libre a las “chichetas”, es decir, las últimas pesetas que existieron.

Virginia colonial El tabaco: tanto el bueno como el malo se utilizaba como dinero mercancía y, con el tiempo, los individuos guardaban el tabaco bueno y hacían circular el malo.

Unión Europea La moneda única: durante la discusión sobre el proceso de Unión Monertaria Europea, se barajó como alternativa para llegar a la moneda común, que todos los países permitiesen la libre circulación de varias monedas hasta que una desplazase a las otras. Los críticos de esta opción hicieron valer de forma estricta la ley de Gresham para sugerir que esto llevaría a aceptar como moneda única aquella con menor valor, es decir, el dracma griego o el escudo portugués.

● El dinero fiduciario  La ley de Gresham ilustra uno de los inconvenientes del dinero mercancía: el dinero mercancía es ineficiente, ya que si las transacciones se pudieran realizar con un objeto carente de valor, pero que fuera aceptado de forma generalizada como medio de pago, ello permitiría que los recursos que se dedican a

3


cumplir las funciones del dinero (tabaco, oro, etc) se utilizaran según su valor intrínseco, como bienes de consumo o de producción. Surge así un nuevo concepto, el de dinero fiduciario, que no tiene valor en sí mismo pero que es aceptado de forma general como medio de pago y como depósito de valor. Actualmente, cuando hablamos del dinero nos referimos a dinero fiduciario, porque las formas de dinero mercancía son ya prácticamente inexistentes. El dinero fiduciario tiene, frente al dinero mercancía, ventajas e inconvenientes. La mayor ventaja es que elimina la ineficiencia del dinero mercancía al utilizar como medio de pago y como depósito de valor bienes que no tienen valor intrínseco. En cambio, el mayor inconveniente es que, al no estar respaldado (por su valor intrínseco), deja sin fundamento todo el sistema financiero en el que se basan los intercambios y buena parte del ahorro. Su único fundamento es la credibilidad de la entidad que lo emite, por lo que la capacidad para emitirlo se dejó en manos, de forma monopolística, de los gobiernos y éstos, a su vez, delegaron en los bancos centrales de sus respectivos países. De esta forma, cada billete representa una deuda del banco central del país emisor y su valor depende directamente de la credibilidad de dichas instituciones, al ser su valor intrínseco nulo. Además del riesgo derivado de la pérdida de esta credibilidad, el poder de monopolio del gobierno sobre la emisión de dinero puede dar lugar a un incentivo por parte de éste a imprimir dinero para financiar sus gastos (lo que se conoce como señoreaje), que se traduciría, como veremos en otras lecciones, en inflación.

4.3

LOS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

● El sistema financiero  Está formado por el conjunto de instituciones especializadas en la mediación entre los prestamistas y los prestatarios últimos de la economía. Los flujos de fondos desde ahorradores hacia los prestatarios siguen dos direcciones: -

Financiación directa, es decir, los prestatarios obtienen los fondos directamente de los prestamistas en los mercados financieros a través de los activos. Por ejemplo, la compra de acciones de una empresa.

-

Financiación indirecta. Supone la participación de los intermediarios financieros, como por ejemplo los bancos o cajas de ahorros, que llevan a cabo una labor de transformación de activos para hacerlos más aptos y atractivos para los deseos de ahorradores y prestatarios. De hecho, en general, no coinciden los deseos de ahorradores e inversores en relación al grado de liquidez o rentabilidad de los activos. Por ejemplo, un banco toma prestado de los ahorradores una cantidad mediante los depósitos, y con estos recursos concede un préstamo o compra un bono emitido por una empresa o entidad pública.

4


● Los intermediarios financieros  No es fácil establecer una definición precisa de las características y actividades de los intermediarios financieros. Su papel queda determinado por la posición que ocupan entre: -

los prestamistas últimos de la economía, es decir, aquellos agentes económicos que tienen unos ingresos que superan sus gastos corrientes, y

-

los prestatarios últimos, es decir, los agentes económicos cuyos recursos no alcanzan a cubrir sus necesidades de gastos.

