Issuu on Google+

CAPÍTULO 17. PRINCIPIOS DEL SISTEMA CONSTITUCIONAL ESPAÑOL 1. LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978: CARACTERÍSTICAS E INFLUENCIAS RECIBIDAS Es una Constitución larga y minuciosa, compuesta de 169 artículos más 4 disposiciones adicionales, 9 transitorias, una derogativa y una final. Su regulación es bastante detallada. Por otro lado, es un texto bastante rígido. Representa una Constitución de consenso, basada en un amplio acuerdo entre las fuerzas políticas que intervinieron en su redacción. Refleja diversas influencias, externas e internas, del pasado y del presente. Tal es el caso de la Corona. La Constitución republicana de 1931, que inspiró las autonomías territoriales y el TC. Así mismo, la Ley para la Reforma Política de 1977, de donde se tomó es sistema bicameral y las bases del procedimiento legislativo. También las constituciones extranjeras sirvieron de fuente de inspiración. Así de la Ley fundamental de Bonn se tomó la declaración del Estado como social y democrático de Derecho y la afirmación de los derechos fundamentales como base del orden político. 2. LOS PRINCIPIOS DE LIBERTAD E IGUALDAD. EL ESTADO DE DERECHO Uno de los principios capitales del sistema constitucional es la libertad. Supone la consagración de la capacidad del hombre para regir su vida con plenitud. Se parte del individuo como realidad básica y fundamental, a cuyo servicio surge el Estado. El Estado adopta la forma de Estado de Derecho. Su primera exigencia es la del imperio de la ley. La segunda, aunque no se menciona es la división de poderes; sin embargo, la ordenación de las instituciones es plenamente acorde. Finalmente, la tercera es el reconocimiento de los derechos fundamentales que está recogida en el título I. Junto al principio de libertad, el art 1.1 consagra también el de igualdad, que supone que todos los individuos poseen los mismos derechos, por lo que deben ser tratados como iguales por la ley. 3. LOS PRINCIPIOS DE JUSTICIA E IGUALDAD MATERIAL. EL ESTADO SOCIAL DE DERECHO La igualda mantiene dos manifestaciones: la primera es de tipo formal, ya mencionada; y la segunda deriva de la voluntad de introducir mayores dosis de justicia redistributiva en el seno de la sociedad: sería la iguadad material. La igualdad no contempla ahora a los individuos aisladamente, sino como partes de clases o grupos cuya protección busca el Estado, surgiendo así el llamado Estado social de Derecho o Estado del bienestar, haciéndose beligerante en el terreno social y económico, apareciendo los derechos socioeconómicos. Y para dotar de medios al Estado el art. 31.1 prevé del deber de todos de contribuir. Lo cual supone no sólo una obligación general de contribuir sino de hacerlo en forma más que proporcional, o sea, más intensa según aumenta la riqueza. 4. EL PRINCIPIO DEMOCRÁTICO. EL ESTADO DEMOCRÁTICO El art 1.1 señala que “ España se constituye en un Estado ...democrático...”. Esta expresión instaura el gobierno del pueblo. Pero el pueblo está integrado por todos y cada uno de los individuos que integran la sociedad. El art 1.2: “ la soberanía nacional reside en el pueblo...” que significa que ese pueblo es la autoridad más alta a la que se puede apelar dentro del Estado. El mismo artículo adiciona la referencia al origen popular de los poderes estatales (“... el pueblo español, del que emanan todos los poderes del Estado”).


5. EL PRINCIPIO DEL PLURALISMO POLÍTICO. EL ESTADO DE PARTIDOS El art 1.1 “ el pluralismo político”, este valor se reconoce en cuanto garante de una democracia auténtica. Este pluralismo tiene dos manifestaciones en la propia CE: por un lado, la política y, por otro, la social. La primera se plasma en el reconocimiento de los partidos políticos como pieza esencial del sistema instaurado. Se habla de Estado de partidos. Los partidos son esenciales en la vida democrática, pero eso no los convierte en fines de la misma, los cuales residen en otros valores, como libertad, justicia, igualdad, seguridad, progreso... Los partidos son “instrumento para la participación·”, o sea, un instrumento, caracterizado como “fundamental”. 6. EL PRINCIPIO DE AUTONOMÍA TERRITORÍAL. EL ESTADO AUTONÓMICO EL pueblo español no sólo es heterogéneo por la diversidad de los individuos que los integran, sino que también lo es desde el punto de vista territorial. La Constitución de 1978 quiso reconocer y proteger este pluralismo. Su preámbulo afirma ya el propósito de “proteger a todos los ...pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones”. Y ello conduce a la instauración de una forma de estado descentralizado políticamente. El art 2: “ La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. 7. ESTADO ACONFESIONAL La Constitución de 1978 quiso superar el antagonismo entre confesionalismo católico y laicismo beligerante que había enfrentado a los españoles de épocas anteriores. Por ello, se inclinó por una fórmula moderada, alejada de esos dos extremos. Su art. 16.3 proclama que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”. De este modo, el Estado se declara aconfesional, con separación entre la política y la religión. Aunque admite fórmulas de colaboración del Estado y la Iglesia. 8. LA FORMA DE GOBIERNO: MONARQUÍA PARLAMENTARIA Art 1.3:” La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”. El adjetivo “parlamentaria” equivale aquí a gobierno parlamentario, entendiendo por tal un sistema en que el Gobierno se constituye y mantiene en la medida que disponga del apoyo del Parlamento. El presidente del Gobierno se nombra previa investidura del Congreso de los Diputados (art 99), todo el Gobierno está sujeto a responsbilidad política ante esta cámara (art 108), sometido a una vigilancia continua (arts 110 y 111), y puede ser destituido a través de una cuestión de confianza (art 112) y de una moción de censura (arts 113 y 114). Finalmente, el Gobierno dispone de la facultad de disolución anticipada de las Cortes (art 115). Por su parte, la monarquía define a la jefatura del Estado, con diversas funciones representativas y de relación con los tres poderes estatales.


leccion 17