Los intermediarios financieros prestan a estos últimos los fondos que piden prestados a los ahorradores. Sin embargo, en cualquier economía, muchos agentes son a la vez prestamistas y prestatarios. Por ejemplo, las familias. Podemos distinguir dos grandes grupos de intermediarios financieros: bancarios y no bancarios. 1) Intermediarios financieros bancarios  se caracterizan porque alguno de sus pasivos (billetes o depósito a la vista) son pasivos monetarios, es decir, son dinero. Dentro de este grupo podemos destacar los siguientes: Banco Central. Aunque luego hablaremos del Banco Central con mayor profundidad, podemos decir que se caracteriza porque no trabaja ni con particulares ni con empresas. El Banco Central se financia emitiendo dinero, y con los depósitos que admite de otros intermediarios financieros. Banca privada. Trabaja con particulares y con el sector público. Hace una década vivimos un proceso de concentración de la banca privada española. Actualmente vivimos un proceso de expansión por el resto del mundo. Cajas de ahorro. Tienden a equipararse a los bancos. Están especializadas en la captación de fondos de pequeños ahorradores, a través de las libretas de ahorro. Cooperativas de crédito. Están formadas por cooperativas que sirven a las necesidades financieras tanto de sus socios como de terceros mediante el ejercicio de las actividades propias de las entidades de crédito. Cajas rurales. Son cooperativas de crédito cuyo objeto principal consiste en la prestación de servicios financieros en el medio rural. 2) Intermediarios financieros no bancarios  tienen como objeto social la financiación especializada. Algunos de los más destacados son los siguientes: Instituto de Crédito Oficial (ICO). Es el encargado de financiar aquellos proyectos a largo plazo que se consideren necesarios para el desarrollo de determinados sectores y/o regiones que nos sean satisfactoriamente cubiertos por el resto del sistema financiero.

5


Sociedades de crédito hipotecario. Conceden créditos hipotecarios, y obtienen recursos mediante depósitos a plazo o emisión de títulos. Entidades de leasing. Ofrecen un servicio de alquiler con opción de compra. Entidades de factoring. Gestionan el cobro de las deudas de sus clientes. Compañías aseguradoras. Emiten pólizas de seguros. Fondos de pensiones. Complementan o suplen las pensiones que la Seguridad Social paga después de la jubilación. Para ello, los asociados pagan, durante su vida laboral, aportaciones periódicas. Sociedades y fondos de inversión. Captan recursos a través de la emisión de acciones, y con estos recursos invierten en distinto valores. Sociedades mediadoras en el mercado de dinero. Gestionan activos de alta liquidez. Sociedades de garantía recíproca. Avalan a sus clientes. Se financian con la aportación de sus socios. ● La Bolsa o mercado de valores  La Bolsa es un mercado de títulos cuya oferta está constituida por las emisiones de valores nuevos (mercado primario) o la venta de títulos ya existentes (mercado secundario) por parte de determinados agentes y cuya demanda depende de los deseos de los demás agentes de adquirir dichos títulos. Fundamentalmente, en el mercado de valores se negocia la compra y venta de acciones, obligaciones y títulos del Estado. -

Acciones. Títulos de participación de una Sociedad que da derecho a participar en la gestión de dicha Sociedad en proporción al número de acciones que se posean, y a percibir la parte que le corresponda en beneficios.

-

Obligaciones. La Sociedad contrae una deuda con las personas que hayan suscrito las obligaciones, exigiéndose a devolver su importe más los intereses que se hayan generado.

-

Títulos Públicos. En este caso, el Estado pide dinero para atender unas necesidades públicas, generando Deuda Pública. Por lo tanto, el Estado pone en circulación los títulos de esta Deuda y todo aquél que los adquiere se convierte en acreedor del Estado.

6


4.4

LA OFERTA MONETARIA Y LA CREACIÓN DE DINERO

● Definición de oferta monetaria  La oferta monetaria mide el dinero que hay en circulación. Para ello utilizamos los agregados monetarios. Un agregado monetario puede definirse como la suma total de dinero en circulación dentro de una economía, e incluye además en este concepto a determinados productos de deuda con alto grado de liquidez. El Banco Central Europeo ha establecido las siguientes mediciones o niveles de agregados monetarios: Agregado monetario M1: Efectivo en circulación + depósitos a la vista de los residentes de la zona euro, excluidas las administraciones centrales, en entidades emisoras de la zona euro. Agregado monetario M2: M1 + depósitos a plazo fijo de hasta dos años + depósitos disponibles con preaviso de hasta tres meses. Agregado monetario M3: M2 + cesiones temporales de dinero + participaciones en fondos del mercado monetario + los valores que nos sean acciones y tengan una vida superior a dos años. Agregado monetario M4: M3 + pagarés del Tesoro + certificados de depósito + otros activos de alta liquidez. Para simplificar definimos la oferta monetaria M, como el efectivo en manos del público más los depósitos.

M = EMP + DEPÓSITOS ● Definición de base monetaria  La base monetaria o dinero de alta potencia (B) recoge el efectivo en manos del público, el efectivo en las arcas bancarias y los depósitos de los bancos en el Banco Central.

B = EMP + ENCAJE La oferta monetaria no la puede controlar directamente el Banco Central pero sí la base monetaria. De esta forma, el Banco Central va a controlar la oferta monetaria a través de la base monetaria y para ello debemos estudiar la relación que hay entre ellas. Si definimos: -

Efectivo en manos del público = E

-

Depósitos = D

-

Encaje bancario = L

7


M E+D = B E+L

M =B

E+D E+L

Si dividimos por D (depósitos):

E D + D D = B e +1 M =B E L e+l + D D Siendo, -

E/D = e  porcentaje que representa el efectivo en manos del público sobre el total de depósitos bancarios.

-

L/D = l  porcentaje que representa el efectivo que guardan los bancos en caja sobre el total de depósitos bancarios. Esto es lo que se denomina coeficiente de caja. De hecho, los bancos deben guardar unas reservas para las posibles retiradas de fondos de sus clientes. Así una parte de los depósitos que reciben se guardan en dinero líquido. Estas reservas pueden ser legales, ya que la autoridad monetaria obliga a mantener un porcentaje determinado para garantizar la liquidez y como garantía de solvencia, pero pueden ser también voluntarias, en la medida en que los propios bancos decidan mantener una liquidez determinada más allá de la estrictamente obligatoria.

● Definición del multiplicador de la oferta monetaria  Este multiplicador nos permite conocer la oferta monetaria creada como consecuencia de un incremento de la base monetaria.

m=

e +1 e+l

Este multiplicador es mayor que uno, con lo que un incremento de la base monetaria conllevará un aumento de la oferta monetaria mayor. Un Banco Central puede hacer aumentar o disminuir la oferta monetaria, a través de la base monetaria, actuando de varias formas: -

Para defender un determinado tipo de cambio, el Banco Central tendrá que intervenir en el mercado de divisas. Si el Banco Central compra divisas y vende moneda nacional, ello hará que aumenten las reservas de oro y divisas del Banco Central, pero a cambio tendrá que emitir dinero, y viceversa.

-

El Banco Central concede créditos al sistema bancario, y de esta forma, le proporciona a los bancos la liquidez que precisan para hacer frente a sus operaciones. El Banco Central podrá aumentar o disminuir los tipos de interés para desanimar o no la petición de estos préstamos. La concesión de

8


estos créditos hace aumentar la base monetaria, y, por tanto, la oferta monetaria. En cambio, la no renovación de estos préstamos hará disminuir la base y la oferta monetaria. -

El Banco Central compra o vende títulos de Deuda Pública en los mercados financieros, poniendo en circulación el dinero (en el caso de compra) o retirando dinero de la circulación (en caso de venta). Es lo que se denomina operaciones de mercado abierto.

-

Si se reduce el coeficiente de caja, es decir, el efectivo que deben guardar los bancos en sus cajas de seguridad, aumentarán los préstamos bancarios y, por tanto, se incrementará la oferta monetaria. En cambio, si el Banco Central decide aumentar el coeficiente de caja, se reducirá la oferta monetaria.

4.5 EL MERCADO MONETARIO: LA DEMANDA Y LA OFERTA DE

DINERO El dinero es una mercancía que, como cualquier otra, tiene una oferta, una demanda y un precio (que es, precisamente, el tipo de interés). Si queremos conocer cómo funciona el mercado del dinero y de los restantes activos financieros, será necesario estudiar cómo funcionan esas variables. ● Definición de demanda de dinero  Cada individuo tiene una riqueza que distribuye entre varios activos tales como acciones, obligaciones, bienes de consumo duradero, dinero, etc. De esta forma, definimos la demanda de dinero como la proporción de riqueza que los agentes económicos desean mantener en forma de dinero. Podemos establecer una función de demanda de dinero que dependerá de:  Renta monetaria. Los individuos realizan transacciones para realizar sus compras y para gastos imprevistos. El volumen de estas transacciones estará directamente relacionado con la renta monetaria que disponga el individuo. De esta forma, existe una relación directa entre la renta monetaria y la demanda de dinero, es decir, a mayor renta, mayor será la demanda de dinero, ya que mayor será el volumen de transacciones que realizará el individuo. El dinero se suele emplear para comprar bienes y servicios. Por lo tanto, la demanda de dinero va a depender de los precios. Por ejemplo, si un individuo tiene una renta de 10.000 euros y se multiplican por dos los precios, su renta nominal también se duplica, con lo que con la nueva renta nominal puede comprar los mismos bienes que antes ya que nos ha variado la renta real. Así pues, dado que un aumento del nivel de precios eleva la demanda de dinero nominal proporcionalmente, pero no altera la demanda de dinero real, podemos afirmar que la demanda de dinero es una demanda de saldos reales que refleja el valor de las posesiones de dinero medido en función de su poder adquisitivo.

9


 Rentabilidad real. Supongamos que estamos indecisos en si mantener la riqueza en dinero o en otro activo alternativo como por ejemplo un bono. El dinero no tiene rentabilidad, pero el bono sí, a través de los intereses que genera. De esta forma, cuanto mayor sean los intereses, mayor será la demanda de los mismos, y, en contrapartida, menor será la demanda de saldos reales.  Costes de transacción. La característica ‘liquidez’ de los activos hace que el dinero sea más atractivo que otros activos alternativos. Cuanto menos líquido sea el activo alternativo, mayor será la demanda de saldos reales. El grado de liquidez de los activos lo medimos a través de los costes de transacción, es decir, lo costes en los que hay que incurrir para transformar un determinado activo en dinero. Por lo tanto, cuanto mayor sean estos costes de transacción, menos líquido es el activo, y mayor será la demanda de dinero por parte de los individuos. ● La oferta de dinero  Vamos a suponer que el banco Central (banco emisor) controla perfectamente la cantidad de dinero u oferta de dinero. Si, además, suponemos que los precios están dados, podemos afirmar que el Banco Central controla la oferta de saldos reales. Finalmente suponemos que la oferta de dinero es insensible a los tipos de interés. ● El equilibrio del mercado monetario  El equilibrio se alcanza cuando se igualan oferta y demanda de saldos reales.

i

MS P

ie

MD P Saldos reales

10


4.6

LOS BANCOS CENTRALES Y LA POLÍTICA MONETARIA

● El papel de un Banco Central  Los Bancos Centrales nacen para regular la creación de dinero fiduciario y para supervisar el sistema bancario. La generalización del dinero fiduciario en las modernas economías ha hecho necesaria la existencia de una institución encargada de su regulación. Son los llamados Bancos Centrales los que en cada país vienen desempeñando dicha función, unida a la supervisión del sistema bancario. Tal es el caso del Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, la Reserva Federal Americana o del Banco de España en nuestro país. En los países de la Unión Monetaria Europea, buena parte de las funciones de los Bancos Centrales han sido asumidas por el Banco Central Europeo (BCE). ● El balance de un Banco Central  El Banco Central asume el monopolio de la emisión del dinero legal. Éste, expresión de su pasivo, constituye la base monetaria que puede encontrarse en manos del público o en los depósitos bancarios, y que debe tener su contrapartida en las correspondientes rúbricas del activo. Por lo tanto, el balance estándar de un Banco Central es el siguiente: ACTIVO Reservas de oro y divisas que determinan la posición de cada Banco Central frente al sector exterior. Crédito neto al sector público. Bajo esta rúbrica se agrupan los activos netos (que recogen el saldo total de las cuentas que mantiene el sector público de cada país en su respectivo Banco Central) y los fondos públicos (constituidos por la cartera de deuda pública en poder del Banco Central correspondiente). Crédito neto al sistema bancario. Esta partida está integrada por la diferencia entre los créditos y los pasivos del Banco Central frente al sistema bancario. Otros: partidas de escasa importancia, como el activo real del Banco Central.

PASIVO

Efectivo en manos del público: billetes y monedas en circulación en poder del público.

Activos de caja del sistema bancario: depósitos del sistema bancario en el Banco Central.

● El BCE y el SEBC  El Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), con el euro como moneda común, está formado por el BCE y los Bancos Centrales nacionales de los países miembros, y tiene las siguientes funciones: Definir y ejecutar la política monetaria de la Comunidad. Realizar las operaciones de cambio de divisas que sean coherentes con las disposiciones del Tratado en esta materia. Poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros.

11


Promover el buen funcionamiento de los sistemas de pagos. Una regla importante es que se debe garantizar la independencia de los Bancos Centrales nacionales respecto a sus propios gobiernos, de modo que los Estados miembros no pueden influir en las decisiones adoptadas por los órganos de gobierno del SEBC. No todos los países de la Unión Europea están integrados en la zona euro, bien por no desearlo, bien por no cumplir las condiciones exigidas de estabilidad. La asignación competencial en materia monetaria en el seno de la Unión Europea entre los distintos niveles de administración varía para los países que han asumido el euro y los que no, pero puede resumirse en los siguientes aspectos: -

Billetes: el Consejo de gobierno del BCE tiene el derecho exclusivo a autorizar la emisión de billetes. Por lo tanto, sobre él recae el monopolio emisor de euros en última instancia.

-

Monedas: anteriormente era el Banco de España el que determinaba la cuantía de sus emisiones, pero ahora es el BCE el que aprueba el volumen d emisión de monedas, aunque los Estados miembros pueden emitirlas.

-

Gestión de reservas oficiales de divisas: el BCE tiene la función de poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros. Además, los Bancos Centrales nacionales deben dotar al BCE con una parte de sus fondos de reservas oficiales, en proporción al número de acciones suscritas del capital del BCE.

-

Política de tipo de cambio: dentro de la zona del euro, la responsabilidad de la política de tipo de cambio corresponde al Consejo de la Unión Europea, en estrecha colaboración con el BCE.

-

Política monetaria: como el objetivo principal del SEBC es mantener la estabilidad de precios, será el encargado de ejercer las competencias monetarias, sin perjuicio de que también apoyará las políticas económicas generales con el fin de contribuir a la realización de los objetivos comunitarios generales. Se reserva a los gobernadores de los Bancos Centrales nacionales (como miembros del Consejo de gobierno del BCE) un papel importante en relación con la formulación de la política monetaria, y a los propios Bancos Centrales nacionales en cuanto a la ejecución de las operaciones del SEBC.

En el SEBC se consagra el principio de centralización de las decisiones políticas al mismo tiempo que la descentralización de su ejecución e instrumentación, con una única excepción: la reserva a favor del propio BCE para intervenir en los mercados monetarios en circunstancias excepcionales, si lo juzga oportuno. En definitiva, el BCE tiene encomendadas las siguientes funciones: Autorización de la emisión de monedas y billetes. Definición y ejecución de la política monetaria de la Unión Europea.

12


Gestión de las reservas de divisas. Promoción del buen funcionamiento del sistema de pagos. Funciones consultivas al más alto nivel. Recopilación y armonización de la información estadística. ● La política monetaria  La política monetaria se refiere a las decisiones que las autoridades monetarias toman para alterar el equilibrio en el mercado de dinero, es decir, para modificar la cantidad de dinero en circulación o el tipo de interés. Decimos que el Banco Central está llevando a cabo una política monetaria expansiva si decide incrementar la oferta monetaria, lo que conlleva una bajada en los tipos de interés. Cómo ya comentamos anteriormente, una Banco Central puede aumentar la oferta monetaria si: -

Compra títulos en el mercado abierto. Reduce el coeficiente legal de caja. Concede nuevos créditos a los bancos.

Una política monetaria expansiva hace aumentar la inversión y el consumo, con lo que aumentan la demanda agregada y la renta nacional.

∆M  ↓i  ∆I y ∆C  ∆DA  ∆Y Sin embargo, John Maynard Keynes puso en duda la eficacia de la política monetaria apoyándose en su teoría sobre la trampa de la liquidez. Para Keynes, en situaciones de depresión económica, cuando el tipo de interés es muy bajo, la curva de demanda de dinero se hace muy elástica, casi horizontal, con lo que los aumentos de la oferta monetaria apenas tienen efectos sobre el tipo de interés. Decimos que el Banco Central está llevando a cabo una política monetaria restrictiva si decide reducir la oferta monetaria lo que conlleva una subida de los tipos de interés. Tal y como comentamos anteriormente, un Banco Central puede reducir la oferta monetaria si: -

Vende títulos en el mercado abierto. Aumenta el coeficiente legal de caja. No renueva créditos a los bancos.

La estrategia habitual de la política monetaria se articula en dos niveles. 1) En el primer nivel, las autoridades monetarias tratan de alcanzar determinados objetivos finales:  Crecimiento económico.  Control de los precios.  Creación de empleo.  Equilibrio de la balanza de pagos. Para ello, el Banco Central regula alguna variable monetaria que actúa como objetivo intermedio de la política monetaria:

13


 

La oferta monetaria. El tipo de interés a largo plazo.

2) En el segundo nivel, las autoridades tratan de regular la variable elegida como objetivo intermedio a través del control de una variable operativa:   

Base monetaria. Liquidez bancaria. El tipo de interés a corto plazo.

El control de esta variable se realiza por medio de varios instrumentos de política monetaria:  

Coeficiente de caja. Operaciones de mercado abierto.

INSTRUMENTOS  VARIABLE OPERATIVA  OBJETIVO INTERMEDIO  OBJETIVO FINAL

SEGUNDO NIVEL

PRIMER NIVEL

14


Tema 4